Archivo de etiquetas de 'educación diferenciada'

El dirigente como mediador de inclusión

Posiblemente este escrito sea poco simpático para quienes se plantean la inclusión en el movimiento scout desde la omnipotencia de que “el método scout lo puede todo”, no tiene restricciones, por lo que la inclusión es un hecho que se produce y no un fin que quizás nunca se cumpla plenamente.

A partir del escrito anterior “El guía de Patrulla no es un Acompañante Terapéutico” me llegaron algunas consultas que lograron preocuparme.
Continuar leyendo ‘El dirigente como mediador de inclusión’

La desestimación de las prácticas scouts y la homogeneización

Con este fin se ofrece el siguiente esquema como una posible ayuda
para sentar el desarrollo,
moral y físico, de los chicos de toda clase y credo,
sobre una base firme y por unos medios que despierten su interés
mientras hieren lo menos posible la susceptibilidad de sus mayores.
Está diseñado para aplicarse, y no en oposición,
a cualquier organización de muchachos existente, tales como Escuelas,
Brigadas de Muchachos, Mensajeros, Clubes de Cricket,
Cuerpos de Cadetes, etc.,
o puede facilitar una organización propia donde no existan ninguna de las anteriores”

Baden Powell

Cita extraída de “¿por qué y como nacieron los scouts?

¿El movimiento scout es realmente pluriconfesional o bajo ese nombre se lo coloniza bajo una Teología específica, desconocida para la mayoría de las personas que la repiten? Si fuera así ¿es correcto que el pensamiento de una minoría atraviese el Programa de la mayoría? Dicha imposición ¿no ha sido motivo de la fragmentación creciente del movimiento scout? ¿No será tiempo de que el respeto por lo diverso sea una realidad?

En los últimos 20 años en los países de América Latina hemos vivido una arremetida importante sobre los modos y prácticas que el escultismo había asumido desde sus inicios en el continente. Si por una parte las elites locales habían promovido el movimiento en función de sus intereses, o algunos estados lo incorporaban en su modelo educativo; por otra lado el encuentro con las distintas culturas que asimilarían el movimiento produjo un “escultismo popular en el sentido del enmarcado dentro de lo que se denominaEthos culturalque no es más ni menos que los rasgos y costumbres que proveen identidad a un grupo determinado. Vale aclarar el término popular en tanto no debe confundirse con el “escultismo crítico” que implica una posición ideológica determinada.

Continuar leyendo ‘La desestimación de las prácticas scouts y la homogeneización’

“Los niños con los niños, las niñas con las niñas”. 2ª parte. La ¿obligatoria? co-educación.

educacion-diferenciadaLa semana pasada os contaba cómo desde unos comienzos un tanto caóticos, en los que las chicas se lanzaron a jugar el juego del escultismo del mismo modo que sus hermanos y amigos, se pasó a un esquema diferente.

¿Por qué?

Pues simplemente porque se entendió que lo mejor era adaptar el esquema a las características de cada uno. De ese modo, pensaron, los chicos podían realizar actividades que les interesaran más y de esta manera se sintieran más atraídos por el juego. Y lo mismo ocurriría con las muchachas, a las que no se quería “masculinizar”. Por supuesto todo esto venía muuuuy condicionado por el pensamiento y circunstancias de aquella época, en la que los papeles de ambos sexos estaban socialmente muy definidos.

Esto de que “se sintieran más atraídos” era en la teoría, porque como ya vimos, a algunas de las chicas no les hizo demasiada gracia tener que dejar de ser “Scouts” para ser “Guías”, y eso que el esquema de las chicas era calcado en cuanto a los objetivos o las áreas de trabajo (carácter, salud, habilidad manual y servicio).

guias-polacasLa progresión por clases era prácticamente idéntica, con rastreo, nudos, señalización, morse, acecho, técnicas de campismo, fogatas, conocimiento de la naturaleza, primeros auxilios, etc… y tan sólo se diferenciaba en el énfasis sobre ciertas actividades como la costura u otras labores que podíamos considerar domésticas (aunque no eran específicas de ellas, porque BP siempre insistió en que los muchachos también debían de ser capaces de hacerlas y ser suficientes), y en algunos aspectos simbólicos. Por ejemplo, el uniforme o los nombres de las patrullas. Las Guías usaban nombres de flores o aves.

También se podían apreciar en las especialidades. Las de las chicas incluían algunas orientadas a lo que el mundo de entonces demandaba de ellas, y por eso podíamos encontrar especialidades como la del cuidado de los niños…pero también de carpintería, astronomía, campismo, naturalista, señalización, atletismo, pionerismo, rastreador, jinete, tiro con rifle, etc. Así que no penséis que el esquema de ellas era poco aventurero o descafeinado.

“Pero lo cierto es que separaban a chicos y chicas, y eso es discriminación y un error mayúsculo”. Continuar leyendo ‘“Los niños con los niños, las niñas con las niñas”. 2ª parte. La ¿obligatoria? co-educación.’