Archivo del Autor de Juan J Pérez-Gato legendario

Adivina…

Pues eso: adivinad.

Hace poquito estaba echando un vistazo a un libro de un Scouter de indudable prestigio que escribía lo siguiente:

Primeros Principios

“Es muy bueno brindarle un buen rato a la generación venidera, pero si observamos a nuestro alrededor, y si miramos hacia delante, no podemos dejar de sentir que que se necesita algo más que acostumbrar a los muchachos a disfrutar sin responsabilidad y dándoles todo hecho.

Si “observamos a nuestro alrededor” ¿qué vemos? Guerras, asesinatos, y muertes súbitas, con toda la brutalidad de los tiempos primitivos. Y la religión completamente ignorada por personas que se denominan civilizadas pero que carecen totalmente de auto-control, influenciadas por la opinión de las masas, y sólo dispuestas a ser gobernadas por la fuerza a manos de dictadores.
Todos tenemos en mente suficientes ejemplos en el mundo a nuestro alrededor que nos muestran que lo que se necesita es el carácter adecuado en las personas si queremos una nación libre, pacífica y feliz.”

¿Quién es el autor de estas frases? ¿Lo adivináis?

Continuar leyendo ‘Adivina…’

¿Se marchan los mormones de los Scouts?

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días va a cambiar su relación con los Boy Scouts de América (BSA) a partir del próximo año.

Los mormones, que es como todos conocemos a los miembros de esta Iglesia, han estado ligados a los BSA mucho tiempo (en el 2013 celebraron sus cien años de vinculación) pero han tomado la decisión de distanciarse de los Scouts EN LOS PROGRAMAS CORRESPONDIENTES A LOS MÁS MAYORES.

La noticia es desde luego importante puesto que a pesar de que sólo el 2% de los norteamericanos son mormones, casi el 20% de los Scouts de EEUU pertenecen a esta Iglesia. Y es que la Iglesia automáticamente inscribe a todos los chicos de la congregación como Boy Scouts. Son de largo el mayor colaborador de los Scouts estadounidenses.

“¿Entonces van a dejar de patrocinarlos? ¿Por qué?”

Pues NO. Tal y como os cuento el cambio se producirá en relación a los chicos de 14 años en adelante, que son los que allí participan en los programas Varsity y Venturing, complementarios al programa base que allí lo componen Cub Scouting (Lobatos, desde los 7 a los 11 años) y Boy Scouts (desde los 11 y medio a los 17 y medio aprox.).

Los programas Varsity y Venturing surgieron como una variante flexible del programa tradicional. El primero de ellos se ligó a las distintas Iglesias, de manera que les permitiese desarrollar aspectos propios, y está muy orientado a actividades al aire libre. El segundo trata de llevar el escultismo a los jóvenes de una manera menos rígida. Les propone más actividades y retos de tipo aventura, y les ofrece libertad a la hora de elegir su indumentaria, además de ser co-educativo. En él participan chicos y chicas a partir de los 14 años hasta los 21, que formarán su propia “tripulación”.

“Bueno, pero ¿De cuántos chicos estamos hablando?”

Continuar leyendo ‘¿Se marchan los mormones de los Scouts?’

Dar lo que se promete

La semana pasada os volví a dar la tabarra con la importancia del marco simbólico y los pequeños detalles a la hora de crear un espíritu de grupo que haga más atractivo el juego.

Sé que me repito muchas veces y que seguramente parezca “cansino”, pero es que estoy tan convencido de sus bondades a la hora de aumentar el atractivo y la retención de los chavales que todo esfuerzo me parece poco.

Y sí, creo que todo lo que se puede decir sobre estos temas lo he contado con lujo de detalles en los artículos que encadenamos tras el título “Redescubriendo el escultismo“, en los que semana a semana desgranamos todos los elementos esenciales del Gran Juego tal y como se hizo siempre.

Redescubriendo el escultismo.

Hoy, con vuestro permiso, os contaré una historia real. La historia de un grupo scout francés vivida por un Scouter español, nuestro hermano Darzee,  en la que se refleja con claridad la importancia de ver las cosas con los ojos de los chavales.

Continuar leyendo ‘Dar lo que se promete’

El cebo adecuado

“¿De qué nos va a hablar este hoy? ¿De pesca?”

Je, je, je. Más o menos. De pesca… de chavales. De captación, de la importancia de revestir el Juego de magia y aventura.

Los que me hayáis seguido en otros artículos sabéis que hay una anécdota del fundador que me encanta comentar. Se refiere a su primera conversación con Arthur Pearson (el artífice de la publicación de “Scouting for Boys” y de gran parte de los libros y revistas de escultismo en el Reino Unido de la época). En aquella charla estaban buscando un nombre que resultara de verdad llamativo a los chicos, y BP bromeó diciendo que evidentemente no podían llamarlo “Sociedad para la propagación de los atributos morales”.

El viejo Jefe tenía claro que con el escultismo lo que pretendía era ayudar a formar el carácter y los valores de los chicos…pero que era necesario revestir todo aquello con diversión, emoción y aventura si se quería que realmente los atrajese (de hecho ya existían un montón de asociaciones juveniles en la época que inculcaban valores y estimulaban el compañerismo, la colaboración, la camaradería…como las Boy’s Brigades, los Cadet Corps, la YMCA, los Church Lads’ Brigades, los Muchachos de la Tabla Redonda, etc.).

Sí, pero para eso BP necesitaba algo que se encontrase en lo más profundo de cada chico y que llamara la atención del mayor número posible de ellos. Ese ALGO, unido a la manera de trabajar que había experimentado con un éxito rotundo con sus hombres en el 5º de Dragones, era el marco de los exploradores y los pioneros: los Scouts.

Así que simplemente utilizó aquella magia, aquel ambiente anclado en conocimientos de pueblos ancestrales, de las habilidades que les permiten valerse en los bosques, en triquiñuelas para acechar sin ser visto, orientarse en la naturaleza, etc.

Todo ello despierta la imaginación de los chicos, y no sólo de los de antes: de los de todo tiempo y lugar, porque lo llevan en el ADN de la especie. Os reto a encontrar a un chico al que no le llame la atención… siempre y cuando se le presente de la forma apropiada.

Continuar leyendo ‘El cebo adecuado’

Disciplina y Liderazgo

La semana pasada os mareé un poco tratando de aclarar el concepto de disciplina en el escultismo.

Hoy, para seguir ilustrándolo, os traigo uno de esos artículos que se publicaron en la revista “The Scouter” hace un montón de tiempo (éste figura en una selección de la que ya os he hablado anteriormente y publicada con el nombre de “Scouter’s Digest”).

Porque a pesar de los años transcurridos me parece que en ocasiones es necesario hablar de este tipo de conceptos como el de o Disciplina o el de Liderazgo.

¿En qué consisten? Os invito a echarle un vistazo a algunos extractos del mismo:

Disciplina y Liderazgo

Oh Señor, enséñanos a ser los dueños de nosotros mismos para que podamos ser los sirvientes de los demás

La esencia de la disciplina es el dominio del egoísmo. El servicio verdadero es la esencia del liderazgo. Debemos ser discípulos antes de poder ser maestros.
Debemos aprender, y aprender a seguir, antes de poder guiar.

Y tanto en la disciplina como en el liderazgo, en el aprendizaje como en la enseñanza, el ejemplo es fundamental. Y esto, como bien sabemos todos, es una verdad tanto en el escultismo como en otras facetas de la vida. Si el escultismo ha de ser un modo de vida, el ejemplo correcto de todos nosotros es necesario para lograr ese ideal.

Continuar leyendo ‘Disciplina y Liderazgo’

¿Una sociedad pueril? La disciplina

¿Disciplina?… ¡Horror! ¡Alarma!

Parece ser lo primero que viene a la mente de algunos al escuchar la susodicha palabra, como si se tratase del mismísimo mal o de un atentado contra la libertad. Y NO se trata de eso, os lo garantizo.

Sé que muuuuchos  Scouters , especialmente a aquellos que huyen de ese término y prefieren el de educadores, responsables, o monitores (cualquier cosa que no vaya a sonar a escultismo “arcaico”, ¿verdad?), están convencidos de que en el pasado este invento del escultismo tenía unas claras connotaciones militaristas, con desfiles, formaciones y disciplina por doquier, y que  a pesar de que se hiciese con buena voluntad, sólo en tiempos recientes se ha conseguido implantar un modelo educativo adecuado en el Gran Juego.

Pero ya os he contado más veces que eso es una gran falacia y que parte del desconocimiento de la historia del escultismo, especialmente de sus fuentes originales británicas. Si el juego no se jugó adecuadamente en algún momento o lugar, fue simplemente por desconocimiento del método. Sin más.

El principal objetivo del escultismo fue  SIEMPRE educar a los chavales para que fuesen personas de carácter, con fuertes valores y espíritu de servicio y de acción. La idea era mejorar la sociedad mediante el cambio de mentalidad y de actitud de las nuevas generaciones de jóvenes.

Y dentro de ese CARÁCTER nos encontramos precisamente con esa “fatídica palabra”: la disciplina.

Continuar leyendo ‘¿Una sociedad pueril? La disciplina’

Los gustos de los scouts y su reflejo en las especialidades

“El mundo ha cambiado mucho en las últimas décadas y a los chicos de hoy no les atraen las actividades de antaño”.

Esta frase la hemos escuchado infinidad de veces para argumentar nuevos enfoques y actividades dentro del escultismo. Y es cierto que las cosas cambian y que las inquietudes de los chavales no pueden ser las mismas, sobre todo debido al bombardeo audio-visual al que la televisión y las nuevas tecnologías los someten desde pequeños, y que contribuye a conformar sus gustos.

Y sin embargo hay algo en todos los chiquillos que no varía con el tiempo porque lo llevan en el ADN, y es el deseo de descubrir, el ansia de aventura, la imaginación y la necesidad de reconocimiento y del juego socializador. Ya os hablé de ello en este artículo en el que os afirmaba que los chicos han cambiado en esencia menos de lo que nos creemos.

¿Son tan diferentes los chicos de hoy?

Esta parte invariable, que pertenece a la naturaleza humana, es la que aprovecha el método scout para formar a nuestros chicos y que se basa fundamentalmente en ponerles en una situación idónea (en un ambiente “hostil” controlado, que es el medio natural) en la que saquen partido de sus recursos, den lo mejor de sí y les sirva para formar su carácter y su sentido de grupo (desde el que se pasa al espíritu de servicio con facilidad). Y por ello siempre os argumento que en realidad NO son necesarios cambios sustanciales en nuestro esquema de trabajo, el cual ha demostrado su valía a lo largo de tiempos y circunstancias de lo más diversas, incluyendo dos Guerras Mundiales.

Continuar leyendo ‘Los gustos de los scouts y su reflejo en las especialidades’

“Insignia de Madera”: No, no todos los cursos son iguales…

La semana pasada os hablé del curso “Insignia de Madera” que hacen los scouts norteamericanos de los BSA y, como ya os anticipé, hoy seguiremos viendo algunas cosas importantes referentes a esta formación.

Creo que todos estamos de acuerdo en lo importante que es que cada scouter esté lo mejor formado posible. Y NO, desde luego que hacer un montón de cursos no garantiza el éxito, pero en ellos se abordan aspectos que resultan imprescindibles para que los chicos puedan sacar el máximo de su experiencia en el escultismo.

¿Y por qué digo que no garantiza el éxito? Pues porque como vimos en este artículo…

¿Por qué se van nuestros scouts? 4. La falta de buenos scouters

… la conexión con los chicos y con los padres no es algo que se pueda aprender en un curso, aunque sí se puede aprender a prestar atención a determinados aspectos o comportamientos que nos ayudarán en ello.

Formarse bien ES ESENCIAL, especialmente en aquellos grupos en los que hay mucha rotación de dirigentes o en los que los scouters no fueron scouts en su día (evidentemente esa experiencia proporciona ventaja).
Eso sí, me parece imprescindible que el Curso de Insignia de Madera se imparta de la manera adecuada.

Continuar leyendo ‘“Insignia de Madera”: No, no todos los cursos son iguales…’

¿Por qué molestarse en conseguir la “Insignia de Madera”…?

No. No os voy a marear con uno de mis relatos históricos. Todos sabéis qué es la Insignia de Madera, y en este artículo de “La Roca” os conté cómo surgió la idea de los cursos de formación para Scouters y  el programa de aquellos primeros cursos que se impartieron en el mítico Gilwell Park y que dieron lugar a esta insignia.

Lo que os traigo en el artículo de hoy son las respuestas de 25 responsables a una sencilla pregunta: ¿Por qué debería conseguir mi Insignia de Madera?

¿Queréis echar un vistazo?  Pues aquí las tenéis:

  1. El curso de Insignia de Madera es una de las mejores experiencias formativas que he tenido desde que estoy en los scouts.
  2. Coge todo lo que creas saber sobre formación del liderazgo y tíralo por la ventana.
  3. No es sólo una formación en liderazgo. Es formación de la mejor para la vida.
  4. Es la segunda mejor decisión que tomes en los scouts. La primera es involucrarte en ellos.
  5. La mejor formación que jamás recibí. Uso la información tanto en los scouts como en mi trabajo de profesor.
  6. Cuando era scout me preguntaba de dónde salían los grandes Scouters. Ahora lo sé, hicieron el curso de Insignia de Madera.
  7. Abre tus ojos a todas las posibilidades que el escultismo puede ofrecer a los jóvenes.
  8. Al haber realizado el curso siendo Scouter de Manada, ahora sé lo que mis chicos se disfrutarán en el futuro como scouts. Puedo prepararlos mejor para su tiempo en Tropa y puedo ayudar a sus padres a entender por qué hacemos las cosas que hacemos en Lobatos.
  9. Continuar leyendo ‘¿Por qué molestarse en conseguir la “Insignia de Madera”…?’

¡No puedo esperar!

Y yo no me pude resistir.

“¿A qué?”

Pues a traeros al blog esta preciosa obra de Norman Rockwell que lleva por título “Can’t Wait”. En ella podemos ver a un chiquillo inquieto, miembro de la Manada, y que no puede aguantar las ganas de ponerse el uniforme de scout de su hermano mayor.

Ese uniforme de lobato colgado en la silla, la talla del uniforme “prestado” con los zapatones incluídos, la foto de ambos hermanos detrás de todo el cuadro, la mirada del chiquillo al supuesto espejo del lateral… y la del perro a su compañero de juegos…¡me resultan enternecedores!

Me trae a la memoria la estampa de mi propia hermana pequeña colocándose mi uniforme de tropa, y las caras de mis padres sonriendo a la vez que le tomaban una fotografía (con una de aquellas cámaras de carrete y enfoque complicado, claro, je, je).

Continuar leyendo ‘¡No puedo esperar!’