Archivos del Mes para enero, 2020

El uniforme: orgullo e identidad

Esta semana os traigo de nuevo otro de los artículos publicado por nuestro hermano de México Mario Antonio Calderón de la Rosa en su blog Tlahtopil.

El de la uniformidad es un tema que ya hemos tocado en multitud de ocasiones en este espacio. De hecho un servidor llegó a publicar una serie de artículos específicos referentes a su origen, evolución y utilidad. Sin embargo me pareció que la perspectiva de nuestro hermano Mario iba un poco más allá de lo que se había desarrollado en los mismos y por ello le solicité permiso para publicarlo en este espacio, así que aquí lo tenéis:

“En el uniforme no sólo se puede leer la pertenencia, procedencia, méritos, antigüedad y cargo de quien lo porta: también el grado de corrección con que viste y de pulcritud con que se presenta, comunica la medida de su orgullo institucional, espíritu de cuerpo e integridad moral.

Es discurso viejo ése de «como te ven, te tratan», y como todo lo viejo, suele sufrir el desprecio de los jóvenes… Hasta que éstos topan con su meridiana verdad, frustrados y molestos por someter su bisoñez y soberbia a la sabiduría y autoridad de los mayores.

El problema está en que, al pedirle que se atavíe y apersone con el mínimo decoro que la etiqueta señala, el joven promedio se siente obligado a «parecer» «respetable» ante «los grandes», es decir, «lejano», cuando lo que desea es ‘mostrarse’ a ‘sus iguales’ como ‘afectuoso’ y ‘cercano’. Es comprensible que sienta asco ante la hipocresía de «disfrazarse» como alguien que no es, que no cree ser, que no quiere ser, o que reniega de ser, pues le hemos transmitido un concepto erróneo de la adultez. Continuar leyendo ‘El uniforme: orgullo e identidad’

Roverismo: la construcción del proyecto vital

El Roverismo como ruptura de la cotidianeidad

            Es interesante escuchar las respuestas que brindan los Rovers cuando se les pregunta por sus vidas y comentan su rutina, y con ella cierto aburrimiento derivado de la repetición de lo cotidiano. Cuando comienzan a hablarnos expresan sus vivencias habituales y comparten con nosotros – sin darse cuenta – las distintas determinaciones existenciales en tanto la vida misma es una praxis social donde cada uno de nosotros construye un modo de vida predominante, inmerso en las condiciones del contexto social, natural, material y espiritual.

En las expresiones encontraremos lo que se considera “el sentido común” pudiendo definirse en función de que los sentidos que nos habitan se producen por la interrelación con la vida familiar, comunitaria e institucional, en los grupos informales los que conforman un conjunto de valores, normas sociales y creenciasen los cuales encontramos sentidos para la vida apuntando a la construcción de alguna respuesta posible a la pregunta ¿Quién soy yo?

            El curso de la vida rutinaria es el lugar donde los jóvenes incorporan conceptos, afirmaciones, prejuicios por los cuales establecerán juicios sobre la realidad, sesgados en tanto el campo interpretativo de la misma encuentra sus determinaciones en los grupos con quienes se comparte el contexto vital. Si a esto le agregamos la ampliación que provocan las redes sociales y los modos de conformación de los grupos dentro de ellas, es un observable que generalmente los contactos se con “iguales” (narcisistas), bloqueando o la eliminndo o borrando aquello que pone en entredicho la valoración social común del grupo de pertenencia. En ese sentido la red social virtual puede aparecer como una especie de ampliación del propio Yo donde se rechaza lo diferente, lo que es distinto-de-mi, la otredad.

            De esta manera los jóvenes conforman su mundo de valores pero ¿Qué sería un valor? Para explicarlo de forma sencilla podemos decir que se trata del significado que se atribuye a los objetos, distintas situaciones de la sociedad y del contexto en el que se vivimos, constituyéndose como modo o estilo de vida de las relaciones cotidianas. Las Orientaciones valorales son estables conformando lo que Baden Powell entendía como Carácter, la producción de cambios en su estructura no es cosa sencilla siendo territorio en disputa con la potencia de los medios de comunicación y  de las redes sociales (infoesfera) ya no tan libres como en otros tiempos, que entre sus objetivos buscan operar sobre la formación de significaciones y sentidos a partir de los objetivos de los distintos intereses económicos y políticos, de allí que nos hallamos en el tiempo de la posverdad, los trolls, influencers y Cambridge Analityca direccionando el voto de los electorados dentro del mundo que llamamos “democrático”

            El escultismo ofrece a sus miembros la adhesión voluntaria a un Orientación Valoral Común sintetizada en los Principios, las Virtudes y la Ley Scout, reforzada en el Roverismo por la Carta de Clan abarcando los distintos aspectos de la vida de la comunidad.

Si nos preguntáramos ¿Cuándo se comienza a formar el carácter? La respuesta es sencilla…con la formulación de la promesa scout y en el caso del Rover su Investidura.

Antes de la formulación de la promesa o la investidura el joven se encuentra en el terreno de cierto relativismo que lleva cualquier debate a la discusión porque no se parte de una visión del mundo y la vida común, por lo tanto no existe un punto de amarre que permita la intervención del Jefe de Clan y del Clan a la hora de debatir sobre temas que se relacionan a los valores que se desprenden de la ley y que utilizamos para Ver y Juzgar lo cotidiano. La libre adhesión y su cristalización en la formulación de la promesa siendo la comunidad testigo del compromiso y corresponsable de su cumplimiento habilita a intervenir en el diálogo que apunta a desarrollar el carácter.

            El concepto de “Comunidad Subsidiaria” de MD Forestier apunta a señalar que es posible el acompañamiento en tanto existe un sentimiento de “solidaridad de destino que funda la camaradería y preludia el nacimiento de la amistad. Sienten que seguirán en la ruta juntos, que volverán a encontrarse por los caminos de la vida, y no se les dice bastante lo cierto que es esto” conforman una comunidad de destino donde, con una misma esperanza, se prepara una fuerza aunada para la acción ulterior”.  

El scout o en este caso el Rover, se compromete a vivir acorde a los valores que el movimiento le propone y por eso la comunidad interviene, entendiéndose de esta manera el sentido de la prohibición al voto de quienes aún no han formulado su promesa, ya que la pertenencia a la comunidad se cristaliza en la promesa scout. 

            El trabajo del Clan y del Rover se basa en la ruptura de la cotidianeidad, única posibilidad para que un sujeto pueda poner en tensión el modo de vida cotidiano, con la orientación que ha decidido para direccionar su vida. El Clan Rover se constituye en primer lugar como espacio común que apunta a ser el eje de los otros espacios ¿cómo es esto? Si los rayos de una rueda son las distintas dimensiones de la vida, de los grupos y lugares en los que participa el joven, la Ruta pretende que esa rueda gire sobre el eje constituido por los valores que determinan un estilo de vida.

            ¿Por qué hablamos de ruptura? ¿Qué se rompe? El método scout por medio de la aventura de la vida al aire libre y el servicio al romper con la cotidianeidad, instituye una temporalidad distinta vivida con alta intensidad. Cualquiera que haya sido scout pueden dar fe de cómo los tiempos de lo cotidiano se van articulando con los tiempos del escultismo desplazándose el centro existencial del sujeto… la espera del sábado, de cada actividad, la vida de campamento, el servicio; son muestras de como el deseocomienza a direccionarse a “los scouts”, de allí la metáfora del eje y la rueda.

Las experiencias en el movimiento scout pasan a ser la fuente principal que incide sobre las actitudes del joven en tanto será a partir de la Ley Scout y la Carta del Clan que comenzará a Orientarse en los Valores del escultismode una manera singular -no es para todos lo mismo, cada uno encarna los valores de modo diferencial- objetivándose dichos cambios en la vida cotidiana y no al revés.

            ¿Por qué sucedería esto? El escultismo es una práctica social en la que uno de sus aspectos es la práctica educativa. En tanto praxis lo que suceda dentro de la comunidad permite la formación de sentidos en lo personal y grupal constituyendose como anticipación de las acciones que surgirán de la experiencia de trabajo, y la realización de las acciones pasarán serán causa de felicidad para el joven en tanto puede estar a la altura de aquello que anticipa en sus proyectos, lo que implica vivir prácticamente su compromiso. 

Este es un punto muy importante en la división que Forestier estableciera entre el escultismo realista y el parlamentarista, en tanto si no hay acción no hay práctica del escultismo, de allí que el escultismo parlamentario se asemeje a la escuela donde los jóvenes debaten generalmente en función de los temas que se exponen en los medios de comunicación o que se instauran a partir de la red virtual ¡y son traídos por ellos mismos, no de su experiencia!

Se instala la paradoja de parlamentar sobre un tema aunque nada de ello les concierna o tenga que ver con su experiencia cotidiana, encontrándonos de esta manera con un sistema de pensamiento desamarrado del cuerpoalienado que alienta la construcción de una doble moral donde lo que se dice no se encuentra asentado en la propia vivencia ni implica acciones concretas de compromiso y cambien su cotidianeidad o en la comunidad de pertenencia. En esta doble moral los jóvenes opinan una cosa y hacen otra, como por ejemplo el apoyar políticamente valores contrarios a los que dicen encarnar.

La Travesía Rover / el descubrimiento como ruptura

            Anteriormente realizamos una presentación de lo que entendemos como Travesía Rover / descubrimiento clasificando algunas de ellas solo a título informativo.

            ¿De qué manera constituyen una ruptura?

            En primer lugar, se produce por fuera de la temporalidad de lo cotidiano; en ese sentido asume la forma de la aventura creando una temporalidad distinta, épica. Si los contextos son determinantes, para los Rovers el cambio de contexto y la salida al encuentro con el otro distinto se convierte en una posibilidad de experiencia novedosa, de allí que las vivencias de extraterritorialidad y extrañeza al dirigirnos hacia lo diverso nos ponen en contacto con otros sistemas que constituyen distintos sentidos.

Generalmente cuando el escultismo parlamentario se dirige a los otros lo hace desde una perspectiva culturalista – turística que no ahonda sobre los determinantes materiales y sociales que inciden en las comunidades produciendo los discursos culturales y grupales; en cambio desde la perspectiva del escultismo realista, el encuentro con el otro es algo serio. La perspectiva crítica nos exige una posición distinta en el momento de VER.

Podría decirse que en ambos casos existe experiencia, la diferencia es que en el Roverismo realista buscamos construir sentido de la experiencia vivida en tanto nos sentimos concernidos y convocados por ella. En el Roverismo realista se invita al joven a salir de la trampa de la ternura y comprensión cultural como reacción de autodefensa que obtura la posibilidad de capitalizar la experiencia. Es en el encuentro con el otro, la conversación y el conocimiento del modo de vida donde el Equipo o Clan Rover tiene la posibilitad de realizar un análisis crítico que permita adentrarse en los determinantes materiales y sociales de las comunidades por las que transita la travesía… lus sistemas de creencias, prácticas sociales y reflexiones, la relación con lo global; todo aquello que producto del encuentro impactará en su propio modo de vida invitándolo a la reflexión.

            Si bien la Travesía es una actividad transversal a todas las etapas del Roverismo, son los Escuderos que, al realizar una experiencia novedosa de encuentro profundo con los otros, requieren mayor acompañamiento de los caballerosy el Jefe de Clan con respecto a la transmisión de herramientas para indagar y problematizarla realidad y herramientas de comunicación humana, sensibilidad social yrelaciones éticas con el otro. Todo esto se hace necesario de forma tal de no correr el riesgo de realizar “turismo cultural” que de por sí no tiene nada de malo, pero no cumple con los objetivos del Programa Rover.

            Si en la travesía / descubrimiento vamos logrando nuestro cometido, la experiencia de los Rovers será de pleno sentido ( lo que muchas veces describimos como mística) en tanto los jóvenes sienten que en esos momentos ellos pueden encarnar la Orientación Valoral expresada en la Ley, la promesa y la Carta de Clan. Si la travesía / descubrimiento lo vivido dejará profundas huellas en sus protagonistas que consideramos lo “educativo” de la experiencia y que no se borra por juegos de palabras porque está marcado en el cuerpo mismo de cada uno de los Rovers.

El campamento en soledad como ruptura de la cotidianeidad

            No hay dudas de que el campamento en soledad opera como ruptura de la cotidianeidad. Desde tiempos inmemoriales el hombre elige el apartarse de los otros para realizar experiencias de encuentro personal o con lo trascendente. Un Rover acampa antes de realizar su Investidura, y cada vez que lo necesita personalmente, como el montero Rover que armara su tienda en el jardín de la casa de campo de Baden Powell.

            Desde su preparación el Rover comienza una tarea de desprendimiento de aquello que es innecesario para la Buena Vida en tanto la frugalidad atravesará la experiencia de principio a fin. Como los grandes peregrinajes de otras épocas (por ejemplo, el camino de Santiago) o las experiencias originadas en el escultismo pero desarrolladas fuera de él como el Goum de Michel Menú; el cargar con sólo lo necesario en la mochila aliviana nuestro viaje siendo una práctica de despojarse de lo innecesario para la vida, generalmente ligado a lo que denominamos “consumismo. La sola imposibilidad del uso del celular y distintos elementos tecnológicos coloca al Rover en una tensión necesaria para poder desalienarse del objeto tecnológico y comenzar a descubrir que la felicidad no se encuentra en los objetos que el mercado nos plantea como “necesarios”.

Si a esto le sumamos el menú sencillo, la acampada y todo aquello que es típico de un campamento nos encontramos con la creación de un escenario propicio donde el Rover encuentre en el ascetismo y la abnegación propiciadas por la experiencia otras dimensiones más satisfactorias y enriquecedoras producto del encuentro consigo mismo en la marcha, la acampada y la reflexión personal.

            Es en el campamento en Soledad donde el Rover podrá reflexionar previamente a su Investidura o hacer uso de este con el objeto de reflexionar sobre sí mismo desde una posición que no apunte a reforzar el Ego conformado por las interacciones intersubjetivas cotidiana (su modo de vida) sino por las condiciones materiales y socioculturales que marcan su existencia. Es en ese sentido que en el campamento en Soledad trabajará sobre los distintos pares axiológicos que señala D’Ángelo[1]

HedonismoAscetismo
EgocentrismoSociocentrismo
autonomíaconformismo
esfuerzoPasividad, resignación
compromisoIndolencia, desidia
rutinacreatividad
cotidianeidadtrascendencia
materialespiritual
utilitarismoCooperación

            Junto a la relación de tensión en los distintos pares axiológicos y en relación con el compromiso asumido de vivencia de la Ley y la Carta del Clan, el Rover podrá reflexionar sobre sí mismo y las distintas situaciones vividas tomando conciencia de su posición ética en tanto de lo que se trata es de cómo vivimos, cómo queremos vivir y qué sentido le damos a nuestras acciones cotidianas. Indudablemente el Campamento en Soledad en conjunto con la travesía y el servicio Rover pasan a ser los pilares para la construcción de un Proyecto de vida.


[1] Ovidio D´Angelo Hernández. Biblioteca FLACSO, “Autorealización personal y espiritualidad en las condiciones complejas de la sociedad contemporánea”

“No existe un solo muchacho realmente malo”… ¿todo el mundo es bueno?

¿Os suena esto verdad?

Esta frase ya os la traje a este espacio cuando os hablé del Padre Flanagan y su “Ciudad de los Muchachos”. El famoso (por la serie de películas que inspiraría) sacerdote irlandés estaba convencido de que la delincuencia infantil y juvenil procedía principalmente de una educación y un ambiente deficientes en amor, ejemplo, y especialmente en responsabilidades, y que la práctica del autogobierno de los mismos (que se llevaba a cabo en sus “Ciudades de Muchachos”), les otorgaría esa responsabilidad capaz de reconducir su carácter, su personalidad.

La ‘Granja Scout’ y la Ciudad de los Muchachos

Pues bien, el otro día, en una página Scout de facebook, me volví a topar con una idea similar. En ella se posteaba una frase que afirmaba que ningún niño tiene malicia, que esta se aprende de los adultos.

No pude evitar dejar mi opinión al respecto, y como me pareció un tema interesante os lo presento hoy aquí.

“Pues a nosotros nos parece muy correcta esa afirmación. ¿Es que no es cierto que los chicos son esencialmente buenos y toman lo malo de los adultos y su entorno?” Continuar leyendo ‘“No existe un solo muchacho realmente malo”… ¿todo el mundo es bueno?’

El proyecto Rover

El Roverismo es una práctica del escultismo que se basa en la realización de distintos Proyectos, generalmente de Servicio. Desde el ingreso a la rama el Rover puede participar en un Equipo Fijo que generalmente se ordena a partir de un Servicio Social determinado, en Equipos Transitorios generalmente orientados a partir de un Servicio Rover específico o en un Servicio de Clan decidido por la Asamblea donde todos los miembros están involucrados.

Mediante la participación y el desarrollo de la progresión va adquiriendo conocimientos para diseñar y ejecutar Proyectos, lo que se cristaliza en la obtención de las Insignias y en el pasaje de Rover Escudero a Rover Caballero. A partir del aprender – haciendo adquiere experticia para obtener las Insignias que lo habilitan a diseñar y ejecutar Proyectos personalmente o a partir de un Equipo transitorio que al constituirse lo tendrá como Rover Piloto (compañero).

El tipo de Roverismo que realizamos, siguiendo las indicaciones de MD Forestier, se trata de  una práctica realista a diferencia de una parlamentarista. En el Roverismo realista se parte de Ver y Juzgar una determinada situación para Actuar sobre la misma lo que implica una tarea concreta en el sentido de establecer una diferencia ante la situación planteada que se convierte en diagnóstico; en el caso del Roverismo parlamentarista el Actuar no está asegurado en tanto se trata de una práctica centrada en el Ver y el Juzgar lo que suele convertir la situación en un ejercicio intelectual con visos de escolarización del escultismo, de allí su caracterización como “parlamentario”.

Los proyectos Rovers no son la planificación de la rama, pero forman parte de ella en tanto los Organismos participan en la aprobación de los mismos, la Carta de Clan brinda orientaciones y establece las pautas que deben cumplirse para que un proyecto pueda ser presentado y aceptado; finalmente todos ellos serán articulados dentro de la Planificación general de la rama

Conviene diferenciar distintos Proyectos con los que nos podemos encontrar en la rama, ya que si bien podremos utilizar esquemas generales para su desarrollo cada uno de ellos tiene características distintas. Nombraremos en primer lugar las Travesías, que como explicamos con anterioridad pueden ser de exploración, salud comunitaria, promoción comunitaria, etc.

Gran parte de ellas combina la aventura Rover con el Servicio, sea que algunas de ellas funciones como descubrimiento (tiempo de ver) previo a definir acciones a realizar, o como cristalización de distintas acciones en un tiempo acotado. El Servicio Rover también debe proyectar sean estos para la ayuda /asistencia de la comunidad, o en función del desarrollo de esta. El Servicio Social también debe Proyectarse máxime teniendo en cuenta que generalmente lo realiza un equipo permanente lo que exige una planificación minuciosa y secuenciada en el tiempo.

Quien transita la rama Rover tiene que aprender cómo se elabora un proyecto y adecuar esos conocimientos a la actividad que quiere realizar, ya que si no adquiere habilidades de diseño la experiencia de fracaso o de trabajo mediocre será casi inevitable, y no es seguro pensar que luego de esto rápidamente tengan ganas de proyectar(se) nuevamente. Hay un viejo dicho en el movimiento scout que dice “los proyectos se llevan en la mente y en el corazón hasta que se ejecutan” , por ello para un Rover es muy importante disponer de los elementos mínimos que permitan planificar y poder lograr una buena ejecución… no sea cosa que tengamos miles de ideas en la mente y en el corazón para que queden allí, y al no ser realizadas las actividades soñadas nunca suceden ni sucederán por lo tanto no existirá ese granito de aporte a la transformación social que muchas veces aporta el Roverismo a la comunidad.

            Para facilitar el proceso de planificación de un proyecto podemos utilizar la siguiente guía práctica, que es solo eso… una guía que debe ser adecuada acorde a lo que queremos realizar:
1.      Denominación del proyecto.

2.      Naturaleza del proyecto.

3.      Especificación operacional de las actividades y tareas a realizar.

4.      Métodos y técnicas a utilizar.

5.      Determinación de los plazos o calendario de actividades.

6.      Determinación de los recursos necesarios.

7.      Cálculo de los costos de ejecución y elaboración del presupuesto.

8.      Estructura organizativa y de gestión del proyecto.

9.      Indicadores de evaluación del proyecto.

10.  Factores externos condicionantes o pre-requisitos para el logro de los efectos e impacto del proyecto.

            Los sistemas de preguntas a los que vienen acostumbrados de las ramas anteriores, son un buen recurso para ir respondiendo cada uno de los puntos de lo que sería el cuerpo del proyecto, he aquí la base con la que podremos ir completando los diez puntos necesarios para la planificación

¿Qué?Se quiere hacerNaturaleza del Proyecto
¿Por qué?Se quiere hacerOrigen y fundamentación
¿Para qué?Se quiere hacerObjetivos, propósitos
¿Cuánto?Se quiere hacerMetas
¿Dónde?Se quiere hacerLocalización física (ubicación en el espacio)
Cobertura espacial
¿Cómo?Se va a hacerActividades y tareas
Métodos y técnicas
¿Cuándo?Se va a hacerCalendarización o cronograma (ubicación en el tiempo)
¿A quiénes?Va dirigidoDestinatarios o beneficiarios
¿Quiénes?Lo van a hacerRecursos humanos
¿Con qué?Se va a hacerRecursos materiales
Se va a costearRecursos financieros

Vayamos a su desarrollo…

1Denominación del proyecto:

Se trata de ponerle un nombre que permita identificar el proyecto e indicar el marco institucional desde el cual se realizará.
En la denominación debe hacerse referencia a los actores institucionales responsables de la ejecución del Proyecto: el Clan, Un Equipo Permanente, un Equipo Transitorio o u Proyecto Rover Personal
No confundir el título del proyecto con el enunciado de un problema, ni considerar el título como solución de un problema.

 2Naturaleza del proyecto:

Se utiliza para explicar la naturaleza de un proyecto, son conjuntos de datos que hacen a la esencia de este.
Consta de dos partes:
A.        Descripción del proyecto (qué se quiere hacer):Descripción amplia, definiendo y caracterizando la idea central de lo que se pretende realizar
B.        Fundamentación o justificación (por qué se hace):En la fundamentación hay que presentar los criterios y las razones que justifican la realización del mismo.

3-Especificación operacional de las actividades y tareas a realizar:

            Se debe indicar de manera precisa y concreta cuáles son las actividades que hay que ejecutar para alcanzar las metas y objetivos establecidos.

            Debe explicarse la forma en que se organizan, suceden, complementan y coordinan las diferentes tareas, de modo tal que el encadenamiento de las mismas no sufra desajustes graves que influyan negativamente en la realización del proyecto.

4-Métodos y técnicas a utilizar:

            Consiste en un pequeño detalle de que metodología y técnicas se utilizarán para realizar las distintas actividades que conforman el desarrollo del proyecto.

5-Determinación de los plazos o calendario de actividades:

            Determinar la duración de cada una de las actividades. Esto se conoce con el nombre de “Calendarización del proyecto”.

6-Determinación de los recursos necesarios para cada una de las actividades que hacen al proyecto:

Recursos/ActividadHumanosMaterialesTécnicosFinancieros
1.   
   
   
2.       
3.       
4.          
n.



·         Humanos: Especificar la cantidad de personas y las funciones a realizar, indicando quién es el responsable de qué y cómo está distribuido el trabajo.
·         Materiales: Herramientas, equipos, instrumentos, infraestructura física, etc.
·         Técnicos: Alternativas técnicas y tecnología a utilizar
·         Financieros: Estimación de los fondos y su fuente de obtención.    

7-Cálculo de los costos de ejecución y elaboración del presupuesto:

El presupuesto comprende los siguientes rubros principales:

  • Comidas – transporte
  • alojamiento – camping – salón
  • Material y equipo
  • Gastos de funcionamiento (electricidad, agua, luz, etc.)
  • Imprevistos
  • Beneficios (puede obtenerse además de los beneficios sociales, beneficios monetarios)

Un estudio de costos incluye:

  • Costos directos (relacionados directamente con la prestación del servicio)
  • Costos indirectos (ejemplo gastos de impresión)
  • Costos fijos (Ej. : gastos de alquiler de un local)
  • Costos variables (Varían con el nivel de prestación de servicio)
  • Costos de capital (costo de las inversiones realizadas)
  • Costos corrientes (son aquellos que pierden su valor una vez que el gasto se ha efectuado)

8-Estructura organizativa y de gestión del proyecto:

Conviene ubicar en el proyecto los siguientes ítems:

  • Organigrama: donde aparezca señalado el proyecto dentro de la organización ejecutante y cómo se inserta en la misma
  • Manual de procedimientos: en el que se indica cómo desempeñar el trabajo y cuáles son las normas y procedimientos de carácter técnico que se han de seguir para llevar a cabo las tareas (especialmente en proyectos de largo tiempo como en el caso de los Servicios Sociales)
  • Funciones que cumplen las personas en el proyecto: Quién es responsable y de qué es responsable
  • Relaciones e interacciones entre los integrantes del proyecto: Niveles de autoridad y jerarquía
  • Modalidades y mecanismos de coordinación
  • Sistemas de evaluación interna y seguimiento
  • Canales de información
  • Organización funcional

9-Indicadores de evaluación del proyecto:

            Son los instrumentos que permiten comprobar empíricamente y con cierta objetividad la progresión hacia las metas propuestas. Deben reunir determinadas condiciones:

  • Independencia: No conviene usar el mismo indicador para medir diferentes metas y objetivos
  • Verificabilidad
  • Validez: Deben medir lo que realmente pretender medir y no otra cosa
  • Accesibilidad: Que los datos se puedan obtener fácilmente

10-Factores externos condicionantes o pre-requisitos para el logro de los efectos e impacto del proyecto:

            Factores que están fuera del control del proyecto, pero deben producirse para que el proyecto tenga éxito y logre el efecto e impacto propuesto.

            Estas serían las condiciones básicas para la planificación de cualquier tipo de Proyecto Rover. Pueden incluirse estas u otras que se consideren en la Carta de Clan ya que para la buena convivencia hacen falta algunas reglas claras y comunes que por un lado eviten los conflictos y por otro busquen garantizar un mínimo de calidad en los Proyectos que se ejecutarán.

El scout… ¿silba y sonríe en las dificultades?

Sí, sí…ese es el 8º artículo de la Ley Scout, como bien sabéis. Y lo es desde el mismo origen del Escultismo (aunque hasta 1911 los artículos eran sólamente 9). O por lo menos lo era cuando yo entré al movimiento y lo sigue siendo en muchos países.

Aunque algunos otros han optado por darle una interpretación a lo que el estableció el Viejo Jefe, y por ejemplo en España, en ASDE, ahora se ha sustituido por:

“El Scout es animoso ante peligros y dificultades. Se enfrenta positivamente ante los problemas. Anima en los momentos difíciles. Disfruta haciendo. Incluso en el esfuerzo”.

“Bueno, en el fondo dice lo mismo”

Esperad un poco, que enseguida veréis dónde quiero llegar… Continuar leyendo ‘El scout… ¿silba y sonríe en las dificultades?’