¿Un plagio del ‘Birch Bark’?- Los Scouts y los ‘Woodcraft Indians’ de Seton. 3ª Parte

Tal y como os comenté en el artículo anterior hoy vamos a analizar un poco el contenido de aquel famoso “Birch Bark Roll”, en su 5ª edición, para conocer de primera mano qué cosas pudo utilizar en realidad Baden-Powell del trabajo de Seton.

Es importante usar esta edición, porque como os conté en la primera parte de esta serie de artículos, el manual de los “Indians” fue evolucionando y añadiendo contenidos con el paso de los años, de manera que las poco más de 70 páginas de 1906… acabarían siendo cerca de 600 en la 11ª Edición de 1912.

“Bueno pero entonces ¿qué se contaba en la edición que utilizó el fundador?”

Pues vamos allá sin más preámbulos. Tras la introducción (que ya os expuse la semana pasada en detalle), el libro comienza estableciendo los objetivos y el funcionamiento:

Objetivo: Promocionar el interés en la vida al aire libre y el woodcraft, la preservación de la vida salvaje y su entorno, así como la camaradería entre sus miembros”.

Evidentemente en este aspecto es mucho más limitado que el esquema scout, que utilizará el medio natural y el woodcraft como estimulador de sus recursos, pero con una orientación no sólo personal sino pensando el bien común y una ciudadanía activa. El objetivo es el bien de los chicos…y el de la comunidad.

El material que se necesita para el juego de los ‘Indios’ es simple:

Requiere el Libro de las Leyes (que es precisamente este ‘Birch Bark Roll’), un libro en blanco para anotar los registros, los tipis (o tiendas indias ) necesarios para los chavales, un poste tótem, cabelleras para los chicos (hechas de cola de caballo o fibras de otro tipo), plumas para las hazañas (más adelante os detallaré cómo funciona todo esto), tambores, utensilios de cocina, arcos y flechas, mantas de lana, impermeables…

“¿Y no tienen uniforme?”

En realidad pueden añadirse vestimentas indias… pero no son necesarias en su esquema.

Esquema que se revela bastante sencillo:

Se organiza una Banda o Tribu de muchachos o muchachas, normalmente de edades similares, desde los 8 a los 18 años, aunque se pueden mezclar edades si ellos quieren.

Se parte con un mínimo de chicos de entre 10 y 15, llegando hasta unos 50 muchachos. El límite lo establece la propia tribu. Los propios chicos hacen la solicitud que debe aceptar el Consejo por votación, y se paga una tarifa anual para los gastos.

Los chicos no están divididos en patrullas o grupos, sino que todos forman la Banda o la Tribu. Cuentan con la supervisión de un adulto que será el “Hombre o Mujer Medicina”, quien hace el papel de mero consejero. Los chicos son quienes deciden en todo momento lo que hacer.

Ellos mismos se organizan de manera jerárquica, eligiendo de entre ellos a un Jefe de Guerra (normalmente el más fuerte y popular, igual que el Guía de Patrulla), un 2º Jefe de Guerra y un 3º Jefe de Guerra (que lideran en ausencia de sus respectivos superiores).

También se establecen los cargos de Jefe Wampum o Tesorero, que se encarga de todas las propiedades de la Tribu, el Jefe de la Pluma del Registro o Escriba o encargado de los libros de registros, y un Jefe del Fuego del Consejo, encargado de encender el fuego cada día SIN CERILLAS NI HERRAMIENTAS MODERNAS.

Estos cargos de la Tribu parecen haber servido de inspiración para los cargos de Patrulla de los Scouts.

Algunos incluso van más lejos y afirman que también copió la idea del Guía y el Sub-guía de aquí…. bueno, pensar que un militar necesitaba copiar un sistema jerárquico me resulta irrisorio. El viejo Jefe tuvo muchas oportunidades de trabajar con hombres divididos en pequeños grupos otorgando responsabilidad y fomentando la auto-confianza y los recursos.

Os invito a leer este artículo sobre su Cuerpo de Exploradores en el ejército para daros cuenta de ello.

Los scouts del ‘Regimiento de Dragones’

Como os he dicho anteriormente, los ‘Woodcraft Indians’ se gobiernan bajo un sistema de Consejo de Tribu, en el que los Jefes eligen a unos cuantos Consejeros y en el que todos los anteriores, más lo que ellos denominan Sachems y Sagamores (aquellos guerreros que posean un mínimo de 24 honores, como luego veremos), constituyen el órgano de Gobierno. El Consejo se reúne el primer lunes de cada mes a instancia del Gran Jefe.

También se reúne el primer día de Marzo de cada año para la nueva elección de los Jefes, pues la duración del cargo es anual. Todo lo que se habla en el Consejo es estrictamente confidencial.

Como os dije en el artículo anterior, es más que probable que esta forma de auto-gobierno sea el germen de la famosa “Corte de Honor” Scout (que muchos creen erróneamente que sólo sirve para premios o castigos… cuando en realidad es el verdadero alma del Sistema de Patrullas y la auto-gestión de los muchachos), pues llama la atención de B-P, quien lo menciona en su diario tras su reunión con Seton.

“¿Y los ‘Indians’ tienen Ley y Promesa también?”

Bueno, eso era algo común a muchas asociaciones y hermandades de la época… pero. Todos los miembros deben realizar un juramento de iniciación, momento en el que pasan de ser bravos a ser guerreros y en el que se le facilita un Scalp o cabellera (que como os he explicado estaba elaborada con un puñado de pelo de cola de caballo o algo similar), lo más larga posible, como signo de pertenencia.

Esta cabellera puede perderse en una competición frente a un oponente. El perdedor pierde el privilegio de participar en el Consejo y los Juegos hasta que el propio Consejo decide darle una nueva cabellera.

“Y entonces… ¿en qué consiste ese voto o juramento?”

Pues os los detallo para que veáis:

Votos del Jefe
Prometo solemnemente guardar las Leyes, preservar el juego limpio en todos los actos de la Tribu y proteger al débil

Voto del Bravo
Prometo solemnemente obedecer al Jefe y el Consejo de mi Tribu, y si fallo al cumplir con mi deber compareceré ante el Consejo cuando se me ordene y acataré su decisión sin rechistar.

Y aquí tenéis las Leyes de los Woodcraft Indians:

  1. No rebelarse. La rebelión de cualquiera ante cualquier decisión del Consejo puede castigarse con la expulsión. Es obligatoria una obediencia absoluta.
  2. No provocar un fuego incontrolado. Prender un fuego sin control, es decir, a los bosques o la pradera, es un crimen contra el Estado, así como contra la Tribu. Nunca dejéis un fuego sin vigilancia en el campamento.
  3. Proteger las aves que cantan. Está prohibido matar, dañar o asustar a las aves cantoras, o molestar sus nidos o sus huevos (esto no se aplica a las criaturas declaradas perjudiciales por la ley).
  4. No dejar el campamento sucio. Mantener limpios los bosques y los arroyos enterrando toda la basura.
  5. No llevar armas de fuego de ningún tipo a los campamentos DE AQUELLOS MENORES DE CATORCE AÑOS. Los arcos y las flechas son suficientes para sus necesidades. Nunca apuntar a nadie con un arma.
  6. Cumplir las normas del juego.
  7. No fumar (los menores de 18 años)
  8. No beber en Campamento.
  9. Jugar limpio. Hacer trampa en los juegos o en los registros, o portar honores no otorgados por el Consejo es un crimen.
  10. La palabra de honor es sagrada.

Como podéis comprobar ni los juramentos ni las Leyes se parecen mucho a las de los Scouts, sino más bien a una serie de reglas de campamento, y me gustaría destacar varias cosas:

  • Son 10 artículos, y de ahí deducen algunos que B-P lo plagia. En realidad los artículos de la Ley Scout original eran 9. El 10º no se incorporó hasta 1911. Y su origen está claramente inspirado en las de la Caballería, como el propio fundador explicó en su momento. Aplicando esa misma lógica ‘aplastante’ podríamos afirmar que Seton tomó la idea de las tablas de la Ley Mosaica, je, je.
  • La gran mayoría están establecidos de manera prohibitiva, o en negativo…”No llevar armas”. A diferencia de la Ley Scout, que siempre es en positivo: “el Scout es…leal”.
  • Los ‘Woodcraft Indiansmanejaban armas en los campamentos: arcos y flechas eran parte indispensable para los juegos y diversiones de los chicos. Las armas de fuego estaban permitidas para los mayores de 14 años…. me gustaría ver la cara de algunos al conocer esto, porque si Baden-Powell hubiese planteado algo semejante lo habrían puesto verde.
  • No se puede matar…salvo animales dañinos. Y Seton era un auténtico enamorado de la naturaleza y un precursor del conservacionismo. Esto habla bien a las claras de algo que no me canso de afirmar: NO PUEDES INTERPRETAR EL PASADO CON LAS REGLAS DE HOY. Es un ABSURDO. En aquella época la realidad natural era muy diferente y las sensibilidades de la gente también. Por eso cuando B-P habla de cazar jabalíes no debería extrañarnos tanto, porque entonces era normal.
  • La obediencia era obligatoria e incuestionable. Imagino otra vez que muchos se habrán sorprendido al verlo…pero es que nuevamente hablamos de una sociedad con valores y principios muy diferentes a los nuestros.

“¿Y qué pasaba si algún chico no cumplía con esta Ley?”

Pues el Birch Bark Roll lo explica muy clarito:

“El Jefe y el Consejo impondrán los castigos oportunos tras escuchar el caso. Consistirán en:
Exclusión de los juegos o participación durante un tiempo.
Reducción de rango o multa.
El castigo último será la expulsión de la Tribu.”

Es curioso comprobar cómo aquellos que acusan alegremente a B-P de proponer un esquema militarista, jerarquizado, en el que la obediencia al deber es algo incuestionable…y creen que ese fue el motivo para que Seton abandonara los Boy Scouts de América (BSA)… obvien sin embargo que en el esquema de Seton se habla tranquilamente de Jefes de Guerra, de llevar armas al campamento, de obediencia absoluta y de riesgo de expulsión. Por no hablar de que cuando estalló la 1ª Guerra Mundial quiso alistarse para luchar junto a sus hermanos Británicos (lo era de nacimiento).

Aprecio una curiosa doble vara de medir… y me reafirma en la idea de que Seton no abandonó los BSA por el militarismo… lo “invitaron a irse” por sus discrepancias con James West y la dirección de los Scouts sobre cómo orientar el Juego, a lo que unimos la falta de interés en adoptar la nacionalidad norteamericana (también os hablé de ello en este artículo de La Roca del Consejo).

“Ya. Pero sigamos con el esquema de los ‘Indians’… ¿Llevaban banderines o algún tipo de insignia como los Scouts?”

Pues en cuanto a los símbolos… el libro explica que la Tribu tiene un Tótem representativo de la Organización, el Escudo Blanco con Cuernos (que podéis ver en la imagen), al que se añade un Tótem propio elegido por la Tribu entre los nombres de animales, árboles o flores.

A este Totem también se le añade como decoración el tótem de cada guerrero, que será un dibujo de su propio nombre indio (lo que nosotros los Scouts tomamos de este esquema y que denominamos como TOTEMIZACIÓN).

La idea de los animales de Patrulla por tanto parece estar claramente tomada de los nombres de las Tribus de los ‘Woodcraft Indians’, porque se utilizan de la misma manera.

Pero os he hablado de los nombres de cada guerrero, y esto es lo que explica Seton al respecto:

“Los nombres indios

Cada bravo aspira a ganarse un nombre. Estos nombres indios son una especie de apodo (lo que ahora se conoce como un nick) que se da en reconocimiento de algún tipo de proeza o regalo personal.

De este modo ‘Pata de Venado’ era un gran corredor y ‘Ojo de Halcón’ tenía una vista aguda. ‘Mata Venados’ era reconocido en nuestra ‘Cacería del venado’ (el juego de dicho nombre adoptado también por los Scouts en el que se utiliza un venado de mentira), del mismo modo que lo era ‘Asesino de Venados’.

Lobo Gris’ era el mejor explorador (este detalle lo menciona Baden-Powell en ‘Escultismo para muchachos’). ‘Scout Anguila’ podía deslizarse sin ser visto entre las líneas enemigas siempre que lo deseaba. ‘Pequeño Castor’ era el más trabajador. ‘Pajarito’ era el más pequeño.

El que hablaba más alto y siempre andaba presumiendo y sin hacer nada era llamado ‘Arrendajo’. ‘Captura Espías’ se le asignó al guerrero que capturó a un Espía Hostil (otro de los juegos clásicos) mediante una acción inusualmente osada. Un niño pequeño cuyas lágrimas siempre estaban a punto de saltar fue llamado “Lluvia en la Cara”, y a un bravo torpe, que malogró su canoa varias veces le pusieron “Vuelca-canoa”.

Cuando un bravo tiene un apodo desagradable puede deshacerse de él mediante alguna hazaña. Entonces el Jefe escribe el nombre antiguo en un trozo de corteza de abedul y lo quema públicamente en el fuego de campamento. Tras ello pasa al olvido. Nadie puede usarlo o mencionarlo. Entonces se le da al guerrero su nuevo nombre de honor.

Cuando el nuevo nombre es otorgado, el Jefe da un discurso, explicando la proeza y anuncia el nombre. Se toma nota en el Libro de la Tribu. Luego cada Jefe y Consejeros se aproximan y le dan la mano al bravo, diciendo “Bo-jou, nicho” seguido por el nuevo nombre.

“¡Anda!… Entonces ¿B-P copió esto de Seton?”

Pues NO.

Es evidente que el asunto de la Totemización tiene su origen en los ‘Woodcraft Indians’, pero hay que tener clara una cosa: Baden-Powell no copia nada al respecto puesto que NO lo utiliza en su manual. Sí que habla de la costumbre de algunos pueblos, como los indios o los zulúes, de poner dichos apodos, sin más.

La costumbre de ponerse un nombre al estilo indio fue tomada por otros (probablemente Hargrave) e incluida como algo pintoresco que añadía romance al esquema. Un elemento enriquecedor posterior.

“¿Y en qué consistía el programa de actividades? ¿Qué es lo que hacían?”

Os cuento.
La Tribu convive en el campamento, pernoctando en tiendas indias o Tipis confeccionados por ellos mismos (en el libro se detalla con cuidado cómo se confeccionan y adornan), y cocinando sus propios alimentos. Y su actividad está basada en Juegos y la consecución de ciertos adornos. Adornos que representan sus proezas y su destreza en la vida de la tribu.

Los Juegos que utiliza Seton fue una de las cosas que más gustaron a B-P, pues suponen una manera práctica de desarrollar las habilidades de los muchachos de una forma divertida. Pero NO eran una novedad para él pues ya los había usado para las prácticas de su Cuerpo de Exploradores del ejército. En el esquema que envió a William Smith en 1906 (antes de saber de Seton) ya utiliza varios.

Los Juegos que aparecen en la 5ª edición del Birch Bark Roll son: La Caza del Venado, La caza del Oso, Arponeando al Gran esturión, Torneo en el agua, Capturar a la Canoa, Exploración, Estrella Polar, el Juego de la Vista Rápida, Vista Lejana o Localiza al conejo, Cacería del conejo, Espía hostil, y Cacería humana.

La mayoría de ellos sí que los usó el fundador en su libro con el permiso de Seton, acompañándolos por otros muchos tomados de aquí y de allá (incluso algunos, como el clásico de capturar la bandera, de su Cuerpo de Exploradores) reasignándoles el nombre, como el del ‘Esturión’, que B-P cambia por ‘La Caza de la Ballena’.

La motivación del juego se basa en una serie de puntuaciones a los chicos que se contabilizan en el Libro de la Tribu. Es una motivación clásica que B-P también había utilizado anteriormente y plasma en el esquema enviado a Sir William Smith.

Pero más interesante que los juegos es el sistema incentivo de ‘Honores’
El sistema básico de incentivo se establece mediante ‘Honores’ y ‘Grandes Honores’. También llamados ‘Coups’ y ‘Grand-Coups’.

“¿Y en qué consiste ese sistema?”

Pues en que se establecen una serie de ‘Honores’, que no es más que un simple listado de Proezas, Retos o ‘Coups’. Realizar CADA UNA DE ELLAS (cada prueba equivale a un honor) permite al guerrero colocarse una decoración para indicarlo (por ejemplo calcular la altura de 10 árboles con un 10% de error).

Esta decoración es una pluma en su tocado (o gorro indio de plumas), cosa que posee todo guerrero (o una Medalla Wampun a modo de insignia en lugar del tocado).

Si la proeza se considera difícil se habla de ‘Gran honor’ o ‘Grand-Coup’, y se otorga una pluma con un indicativo rojo en la punta (en el ejemplo anterior…hacer lo mismo pero con un 5% de margen de error).

Cuando un guerrero consigue 12 plumas se le considera ‘Sub-Sachem’.
Si consiguen completar todo el tocado de plumas (24) son’ Sachems’.
Si logran 24 Grandes Honores pasan a ser ‘Gran-Sachems’.
Si consiguen 48 Honores pasan a ser ‘Sagamores’, y si lo que tienen son 48 Grandes Honores, entonces son ‘Grand-Sagamores’.

Todos los guerreros que posean estos títulos, habiendo demostrado gran destreza, son considerados guerreros especiales y pueden sentarse en el Consejo sin haber sido elegidos.

Los honores están divididos en tres tipos: Rojos, Blancos y Azules, o de 1ª, 2ª y 3ª Clase, aunque estas no tienen nada que ver con lo que nosotros conocemos en los scouts, sino por el tipo de prueba. Es una simple forma de dividir el tipo de actos.

Así, las de 1ª clase o rojas se otorgan por hazañas de heroísmo o también deportivas, como correr, atletismo, tiro con arma de fuego, tiro con arco, escalada, habilidad visual, montar en bicicleta, etc…
Las de 2ª clase o blancas por habilidades de acampada y pesca,
Las de 3ª clase o azules, por conocimiento del medio natural (animales, geología, fotografía).

El color de la mayoría de pruebas que posea un bravo le da nombre a su título, por ejemplo: Sachem azul. Eso sí, un Sachem rojo tiene más rango que uno blanco y más que uno azul.

De todo esto deducen algunos que B-P copió el sistema de progresión de insignias de Seton.
A mi juicio esto es más que discutible. Por una parte todo militar conoce de sobra un sistema de este tipo. De hecho él mismo crea la insignia de la Flor de Lis para sus Exploradores del ejército en la India, y en el ejército existían especialidades (se llamaban ‘Proficiency Badges’) como las de Tiro, Corneta, Señalizador o Mensajero.

Por otra parte ya hemos visto que en el Birch Bark Roll se habla de primera, segunda y tercera clases, pero NO TIENEN NADA QUE VER con las que conocemos en los scouts, sino con el tipo de prueba.

La progresión en el método Scout es muuuy diferente, y pasa por tres pasos: Pie Tierno (que es quien aún no es scout, en la primera edición del libro no se exige ningún requisito para ello), 2ª Clase cuando pasa una serie de pruebas y gana el derecho de portar la insignia con el lema “Siempre Listo”, y la 1ª Clase, en la que debe pasar otra serie de pruebas para demostrar que es todo un scout y le permite llevar la insignia completa con el lema. No tiene nada que ver con lo que proponen los ‘Indians’.

Algunos, como Michael Foster, llegan a afirmar que B-P copia de Seton el sistema de progresión, incluyendo el término ‘Pie Tierno’. Bien… le reto a que me diga dónde utiliza dicho término en este libro o en ‘Dos pequeños Salvajes’…. aunque se puede ahorrar el trabajo de buscar… porque no está. Por lo demás ese término era bastante conocido entre los pioneros y colonos.

Creo sinceramente que los que dicen eso han leído una palabra en el libro y se han quedado ahí, sin molestarse en conocer en profundidad qué quieren decir esos términos en ese texto.

En cuanto al esquema de ‘Especialidades’…aquí SÍ que podemos ver cierta influencia de Seton.

“¿Sólo ‘cierta’?”

Pues sí. Desde luego la influencia es mucho menor de lo que se dice y sobre todo NO al principio, puesto que en la primera edición de ‘Escultismo para Muchachos’ el Jefe no les presta demasiada atención, figurando sólo 4 especialidades: Señalización, Primeros Auxilios, Stalking y Mérito. Éstas se parecen muchísimo más a la idea de las ‘Proficiency Badges’ del ejército de las que os he hablado antes.

Sería en ediciones posteriores donde completó su programa y pensó utilizar estas especialidades (en la edición de 1910 ya aparecen un total de 37) como una forma de ayudar a los chicos a focalizar su atención en algo que pudiese serles útil, les ayudara a encontrar su futura vocación profesional, y a adquirir auto-confianza y destreza manual (de nuevo nada que ver con los ‘Indians‘)

Para conseguirlas se pedirán una serie de requisitos mínimos flexibles… y ES AQUÍ DONDE se fija en el planteamiento de Seton sobre la manera de orientar dichos requisitos: DE UNA MANERA NO COMPETITIVA Y BUSCANDO SÓLO LA SUPERACIÓN PERSONAL DEL MUCHACHO.
ESO es en realidad lo que toma prestado para el desarrollo de su propio esquema. Sin más.

Y en esto consiste el famoso ‘Birch Bark Roll’. Como podéis comprobar no incluye información sobre técnicas, pues toda esa información la introduce Seton en un libro narrativo de aventuras: “Dos Pequeños Salvajes”, del que ya os he hablado.

De todo lo anterior se pueden deducir varias cosas:

A muchos les gusta repetir cosas que han oído o leído… pero no se han molestado nunca en indagar cuánto de verdad hay en ello.

La prueba la tenemos en las opiniones del mencionado Michael Foster, quien refleja en sus escritos:

Lo que es cierto es el hecho de que B-P copió de Seton la idea de las Insignias de Competencia, los Totems de Patrulla, la división entre 1ª y 2ª clases, el término ‘Pie Tierno’ para los novatos. Sólo podemos encontrar dos ejemplos aislados del uso del término ‘woodcraft’ antes de su encuentro con Seton (usándolo después de manera habitual en el contexto de la formación scout).

B-P también copió y cambió el nombre a los juegos de exploración de Seton. Incluso rebautizó los hierros de rastreo de Seton (unos artilugios que se fijaban a la suela de los zapatos a modo de grampones y que servían para dejar huellas que los chicos habían de rastrear) como si fuesen suyos.  Dada la abrumadora deuda hacia el esquema woodcraft de Seton la probabilidad de que haya copiado también el apretón de zurda debe ser realmente alta”

Ya hemos visto lo que hay de verdad en cuanto a la progresión, las insignias de competencia o el uso del término ‘pie tierno’.

Sí que es cierto lo de los animales como símbolo de las patrullas.

Lo del ‘woodcraft´ también lo comenté la semana pasada. Me parece muy plausible que el esquema ‘Indian’ le ayudase a poner un mayor foco en las habilidades de los hombres del bosque a la hora de buscar una formación… pero sólo eso, porque ya había utilizado muchas de esas habilidades en el esquema que envía a William Smith antes de conocer a Seton… aunque no use la palabra ‘woodcraft’.

Lo de los juegos copiados… me resulta pueril. Sobre todo porque le había pedido permiso para usarlos (además de que se trata sólo de unos pocos juegos, sin más trascendencia) y además le da crédito a Seton por ello en su ‘Escultismo para Muchachos‘.

Como también lo hace con los ‘hierros de rastreo’…por lo que eso de “como si fuesen suyos” es una mentira…MUY GRANDE y que cualquiera puede comprobar en la edición original del manual de B-P de 1908:

“Los ‘hierros para rastrear’ son una invención del Sr. Thompson Seton y pueden sujetarse a las suelas de las botas del scout (como un par de patines) de modo que donde quiera que va deja un rastro similar al de un venado”

Lo mismo que lo del apretón de zurda y que ya os desmonté en el primer artículo de esta serie.

Baden-Powell tomó ideas de los ‘Indians’ de Seton, pero desde luego el esquema Scout es absolutamente original.

Seguramente el esquema de Seton, en cuanto a la viabilidad del proyecto, le reafirmó en sus propias reflexiones. Le mostró que era posible diseñar un esquema que funcionase de manera individual y que mantuviera a los chicos activos durante todo el año.

“Pero…¿No es cierto que B-P sólo contemplaba un esquema sencillo integrado en las Asociaciones ya existentes y que la idea de adaptarlo para usarse de manera independiente la copió de los ‘Indians’?”

Pues NO del todo. Y lo digo  porque la decisión de lanzar un esquema que pudiera funcionar de modo independiente se fraguó en la reunión que mantuvieron en Julio de 1906 Baden-Powell y Pearson (quien veía las claras posibilidades de obtener ganancias con un esquema independiente).

Allí se concretó toda la estrategia del lanzamiento: la necesidad de lanzar “Escultismo para Muchachos“, la serie de conferencias para preparar el terreno acompañadas por cartas personales y una apropiada campaña de prensa. También se decidió una herramienta de comunicación para los chicos…la revista “The Scout”.

Por tanto la idea era la creación de un esquema basado en la experiencia del fundador con el cuerpo de exploradores del ejército y adaptado para despertar el interés de los muchachos británicos.

El fundador recibió el libro “Birch Bark Roll of the Woodcraft Indians” después de aquel encuentro. Y se reunió con Seton en Octubre, cuando la cosa ya estaba en marcha.

“¿Y no fue Seton el primero en crear un esquema para formar el carácter de los chicos utilizando “el arte de los bosques y la sabiduría de los indios”?”

Efectivamente…ESE es el esquema de Seton. Su meta última era la formación humana de los jóvenes llevándolos al contacto con la vida natural.

Pero BP no se queda ahí: él apuesta por una formación integral para conseguir individuos sanos, de carácter y capaces de anteponer el bien común a su propia comodidad o satisfacción. Por eso su esquema es hacia la buena ciudadanía, lo que incluyó un fuerte sentimiento de pertenencia a un grupo: la Patria (representada en este caso por el Rey). De ahí su insistencia por el patriotismo a lo largo de las páginas de su manual.

Pero además lo complementa todo con una apuesta por una clara visión trascendente de la vida. El esquema de BP incluye a Dios, como elemento indispensable (tanto que lo introduce en su promesa). El motivo de ello es claro, pues era una persona creyente en una sociedad que también lo era. Su experiencia le había mostrado que aquello suponía un claro apoyo en momentos difíciles… y además era una meta elevada a la que aspirar. Algo mucho mejor que lo que podía ofrecer el propio hombre.

Sin embargo su esquema no se basa sólo en eso, que ya lo ofrecían los Boys Brigades o los Church Lads. Ni tampoco en la simple instrucción y juegos militares… para eso ya estaban los Cuerpos de Cadetes o las propias Brigadas de Muchachos (que desfilaban con imitación de armas de madera).

No. El fundador busca formar a los chicos de una forma completa, en un esquema que trabaja el ejercicio físico al aire libre en busca de la salud, a lo que añade multitud de consejos de higiene y salubridad. La salud es el requisito indispensable para poder disfrutar de la vida y ser útil.

Trabaja también el aspecto manual, mediante destrezas y habilidades adquiridas de forma amena (pionerismo, campismo o las propias especialidades)… pero también el aspecto mental: la capacidad de observación de todo tipo de señales, rapidez mental, memoria, deducción…

Focaliza su atención en la formación del carácter de los chicos, educando su auto-confianza, la responsabilidad, su audacia, la capacidad de trabajo, el altruismo, el juego limpio, la persistencia como clave del éxito, la planificación, la toma de decisiones democráticas, el trabajo en equipo (el Sistema de Patrullas), la amistad y hermandad entre todos…

Le añade a ello el espíritu de servicio. La formación en Buena Ciudadanía, entendiendo por ello una ciudadanía activa, participativa, en el que los chicos no se limiten a mirar u opinar, sino que actúen para ayudar aunque sea en pequeños detalles: la buena acción.

En este plano sitúa su acción de ayuda sanitaria y primeros auxilios, de estar atentos para ayudar en cualquier situación posible, anticipándose a los problemas como la clave para poder afrontarlos con éxito cuando surgen.

Anteponiendo el bienestar del conjunto al de uno mismo como el verdadero sentido de la disciplina, y dejando de lado el peor enemigo: el egoísmo.

Eso sí, la estrategia para conseguirlo es mediante algo que fascine a los chavales, y por eso lo hace a través de un juego en el que el contacto con la naturaleza y el arte de los bosques (el ‘woodcraft’) es un elemento esencial: el juego de los exploradores.

Todo eso lo plasma en un libro, lleno de historias propias y ajenas, de ejemplos tomados de multitud de pueblos del mundo, y en un formato ameno y entretenido acompañado por ilustraciones propias. Un libro que daría origen a nuestro Movimiento Scout.

Por eso decir que plagió el esquema de Seton es absolutamente gratuito. En mi opinión tomó algunos elementos interesantes para estructurar su propio planteamiento (y no sólo de Seton, porque utiliza todo aquello que encaja en dicho planteamiento).

Y desde luego no lo hizo sin reconocimiento: hasta 10 veces nombra a Seton en la primera edición de “Escultismo para Muchachos”, y en las siguientes ediciones también lo hace:

“Quisiera expresar mi sincera gratitud a todos aquellos quienes, a través de sus amables sugerencias, me ayudaron mucho en la elaboración de este trabajo, y al Sr. Ernest Thompson Seton, con cuyo ‘Birch Bark Roll of the Woodcraft Indians’ estoy en deuda por sus valiosos consejos y juegos” (1910).

En definitiva, Seton fundó un movimiento de Regreso a la Naturaleza. Baden-Powell creó el Escultismo.

La próxima semana finalizaremos esta serie con la opinión del fundador sobre los ‘Indians’ y sobre la utilización de elementos de ese esquema en los scouts.

Hasta entonces.

Comparte con otros... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email

0 Respuesta a “¿Un plagio del ‘Birch Bark’?- Los Scouts y los ‘Woodcraft Indians’ de Seton. 3ª Parte”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario