Archivo de etiquetas de 'co-educación'

Febrero 2019: Llegan las chicas a los BSA

Hace ya algún tiempo, en octubre de 2017, os hablé de la inclusión de las chicas en los Boy Scouts of América. Y os dije que el primer paso se tomaría en la Rama de los más pequeños de allí: los Cub Scouts.

Como primer paso, desde Junio de 2018 las chicas han podido inscribirse con el fin de disfrutar de un programa destinado hasta entonces solamente a sus hermanos y amigos.

Un poquito antes, en Mayo de 2018, ya se había desvelado una de las preguntas que muchos se hacían acerca del nombre que iba a tener este programa inclusivo en la Rama de los más mayores, los Boy Scouts de 11 a 17 años: “Scouts BSA” .

Chicos y chicas pasarán a llamarse sólo Scouts. Aunque hay que reseñar que el nombre de la organización no cambiará, seguirá siendo Boy Scouts of América.
La propuesta se lanzó acompañada de un original lema: “Scout me In” (‘intégrame en los Scouts’), el que figura en el encabezamiento de este artículo.

Y os cuento todo esto porque será este 1 de Febrero de 2019 cuando por fin entre en vigor. Continuar leyendo ‘Febrero 2019: Llegan las chicas a los BSA’

“Los niños con los niños, las niñas con las niñas”. 2ª parte. La ¿obligatoria? co-educación.

educacion-diferenciadaLa semana pasada os contaba cómo desde unos comienzos un tanto caóticos, en los que las chicas se lanzaron a jugar el juego del escultismo del mismo modo que sus hermanos y amigos, se pasó a un esquema diferente.

¿Por qué?

Pues simplemente porque se entendió que lo mejor era adaptar el esquema a las características de cada uno. De ese modo, pensaron, los chicos podían realizar actividades que les interesaran más y de esta manera se sintieran más atraídos por el juego. Y lo mismo ocurriría con las muchachas, a las que no se quería “masculinizar”. Por supuesto todo esto venía muuuuy condicionado por el pensamiento y circunstancias de aquella época, en la que los papeles de ambos sexos estaban socialmente muy definidos.

Esto de que “se sintieran más atraídos” era en la teoría, porque como ya vimos, a algunas de las chicas no les hizo demasiada gracia tener que dejar de ser “Scouts” para ser “Guías”, y eso que el esquema de las chicas era calcado en cuanto a los objetivos o las áreas de trabajo (carácter, salud, habilidad manual y servicio).

guias-polacasLa progresión por clases era prácticamente idéntica, con rastreo, nudos, señalización, morse, acecho, técnicas de campismo, fogatas, conocimiento de la naturaleza, primeros auxilios, etc… y tan sólo se diferenciaba en el énfasis sobre ciertas actividades como la costura u otras labores que podíamos considerar domésticas (aunque no eran específicas de ellas, porque BP siempre insistió en que los muchachos también debían de ser capaces de hacerlas y ser suficientes), y en algunos aspectos simbólicos. Por ejemplo, el uniforme o los nombres de las patrullas. Las Guías usaban nombres de flores o aves.

También se podían apreciar en las especialidades. Las de las chicas incluían algunas orientadas a lo que el mundo de entonces demandaba de ellas, y por eso podíamos encontrar especialidades como la del cuidado de los niños…pero también de carpintería, astronomía, campismo, naturalista, señalización, atletismo, pionerismo, rastreador, jinete, tiro con rifle, etc. Así que no penséis que el esquema de ellas era poco aventurero o descafeinado.

“Pero lo cierto es que separaban a chicos y chicas, y eso es discriminación y un error mayúsculo”. Continuar leyendo ‘“Los niños con los niños, las niñas con las niñas”. 2ª parte. La ¿obligatoria? co-educación.’