Archivo de etiquetas de 'relato'

Relatos Scouts Distópicos. Incursión desde el “pozo de los clavos”.

lago, foto aérea 

Todo está dispuesto para comenzar la Asamblea. Todos sabían de qué se trataba pero era momento de tomar decisiones.

–          Sacha. Bueno. Como ya sabemos casi sin querer la búsqueda de aquello que aparecía en la comida de “ciudad Centro” nos llevó a descubrir algo que no esperábamos, que la Corporocracia tiene un programa de Obsolescencia Programada con el objeto de controlar la cantidad de población hasta que culmina su vida útil, y esto se basa en la incorporación en la comida del  gen 34f el que a partir de una vulnerabilidad en el sistema inmune de las personas, provoca una enfermedad mortal. Podemos volvernos con el descubrimiento o avanzar un poco más

–          Natalia. Avanzar un poco más implica encontrar el lugar donde se produce y la información necesaria para que los Biólogos de las colonias traten de buscar algún tipo de solución

–          Piero. No creo que el Bibliotecario nos avale a avanzar, es de mucho riesgo, ya no se trata de que como scouts estamos reconociendo la zona sino de que puede ser peligroso para todos nosotros. Si nos descubren ¿Qué va a pasarnos?
Continuar leyendo ‘Relatos Scouts Distópicos. Incursión desde el “pozo de los clavos”.’

Relatos distópicos (15). Regreso a Ciudad Centro

El último día en Basurópolis será difícil de olvidar para los Huemules. Un gran partido de scout–ball con los scouts de la colonia donde el cuerpo duele después de jugarlo no eran experiencias comunes que ellos habían vivido. Fogata, guitarreada, cantos fueron el preludio para la despedida.

fuego de campamento

El Bibliotecario los acompaña hasta la entrada de los túneles por las que habían salido y los despide a cada uno con un fuerte abrazo y un “Siempre listo”

–         Bibliotecario. Bueno muchachos, Espero que este raid por el exterior les haya permitido descubrir algo del mundo. En una época los scouts recorrían los lugares para conocer y a su vez para poder hacer algo allí. De alguna manera los viejos raids estuvieron presentes en esta escapada… usaron y aprendieron técnicas, hicieron servicios, intercambiaron con otros, pudieron ver otra realidad y se llevan con Uds el conocimiento que hay otras maneras posibles de ciudadanía… existen las ciudadanías alternativas, como las que vivimos en las colonias, las que la Corporocracia debe soportar porque finalmente terminan dependiendo en muchas cosas de nuestro trabajo aunque de eso nada digan

–         Sacha. A diferencia de mis compañeros, podré contarle a mi abuelo que lo conocí y las cosas que hemos visto.
Continuar leyendo ‘Relatos distópicos (15). Regreso a Ciudad Centro’

Relatos distópicos (14). Mas libros, más libres

La Biblioteca no contenía solamente libros en formato papel, se continuaba con textos en formato digital anterior a la instauración de lo que el Bibliotecario denominaba Inquisición, ya que la Corporocracia considerada “herética” toda bibliografía que no obedeciera a cómo se había decidido reescribir la historia de la humanidad condenando al destierro a aquellos que se atrevieran a cuestionarla. El trabajo de los huemules consistiría en clasificar una remesa de libros que había llegado desde una ciudad abandonada luego de la explosión en cadena de un Polo Petroquímico conformado con distintas empresas de la Corporación que barrieron con todo signo de vida en 40 kilómetros a la redonda.

relatos distopicos - libros

El Bibliotecario les cuenta que los libros fueron hallados en el sótano de un grupo scout que se encontraba cerca de las fábricas. Los scouts eran  muy conocido en su tiempo ya que su trabajo era apoyado económicamente por la Corporación: salones, camiones, financiación de proyectos que realizaban con el patrocinio de la empresa bajo “programas de responsabilidad empresarial”.
Continuar leyendo ‘Relatos distópicos (14). Mas libros, más libres’

Relatos distópicos (13). El Bibliotecario

En la entrada de la colonia los Huemules fueron recibidos por un guardia que los conduciría al Bibliotecario. Mientras caminaban por las calles veían montañas de objetos similares, máquinas elevadoras en la que distintas personas iban revisando lo que había en la cima, para enviar algunos objetos hacia abajo por medio de ascensores mientras quienes los recibían los limpiaban y colocaban en carros que tenían distintos carteles.

relatos distopicos - la biblioteca

–         Sacha. ¿Qué están haciendo?

–         Guardia. Basurópolis tiene distintos grupos de trabajo, la basura que proviene de Ciudad Centro que se recicla para que en otras colonias se produzcan objetos de uso, y aquello que se encuentra en las ciudades abandonadas y pueden tener un fin útil. Las montañas que ven ahora tienen distinto tipo de objetos, entre ellos libros en formato papel y revistas que son revisados cuidadosamente para ver si son necesarios para la joya de este lugar, la Gran Biblioteca de Basurópolis, lugar de consulta e investigación de la red de colonias “desenlazadas”

Continuar leyendo ‘Relatos distópicos (13). El Bibliotecario’

Relatos distópicos. Camino a basurópolis (12)

relatos distopicos - camino a basuropolis

Llegado el amanecer Pierre despierta a los Huemules. El viaje a basurópolis llevaría dos horas en vehículo y 4 de caminata, por lo que convenía salir temprano para poder aprovechar el día en la colonia.

Sentado en la caja de la camioneta junto a sus compañeros, Sacha recuerda los viajes en los confortables trenes con ventanillas ficticias que muestran propagandas entremezcladas con paisajes inexistentes, y lo compara con los saltos que pega su cuerpo en el vehículo, el viento que golpea verdaderamente su cara, y los interminables campos con drones fumigadores que a la distancia parecen insectos robóticos que revolotean sobre la tierra. Nada le impide pensar en lo humano, en un lugar deshumanizado, donde se fabrican hombres como “aplicaciones de juegos” que  solo realizan la rutina programada.
Continuar leyendo ‘Relatos distópicos. Camino a basurópolis (12)’

Relatos Distopicos. Desayuno en agripolis (11)

Ubicados en una mesa junto con otros muchachos, los Huemules se disponen a probar el desayuno que les habían ofrecido y que tan bien les vendría. Esperaban ansiosos la presencia de Pierre que se había marchado con Johny y la planta de maíz en dirección al laboratorio. Mientras tomaban una infusión de color verde a la que llamaban “matecocido”, comían unas galletas muy ricas que tenían algo dulce en la parte superior. En eso vuelve Pierre.
 

maiz andino 1

Relatos distópicos. Una planta extraña (10)

Gracias a un contacto de Iris, los Huemules se dirigen hacia Colonia Agrípolis, un lugar donde los “desenlazados” producen sus alimentos y con los que a su vez  realizan intercambios con la Corporocracia a través del “mercado negro” que utiliza los túneles del viejo subterráneo. El contacto será Pierre quien junto a Manuel habían sido parte de la construcción de “Ciudad Centro”. Al llegar al lugar se escucha una voz grave y aguda…

relatos distópicos, una planta extraña

–         ¿Quién es Sacha?

–         Sacha. (en forma casi inaudible) yo
Continuar leyendo ‘Relatos distópicos. Una planta extraña (10)’

Relatos distópicos. Los “desalmados” (8)

Al despuntar el sol los huemules despiertan. Manuel había preparado un desayuno “a la antigua”: Pan horneado en una cocina a leña, miel, café con leche.

–         Maximiliam. ¿y qué hacemos con nuestras pastillas de alimento?

–         Manuel. Guárdenlas por si en algún momento las necesitan. No hay como la comida que obtenemos de la naturaleza… el pan está hecho con la harina que muele un vecino, la miel proviene de las colmenas de Iris y la leña de las ramas muertas de los árboles.

relatos distópicos - los desalmados

–         Kemal. Pero todo eso está contaminado, nuestros alimentos tienen garantía de no poseer bacterias y están equilibrado con la necesidad de oligoelementos que cada uno necesita en el día.

–         Manuel. ¡Veo que en Ciudad Centro han avanzado mucho con la publicidad!. Las pastillas que Uds. consumen son extractos de las mismas cosas pero con sabores sintéticos universales, además todos los productos son transgénicos y eso implica que se desarrolla una característica del alimento y se eliminan otras. No es seguro suponer que es ventajoso para el cuerpo humano o para el disfrute del alimento, porque muchas veces se eliminan propiedades curativas con la que luego se hacen medicamentos. ¡Un solo gusto para una pastilla que se disuelve en la boca con sabor artificial!

–         Kemal. Pero ¿para qué sirve el gusto?

Continuar leyendo ‘Relatos distópicos. Los “desalmados” (8)’

Relatos distópicos. Manuel, el pescador (7)

Para huir de los vigilantes los huemules deciden alejarse de los prolijos campos  hacia la zona donde se veían muchos árboles de fondo. Al llegar al lugar se encuentran con un paisaje asombroso… una enorme cantidad de agua en movimiento, pájaros volando y nuevamente esa mezcla de olores que no podían clasificar.
rio caudaloso
–         Kemal. ¡marchemos río arriba… si es que esto es un río!

A medida que avanzaban compartían no solo sus temores sino aquello que le provocaba sorpresa.

–         Maximiliam ¿viste cómo se siente la textura del tronco? ¡nada que ver con la interfaz neural!

–         Ruben. Cierto, nada que ver… de hecho me arde mucho la mano porque creo que las hojas que estuve investigando son las llamadas ortigas

–         Sacha ¡Nooooooooo!

–         Todos. Ja ja  ja ja

–         Sacha. Se acerca la tarde… tenemos que ver cómo vamos a pasar la noche porque luego tenemos que volver a Ciudad Centro y contactar a Joao a ver si nos puede solucionar el problema con la Policía Corporativa que hace negocios con el papa.

Continuar leyendo ‘Relatos distópicos. Manuel, el pescador (7)’

Relatos distópicos. Fuera de la Ciudad – Pantalla (6)

Joao se despide de los Huemules, no sin antes dejarle un GPS antiguo con batería solar, y la pulsera que les permite regresar a Ciudad Centro.

-Sacha. ¿Los desenlazados son muy peligrosos?

-Joao. Para nada… simplemente son quienes en un momento decidieron vivir fuera de Ciudad Centro porque no estaban de acuerdo con muchas de las cosas que allí sucedían. Al principio  eran perseguidos como marginales, pero con el tiempo algunas de las cosas que ellos producen o fabrican son muy valoradas por los mandos medios y superiores del Gobierno Corporativo, por lo que existe una relación pacífica… tengan cuidado de que no los confundan con espías de la Corporación, ahí si se les puede complicar…

El GPS indicaba la existencia de un arroyo que se alejaba de Ciudad Centro. Decidieron dirigirse allí porque era una buena manera de circular por lugares donde fácilmente no podrían ser vistos, como la ruta de acceso al muro por donde circulaban distintos vehículos.

Continuar leyendo ‘Relatos distópicos. Fuera de la Ciudad – Pantalla (6)’