Archivo del Autor de buho terco

Relatos Scouts Distópicos. El Atelier

Uno a uno fueron entrando a estación Carranza, con dirección al lugar donde estaban montando el Atelier. Gracias a las pulseras para evadir los sensores y visores de la Computadora Central Corporativa habían llevado poco a poco distintos elementos de Ciudad Centro hasta la estación abandonada de Olleros, y por su conexión con el exterior a través de Pepe – el nieto de Manuel – habían conseguido otra serie de objetos. El Atelier se encontraba ubicado en la vieja estación. Con el tiempo había sido provisto de distintos elementos tecnológicos de Ciudad Centro pero también de una Biblioteca en formato de Papel con viejos libros de escultismo, brújulas, sogas y distintas herramientas del siglo XX.  La computadora que poseía el chip entregado por el Bibliotecario permitiendo utilizar una puerta trasera de las supercomputadoras cuánticas para acceder a la información del Sistema sin ser notados, permitía determinadas maniobras que invisibilizaban las escapadas de la Ciudad y con un poco de destreza se accedía a información clasificada de la Corporocracia.
chico con mapa
–          Sacha. ¡Uy! ¡Fui el último en llegar! ¿Prepararon todo para hoy?
Continuar leyendo ‘Relatos Scouts Distópicos. El Atelier’

Los Relatos Scouts Distópicos de Buho Terco. T2: Cegando a Argos

Segunda Temporada de Los Relatos Scouts Distópicos de Buho Terco. Imagen original de Simone Acquaroli,, CC, fuente: Unsplash.com            Un dron geoestacionario ubicado a 5000 metros de altura sobre la muralla de Ciudad Centro tiene un barrido de 12 kms, obstaculizado por edificios o accidentes naturales produciendo una sombra triangular que ciega al ojo del Dron, ensanchándose a medida que nos alejamos del ojo del de la cámara y del punto – obstáculo intermedio.

Cien drones geostacionarios ubicados a 5000 metros de altura sobre la muralla de Ciudad Centro tienen un barrido de 12 Kms obstaculizado por edificios o accidentes naturales produciendo una sombra triangular que ciega al ojo de la cámara de cada uno de los Drones, ensanchándose a medida que nos alejamos de los drones y los puntos obstáculos intermedios.

Si trazamos cien líneas con la proyección de barrido de todos los drones, de un lado a otro de la Ciudad, podemos establecer los puntos de obstáculo y los triángulos de oscuridad que se genera en cada uno de ellos. Aplicando la teoría de conjuntos podremos determinar a partir de los puntos de intersección de las distintas “sombras” proyectadas, cuáles son los puntos ciegos. Errar en el cálculo implica inevitablemente ser vistos y de acuerdo a lo que el sistema Argos detecte en poco tiempo Drones móviles se harán presentes a los efectos de inmovilizar a una persona o disuadir una actividad que involucre a varias y que sea considerada peligrosa.
Continuar leyendo ‘Los Relatos Scouts Distópicos de Buho Terco. T2: Cegando a Argos’

El guía de patrulla NO es un acompañante terapéutico

Si bien esta combinación de palabras no existe, podríamos denominar Furor integrandis  al deseo de los dirigentes de incluir e integrar niños y jóvenes con discapacidad sin tener formación en el tema, corriendo riesgos innecesarios y exponiendo a los niños y jóvenes a situaciones complejas a partir de la suposición que el método scout es tan maravilloso que no precisa de la intervención del adulto, salvo honrosas excepciones.

No etiquetar a los niños no significa ignorar las dificultades.

Soy parte como muchos de los que trabajamos en el tema, de estar en contra del etiquetado de los niños por diversos motivos que no vienen al caso, pero esta posición en ningún momento implica la negación de la existencia de los problemas de subjetivación que atraviesan los niños en la infancia, que en otras épocas implicaba la nula actividad con el resto de los chicos.
Continuar leyendo ‘El guía de patrulla NO es un acompañante terapéutico’

Una verdad incómoda (3) Leyendas de la infancia

J. M. Barrie playing Neverland with Michael Llewelyn Davies.jpg
J.M. Barrie como el capitán Garfio con Michael Llewelyn Davies como Peter Pan jugando en los Jardines de Kensington. Autor desconocido, posiblemente Sylvia Llewelyn Davieshttp://www.jmbarrie.co.uk, Dominio público, Enlace

“La ilusión de la educación a un proceso de estimulacion
de las capacidades , aspira imaginariamente a obtener una ganancia.
¿qué pretende obtener el adulto cuando se dirige a un niño?.
Trata, precisamente, de conseguir una ganancia imaginaria
no de cumplir un deber.
El adulto pretende recuperar aquella satisfacción narcisista que perdió
debido al hecho de no ser aquello
que supone que los otros esperaban de él”

L. Lajonquiere. Infancia e ilusion (psico) pedagógica

 

¿Qué entendemos como Leyenda de la infancia? Simple… se denomina de esa manera a las teorías y creencias que se presentan como aquellas que “entienden” a la infancia e influyen en las acciones que los adultos llevarán a cabo en el proceso educativo ¿Cómo sería?… sencillo, lo que consideremos infancia tendrá implicancias jurídicas, institucionales, administrativas, sociales y familiares. Existen diversos tipos de Leyendas algunas de ellas son míticas, religiosas, científicas, administrativas, comerciales; ellas se traducirán en políticas, prácticas educativas, publicidad, supuestas “propuestas innovadoras”, etc.

“Nunca Jamás” es el paradigma de las “subjetividades libres” que enamoran a algunos pedagogos y dirigentes. Pero ¿libres de qué?: del Otro y de los otros que pasan a ser actores secundarios en la aventura de cada Ego en tanto la existencia de los mismos, se justifica sólo para el propio placer con escasa regulación.

Continuar leyendo ‘Una verdad incómoda (3) Leyendas de la infancia’

Una verdad Incómoda (2): No hablemos de Educación, sino de aprendizaje.

Tú hiciste de mi vida un cuento para niños en donde naufragios,
pérdidas y diferencias…. son pretextos de ceremonias

Alejandra Pizarnik

¿Por qué no hablar de Educar y sí de aprendizaje? Sencillo. Hablar de Educar implica posicionarse políticamente en tanto que siempre se lo hace desde una práctica social que atraviesa la historia de la humanidad, teniendo desde sus orígenes la formación del hombre o a partir del siglo XIX, del ciudadano. Esto implica que la Cultura establece cuáles son los saberes a transmitir implicando en su selección una operación ideológica, señalando contenidos, despreocupándose de ellos, definiendo qué es la educación y de qué forma se aprende.

Continuar leyendo ‘Una verdad Incómoda (2): No hablemos de Educación, sino de aprendizaje.’

Una verdad incómoda. La renuncia a Educar en el modelo Valleriano

“No existe nada parecido a la desaparición de la infancia,
aunque sí existe la renuncia adulta a intervenir en la educación de los niños”

Estanislao Antelo

niño y árbol

Renunciar a Educar. Eso se pide a los adultos tanto en la escuela como en algunas organizaciones Scouts, afirmando que si lo hacemos ¡realmente educamos! ¿cómo es esto?

El mito del autoengendramiento – reservado a los dioses – que en otros tiempos alimentó al “yo” todopoderoso de la “religión americana”, a Nietzsche en su “voluntad de poder”, a Hitler con la pureza racial; hoy reaparece desde la llamada ciencia al servicio del poder bajo el imperio de una  biopolítica cimentada en el “mito del niño que se crea a sí mismo”, por lo que la labor del adulto nunca podrá ser educarlo sino “facilitarle” el camino a su autocreación casi sin marcas identificatorias (pero no sin marcas, con las del mercado que inunda desde la tecnología a su disposición) y con la menor interferencia posible.

Continuar leyendo ‘Una verdad incómoda. La renuncia a Educar en el modelo Valleriano’

El Congreso Rover. Espacio de transformación social

Lautaro y sus compañeros llegaron a Sierra de la Ventana lugar donde se realizaría el I Congreso Nacional Rover luego de muchos años. La experiencia de encuentro sería distinta, al menos para los dirigentes viejos que lo largo de las décadas habían perdido la referencia de para qué se hace un Congreso. Lo sucedido no era casual ya que por distintas circunstancias socio-políticas como la Dictadura Cívico-militar que había tomado el poder y había diezmado una generación de jóvenes de los cuales muchos habían sido scouts, no había sido sin consecuencias para los Programas Asociativos que buscaron disminuir el compromiso social de sus miembros.

Luego de llegar al lugar, un hermoso camping que se encuentra justo frente a la Iglesia de Villa La Arcadia, después de anotarse se dirigieron hasta el salón donde se realizarían dos de las tres grandes actividades: La muestra y el Congreso. La organización del evento les habían solicitado preparar un póster con alguna acción realizada por el Clan que consideraran sería bueno compartir con los demás Rovers. Ellos habían decidido mostrar el “Banco de Medicamentos del barrio Tierras Argentinas”, asentamiento que había surgido a partir de la nueva “conurbanización” de la ciudad de Bahía Blanca.

Continuar leyendo ‘El Congreso Rover. Espacio de transformación social’

¿Quién marca la agenda de los Rovers?

Vivimos en un mundo que se caracteriza por su complejidad, en especial en estos tiempos donde la tecnología está en el cénit de la civilización. El escultismo debe redoblar su sencillez en el encuentro con lo cotidiano, con su comunidad, con las comunidades.

Varias veces hemos escuchado en nuestro país, Argentina, que un diario le “marca la agenda al gobierno”, que la Televisión es capaz de generar una enorme campaña de inseguridad como velar la inseguridad real, que a partir de un hecho de corrupción un gobierno pasa a ser todo corrupto, y que otro que rebalsa de actos de corrupción son “errores de carga”.

Si los medios de comunicación tienen tanto poder sobre cada uno de nosotros ¿qué pensar de los jóvenes que viven conectados consumiendo “información” donde ya no importa si es verdadera o no? A eso se lo denominó Posverdad y quiere decir más o menos que no importa si lo que se dice tiene asidero o no en la realidad, sino que es verdadero en tanto despierta emoción, empatía y como tal lo convierte en certidumbre. Quien maneja los medios o las palabras para provocar esa emoción en el otro, es capaz de producir en el otro esa verdad-mentirosa que se vive como cierta.

Continuar leyendo ‘¿Quién marca la agenda de los Rovers?’

Haditas. Niñez y femineidad

Indagar en los cuentos es una función que nos compete especialmente cuando son el marco místico o simbólico de una rama. Los cuentos demuestran su efectividad en tanto pasan los años y siguen existiendo, los seguimos relatando por más terribles que ellos parezcan según la interpretación que realiza el adulto.

En los cuentos que expresan la construcción de la femineidad siempre está presente el horror, sino repasen Caperucita, Cenicienta, Blancanieves, etc. Los mismos han sido “suavizados” a lo largo de la historia porque los mitos originales (de donde parten) aún son más aterradores, no solo en occidente sino en las diferentes culturas.

brownies

La femineidad siempre escapa a un modelo de identificación y a veces esto suele ser angustiante para las mujeres que en algunas culturas orientales pagan con su cuerpo y dolor el establecimiento de “atributo de lo femenino” en el pie pequeño, siendo la experiencia cultura de amoldarse a ese modelo muy dolorosa para las niñas quienes padecerán la rotura de sus huesos realizada a los fines de este criterio social de belleza y femineidad.

A diferencia de los varones que generalmente están atravesados por el tener, la  femineidad apunta al Ser y su envoltura es la Imagen, por eso en este punto las feministas no se equivocan cuando dicen “la mujer no es eso”… pero tampoco podrán decir qué es una mujer, en tanto que mientras los hombres entran dentro de un universal, ellas siempre son una por una. La mujer en un punto está atravesada por las mismas cuestiones que los hombres, pero algo las excede… a ello le damos el nombre de femineidad.

Continuar leyendo ‘Haditas. Niñez y femineidad’

Vallerianas: jugar a ser o la orientación del deseo

“Yo fui educado por padres que eran analfabetos”

José Saramago

         Una de las cosas que observo espontáneamente es el juego de los niños, no debo ser el único, varios encontramos placer en ello, como si nos remitiéramos a los buenos momentos de nuestra propia niñez tal como lo señala el poema de Mario Benedetti, donde caemos en la trampa de la “inocencia de la infancia” perfeccionando o inventando nuestros propios recuerdos.

En mi trabajo con profesionales y técnicos de distintas instituciones que trabajan con “discapacidad mental” siempre propicio que algo del juego se instale  con los niños, no por caer en la trampa del “pedagogo” a la que se refiere Benedetti sino como forma de trabajo para que alguien preso de un automatismo y que decide no comunicarse, pueda esbozar un Otro para jugar, crear un espacio intermedio que permita establecer un lazo social.

Continuar leyendo ‘Vallerianas: jugar a ser o la orientación del deseo’