Archivo de la Categoría 'Historia del Escultismo'

Tal día como hoy de 1940 quedaba prohibido el movimiento scout en España

Se la conoce como “Circular Numero 9” y fue la circular emitida el 22 de Abril de 1940 por el Ministerio de Gobernación español dirigida a los Gobernadores Civiles, por el cual la Asociación Nacional de Exploradores de España quedaba en suspensión de actividades “sine die”.

La Circular contenía el siguiente texto:

Teniendo en cuenta que … los fines que asigna a los Exploradores de España el artículo 1º de sus Estatutos se hallan embebidos, aunque con desviaciones en su orientación, en las Organizaciones Juveniles de FET y de las JONS que dedican sus actividades a la formación y exaltación de la unidad del espíritu nacional, mediante de la educación moral, física, patriótica y premilitar, basada en los principios Nacional Sindicalistas; surge la conclusión lógica de que, en los actuales momentos, no sólo carece de razón de ser, sino que es incompatible con estos postulados, una Asociación que, como los Exploradores de España, aplica al cumplimiento de sus fines los principios, métodos y procedimientos del escultismo universal, en relación y bajo la dependencia de organismos de carácter internacional. En su consecuencia, los Exploradores de España carecen actualmente de personalidad. Lo digo a V.E. para su conocimiento y efectos consiguientes. Madrid, 22 de abril de 1940.

Exploradores de España a bordo del Teide el 19 de agosto de 1929, listos para partir al Jamboree nacional de Barcelona.  Fotografía propiedad de la Patrulla del Kanguro, cedida para su uso en la WikiRoca.

Exploradores de España a bordo del Teide el 19 de agosto de 1929, listos para partir al Jamboree nacional de Barcelona.
Fotografía propiedad de la Patrulla del Kanguro, cedida para su uso en la WikiRoca.

Mafeking: Ciudad Subterránea. Capítulo 10 Parte 4

ESPIONAJE EN MAFEKING: EL DESASTRE DE GAME TREE

¿Error de Inteligencia o error de Baden-Powell?

En 1906 cuando BP volvió a visitar Mafeking en compañía del Duque de Connaught,  recorrió nuevamente sus calles y particularmente aquellos lugares en los que se desarrollaron acciones importantes durante el Sitio. Un año más tarde las experiencias vividas en ese viaje, pasaron a formar parte de su siguiente libro “Bocetos en Mafeking y Africa Oriental”. Allí dejó constancia de su paso por uno de los puntos donde tuvo lugar una batalla:

Game Tree – la fortaleza inexpugnable de los Bóers-  ha desaparecido casi por completo. No queda nada para demostrar que aquí nuestros hombres hicieron un valiente intento para tomarlo por asalto; y aunque fueron rechazados desde el foso de las trincheras – sufriendo grandes pérdidas-,  se reunieron y volvieron a atacar la posición, y al final sólo se retiraron taciturnos, y lentamente, con más de la mitad de su gente muertos o heridos

El “veldt” –la sabana sudafricana- se caracteriza por presentar amplias extensiones de hierba plana, en las que presencia de árboles  es una excepción y no una regla. Game Tree –Árbol del Juego- era el nombre que los habitantes de Mafeking  le habían dado a un árbol de caucho; una especie tan rara para la región que hizo que el sitio donde había crecido tuviera su propia denominación.

Por sus alrededores se extendía una de las mejores zonas de pastoreo de la ciudad que era empleada tanto por criadores nativos como europeos para llevar sus animales. Las dos invasiones de langostas de los últimos meses habían esquilmado la ya de por sí pobre vegetación, convirtiendo al pasto en un bien escaso. Game Tree era uno de los pocos lugares verdes que quedaban.

En ese sector ubicado a unos tres mil metros al Noroeste del centro de Mafeking, los bóers emplazaron una de sus fortificaciones más importantes. En los primeros días de noviembre las fuerzas agresoras se apostaron en el paraje, construyeron trincheras,  parapetos e instalaron un cañón de alta velocidad que disparaba proyectiles de 12 libras.

Fortificación bóer en Game Tree, el Arbol del Juego.

Ubicados en esas trincheras, durante varias semanas los bóers provocaron bastantes daños a las propiedades y  sus eximios francotiradores causaron gran cantidad bajas entre los ciudadanos. Continuar leyendo ‘Mafeking: Ciudad Subterránea. Capítulo 10 Parte 4’

Para cumplir mi deber para con Dios, por John Thurman

El siguiente es un artículo publicado en la revista Scouting Magazine, por John Thurman, por ese entonces el Jefe Scout de Gilwell Park, cumplió esa tarea de 1943 a 1969. El articulo se publicó el 10 de diciembre de 1962. Thurman encargó y aprobó el aro de Gillwell, escribió Manual para el guía de patrulla, El Scout y su hacha y muchos libros más. Baden Powell le otorgó cinco Insignias de Madera. Esta traducción la hice apurado pero tratando de que estas palabras lleguen a más adultos en el movimiento, espero haber hecho un buen trabajo. Tigre Perseverante.

Para cumplir mi deber para con Dios

(por John Thurman, Jefe Scout de Gilwell)

Nota del autor: Esto es una adaptación de mi carta carta antes de la 18° Conferencia de la Oficina Scout Internacional.

Baden Powell una vez dijo “Una organización como la nuestra fallará a menos que les lleve a sus miembros el conocimiento de la religión”.­

Al inicio de la Organización Mundial del Movimiento Scout, la Conferencia Internacional de 1924 declaró: “El escultismo no tiene la intención de debilitar las creencias personales, al contrario, quiere fortalecerlas. La Ley requiere un scout que practique su religión de forma real y verdadera”.
En 1957, la 16° Conferencia Internacional publicó una resolución que reafirma la Fe como un principio fundamental del escultismo, poniendo el deber para con Dios como el primero de esos principios.

Continuar leyendo ‘Para cumplir mi deber para con Dios, por John Thurman’

Mafeking: Ciudad Subterránea. Capítulo 10 Parte 3

ESPIONAJE EN MAFEKING: LA TIA SARAH

“En la guerra la verdad es tan importante que debe ir  acompañada de una buena escolta de mentiras”         
Winston Churchill. (1874-1965)

Cuando el 15 de noviembre de 1899 un tren blindado cargado con soldados británicos fue descarrilado camino a Estcourt,  650 Km al SE de Mafeking, los bóers obtuvieron un interesante botín en prisioneros de guerra, entre ellos un ciudadano inglés de 25 años de edad. El hombre, de profesión periodista, era  hijo de un alto funcionario Parlamentario y miembro de una acomodada y prestigiosa familia británica.

Continuar leyendo ‘Mafeking: Ciudad Subterránea. Capítulo 10 Parte 3’

Mafeking: Ciudad Subterránea. Capítulo 10 Parte 2.

ESPIONAJE EN MAFEKING : EL SISTEMA DE INTELIGENCIA DE BP

Más allá de las molestias que le ocasionaban los periodistas y corresponsales , probablemente  la prensa constituyera el menor de los problemas que debía enfrentar  el Teniente Hanbury-Tracy, el jefe de espías de BP, después de todo, los datos que divulgaban eran públicos, visibles, estaban previamente supervisados por la censura y  eventualmente podían ser desmentidos por el mismo medio.
Su principal preocupación era  la información que por distintos canales salía de la ciudad de manera clandestina con destino al enemigo;  detectarla,  analizar su impacto, neutralizar sus consecuencias y eliminar sus fuentes constituía su principal misión.

Continuar leyendo ‘Mafeking: Ciudad Subterránea. Capítulo 10 Parte 2.’

Mafeking: Ciudad Subterránea. Capítulo 10 Parte 1

ESPIONAJE EN MAFEKING: EL JEFE DE ESPIAS DE BP

Aunque Baden-Powell era un espía experto, otro  hombre fue quien dirigió la red de espionaje y contraespionaje de Mafeking

Teniente Hanbury-Tracy en uniforme de gala

Mafeking. Sudáfrica
7 de octubre de 1899

Como Jefe de Inteligencia, las  primeras tareas que el Coronel Baden-Powell le encomendó al Teniente Honorable Algernon Henry Charles Hanbury-Tracy fueron las de comprobar la fidelidad de los mapas de zona de Mafeking y efectuar un relevamiento de sus rutas de acceso.  Junto a un ayudante, el Teniente cabalgó durante varias horas en las afueras de la ciudad buscando ubicaciones estratégicas. Intentando adoptar el punto de vista de los bóers, se preguntaba: ¿Dónde emplazarán sus cañones?

Continuar leyendo ‘Mafeking: Ciudad Subterránea. Capítulo 10 Parte 1’

Scouts fuera de lo común. Capítulo 4.2: El drama de Perros-Guirec

Vuelvo hacia atrás una vez más para contaros la historia del Escultismo Marino en Francia. Hoy una historia trágica pero imprescindible para comprender el Escultismo Marino hoy en Francia.

Perros Guirec es un pequeño pueblo de la Bretaña francesa. Un paraje natural precioso en las costas del Océano Atlántico. En aquel lugar, más conocido por sus balnearios y sus tranquilas playas, es donde cambiaría por siempre el rumbo del Escultismo francés.

Perros Guirec

Ocurrió el 22 de julio de 1998. Hace diecinueve años un velero de cuatro metros y medio de eslora partía del puerto de Port-Béni para llegar hasta Perros-Guirec, 30 kms al oeste. En esta embarcación viajan siete adolescentes, siete scouts marinos de la asociación francesa de scouts y guías católicos, una asociación con nombre parecido pero independiente de la conocida Scouts et Guides de France.

Siete adolescentes navegando solos en una embarcación preparada para seis personas. Ninguno de ellos tiene la formación ni los conocimientos como para tal travesía. Ningún adulto les acompaña, los chicos tienen la consigna de llamar por teléfono al jefe de grupo, a su casa, cuando arriben a Perros-Guirec, su destino o a algún sitio. Pero no alcanzarán jamás su destino.

Cuatro de ellos morirán ahogados ese mismo día al no conseguir controlar su barco en el fuerte oleaje: tres de estos scouts tenían 13 años, Damien Lasnet-Delanty, Antoine Buchet y Antoine Gérard, el cuarto, el mayor de la tripulación, Jean-Baptiste Pruvost, tenía 16 años. Un velero que les encontró por casualidad consiguió rescatar a los otros tres adolescentes. Guillaume Castanet, un joven de 31 años que colaboró en el salvamento también fallecerá al tratar de rescatarlos.

Continuar leyendo ‘Scouts fuera de lo común. Capítulo 4.2: El drama de Perros-Guirec’

Mafeking: Ciudad Subterránea. Capítulo 9

INTRODUCCION AL ESPIONAJE EN MAFEKING

Mafeking. Sudáfrica
En algún momento entre la última semana de septiembre
y los  primeros días de octubre de 1899
Baden-Powell

Había resuelto robarle un par de horas a su abarrotada agenda de trabajo para dedicarlas a un asunto enteramente personal.
Posiblemente esto no fuera bien visto en la conducta de un Coronel, pero ese rato dedicado a sí mismo no iba a influir en el resultado final de la guerra que se avecinaba. Por otra parte disponía de un buen plantel de experimentados y capaces oficiales que bien podían continuar con las labores sin necesidad de que el mismo los supervisara.

Continuar leyendo ‘Mafeking: Ciudad Subterránea. Capítulo 9’

Mafeking: Ciudad Subterránea. Capítulo 8 Parte 3

LA COMUNIDAD DE LOS FERROVIARIOS – (Ultima Parte)

Más aportes de los ferroviarios, y un final para este relato como sólo BP puede narrar.

ʘ El domingo 26 de noviembre  la División Ferroviaria a cargo el Capitán More, dejó su estricto papel castrense para organizar un evento cultural y de esparcimiento para toda la comunidad  y lo anunció en una columna del periódico Mafeking Mail del viernes 24:

“División Ferroviaria de la Guardia Civil
CONCIERTO AL AIRE LIBRE
Se llevará a cabo en el extremo norte del campo del ferrocarril. En la tarde del domingo. 
Comenzando a la  7-30 y terminando a las 9 p.m. en punto
ENTRADA  LIBRE”

El  éxito del concierto fue tal, que el domingo 3 de diciembre repitieron la experiencia.

Lo llamativo de la  detallada y extensa crónica del segundo recital es que no trasunta ninguna de  las desdichas  que vivía la  ciudad en medio de la guerra, de hecho más bien  parece una nota de una revista cultural de cualquier lugar del mundo:

Continuar leyendo ‘Mafeking: Ciudad Subterránea. Capítulo 8 Parte 3’

Mafeking: Ciudad Subterránea. Capítulo 8 Parte 2

LA COMUNIDAD DE LOS FERROVIARIOS  (Segunda Parte)

Continuamos conociendo la labor de los ferroviarios No Combatientes, sin duda una de las claves para el éxito de la resistencia de Mafeking

El último día de abril la pequeña ciudad cumplió 200 días de resistencia al cerco bóer. Las condiciones anímicas, alimentarias y sanitarias estaban muy por debajo del nivel aceptable, el personal médico trabajaba a destajo, con recursos insuficientes y cada vez luchando contra más vicisitudes. En los sectores más alejados del poblado se establecieron zonas de aislamiento a las que nadie tenía permitido acceder, como medio para no extender el contagio de enfermedades irreversibles.  Las zonas de cuarentena se identificaron con banderas, los distintos testimonios dan cuenta que al menos existieron  tres de ellas: una para los enfermos de viruela, otra para los aquejados de difteria y un tercero para los afectados por el  paludismo y la disentería, que se cobraron casi tantas víctimas como las balas.

Continuar leyendo ‘Mafeking: Ciudad Subterránea. Capítulo 8 Parte 2’