Archivo de la Categoría 'educadores'

Somos humanos

Pocas veces lo hago, pero esta vez es una de ellas. Por favor, LEED ESTE TEXTO. No os arrepentiréis.

Somos humanos

Cuando uno lee toda la información y todos los consejos que se facilitan en los múltiples libros, manuales o foros, la sensación que puede quedar a cualquier persona normal es la de:

“¡Madre mía! ¡Yo no soy capaz de hacer todo esto!”

Y es verdad. Si alguien consiguiera de verdad manejar una tropa scout teniendo en cuenta todo lo que se dice o recomienda, tanto él como su tropa serían de otro mundo. Demasiado perfectas para ser terrenales.

Y es que ningún libro puede pretender decir a todos los scouters qué es lo que tiene que hacer en todas las circunstancias que se presentan. Cada tropa es diferente y seguirá siendo así mientras cada muchacho también lo sea. Los protocolos estrictos no tienen cabida en el escultismo. No podemos, y por tanto tampoco deberíamos pretenderlo, conseguir una tropa que funcione como una maquinaria de relojería, donde todo funcione de acuerdo con sencillas directrices. El escultismo es algo muy personal y cada uno debe manejar su tropa de acuerdo con sus propias habilidades y las necesidades de los chicos.

Es necesario dar a los chavales la oportunidad de convertirse en las mejores personas posibles. Sirviendo a vuestros chicos servís también a vuestra comunidad. No obstante conviene no tomarse este hecho demasiado en serio. El escultismo es UN JUEGO y como tal debe ser disfrutado, tanto por los chicos como por los adultos. Debemos abordarlo con un corazón alegre y un paso ligero. Y si llega el momento en el que no disfrutáis de vuestra tarea…DEJADLO. Sin alegría no conseguiréis hacer ningún bien a los chicos, al movimiento…ni a vosotros mismos.

El escultismo tiene una finalidad profunda y perdurable, pero no podemos estar todo el tiempo refiriéndonos a ella ni moralizando. Ni mucho menos dar a conocer a los chicos dicha finalidad encubierta. Los chicos llegan a nosotros buscando emoción y aventura, o por otras muchas razones, pero NUNCA “para hacer el bien” o “porque es bueno”. Nuestra tarea es darles lo que buscan. Nuestro escultismo debe ser tan emocionante y pleno de aventuras como podamos. Sigamos adelante en nuestras locas expediciones con coraje y sentimiento de proeza.

Estad preparados para echar por la borda todas las ideas preconcebidas y reíros con vuestros chavales. Intentad lo inesperado y agarrad al vuelo cualquier posibilidad de practicar escultismo en condiciones poco habituales. Los scouts os seguirán contra viento y marea si les dais oportunidad. El verdadero liderazgo es una cualidad escasa e innata, pero sus características principales pueden ser adquiridas casi por la mayoría de nosotros.

Ofreced a vuestros chicos un ejemplo que valga la pena, el ejemplo de una persona normal y corriente que da lo mejor de sí para hacer una buena labor. Vivid una vida scout con vuestros chavales. Simplemente sed vosotros mismos y poned vuestra experiencia de vida a la disposición de ellos. Ellos no esperan que seáis un “Admirable Crichton” (ya os hablé de ello en otro artículo, se trataba de un mayordomo perfecto, capaz de improvisarlo todo en cualquier circunstancia), sino que una vez que os hayáis ganado su confianza afrontarán cualquier cosa junto a ti.

La vida es muy divertida. Tratadla como si fuese una gran aventura. Pensad que la tropa no es sino una pandilla de amigos que salen de excursión y tú eres el que lleva el mapa. El camino está ahí y muchos otros lo han recorrido antes que tú, pero cada uno la ruta es nueva y cada grupo de chavales son sus pioneros, con todos los retos y los logros frente a ellos.

La aventura os llama y os espera a cada paso, a cada vuelta del camino, incluso en la calle más oscura de vuestra ciudad. Enfrentaos a los avatares del camino, a sus subidas y bajadas, con buen ánimo y disposición. Trabajad, vivid y reíd con vuestros chicos, y sed vosotros mismos.

No siempre es fácil ser natural, pero es la clave del éxito. Aprended de otros pero no los imitéis. Sed lo mejor que podáis pero preservando vuestra propia personalidad. Los chicos son muy buenos detectando la hipocresía y no se dejan engañar por modales pomposos. No tengáis miedo de cometer errores sino que una vez los hayáis cometido estad dispuestos a admitirlo y aprended de ellos. La confianza de los chicos os dará fuerza para corregir vuestros fallos.

También se necesita SIMPLICIDAD. El escultismo comenzó por entusiasmo y debería continuar por ese mismo medio. El verdadero deseo es LO MÁS IMPORTANTE y las reglas y organizaciones vienen después. No busquéis complicar el escultismo u os perderéis en una montaña de detalles. Las normas están para ayudarnos, no para entorpecer.

Os enfrentaréis a trabas y decepciones pero no abandonéis. Habrá veces que parecerá que hacemos pocos progresos. No os preocupéis. Sólo cuando la tropa parece ser de primera clase es cuando hay peligro. Mientras luchemos habrá progreso.

Por otro lado…nunca os deis por satisfechos. Siempre hay algo más que podemos lograr. Quizá no veremos los resultados pues tratamos con jóvenes en pleno desarrollo, pero nosotros estamos sembrando. Nuestro trabajo es la siembra de primavera y el tiempo del verano y de la recogida no es para nosotros. Nosotros debemos continuar, y sembrar y transmitir nuestra semilla. Es la tarea que Dios nos encomendó, con la esperanza de que arraiguen en buen suelo.

Tenéis ante vosotros una dura tarea y sin embargo no existe otra que merezca más la pena de realizar. Deberéis soportar el calor y la carga del día sin recibir ninguna recompensa tangible. Y sin embargo la recompensa os llegará cuando vuestros scouts lleguen a ser adultos. Quizá un día podréis echarles un vistazo y deciros a vosotros mismos:

esa persona es mejor por haberme conocido”.

Cuando os digáis eso sabréis que todo ha merecido verdaderamente la pena.

He elegido este texto para esta semana porque me parece sublime. Está sacado de un pequeño libro escrito por Stanley White y publicado en 1940 por Pearson (sí, sí, el mismo de “Escultismo para muchachos” y un montooooooón de libros scouts), y titulado “Running a Troop” (“Dirigir una Tropa”).

Fue una de las obras de referencia en su época y en él se tratan con detalle cada uno de los aspectos del método a la hora de manejar una tropa scout. En su último capítulo nos obsequia con esta reflexión que comparto plenamente y la cual me pareció interesante traer este foro.

Y a vosotros ¿qué os parece?

La Perspectiva de B-P y las Historias del Jefe Scout

Para despedir esta serie de artículos del fundador he elegido uno que me resulta especialmente importante pues es la base en la que descansa la buena ciudadanía y el ser del  propio escultismo.

Como todos los anteriores está sacado de una selección de escritos del fundador tomados de la revista “The Scouter” y publicados con el nombre de “La Perspectiva de B-P“, de la cual existía una traducción al castellano un tanto confusa. Por ello me propuse realizar una nueva y añadirle una selección de artículos escritos para los muchachos y publicados en inglés con el título “The Chief Scout Yarns“.

Al final de el artículo de hoy encontraréis un enlace para poder descargar el libro en PDF de modo gratuito, tal y como os prometí en el primero de los textos de esta serie.

Espero que disfrutéis de las palabras del viejo Jefe tanto como yo, y que os sirvan para aclarar algunos conceptos.

Y ahora, el artículo

Ética fundamental

“En los Movimientos Scout y Guía solamente ponemos ante los chicos y chicas los más simples fundamentos de la ética y la religión, y después les ayudamos a ponerlos en práctica. Éstos son tan simples y fundamentales que para el crítico superficial el Escultismo parece no prestar atención a la religión.
Y sin embargo el estudioso y el colaborador del Escultismo conocen lo contrario. Continuar leyendo ‘La Perspectiva de B-P y las Historias del Jefe Scout’

¿Qué es el escultismo?

Una semana más os traigo un nuevo artículo del viejo Jefe.

Sé que a muchos la opinión del fundador les resulta trasnochada e inútil, pero a mí me resulta inspiradora. Me sumerge en los mismos orígenes de la idea y me ayuda a captar las intenciones más profundas de nuestro Gran Juego y explicar el por qué de cada cosa.

El de hoy es uno de esos artículos clave, en el que nos explica en qué consiste todo este invento y nos anima a explicarlo a los demás, pues es la única manera de embarcar directa e indirectamente a muchos estamentos sociales en la aventura, y aumenta las posibilidades de éxito de nuestra gran empresa.

¿Qué es el Escultismo?

“Ni el uno por cien de nuestra propia gente lo sabe.
El Escultismo no es algo que pueda enseñarse en conferencias públicas, ni definiéndolo por escrito. Su aplicación exitosa depende completamente de que tanto el formador como el formado capten el espíritu scout. El observador ajeno sólo puede entender lo que significa este espíritu cuando lo ven gobernar, como hace en gran medida, los pensamientos y las acciones de cada uno de los miembros de nuestra hermandad. Continuar leyendo ‘¿Qué es el escultismo?’

¡Llega el campamento!

Pues sí. Para la mayoría de Scouts del hemisferio norte llega el verano y con él vienen nuestros tradicionales campamentos.

Me resulta curioso leer a Baden-Powell y su descripción de un campamento ideal y compararla con lo que la legislación actual (sin duda establecida por personas con muy buena voluntad y escasa idea de lo que es el escultismo), nos permite realizar. Pero no os marearé de entrada con mis puntos de vista, prefiero que dediquéis un minuto a leer al viejo fundador y su ‘perspectiva’:

Acampar

“No hace mucho me enseñaron una muestra de campamento escolar en el que había filas de tiendas de campaña, de tipo cónico, elegantemente plantadas y perfectamente alineadas, con una estupenda carpa grande y un alojamiento para los cocineros bien equipado con una cocina completa.
Había senderos de ladrillo y baños y letrinas de madera, etc.
Todo estaba sumamente bien planificado y construido por el contratista. El responsable que lo organizó simplemente tuvo que pagar una cierta suma de dinero y todo quedó organizado. Fue bastante sencillo y formal.

Mi única queja al respecto fue que aquello no era acampar. Vivir bajo una lona es algo bien diferente a acampar. Cualquier burro, por así decirlo, puede vivir bajo tela formando parte de un rebaño al que se le da todo hecho. Pero para todo el bien que probablemente obtuviese de ello, lo mismo podría quedarse en su casa. Continuar leyendo ‘¡Llega el campamento!’

La religión de los bosques

El artículo de “La Perspectiva de BP” que os traigo esta semana resume a la perfección el pensamiento del viejo Jefe referente a las posibilidades del Escultismo a la hora de educar a los chavales en el plano espiritual y religioso.

Seguro que vosotros lo tenéis claro pero aún así os recomiendo echarle un vistazo, se titula:

La religión de los bosques

“El hombre que ha deambulado por el mundo, el hombre que ha saboreado el peligro y se ha enfrentado a la muerte, de hecho, el que ha vivido la vida en el mejor sentido de la frase, en general es profundamente religioso. Pero su religión no es reconocida por muchos. No es ortodoxa. No ha sido formulada por el hombre, sino que es el resultado natural de su constante comunicación con la Naturaleza.

Probablemente él no podría definirla, porque no tiene doctrina ni rituales.
Ha llegado a apreciar la inmensidad de la Naturaleza próxima a lo infinito y sin embargo bajo unas leyes constantes en toda ella, y se ha dado cuenta que incluso las cosas pequeñas, hasta los gérmenes microscópicos, tienen su función y responsabilidad en el funcionamiento del conjunto.

Continuar leyendo ‘La religión de los bosques’

El escultismo no es una ciencia

El artículo del viejo Jefe que os traigo hoy corresponde al publicado por la revista “The Scouter” en enero de 1931. El comienzo del mismo es una de esas reflexiones utilizadas mil y una veces por aquellos que pensamos que en muchas ocasiones complicamos tanto el juego, que acabamos desvirtuándolo y haciéndolo pesado y aburrido. El artículo completo dice así:

 El Escultismo es un juego, no una ciencia

“Sí, el Escultismo es un juego. Pero a veces me pregunto si, con todos nuestros panfletos, normativas, disquisiciones en “El Scouter”, conferencias y clases de formación para los Comisarios y demás Scouters, etc., no parecerá que estamos haciendo del juego algo demasiado serio.

Es cierto que todas estas cosas son necesarias y que ayudan a los hombres a hacerse una idea del asunto, y a obtener resultados seguros. Pero tienden a crecer en gran medida (como nuestros propios hijos o las propias particularidades) sin que nos demos cuenta, a pesar de ser algo muy patente para aquellos de fuera del movimiento que se tropiezan con ello de repente.

De este modo, esta avalancha de ayudas formativas resulta absolutamente tremenda para más de un Scouter, mientras que para los observadores que nos echan un vistazo antes de saltar a nuestro vórtice debe ser directamente disuasoria en muchos casos. Continuar leyendo ‘El escultismo no es una ciencia’

Una verdad incómoda (3) Leyendas de la infancia

J. M. Barrie playing Neverland with Michael Llewelyn Davies.jpg
J.M. Barrie como el capitán Garfio con Michael Llewelyn Davies como Peter Pan jugando en los Jardines de Kensington. Autor desconocido, posiblemente Sylvia Llewelyn Davieshttp://www.jmbarrie.co.uk, Dominio público, Enlace

“La ilusión de la educación a un proceso de estimulacion
de las capacidades , aspira imaginariamente a obtener una ganancia.
¿qué pretende obtener el adulto cuando se dirige a un niño?.
Trata, precisamente, de conseguir una ganancia imaginaria
no de cumplir un deber.
El adulto pretende recuperar aquella satisfacción narcisista que perdió
debido al hecho de no ser aquello
que supone que los otros esperaban de él”

L. Lajonquiere. Infancia e ilusion (psico) pedagógica

 

¿Qué entendemos como Leyenda de la infancia? Simple… se denomina de esa manera a las teorías y creencias que se presentan como aquellas que “entienden” a la infancia e influyen en las acciones que los adultos llevarán a cabo en el proceso educativo ¿Cómo sería?… sencillo, lo que consideremos infancia tendrá implicancias jurídicas, institucionales, administrativas, sociales y familiares. Existen diversos tipos de Leyendas algunas de ellas son míticas, religiosas, científicas, administrativas, comerciales; ellas se traducirán en políticas, prácticas educativas, publicidad, supuestas “propuestas innovadoras”, etc.

“Nunca Jamás” es el paradigma de las “subjetividades libres” que enamoran a algunos pedagogos y dirigentes. Pero ¿libres de qué?: del Otro y de los otros que pasan a ser actores secundarios en la aventura de cada Ego en tanto la existencia de los mismos, se justifica sólo para el propio placer con escasa regulación.

Continuar leyendo ‘Una verdad incómoda (3) Leyendas de la infancia’

Una verdad Incómoda (2): No hablemos de Educación, sino de aprendizaje.

Tú hiciste de mi vida un cuento para niños en donde naufragios,
pérdidas y diferencias…. son pretextos de ceremonias

Alejandra Pizarnik

¿Por qué no hablar de Educar y sí de aprendizaje? Sencillo. Hablar de Educar implica posicionarse políticamente en tanto que siempre se lo hace desde una práctica social que atraviesa la historia de la humanidad, teniendo desde sus orígenes la formación del hombre o a partir del siglo XIX, del ciudadano. Esto implica que la Cultura establece cuáles son los saberes a transmitir implicando en su selección una operación ideológica, señalando contenidos, despreocupándose de ellos, definiendo qué es la educación y de qué forma se aprende.

Continuar leyendo ‘Una verdad Incómoda (2): No hablemos de Educación, sino de aprendizaje.’

Una verdad incómoda. La renuncia a Educar en el modelo Valleriano

“No existe nada parecido a la desaparición de la infancia,
aunque sí existe la renuncia adulta a intervenir en la educación de los niños”

Estanislao Antelo

niño y árbol

Renunciar a Educar. Eso se pide a los adultos tanto en la escuela como en algunas organizaciones Scouts, afirmando que si lo hacemos ¡realmente educamos! ¿cómo es esto?

El mito del autoengendramiento – reservado a los dioses – que en otros tiempos alimentó al “yo” todopoderoso de la “religión americana”, a Nietzsche en su “voluntad de poder”, a Hitler con la pureza racial; hoy reaparece desde la llamada ciencia al servicio del poder bajo el imperio de una  biopolítica cimentada en el “mito del niño que se crea a sí mismo”, por lo que la labor del adulto nunca podrá ser educarlo sino “facilitarle” el camino a su autocreación casi sin marcas identificatorias (pero no sin marcas, con las del mercado que inunda desde la tecnología a su disposición) y con la menor interferencia posible.

Continuar leyendo ‘Una verdad incómoda. La renuncia a Educar en el modelo Valleriano’

Dar lo que se promete

La semana pasada os volví a dar la tabarra con la importancia del marco simbólico y los pequeños detalles a la hora de crear un espíritu de grupo que haga más atractivo el juego.

Sé que me repito muchas veces y que seguramente parezca “cansino”, pero es que estoy tan convencido de sus bondades a la hora de aumentar el atractivo y la retención de los chavales que todo esfuerzo me parece poco.

Y sí, creo que todo lo que se puede decir sobre estos temas lo he contado con lujo de detalles en los artículos que encadenamos tras el título “Redescubriendo el escultismo“, en los que semana a semana desgranamos todos los elementos esenciales del Gran Juego tal y como se hizo siempre.

Redescubriendo el escultismo.

Hoy, con vuestro permiso, os contaré una historia real. La historia de un grupo scout francés vivida por un Scouter español, nuestro hermano Darzee,  en la que se refleja con claridad la importancia de ver las cosas con los ojos de los chavales.

Continuar leyendo ‘Dar lo que se promete’