Archivo de etiquetas de 'proyecto vita'

El desarrollo ético del Clan

Pierrre Joubet

           La perspectiva con la que el Roverismo realista tradicional aborda la “ciudadanía activa” tiene como base el “aprender haciendo” y aportes de abordajes actuales de las pedagogía crítica y creativa; de allí que la experiencia vital constituye siempre el cimiento adecuado para dirigirnos hacia una educación en el desarrollo de la ética y los valores. Hablar de experiencia vital es poner el foco en las necesidades e intereses que surgen de la realidad cotidiana de los Rovers en particular y de las comunidades con las cuales se trabaja como resultado del movimiento que se realiza en dirección al encuentro del otro y de los otros, propio de la orientación que el movimiento brinda bajo la práctica del Servicio.

            Los distintos contextos en los que vivimos (los que exploramos en nuestras travesías ) nos invitan a la realización de un examen profundo, a la búsqueda de distintas relaciones y fundamentos, al descubrimiento de las debilidades e incoherencias en los modos de expresión del poder que nos brindan una realidad previamente interpretada. El encuentro con ella y los distintos actores sociales resquebraja la interpretación previa y nos lleva a elaborar planes para el abordaje, obtener nuestras conclusiones, promover algunos cambios que impacten positivamente en dirección a una buena vida de la comunidad, favoreciendo articulaciones en dirección a la construcción de una sociedad más justa. 

            Es allí donde nos preguntamos ¿Cómo se articula el Proyecto Vital del Clan con el Proyecto Vital de cada uno de los Rovers? Sin lugar a duda existe una relación dialéctica entre uno y otro. Cuando hablábamos de la Carta de Clan decíamos que el perfil del Clan y del Rover Scout surgía de (1) La actualización de los desafíos que se desprende de Ley Scout en las características de nuestra época (2) El análisis del contexto material, social y político en el que está inserto el Clan Rover (3) Las necesidades e intereses de los Rovers.

            El Perfil se construye en función de esta triple articulación, lo que hace necesario en primer lugar que el grupo realice un análisis crítico, donde se pongan en juego cada uno de los pasos para el desarrollo de un Plan Vital Grupal especificados en el escrito anterior. Es en el Perfil del Clan y del Rover Scout donde se expresan las Orientaciones Valores de la Comunidad de Destino y Sentido. De lo que estamos hablando es de la construcción del Esquema Conceptual Referencial y Operativo (ECRO) sobre el que se funda la comunidad, siendo a su vez dinámico en tanto es revisado cada cierto tiempo. Este ECRO realiza la tarea de contextualizar lo Universal en lo particular de nuestra comunidad y a partir de allí la construcción de lo singular en cada uno de los Proyectos Vitales.

            Los valores expresados en la Carta de Clan, más allá de estar contextualizados en la comunidad concreta, son siempre referenciales y fundamento para el desarrollo ético. Cada Proyecto Rover, Travesía o Servicio pone en tensión dichos valores y está bien que esto suceda, en tanto es en las acciones concretas donde los Rovers encuentran situaciones complejas o comunidades que parten de otras significaciones de sentido, donde lo que se sostiene en la CC es puesto en tela de juicio y el propio Clan puede reflexionar si de forma excepcional la orientación debiera ser otra a la propuesta, lo que implica la posibilidad de que aquello que es universal no aplaste a lo particular de una comunidad o lo singular de una persona. Muchas veces un valor abstracto nos impide analizar las relaciones sociales concretas y ponen un velo sobre las causas materiales y sociales que determinan algunos valores y comportamiento, tal es el caso de utilizar el mismo parámetro para la producción familiar donde los niños colaboran en el trabajo con la familia, o el trabajo infantil propiciado por las empresas frutihortícolas y las tabacaleras que avasallan los derechos de la infancia ¿acaso una situación u otra entran en la calificación de explotación infantil? ¿concluir que el trabajo del niño con su familia en determinados contextos y situaciones no puede ser considerado explotación sino modo de supervivencia ante un Estado ausente implica convertirse en un promotor de explotación y estar a favor de la injusticia social? ¿Acaso la familia que por la noche sale a “cartonear” llevando a sus hijos dormidos arriba del carro es abandónica y maltratadora? ¿o se trata de una forma de cuidarlos de los riesgos de seguridad en la villa miseria que van desde la posibilidad de un incendio de las casas de cartón o de que sus hijos sean invitados a ser “soldaditos” de los narcotraficantes -se dice “soldadito” a los niños que los narcos utilizan en la Ciudad de Buenos Aires para que avisen si la policía está dando vueltas, y por ello reciben una paga iniciándose muchas veces en el consumo o la venta de drogas- Esta y otras situaciones nos invitarán a poner en tensión nuestro ECRO en aquellos lugares donde los Rovers realizan sus experiencias, especialmente si se dirigen a las periferias existenciales donde los valores están “dados vueltas” para aquellos que se encuentran descartados del sistema social y despojados de todo cuidado.

El Rover Piloto y el Equipo Transitorio

            Dos son las formas de que un proyecto Rover es propuesto a la Asamblea para que pueda realizarse. Una de ellas es donde un Rover Caballero/ Guardiana de la Luz, en función de sus necesidades e intereses enmarcados en la Carta de Clan, presenta un Proyecto Personal que necesita la participación de otros miembros de la comunidad (generalmente escuderos) que se sientan convocados por la tarea y decidan acompañarlo. La otra manera es que un Equipo Rover se conforme en función del deseo de realizar un Proyecto, por lo que luego de que sea presentado y aprobado se designará a un Rover Piloto para coordinarlo.

            Las dos formas remiten a realidades distintas, la primera de ellas a la de un Rover que se encuentra orientado en su Plan Vital (Caballero / Guardiana de la Luz); la segunda se basa en la necesidad de exploración social de los escuderos a efectos de ir delineando su Plan de Vida, por lo que se trata de una búsqueda creadora de experiencias vitales y la concreción de la práctica del Roverismo pudiendo surgir de los intereses y/o interrogantes de los jóvenes, de análisis previos realizados en el Concejo de Clan  respecto de las evaluaciones de actividades y proyectos. Es de esperar que en ambos casos las propuestas surjan del análisis reflexivo (Ver – Juzgar) y propositivo (Actuar) apuntando a un trabajo social concreto y al desarrollo de valores del Rover y del Equipo.

La Asamblea de la Ruta, El Concejo de Clan y el Proyecto Vital

            Luego de la realización de los Proyectos los organismos del Clan son los espacios donde los Rovers llevan adelante el tiempo de revisión de las experiencias en relación las actividades realizadas (Travesía – Descubrimiento, Servicio Social, Servicio Rover, Campamento en Soledad). La evaluación del Proyecto Rover y su incidencia en el Proyecto Vital del Clan y el Personal en su faz de ejecución se evaluará en la Asamblea de la Ruta. En este espacio se debatirá ¿cómo se han sentido con la activa realizada? ¿cómo evalúan su ejecución? ¿pudieron articular lo que han sentido con lo que han hecho o algunos de ellos obstaculizó la tarea? ¿Qué se debe tener en cuenta para próximas experiencias? ¿cuál es la relevancia personal que la tarea tuvo para los distintos participantes? ¿el compromiso con la tarea fue adecuado o hubo dificultades para ello? En el caso de dificultades y obstáculos ¿se evaluaron alternativas?¿cómo y con qué criterios fueron tomándose las decisiones sobre la marcha de la actividad? 

           La marcha de los Proyectos nos conduce al universo de los afectos y las valoraciones tan necesarios para el desarrollo ético  de un sujeto que se siente afectado y concernido por la realidad, de allí en el Concejo de Clan se evaluará la relevanciapersonal y comunitaria de la experiencia abriendo la posibilidad a los argumentos, autocorrección, ampliación de la mirada y con todo ello, gracias a la camaradería, la construcción de valoraciones éticas novedosas que no son fruto de parlamentar en forma vacía (como en el escultismo parlamentario) sino del compromiso significativo de haber puesto sucuerpo real en relación con los otros reales. Esta nueva Valoración coloca a los jóvenes en tensión existencial con su modo de vida (aquel que definíamos que se encontraba asentado en la rutina) permitiendo crear alternativas éticas, analizar otras situaciones, en síntesis, formarse como agentes activos que operan en la realidad, lo que con cada vuelta de proyectos les permite construirse como verdaderos ciudadanos activos que pueden no solo valorar lo existente, sino construir y desarrollar sobre ello. Si por un lado en este tiempo se impacta de alguna manera sobre el Proyecto de Vida del Clan, en cada Rover impacta de forma distinta en su Proyecto de Vida Personal, de allí como decíamos anteriormente, que es de este análisis donde algún Rover Caballero / Guardiana de la Luz o equipo puede a cuenta propia elaborar un nuevo Proyecto o que se conforme un pequeño equipo entre quienes quieren seguir avanzando con un nuevo proyecto basado en la experiencia vivida 

            ¿Por qué trabajar de esta manera importa? Una de las dificultades de los jóvenes de nuestro tiempo (también de los adultos) es la incertidumbre generada por la intolerancia en todas sus variantes (de clase, raza, genero, etc), la desigualdad, la injusticia social, la manipulación de los medios de información, la inmediatez y la prisa en un incesante estímulo a la sensorialidad por “rolear” y “stalkear” en las redes sociales no dejando tiempo al vacío necesario para pensar; todo esto constituye la serie de obstáculos a trabajar para que exista la posibilidad de la construcción de un Proyecto de Vida en quienes sin darse cuenta quedan presos en la servidumbre voluntaria a la infoesfera y los intereses que operan en ella.

            La reflexión crítica argumentada de las distintas realidades permite que los jóvenes encuentren algunas razones de por qué la realidad es como essiendo la indagación el primer paso para construir el problema, lo que implica la toma de distintas posiciones para su definición y posteriormente por medio del proceso creativo propiciar distintas soluciones. La ausencia de problematización de la realidad opera hacia el joven como abandono en un mundo que en el caso de las clases medias tiene a convertirse en la sociedad de Peter Pan donde los jóvenes no crecen y lo único que importa es consumir -aunque sea objetos imaginados-; y en el caso de las clases oprimidas y marginadas donde se los descarta, operando los distintos excesos ante la imposibilidad de tener una mirada esperanzadora, constructiva y creadora que los localice como posibles artífices de los cambios personales y comunitarios donde es posible recuperar la construcción de sentidos y significaciones.