Archivo del Autor de Juan J Pérez-Gato legendario

¿Una sociedad pueril? La disciplina

¿Disciplina?… ¡Horror! ¡Alarma!

Parece ser lo primero que viene a la mente de algunos al escuchar la susodicha palabra, como si se tratase del mismísimo mal o de un atentado contra la libertad. Y NO se trata de eso, os lo garantizo.

Sé que muuuuchos  Scouters , especialmente a aquellos que huyen de ese término y prefieren el de educadores, responsables, o monitores (cualquier cosa que no vaya a sonar a escultismo “arcaico”, ¿verdad?), están convencidos de que en el pasado este invento del escultismo tenía unas claras connotaciones militaristas, con desfiles, formaciones y disciplina por doquier, y que  a pesar de que se hiciese con buena voluntad, sólo en tiempos recientes se ha conseguido implantar un modelo educativo adecuado en el Gran Juego.

Pero ya os he contado más veces que eso es una gran falacia y que parte del desconocimiento de la historia del escultismo, especialmente de sus fuentes originales británicas. Si el juego no se jugó adecuadamente en algún momento o lugar, fue simplemente por desconocimiento del método. Sin más.

El principal objetivo del escultismo fue  SIEMPRE educar a los chavales para que fuesen personas de carácter, con fuertes valores y espíritu de servicio y de acción. La idea era mejorar la sociedad mediante el cambio de mentalidad y de actitud de las nuevas generaciones de jóvenes.

Y dentro de ese CARÁCTER nos encontramos precisamente con esa “fatídica palabra”: la disciplina.

Continuar leyendo ‘¿Una sociedad pueril? La disciplina’

Los gustos de los scouts y su reflejo en las especialidades

“El mundo ha cambiado mucho en las últimas décadas y a los chicos de hoy no les atraen las actividades de antaño”.

Esta frase la hemos escuchado infinidad de veces para argumentar nuevos enfoques y actividades dentro del escultismo. Y es cierto que las cosas cambian y que las inquietudes de los chavales no pueden ser las mismas, sobre todo debido al bombardeo audio-visual al que la televisión y las nuevas tecnologías los someten desde pequeños, y que contribuye a conformar sus gustos.

Y sin embargo hay algo en todos los chiquillos que no varía con el tiempo porque lo llevan en el ADN, y es el deseo de descubrir, el ansia de aventura, la imaginación y la necesidad de reconocimiento y del juego socializador. Ya os hablé de ello en este artículo en el que os afirmaba que los chicos han cambiado en esencia menos de lo que nos creemos.

¿Son tan diferentes los chicos de hoy?

Esta parte invariable, que pertenece a la naturaleza humana, es la que aprovecha el método scout para formar a nuestros chicos y que se basa fundamentalmente en ponerles en una situación idónea (en un ambiente “hostil” controlado, que es el medio natural) en la que saquen partido de sus recursos, den lo mejor de sí y les sirva para formar su carácter y su sentido de grupo (desde el que se pasa al espíritu de servicio con facilidad). Y por ello siempre os argumento que en realidad NO son necesarios cambios sustanciales en nuestro esquema de trabajo, el cual ha demostrado su valía a lo largo de tiempos y circunstancias de lo más diversas, incluyendo dos Guerras Mundiales.

Continuar leyendo ‘Los gustos de los scouts y su reflejo en las especialidades’

“Insignia de Madera”: No, no todos los cursos son iguales…

La semana pasada os hablé del curso “Insignia de Madera” que hacen los scouts norteamericanos de los BSA y, como ya os anticipé, hoy seguiremos viendo algunas cosas importantes referentes a esta formación.

Creo que todos estamos de acuerdo en lo importante que es que cada scouter esté lo mejor formado posible. Y NO, desde luego que hacer un montón de cursos no garantiza el éxito, pero en ellos se abordan aspectos que resultan imprescindibles para que los chicos puedan sacar el máximo de su experiencia en el escultismo.

¿Y por qué digo que no garantiza el éxito? Pues porque como vimos en este artículo…

¿Por qué se van nuestros scouts? 4. La falta de buenos scouters

… la conexión con los chicos y con los padres no es algo que se pueda aprender en un curso, aunque sí se puede aprender a prestar atención a determinados aspectos o comportamientos que nos ayudarán en ello.

Formarse bien ES ESENCIAL, especialmente en aquellos grupos en los que hay mucha rotación de dirigentes o en los que los scouters no fueron scouts en su día (evidentemente esa experiencia proporciona ventaja).
Eso sí, me parece imprescindible que el Curso de Insignia de Madera se imparta de la manera adecuada.

Continuar leyendo ‘“Insignia de Madera”: No, no todos los cursos son iguales…’

¿Por qué molestarse en conseguir la “Insignia de Madera”…?

No. No os voy a marear con uno de mis relatos históricos. Todos sabéis qué es la Insignia de Madera, y en este artículo de “La Roca” os conté cómo surgió la idea de los cursos de formación para Scouters y  el programa de aquellos primeros cursos que se impartieron en el mítico Gilwell Park y que dieron lugar a esta insignia.

Lo que os traigo en el artículo de hoy son las respuestas de 25 responsables a una sencilla pregunta: ¿Por qué debería conseguir mi Insignia de Madera?

¿Queréis echar un vistazo?  Pues aquí las tenéis:

  1. El curso de Insignia de Madera es una de las mejores experiencias formativas que he tenido desde que estoy en los scouts.
  2. Coge todo lo que creas saber sobre formación del liderazgo y tíralo por la ventana.
  3. No es sólo una formación en liderazgo. Es formación de la mejor para la vida.
  4. Es la segunda mejor decisión que tomes en los scouts. La primera es involucrarte en ellos.
  5. La mejor formación que jamás recibí. Uso la información tanto en los scouts como en mi trabajo de profesor.
  6. Cuando era scout me preguntaba de dónde salían los grandes Scouters. Ahora lo sé, hicieron el curso de Insignia de Madera.
  7. Abre tus ojos a todas las posibilidades que el escultismo puede ofrecer a los jóvenes.
  8. Al haber realizado el curso siendo Scouter de Manada, ahora sé lo que mis chicos se disfrutarán en el futuro como scouts. Puedo prepararlos mejor para su tiempo en Tropa y puedo ayudar a sus padres a entender por qué hacemos las cosas que hacemos en Lobatos.
  9. Continuar leyendo ‘¿Por qué molestarse en conseguir la “Insignia de Madera”…?’

¡No puedo esperar!

Y yo no me pude resistir.

“¿A qué?”

Pues a traeros al blog esta preciosa obra de Norman Rockwell que lleva por título “Can’t Wait”. En ella podemos ver a un chiquillo inquieto, miembro de la Manada, y que no puede aguantar las ganas de ponerse el uniforme de scout de su hermano mayor.

Ese uniforme de lobato colgado en la silla, la talla del uniforme “prestado” con los zapatones incluídos, la foto de ambos hermanos detrás de todo el cuadro, la mirada del chiquillo al supuesto espejo del lateral… y la del perro a su compañero de juegos…¡me resultan enternecedores!

Me trae a la memoria la estampa de mi propia hermana pequeña colocándose mi uniforme de tropa, y las caras de mis padres sonriendo a la vez que le tomaban una fotografía (con una de aquellas cámaras de carrete y enfoque complicado, claro, je, je).

Continuar leyendo ‘¡No puedo esperar!’

El camino del Águila

“¿Camino del Águila? ¿De qué va esto? ¿Alguna ruta escondida?”

Me temo que NO. En los últimos artículos (como éste) os he hablado sobre los ‘Eagle Scouts’ o Scouts Águilas, el colofón de la progresión scout en los BSA, nuestros hermanos norteamericanos.

Eagles, eagles, eagles¿Y qué más nos da a nosotros? Si nuestro sistema de progresión es distinto?”.

Es verdad. Simplemente os lo traigo porque me resulta muy curioso cómo estos estadounidenses han cambiado tan poquito su sistema de progresión a lo largo de los años. A su lado muchas otras asociaciones parecen dar vueltas y más vueltas en busca de no sé qué panacea universal. Y en ellas podemos incluir a la ‘Scout Association’ británica, que a pesar de ser la cuna del escultismo lleva proponiendo cambios y más cambios desde finales de los años 60 (a los que os apetezca indagar sobre estos cambios os recomiendo la serie de artículos que publicamos en este blog referente a ello).

El caso es que exceptuando el primer año de su existencia, en el que su “Boy Scout Handbook-Original Edition, (1910)” era un refrito entre los textos de Seton y los de B-P (de donde tomaron la progresión inicial británica y la Ley Scout original de 9 artículos), los BSA no han cambiado apenas sus etapas de progresión.

Continuar leyendo ‘El camino del Águila’

¿Tienen prestigio los scouts de tu país?

La semana pasada os traje a ‘La Roca’ el extraordinario caso de 6 chicos que consiguieron la máxima progresión en los scouts estadounidenses, la de ‘Eagle Scout’, después de haber recorrido juntos nada menos que 10 años de escultismo.

“Sí, nos acordamos de esa historia…”

Os acordaréis también que os hablé del mérito que tiene llegar hasta ese escalón… y lo exigente que es. En los EEUU llegar a ser un ‘Eagle no es algo sin importancia.

Cuando uno ojea los blogs de escultismo de ese país se encuentra con multitud de muestras de ello. A estos norteamericanos les gusta mucho poner de ejemplo que tal o cual personaje de éxito fue un ‘Eagle Scout’.

“Ya, ya… sabemos cómo gustan estas cosas en el país de la hamburguesa…”

Sí, pero en este caso simplemente valoran algo que de verdad lo merece.

Sé que la imagen que tenemos muchos de la progresión en los scouts de los BSA se reduce a las típicas fotos de un adolescente con una banda llenita de insignias que más bien parece una capa de las que llevan los tunos y en la que cosen algo de cada sitio por el que pasan.

Continuar leyendo ‘¿Tienen prestigio los scouts de tu país?’

Enganchados al escultismo

Es agradable escuchar historias como la que os traigo hoy.

Porque sé que la mayoría de las veces os mareo un poco ( a veces mucho, je, je) con artículos sobre la manera de usar los recursos, la importancia de motivar a los chicos, de utilizar el marco simbólico para plantear una aventura interesante, de los trucos ‘de toda la vida’ para aumentar la retención de los chavales, de historia del escultismo, etc.

En algunos de esos artículos hemos visto que a pesar de que por nuestro Gran Juego pasan muuuuchos chicos…la verdad es que una gran cantidad de ellos se marcha con cierta rapidez. Por eso llama la atención lo que nos cuenta Bryan Wendell en un blog al que me he referido en otras ocasiones: ‘Bryan on Scouting’.

Y es que este grupo de 6 niños de Indiana (EEUU) es sin duda excepcional. Entraron juntos a la unidad de Tigres (que engloba a chicos 1º y 2º curso de primaria –equivalente a nuestros Castores- en los scouts norteamericanos) en el año 2006. Jacob, Mark, Connor, Brad, Luke y Dillon siguieron su andadura como Lobatos y luego como Scouts en su Tropa: la 307.

No sólo eso, sino que todos ellos fueron superándose y progresando hasta llegar a conseguir el más alto escalón dentro del sistema de los BSA, el de ‘Eagle Scout’.

Continuar leyendo ‘Enganchados al escultismo’

“De tal palo… tal astilla”. ¿Un scout ideal?

Sí. Tal y como os contaba la semana anterior… eso es lo que todos esperaban del hijo del fundador, que fuese un chico y un scout ‘perfecto’… pero las cosas no siempre salen como uno piensa.

Ya vimos que Peter Baden-Powell había sido un niño con muchos problemas, tanto el plano físico como en el intelectual. Y que las expectativas que su padre había depositado en el chico parecían superar ampliamente sus capacidades.

El viejo Jefe hubiese querido que fuese como él: extrovertido, con talento artístico, amante del deporte… y sobre todo que obtuviese buenas calificaciones en primaria y pudiese entrar en su querido instituto de Charterhouse.

Sin embargo, en la escuela primaria, sus profesores sólo podían reconocer que el niño “lo intentaba”, y que parecía necesitar una gran dosis de autoestima para recuperar el retraso de la infancia. Una y otra vez advirtieron a su padre que no esperase demasiado de él, especialmente en cuanto a los deportes. Aquello seguro que fue un golpe para B-P, quien siempre consideró que la fortaleza física y la resistencia eran componentes muy importantes.

“¿Y qué hizo? Porque cuesta creer que el fundador simplemente se resignara…”

Continuar leyendo ‘“De tal palo… tal astilla”. ¿Un scout ideal?’

Unos padres ejemplares

¿Quiénes? ¿O se trata de algunos de esos consejos de manual?”

Pues no.

Ya sabéis lo que me gusta contaros batallitas (¿o creéis que lo de ‘Gato Legendario’ me lo pusieron al azar?, je, je), así que hoy os contaré algo referente a unos padres y unos hijos muy especiales: el matrimonio Baden-Powell y sus retoños. En concreto os hablaré del primogénito: Peter Baden-Powell.

“Una biografía…¡No, por favor!”

Je, je, …. ya  sé que suena a tostón, pero es que… ¿nunca os habéis preguntado qué resultado tuvo el escultismo en el mismísimo hijo del fundador? ¿Cómo sería tener como padre a todo un héroe nacional?

Porque  después de conocer a los personajes, su obra en el Movimiento Scout y Guía, su conocimiento sobre educación de jóvenes y sobre la naturaleza humana, los múltiples escritos del fundador… seguro que  muchos de vosotros podríais pensar que la tarea de la paternidad para ellos sería más sencilla.

Por lo menos yo pensaba así, imaginando que como B-P tenía unas vivencias extraordinarias, un conocimiento enciclopédico del método, y una evidente conexión con los chavales… la vida de aquel niño habría sido maravillosa.

Continuar leyendo ‘Unos padres ejemplares’