Archivo de etiquetas de 'educador scout'

Una verdad incómoda (3) Leyendas de la infancia

J. M. Barrie playing Neverland with Michael Llewelyn Davies.jpg
J.M. Barrie como el capitán Garfio con Michael Llewelyn Davies como Peter Pan jugando en los Jardines de Kensington. Autor desconocido, posiblemente Sylvia Llewelyn Davieshttp://www.jmbarrie.co.uk, Dominio público, Enlace

“La ilusión de la educación a un proceso de estimulacion
de las capacidades , aspira imaginariamente a obtener una ganancia.
¿qué pretende obtener el adulto cuando se dirige a un niño?.
Trata, precisamente, de conseguir una ganancia imaginaria
no de cumplir un deber.
El adulto pretende recuperar aquella satisfacción narcisista que perdió
debido al hecho de no ser aquello
que supone que los otros esperaban de él”

L. Lajonquiere. Infancia e ilusion (psico) pedagógica

 

¿Qué entendemos como Leyenda de la infancia? Simple… se denomina de esa manera a las teorías y creencias que se presentan como aquellas que “entienden” a la infancia e influyen en las acciones que los adultos llevarán a cabo en el proceso educativo ¿Cómo sería?… sencillo, lo que consideremos infancia tendrá implicancias jurídicas, institucionales, administrativas, sociales y familiares. Existen diversos tipos de Leyendas algunas de ellas son míticas, religiosas, científicas, administrativas, comerciales; ellas se traducirán en políticas, prácticas educativas, publicidad, supuestas “propuestas innovadoras”, etc.

“Nunca Jamás” es el paradigma de las “subjetividades libres” que enamoran a algunos pedagogos y dirigentes. Pero ¿libres de qué?: del Otro y de los otros que pasan a ser actores secundarios en la aventura de cada Ego en tanto la existencia de los mismos, se justifica sólo para el propio placer con escasa regulación.

Continuar leyendo ‘Una verdad incómoda (3) Leyendas de la infancia’

En las ruinas de Scoutland

Hoy quiero compartir con ustedes un texto distinto. Seguramente tomare palabras prestadas ¿acaso alguna de ella no lo es?  Nos son donadas de niños para que hagamos un torpe uso de ellas, en tanto nunca alcanzan para decir lo que pensamos y sentimos. Siempre me pregunto si existe un SER scout y de qué se trataría ello; trato de formular respuestas siempre fallidas a preguntas que insisten mas sobre el modelo que sobre el proceso… después de todo,  los adultos somos el resultado final del escultismo.

lugares abandonados

Cuando era niño imaginaba Scoutland como un país lleno de scouts en el que chicos de distintos lugares, sin importar su condición, vivían extraordinarias aventuras en lugares extraños, habitados por animales salvajes, remontando ríos o subiendo montañas donde el espíritu de patrulla y los conocimientos aprendidos nos permitían  sobrevivir las inclemencias del tiempo y los ataques sangrientos de animales y fantasmas que rodeaban el campamento por la noche.

Continuar leyendo ‘En las ruinas de Scoutland’

¿Saben los scouters jugar el juego del escultismo?

the-scoutmasterOs hablaba el pasado artículo acerca de la importancia de las actividades clásicas a la hora de desarrollar un buen programa escultista.

Y también que uno de los motivos por el que en la actualidad se les presta menos atención quizá recaiga en la falta de formación de los scouters, muchos de los cuales no han vivido el juego anteriormente o lo han hecho de modo incompleto.

Desde luego que para aprovechar las posibilidades de la cabuyería, el pionerismo, la orientación, la señalización, el rastreo, el acecho…es necesario conocer cada una de las materias con cierta profundidad, saber utilizarlas en la vida real (no basta con aprendérselas en internet) y luego plantear una charla motivadora y una actividad amena al aire libre donde se pongan en juego las habilidades correspondientes.

Sí, por supuesto que para eso hay que calentarse un poco la cabeza y diseñar esas actividades con mucho cariño de modo que las podamos transmitir de modo adecuado a nuestros guías de patrulla.
Pero quizá un escrito mío del foro ilustre mejor lo que quiero decir, así que he decidido traerlo a este espacio. Ahí va de nuevo:

Es difícil ser un buen scouter. Quizá sea algo que llevamos dentro y que resulta complicado de enseñar, pero lo que sí creo cuando uno vive tiene el espíritu scout adecuado y lo intenta… puede mejorar mucho.

Continuar leyendo ‘¿Saben los scouters jugar el juego del escultismo?’

¿Son útiles las actividades clásicas en los scouts?

Scouting_for_FoodCompruebo con cierta tristeza que en muchos grupos se prescinde cada vez más de actividades de las denominadas clásicas.

¿Clásicas? ¿A qué te refieres?

Pues a las que hemos venido utilizando históricamente, con mayor o menor acierto, para formar a los chavales, como las de cabuyería y pionerismo, rastreo y acecho, señalización, observación y deducción, orientación, campismo, etc.

Como os decía, percibo que en la actualidad se les va prestando menos atención, apostando por un escultismo más urbano, y ello responde a muchos motivos.

  • Uno de ellos es la falta de formación previa de muchos dirigentes. Jóvenes que llegaron al escultismo sin haber pasado por las diversas ramas, con mucho entusiasmo pero sin una idea clara de en qué consiste este juego.
  • A ello se une que muchos antiguos scouters acaban desvinculándose definitivamente del movimiento, perdiéndose así su valiosa experiencia y la transmisión de habilidades, tradiciones y leyendas que aportan un aura mágica especial al mundo scout.
  • Continuar leyendo ‘¿Son útiles las actividades clásicas en los scouts?’

Tu defines el escultismo que reciben tus chavales

Snoopy_learning-the-ropesYa os he contado otras veces que en la actualidad tendemos a pensar que sólo nosotros nos hemos preocupado de dotar al escultismo de una base educativa sólida en la que se tiene en cuenta la psicología y el desarrollo de los chavales.

Eso nos sirve para sentirnos importantes y darnos muchas palmadas en la espalda…pero también os he comentado en otras ocasiones que no es para nada cierto.

Hoy, para ilustrar lo dicho, os traigo algunas de esas ideas básicas tomadas de uno de esos libros que me gusta ojear de vez en cuando: el Manual del Jefe de Tropa de 1959 de los scouts canadienses. Algunas parecen verdades de Perogrullo pero merece la pena volver a reflexionar sobre ellas.

“El scouter es la persona más importante dentro del esquema del escultismo.
El tipo de escultismo que recibe el muchacho depende del scouter que tiene.
El jefe de tropa es la mayor agente individual con influencia en todo el escultismo.
Cuando éste tiene éxito en su labor, todo el programa tiene éxito.
La fuerza motora del Jefe de tropa son su entusiasmo, energía y ejemplo personales.”

example

Esto es algo sobre lo que ya me he extendido en alguna ocasión. Y es que más allá de la Asociación tal o cual, o de si pertenece o no a la OMMS, los que definen el escultismo que reciben los chavales son su grupo de scouters.

Continuar leyendo ‘Tu defines el escultismo que reciben tus chavales’

Lo que una Lobata necesita de su Vieja Loba. Por John May

John May fue vicepresidente de la OMMS hasta 2014. En su blog publica menudo articulos interesantisimos sobre escultismo. Hoy le hemos pedido permiso para traernos uno de ellos a La Roca. Me he permitido la licencia de utilizar el femenino genérico ya que el autor lo escribió para una Scouter.

La lobata británica Rebeca Hooper y sus ·· especialidades.

Una amiga esta a punto de cambiar de rol en el Movimiento Scout, pasa de trabajar con Castores (6-8 años de edad) a trabajar con los Lobatos (8-10 años de edad). Está preocupada por este cambio y me pidió consejo.

Esto es lo que le escribí:

¿Qué esperas de tu Vieja Loba cuando eres Lobata? Yo sé lo que quiero. Y lo que necesito.

Continuar leyendo ‘Lo que una Lobata necesita de su Vieja Loba. Por John May’

De “Scoutmaster” a “Scouter”. La formación práctica en Gilwell

2b27e9142637595e76e2c6d7018f490fEl otro día os conté cómo funcionaba la formación en Gilwell Park y el esquema de la misma que estableció el propio fundador.

Además de dicha preparación, el viejo Jefe tenía muy claro que la relación que debía existir entre educadores y muchachos era crucial en su esquema. Debía ser de tipo fraternal (el “hermano mayor” que aconseja y apoya):

“La posición de los Dirigentes no debería ser la del maestro de escuela, ni la del Oficial al mando, sino la de un hermano mayor entre sus muchachos, no separado o por encima de ellos, sino uniéndose él mismo a ellos en sus actividades y compartiendo su entusiasmo, estando así en posición de conocerlos individualmente, capaz de inspirar sus esfuerzos y de sugerirles nuevas diversiones cuando sus dedos en su pulso le dijese que la atracción de la presente locura estaba decayendo” (Baden-Powell, Lecciones de la Universidad de la Vida)

207_001Esa  fue la causa por la que, en 1922, BP  propuso que el nombre de “Maestro/Maestre Scout” (“Scoutmaster”) pasase a la historia, por ser demasiado frío y académico.

Sugirió usar otro término que ya se utilizaba de modo informal entre los Jefes de Tropa: “Scouter” (el que practica o enseña el “scouting” o “escultismo”, aunque también puede verse como una forma abreviada y coloquial de Scoutmaster). Al año siguiente (tras no pocas reticencias de gran parte de La Dirección del Movimiento, pues el Comité estaba entonces compuesto por personas de considerable edad que no veían la necesidad) conseguiría que se estableciese la nueva denominación.

Continuar leyendo ‘De “Scoutmaster” a “Scouter”. La formación práctica en Gilwell’

La formación de los scouters. Introducción

u4A2G4pzeuAP8uayo9WKlmB4HiePara llegar a lucirse como Jefe de Tropa no se necesita emular al admirable caballero Crichton
(Crichton era el mayordomo perfecto en una famosa obra de teatro de la época, quien, tras naufragar la familia a la que servía en una isla, fue capaz de ingeniárselas para construir para todos un hogar con su plantación y todo, amén de ser una persona intachable).

Con esta sencilla frase nos venía a decir BP que no es preciso ser un superhombre, ni tener un conocimiento enciclopédico de técnicas de campismo, pedagogía, psicología, primeros auxilios, etc., para hacerse cargo de una tropa de scouts. Más bien se precisa un conocimiento claro de los fines y métodos del escultismo, pues lo verdaderamente importante a la hora de tratar con los chavales es meterse en le papel de un “hermano mayor”, que les enseñe pero a la vez viva el juego.

Simplemente se trata de saber despertar en los chicos su curiosidad, sin demasiada intromisión. “El gran educador motiva”, que os decía el otro día.

Continuar leyendo ‘La formación de los scouters. Introducción’

El bien – decir vrs. la injuria

El bien decir

Cuentan que en la etnia Mbya – guaraní en la provincia de Misiones (Argentina) la manera de nombrar a los niños (el equivalente al bautismo para católicos y cristianos) se considera un acto que no es sin consecuencias. ElMbya o nombre espiritual se recibe a través de un rito ancestral; no figura en el documento “oficial” cristalizando una identidad para su familia y grupo étnico que lejos de ser inmodificable en determinadas circunstancias puede cambiarse… nombrar tiene estrecha relación con el Ser de allí que ser mal – nombrado no es una broma, porque la palabra es muy poderosa.

maltrato del profesorado

Los guaraníes tienen en claro la relación del nombrar con el cuerpo y el armado del mundo simbólico que cada niño va realizando en su camino a la adultez. Saben bien que la palabra es creadora y moldea no solo la forma que vemos el mundo, sino a todo el ser ya que no existe palabra sin cuerpo y viceversa… la palabra engendra significaciones que se anudan unas con otras como una cadena.

Continuar leyendo ‘El bien – decir vrs. la injuria’

Adolescentes en banda I

Toronto City Campaign

El presente artículo es el comienzo de una serie que se ofrece como medio para plantear algunas de las características y dificultades de los adolescentes en nuestro tiempo. ¿Es importante adentrarnos en la época en que vivimos a la hora de abordar la problemática adolescente? Si partimos del papel de la cultura en tanto se propone como agente del discurso en el que nos hallamos insertos, las características de la adolescencia y de las enfermedades o síntomas actuales difícilmente puedan pensarse por fuera de la relación entre el lazo social propuesto desde la cultura oficial y los modos actuales en el que los chicos y chicas se inscriben en dicho lazo.

Cada época (y cultura) ha ofrecido determinadas pautas simbólicas que permitían que el pasaje de la niñez a la adultez no resultara con muchas complicaciones. Podemos tomar el ejemplo de los pueblos originarios como los Tehuelches, que por medio de un ritual determinado quien hoy era niño luego del rito era considerado hombre con pleno derecho.

Continuar leyendo ‘Adolescentes en banda I’