Los Scouts y la especialidad de “Maestro de Armas”

“Maestro de Armas”… Uff, que violento suena eso…”

Bueno, en realidad todo tiene su explicación, porque…

… ¿Sabíais que los Scouts fueron pioneros en difundir el conocimiento de las artes marciales y de la ‘defensa personal’?

¿Pioneros? ¿De dónde te has sacado tal cosa?”

Pues ya os podéis imaginar: de algunos de esos viejos libros míos (¡cómo no!, je, je) … y de uno de esos artículos de una web desaparecida pero que un servidor conservó pensando en este Blog.

En ese artículo se hablaba de un Club, el Bartitsu Club, fundado nada más entrar el S.XX por un tal Edward Barton-Wright con el fin de promover la Educación física y las artes de defensa: boxeo, lucha, defensa personal, lucha con bastón… y jiu-jitsu, algo que en occidente era bastante desconocido en aquella época.

Se afirmaba que Baden-Powell también había intuido la importancia de estas artes para el desarrollo de los muchachos, hasta el punto de introducirlo en su esquema de Boy Scouts.

“¡Anda ya! Si nunca hemos oído hablar de esto en nuestros manuales, y en ‘Escultismo para muchachos’ no se dice nada de ello… como mucho sería una moda pasajera de muy poco recorrido”

Pues os equivocáis. Desde luego no es algo que caracterizase al movimiento, pero sí fue lo suficientemente importante como para que tuviese una Especialidad propia.

Pero vamos paso a paso, y trataré de no cansaros demasiado.

Resulta que uno de los primeros profesores de Jiu-Jitsu del Club Bartitsu de Londres, Sadakazu Uyenishi, dio una exhibición nada menos que en el Castillo de Windsor (Palacio y Residencia Real de los monarcas británicos)…a la que asistió Baden-Powell justo cuando estaba en pleno desarrollo del primer programa scout, en 1906.

Al parecer la exhibición le impactó bastante porque durante el famoso Campamento de Brownsea animaría a los chicos a practicar aquel arte marcial tan novedoso.

Quizá esto os parezca extraño, pero no lo es tanto si tenéis en cuenta que Pearson, el editor de las obras de B-P y su principal apoyo a la hora de llevar a cabo los primeros pasos del programa… también fue el editor de Edward Barton y sus artículos sobre este arte marcial.

“¿En Brownsea? ¿Cómo sabes eso?”

Pues por el programa de dicho Campamento experimental:

“El ultimo día fue muy especial pues el campamento recibiría la visita de los padres, del propietario de Brownsea y de algunos invitados de B-P para lo que estaba planificada una demostración.

Las Patrullas utilizaron la mañana para practicar sus habilidades y en la tarde pudieron ejecutarlas, actuando de manera extraordinaria de acuerdo a la planificación de los propios muchachos.

La demostración fue una mezcla de juegos y competencia, demostraciones de primeros auxilios, jiu-jitsu, manejo de fuego, etc.”

Es evidente que para dicha práctica el fundador debió contar allí con alguien que les enseñara los principios básicos a los muchachos, porque no existe constancia de que él lo practicase.

Pero en realidad todo esto NO nos debería parecer nada extraño. La principal inquietud del fundador a la hora de “inventar” los scouts fue formar a los chavales en 4 aspectos:

  • Carácter
  • Salud
  • Habilidades manuales
  • Servicio a los demás.

Y el ámbito de la Salud no sólo se limitaba a dar consejos sobre higiene y prevención. Tenía un especial interés en desarrollar las capacidades físicas de la juventud británica (recordad que al principio no tenía en mente ninguna hermandad mundial, sino el bien de su querido Imperio).

¿Por qué?

Pues porque el viejo Jefe se había dado cuenta de algo muy importante: la revolución industrial, el abandono del medio rural, el hacinamiento en las grandes ciudades, el tabaquismo, el alcoholismo, y las condiciones de vida de las clases más desfavorecidas habían conseguido hacer mella en la condición física de los jóvenes, hasta el punto de que el 60% de los chicos eran rechazados para servir en el ejército por esa causa.

Eso significaba que tampoco serían adecuados para realizar un trabajo de forma eficiente. Y si se le añadía una mala educación, la falta de carácter, de recursos, de confianza en sí mismos, de agallas…pues NO podrían ganarse la vida en su país ni buscarse la fortuna en alguno de los inmensos territorios del Imperio Británico que precisaban de hombres dispuestos y capaces.

De hecho ESA y no otra fue la motivación del fundador a la hora de desarrollar el esquema de los Boy Scouts.

Por eso tuvo claro desde el principio que la vida al aire libre y la actividad física podrían poner solución al problema. Y dentro de la multitud de sugerencias que hizo al respecto en “Escultismo para Muchachos” añadió una en forma de Especialidad: la Insignia de ‘Maestro de Armas’.

“Pues jamás hemos visto esa insignia, y en ese libro no viene algo semejante”

Eso es porque nosotros conocemos la Edición de la Hermandad Mundial, elaborada tras la 2ªGuerra Mundial, y esa especialidad (junto a muchas otras) aparece en las primeras ediciones (no en la primera, puesto que entonces tan sólo se definieron 4 especialidades muy sencillas).

En ellas figura lo siguiente:

“El Scout debe adquirir destreza en dos de las siguientes materias:
Lucha con bastón, con Bordón, Esgrima, Boxeo, Jiu-Jitsu o Lucha libre.”

Y la insignia era la que figura aquí al lado.

No debió resultar muy “agresiva” puesto que esta misma insignia la tomaría Ernest Seton (poco sospechoso de ser ‘militarista’) para el primer Manual del Boy Scout en los BSA, pero sólo aparecería en la edición de 1910. Luego la suprimieron, posiblemente por el riesgo de lesiones… y la facilidad con la que los norteamericanos ponen demandas judiciales (Imaginaros la cuota del seguro para los muchachos, je, je).

Ellos tan sólo permiten actividades de bajo riesgo, por lo que hoy día admiten el Judo, el Aikido o el Tai-Chi… pero con bastantes condiciones.

Sin embargo en el Reino Unido, y en otros lugares también (sobre todo en países orientales, aunque también he encontrado insignias sudafricanas), se mantuvieron en el tiempo, y se elaboraron manuales específicos sobre dicha especialidad, como el que podéis ver en la imagen que corresponde a una edición de 1925.

Y también aparece en el Manual que publicaban con todas las especialidades del momento titulado “Pruebas de Boy Scouts y cómo pasarlas”, que es donde yo había localizado los ejercicios de defensa con el bordón y que me llamaron la atención por primera vez.

En otras partes del mundo también se llevaba a cabo un entrenamiento similar, tal y como podéis comprobar en el libro “Boy Scouts allende los mares”, publicado en 1913 y donde el fundador nos habla del desarrollo en los diversos países del Movimiento. En dicha obra podemos leer su experiencia en Japón:

Jiu-Jitsu

“Fui a ver a un grupo de ellos durante su entrenamiento diario de esgrima con palos de bambú y practica de jiu-jitsu para hacerse fuertes, activos y de buen carácter.

Digo buen carácter porque es muy semejante al boxeo, donde debes encajar un buen montón de duros golpes, y hacerlo con una sonrisa. Si un chaval pierde los nervios todo el mundo se ríe de él y lo toma por un tonto.

En el jiu-jitsu aprenden cómo ejercitar y desarrollar sus músculos, cómo agarrar a un enemigo de distintas maneras para dominarlo, cómo derribarlo, y, lo que es muy importante, cómo caer con facilidad si ellos mismos son derribados.”

De la misma opinión que Baden-Powell era Bruce Sutherland, un especialista en educación física y artes marciales que abogaba por su implantación en las Brigadas de Muchachos, en los Cuerpos de Cadetes y, como no, en los Boy Scouts. De hecho probablemente fuese la primera persona en enseñar Jiu-jitsu a sus Scouts en 1915.

En otras partes de Asia, cuna de las artes marciales, los Scouts practicaban técnicas ancestrales de defensa. Incluso con espadas…como podemos ver en la imagen, tomada en la ciudad de Nueva York durante un evento internacional de 1935.

Y no sólo los muchachos. Las Guías también lo hacían como parte de su educación física, como podéis comprobar en esta fotografía de jóvenes de China tomada en 1926 (por supuesto mucho antes de que la revolución de Mao acabase con el Movimiento Scout en ese país… porque SÍ, antes había Boy Scouts y Chicas Guía chinos) y manejando el bordón a modo defensivo.

Al fundador le pareció que la defensa personal era una herramienta muy útil, pues además del desarrollo físico proveía a los muchachos de algo más: seguridad en sí mismos, autocontrol… y capacidad para afrontar una situación incómoda. Y por ello escribió acerca de las bondades de saber boxear en su obra “Lo que pueden hacer los scouts”:

Por qué un scout debe ser capaz de usar sus puños.

Un niño británico que no pueda boxear no está listo para salir al mundo.

No quiero decir que deba querer pelear y molestar a la gente, pero debería ser capaz de defenderse y también de defender a otros que están siendo molestados y que no pueden defenderse por sí mismos.

Seguramente tendrá la necesidad de hacerlo en un momento u otro de su vida.
Así, como un scout, si te propones llevar a cabo tu lema y estar Siempre Listo para lo que suceda, deberás aprender cómo boxear, y mantenerte en práctica constante. No es difícil aprender, pero hay montones de diferentes trucos sobre ello que deben ser aprendidos de manos más grandes y que no puedes aprender por tí mismo sin obtener un buen castigo durante el aprendizaje.

Cuando empiezas a meterte en ello es una muy buena diversión y te otorga el mejor ejercicio posible. Te hace muy rápido de vista y de acción, y te otorga fuerza y músculos en un maravilloso corto tiempo.

También te enseña a jugar limpio y a encajar golpes fuertes con una sonrisa.”

(He de advertiros que el boxeo al que se refiere B-P no era exactamente como el que conocemos hoy, sino un estilo muy erguido, nada trabado y bastante limpio).

En ‘Roverismo hacia el éxito’ insiste en la necesidad de saber defenderse como parte de su lema, “Siempre Listos“:

“¿Sois vosotros tan eficientes como un hombre? Por supuesto que sí.

Podéis leer y escribir y hacer todas esas otras cosas; y… por ejemplo, ¿sabéis nadar? Por supuesto que sí.

Y espero que sabréis boxear con uno de vuestro mismo peso y repeler un ataque con una llave de jiú–jitsu.

¿Podéis llevar vuestros palos de golf, acechar un venado y pescar un pez grande sin ayuda, o necesitáis que alguien lo haga por vosotros? ¿Podéis ordeñar una vaca? ¿Encender un fuego? ¿Cocinar vuestros propios alimentos? ¿U os moriréis de hambre porque dependéis de una dama para que haga todas estas cosas sencillas por vosotros?

¿Podréis ir más lejos y ayudar a otras personas, por ejemplo, sabéis cómo detener un caballo desbocado, salvar a una persona que se está ahogando, prestar los primeros auxilios en caso de que alguien tenga una arteria cortada?”

Así que en una época en la que las artes marciales eran bastante desconocidas el escultismo puso su granito de arena para que los jóvenes las conocieran y practicasen. Por eso os decía que fuimos pioneros en su difusión.

La insignia de “Maestro de Armas” sin embargo contaba con una limitación, y es que la mayoría de Tropas no podía contar con lo necesario para su práctica.

De todos modos los requisitos para su consecución se mantuvieron hasta que su popularidad decreció, aunque en algunos manuales seguía haciéndose referencia a la defensa con bastón o con bordón y existen evidencias que sugieren que algunos Scouters siguieron enseñándola hasta los años 70.

Al final, aquella propuesta terminó desapareciendo… o casi. Porque en la actual Asociación Scout Británica se sigue manteniendo una especialidad con este nombre.

En todo caso los requisitos son muy diferentes e incluso la insignia ha cambiado. Ahora para conseguirla se pide conocimiento y práctica en esgrima, tiro olímpico y tiro con arco.

Sin embargo la Baden-Powell Scout`s Association (scouts ‘tradicionales’ pertenecientes a WFIS)  mantiene la insignia casi idéntica, pidiendo a sus candidatos:

  • Demostrar destreza en 1 de las siguientes actividades: Lucha con bastón, Lucha con bordón, Esgrima, Boxeo, Judo, Lucha libre, Tiro con arco o cualquier otro arte marcial reconocido
  • Haber tomado parte en torneos bajo las condiciones apropiadas y ser capaz de demostrar los métodos correctos de ataque y defensa.
  • Mostrar evidencia de haber entrenado para la actividad solicitada durante un periodo no inferior a 3 meses.
Y no os mareo más. Espero que os haya resultado tan curioso como a mi.
Las imágenes del manual completo podéis verlas en el enlace de la Tropa 883 de los BSA:  http://bsatroop883.com/wp-content/uploads/2015/11/Master-at-Arms.pdf
Comparte con otros... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email

4 Respuestas a “Los Scouts y la especialidad de “Maestro de Armas””


  • Giancarlo Valente

    Gracias, e muchas “La Roca”. Circulando en Brasil

  • Mi JT a mediados de los 60 nos enseñaba Judo, y en la Unidad Esculta de mi Grupo se practicaba “esgrima con bordón”, basada en un manual de los Exploradores de España.

  • Juan J Pérez-Gato legendario SPAIN

    Gracias a ti Giancarlo, por seguirnos y por difundir la información por su país.

  • Juan J Pérez-Gato legendario SPAIN

    Qué interesante Kim..¿sabes de qué manual podría tratarse? No me suena haber visto nada así en castellano…

Añade un Comentario