Archivo de la Categoría 'Escultismo'

Pag 4 de 35

Patrullas Libres (6). Los progresos de los Raiders

            No se nace Raider Scout, nos vamos construyendo como Raiders Scouts a partir de ir adquiriendo las habilidades y competencias para la aventura de vivir y conocer la  naturaleza pero no de cualquier manera, sino viviendo los valores que se desprenden del Ideal expresado en la Ley Scout, los Principios y las Virtudes. El lema “Salvar” nos indica la dirección a los otros en tanto que no solo nos preparamos para “Salvar” sino que lo hacemos a partir del servicio concreto. “Salvar” no implica solo la espontaneidad de estar prestos a la acción, sino la preparación para una acción planificada o para que cuando llegue el momento, tengamos los conocimientos necesarios que nos permitan actuar como verdaderos Raiders Scouts. Continuar leyendo ‘Patrullas Libres (6). Los progresos de los Raiders’

Escultismo tóxico. Activo 3

Activo 3: “La autogestión es un mito”

Lo siento queridxs hermanxs Scouts: la autogestión no existe, es palabrería barata de cualquier responsable Scout que me diga lo contrario. Si quieres seguir envenenando tu unidad deja ya de dar palos de ciego e introduce un matiz dentro de mis certezas: la autogestión no nace por generación espontánea, se aprende.

Hemos asistido hace muy poco a la burbuja pedagógica Scout más grande de la historia en una de nuestras organizaciones nacionales generando un inmenso desconcierto educativo que mal interpretado y sin las etapas correctas provocará el fracaso de muchos responsables inexpertos formados en el dirigismo unilateral desde nuestros centros de formación, seamos serios: ¿Cuándo apostará el Movimiento por enseñar de forma vivencial el método Scout y poner en práctica entre los responsables Scouts el sistema de patrullas?

Sí. Lo habéis acertado, otro nuevo tóxico, en este caso incluso contagioso: muchos responsables del movimiento se irán del mismo sin haber vivido realmente en sus carnes el sistema de patrullas y (lo que no sé si es peor) habrán estado dando palos de ciego en nuestras Tropas, Redes y Comunidades Rutas. No son pocas las ocasiones en las que el Movimiento analiza esa caída espectacular de miembros en las ramas mayores (pioneros y rutas). No voy a desvelar nada nuevo: el sistema de patrullas no se aplica de forma correcta, y en no muy pocas ocasiones la culpa no es del entorno, ni de las nuevas generaciones…la culpa muchas veces del responsable de aplicar (el liderazgo lo veremos como tóxico 4) el mismo. Continuar leyendo ‘Escultismo tóxico. Activo 3’

Patrullas Libres 5. La Base Taller /Atelier

 

Abrir una Patrulla libre presenta dos desafíos iniciales, el primero de ellos es conseguir la entidad Patrocinante, el segundo un local propio al que denominamos Base- Taller o Atelier. Muchas veces la Entidad Patrocinante es quien proporciona el lugar que la patrulla usará de base o quizás llevará un poco de más tiempo conseguirlo, algunas opciones que podemos encontrar en la zona rural son:

  • Es común en los pueblos donde ya no pasa el ferrocarril que la estación haya quedado administrada por el municipio. Es una posibilidad excelente  gestionarla para su uso
  •     Los galpones de los campos suelen ser espaciosos, si alguno de los miembros de la patrulla dispone de uno puede armarse la base en un sector que no moleste al trabajo rural
  • Las entidades patrocinantes suelen tener espacio que puede ser usado provisionalmente como Base, o terrenos donde se puede construir la propia base taller
  • Las escuelas rurales suelen no tener actividad el fin de semana convirtiéndose en otra posibilidad de lugar en tanto en la comunidades rurales o pequeñas, es común el compartir los espacios
  • Conseguir un terreno que no se use y a préstamo sea con el municipio o los dueños puede ser otra opción para el armado de la base, y una oportunidad para aprender entre todos a trabajar con estructuras ecológicas como el adobe, solicitando el apoyo a padres o la comunidad.
  • En un primer tiempo las casas de los patrulleros pueden convertirse en lugar de reunión mientras se consigue la Base Taller.

Continuar leyendo ‘Patrullas Libres 5. La Base Taller /Atelier’

Patrullas Libres (4) Organización de la Patrulla

     No existe actividad humana que no requiera organización, especialmente cuando se trata de lanzarse a la aventura o acudir a un servicio. Cualquier observador podrá darse cuenta que un grupo de chicas y muchachos ante una situación de este tipo se organiza espontáneamente a partir de liderazgos que surgen en el momento, en quien uno deposita la confianza de resolver tal o cual problema no sin riesgo. No sería la primera vez que un grupo de chicas y muchachos quede perdido en la montaña, alguno sufra un lamentable accidente lo que lo puede llevar incluso a la muerte… o que pretendiendo salvar a alguien en un accidente se lo lastime aún mas ¿por qué sucede eso? No siempre el elegido sabe lo que dice que sabe, y en el momento en que se produce una situación se acude no necesariamente al que más sabe sino al que brinda más confianza. En el Raiderismo utilizamos el sistema de Patrulla porque permite que cada uno se especialice en un área determinada, de forma tal de que si nos perdemos en la montaña quien conoce de cartografía y brújula se oriente en la cartografía para poder retornar, de igual manera si alguien se lastima el que conoce de transporte de heridos y primeros auxilios pueda hacerlo, y si cruzando un río o un arroyo que parece poco profundo alguien que no sabe nadar cae en un pozo, quien conoce de salvamento puede rescatarlo sin sumar un ahogado al que ya se estaba ahogando. Continuar leyendo ‘Patrullas Libres (4) Organización de la Patrulla’

Patrullas Libres (3). Bases de funcionamiento

 



            La Patrulla Libre recibe indicaciones de la Tropa Madre, de su Jefe designado por el  Comisionado  de Distrito que cuenta con el apoyo del Equipo Tutorial de la BPSA. Ella se maneja sola, pero el Guía  de Patrulla no maneja la Patrulla Libre de forma autoritaria, sino que se vale de los siguientes organismos:

  1. El Concejo de la Ley

            Cuando  la Patrulla Libre tiene que tomar una decisión  importante  se debe reunir en un “Consejo de la Ley”: admisión de una promesa, exclusión, objetivos morales y espirituales de la Patrulla para el año, premios y recompensas etc.

            El Concejo de la Ley es conformado por el Dirigente, el Guía de Patrulla y aquellos Raider que estén investidos. De ser posible se realizará incluyendo al Concejo de la Ley de la Tropa Madre. En caso de una Patrulla Libre Aislada deberá participar de forma virtual el Tutor designado por la BPSA. Continuar leyendo ‘Patrullas Libres (3). Bases de funcionamiento’

Patrullas Libres (2). Aspectos formales en la BPSA

(Foto extraidad del Blog del Cept Nro 14 “el ruralito”: campamento realizado por la Escuela de alternancia)

El papel de la Entidad Patrocinante.

            La entidad patrocinante garantiza el acompañamiento de la Patrulla Libre comprometiéndose al seguimiento y la observancia de los aspectos legales y morales que promueve el movimiento scout

            En caso de delegar la responsabilidad en uno de sus miembros, la entidad patrocinante deberá informar los datos correspondientes y la forma de contacto con dicha persona.

            Cuando una Patrulla Libre surge espontáneamente,  formada por muchachos que no tienen vínculos con una entidad patrocinante,  su primer objetivo debe ser siempre encontrarla.

            Lo que caracteriza a la Patrulla Libre además de sus campamentos, es la autonomía casi completa del grupo  Scout  y el grado de responsabilidad de su Guía de Patrulla.

            Lo que les garantiza la posibilidad de funcionar de forma conveniente es el patrocinio de una Tropa que funciona bien y el Equipo de Tutoría. Continuar leyendo ‘Patrullas Libres (2). Aspectos formales en la BPSA’

Patrullas Libres



PATRULLAS  LIBRES  

Ser adolescente y vivir en un contexto desfavorable en una edad donde la apertura al mundo pasa a ser una preocupación es una situación compleja. Si por un lado las chicas y chicos que viven en el ámbito rural tienen deseos de juntarse con otros, la mejor posibilidad es la escuela, lugar que tiene una función distinta aunque la convivencia y la socialización son importantes. Podemos observar diversas situaciones a lo largo y ancho de nuestro país; por un lado tenemos pueblos pequeños donde las ofertas para hacer actividades se centran en algunos clubes y organizaciones tradicionalistas, en las zonas de campo generalmente no se juntan porque no hay motivos para desplazarse a hacer algo con otros, y en algunos sectores marginales a la imposibilidad de desplazamiento y costo de la realización de alguna actividad fuera del barrio, se suma la compleja problemática de la marginalidad.

Continuar leyendo ‘Patrullas Libres’

Escultismo tóxico. Activo 2

Activo 2: el kraal que se “come” al kraal.

Hace unas semanas repasamos quizás el problema vertical del Escultismo, el activo tóxico que está de forma transversal en todos los demás: el tiempo. Hoy vamos a repasar un activo tóxico no menos importante. Puede que el título resulte un poco extraño pero tiene un sentido metafórico: ¿en qué momento el kraal engulle al kraal? Para mí hay una línea muy importante, la línea que diferencia la acción voluntaria Scout y la amistad.

Cuando utilizo el verbo “engullir” me refiero al momento en el que kraal no sabe cuáles son sus funciones, o sí, pero la línea entre el trabajo, la amistad y el paternalismo no dejan que la parcela de decisión para la que tiene que estar preparado este órgano quede  clara, dejando el horizonte del grupo muy difuminado.

Hay que tener en cuenta que nuestro Movimiento desde el punto de vista vivencial y emocional es muy poderoso, pudiendo crear una relación de dependencia importante entre el colectivo Scout y el responsable (voluntario). Las situaciones personales, los vacíos afectivos o la necesidad de amigos puede hacer que una persona voluntaria anule su propia capacidad de decisión. Para esto es muy necesario que el kraal no se envenene a sí mismo creando un límite difuso entre responsabilidad, participación y amistad, que incluso puede hacer que se acentúe metiendo en este activo tóxico un poquito de paternalismo y sobreprotección.

¿A qué me refiero con todo esto?

Me refiero a que en muchas ocasiones hay que tener mucho cuidado en la gestión del grupo Scout (para mí, la primera línea de batalla contra el Escultismo tóxico, me refiero al Grupo Scout). Seguro que en alguna ocasión hemos decidido cualquier cosa en un bar, o en la barbacoa de no sé quién o incluso viendo el espectáculo de nosecuantos. La gestión de un grupo (que es de lo que finalmente estamos hablando) necesita evitar que los adultos-responsables tengan tal carga de trabajo que el nivel de toxicidad negativa sea tan alto que finalmente dejen del Movimiento.

Continuar leyendo ‘Escultismo tóxico. Activo 2’

Escultismo tóxico. Activo 1

Activo 1: ¡No pierdas el tiempo!

Este es quizás uno de los activos más importantes del Movimiento: el tiempo. Por ello es muy importante no hacer que los voluntarios y personas que pertenecen al mismo sientan que se les va de las manos y que toda inversión temporal es en vano. Es decir, el Escultismo pasa de sano a tóxico en el momento en el que piensas: ‘¿pero qué hago yo aquí?’

En el ámbito Scout todos nos quejamos de lo mismo: todos tenemos cosas que hacer y poco tiempo para poder enfrentarnos decentemente a las tareas del movimiento, una situación complicada que nos llevará rápidamente al estrés, la angustia, la tensión física, mental y por qué no…a los conflictos. Si esto te está ocurriendo para: el tóxico Scout ya está dentro de ti. Teniendo en cuenta que sólo vamos a analizar uno de los activos, otro día veremos el que he llamado la “obesidad del Movimiento”, ese engorde pedagógico que no nos está llevando a ningún lado y que sólo hace activar otros problemas interrelacionados. Continuar leyendo ‘Escultismo tóxico. Activo 1’

Escultismo tóxico. A modo de introducción.

Escultismo es una palabra llena de buenas intenciones: felicidad, amistad, hermandad, autoestima, compromiso…pero también puede ser en ciertos ámbitos una palabra llena de elementos tóxicos. Puede resultar raro que un movimiento que pretende basar su visión del mundo en el positivismo, el esfuerzo y la autosuperación pueda convertirse en algo tóxico, pero sí, existen dimensiones tóxicas y por ello intentaré ser lo más analítico posible (sin obviar en ocasiones llegar al sarcasmo y utilizar el humor como arma indispensable para mejorar).

Partamos de una premisa, algo tóxico es: “algo venenoso o que puede causar trastornos o la muerte a consecuencia de las lesiones debidas a un efecto químico”. Aún sin ser veneno, el escultismo recorre las venas impregnando todo nuestro sistema nervioso con distintos tipos de impulso y al mismo tiempo generando desde la amígdala todo tipo de reacciones ante distintas situaciones, es decir, en ocasiones uno puede cabrearse porque se llega tarde a las actividades o simplemente porque fulanito o fulanita no vienen a la acampada de fin de curso y eso supone un mayor desembolso al grupo.

Quiero hacer un retrato de la cara B de este movimiento, pero no quiero nadie piense que es una visión puramente negativista. Simplemente es otra visión más. Es reflexionar sobre esas horas interminables sentados en un Kraal sin horizonte alguno, de choques generacionales entre responsables, de liderazgo explícito e implícito en las riendas de un grupo, o de la angustia de no saber qué hacer justo al aterrizar en el movimiento.

Si a esto le añadimos la velocidad de vida actual, los programas, la metodología, los proyectos (de grupo, asociativos, personales, de rama) y todo aquello que tiene que hacer un Scout para serlo, nos encontramos ante una situación de eustrés, el conocido estrés positivo. Este estrés nos estimula para enfrentarnos a los problemas, saca a flote nuestra creatividad y hace que tomemos iniciativa y respondamos eficientemente a situaciones que así lo requieren. Cuando el combustible de nuestro cuerpo es el estrés positivo nos llena de energía.

Pero igual que en el universo Star Wars existe un lado oscuro, el estrés, la generación de ansiedad, el querer y no poder.
En sucesivos artículos iré desgranando, como si del mejor Risto Mejide se tratase, una serie de acciones encaminadas a terminar con tu grupo. Ese que te acogió y te vio nacer como Scout o se convirtió en tu lugar de migración desde otras entidades u otros grupos.

¿Estás preparado?