Archivo de etiquetas de 'orden de la flecha'

Dos pequeños salvajes… un relato autobiográfico de “El Jefe”

¿”El Jefe”? … Te refieres a B-P, claro…”

Pues NO. Esta vez os quiero contar algo respecto a uno de esos personajes poco conocidos por la mayoría de scouts y que sin embargo tuvieron gran influencia en el origen del Movimiento. Me refiero a Ernest Seton….o “El Jefe” (”The Chief”), que es como muchos le conocían (además de por su totem- ‘Black Wolf’-, claro).

Este verano, aprovechando los días de relax, he sacado por fin el tiempo necesario para engancharme en uno de esos libros que llevaba siglos queriendo leer:

“Dos pequeños salvajes” (‘Two Little Savages’).

Hace algún tiempo que me hice con los 6 volúmenes de lo que los norteamericanos conocen como “La Biblioteca de Pionerismo y Arte de los Bosques” (‘The Library of Pioneering and Woodcraft’), compuesta por:

I. Rolf en el bosque (‘Rolf in the Woods’)
II. Costumbres de animales salvajes (‘Wild Animal Ways’)
III. Dos pequeños salvajes (‘Two little savages’)
IV. El Libro del Arte de los Bosques y el saber de los indios (‘The book of woodcraft and indian lore’).
V. Cuentos del Bosque (‘Woodland Tales’).
VI. Animales salvajes en libertad (‘Wild animals at home’)

Cada uno de los títulos desarrolla varias de las técnicas para poder disfrutar del campo y la naturaleza con mucho del conocimiento de los indios americanos: caminar y desplazarse por la montaña y en canoa, conocimiento de la fauna, técnicas de acampada, cocina y caza primitivas, técnicas indias de supervivencia y juegos, conocimiento de la flora… e historias verídicas de animales para hacer ameno el mundo natural a los muchachos.
De ellos 2 títulos están disponibles en castellano, por lo menos que yo conozca, los volúmenes 2 y 6.

“¿Y por qué tenías ganas de leer ese libro en concreto?” Continuar leyendo ‘Dos pequeños salvajes… un relato autobiográfico de “El Jefe”’

“Pequeño Árbol”, o el uso de historias para motivar a los scouts

John Willow“Pequeño árbol “, un niño indio de unos 8 años, sale con su abuelo de caza. Su abuelo le enseña los misterios de la vida, la sabiduría del equilibrio natural:

El abuelo rió entre dientes. “Ese es ‘Tal-con’, el halcón”.

Las codornices alzaron el vuelo muy deprisa para refugiarse en los árboles, pero una fue más lenta. El halcón la alcanzó. Las plumas volaron por el aire y luego cazador y presa llegaron al suelo, y la cabeza del halcón subió y bajó al asestar los golpes certeros. Al cabo de un momento se alzó con la codorniz muerta entre las garras, remontando el vuelo por la ladera de la montaña hasta desaparecer más allá de la cresta.

No me eché a llorar, pero sé que me entristecí, porque el abuelo dijo:

“No lo sientas, hijo mío. Es el Camino. ‘Tal-con’ ha cazado a la más lenta, y esa codorniz no tendrá hijos que sean también lentos. ‘Tal-con’ se come un millar de ratas que roban los huevos de las codornices, tanto los huevos de las veloces como de las lentas, y de esa manera ‘Tal-con’ vive de acuerdo con lo que enseña el Camino. Ayuda a las codornices”.

El abuelo desenterró una raíz dulce con su navaja y la peló para que dejara brotar su jugosa reserva invernal de vida. La cortó por la mitad y me entregó el trozo más grueso.

“Ese es el Camino, dijo en voz baja. Se toma sólo lo que se necesita. Cuando caces un ciervo, no mates al mejor. Escoge el más pequeño y el más lento y de esa manera los ciervos se harán más fuertes y siempre te darán carne. ‘Pa-koh’, la pantera, lo sabe, y tú debes saberlo también.

Y después se echó a reír.

Continuar leyendo ‘“Pequeño Árbol”, o el uso de historias para motivar a los scouts’