1914 ¿Qué hacer con los scouts mayores? La Mutua Scout

Hace algún tiempo os hablé del origen del lobatismo y os conté con detalle cómo se produjeron los primeros debates sobre  qué hacer con los chavales más pequeños… y también con los más mayores.

Y el mes pasado os traje a este espacio el esquema desarrollado para los primeros “lobatos” publicado en “La Gaceta de la Dirección” de Enero de 1914.

Pues bien, en ese mismo número de la revista dirigida a los responsables de aquellos Boy Scouts apareció el artículo que os mostraré hoy, y que puede considerarse el primer planteamiento publicado sobre aquellos muchachos mayores que próximamente iban a quedar fuera del alcance del Movimiento.

“Ah, entonces nos vas a hablar del primer esquema Rover…”

Pues NO. En aquel primer momento no se barajaba nada remotamente parecido a lo que acabaría siendo el esquema Rover de 1918. Pero os invito a leerlo para disipar las dudas.

Pero antes de nada serían interesante tener en cuenta algunos hechos para entender bien el planteamiento.

1) Ahora vemos como algo normal un sistema estatal de cobertura social, pero a primeros del siglo XX el Estado no proporcionaba a los habitantes ninguna ayuda por enfermedad, maternidad o desempleo. Por eso algunos grupos de personas se asociaban para crear una Mutua, a la que pagaban regularmente a cambio de ayuda en los malos momentos.

En 1911, Lloyd George (Ministro de Hacienda de la época y que acabaría siendo Primer Ministro Británico) consiguió que se aprobase la Ley de Nacional de Protección, por la que era obligatorio que toda persona de más de 16 años y con empleo se subscribiese a alguna Mutua para que pudiesen contar con un apoyo en caso de necesidad.

“¿Y cuáles eran los beneficios?”

Pues los que acordasen en sus estatutos cada Mutua, y que venían determinados por la voluntad de sus socios… y por las cuotas que pagaban, claro.

2) En aquellas fechas ya se empezaban a plantear qué se podía hacer para mantener a aquellos chicos mayores que terminaban su etapa scout, o aquellos que no podían inscribirse porque pasaban la edad, en contacto con el Movimiento. Estaba claro que había que buscar una fórmula que favoreciese ese contacto a los ex-scouts y ofreciese la posibilidad de ayudar a aquellos que no habían podido serlo.

Por ese motivo, en 1912, Geoffrey Elwes (el editor de “La Gaceta de la Dirección“) ya había creado la primera Asociación de Antiguos Scouts.

3) En 1913, el Secretario de Organización Scout, A.G. Barralet, es el primero en plantear un Esquema por escrito para la creación de una Asociación Nacional de Antiguos Scouts bajo la forma de una Mutualidad. Asociación que podría mantener un registro de antiguos scouts capaces de ayudar como Scouters, colaboradores o conferenciantes.

El viejo Jefe y sus colaboradores vieron con buenos ojos aquella propuesta y decidieron llevarla a la práctica de manera oficial en Septiembre de 1913.

Y de este modo, en Enero de 1914 se publicó el esquema tal y como os contaba. Esquema que dice así:

“La Mutua de los Scouts como Hermandad de Antiguos Scouts

El siguiente es un tosco boceto de la introducción del Jefe Scout al prospecto que se editará tan pronto como la Mutua se haya registrado.

Objetivos:
1) Mantener a los Boy Scouts en contacto entre ellos mismos y con el Movimiento cuando deban dejar su Tropa (recordemos que en aquellos momentos sólo existía la Tropa Scout, y los chicos permanecían en ella hasta cumplidos los 17 años) para salir a batallar en el mundo real.
2) Preservar los ideales de buena ciudadanía que aprendieron siendo Scouts.
3) Atraer al Movimiento a jóvenes que no hayan sido Scouts y ofrecerles la oportunidad de prestar un servicio a su país.

Método y Ventajas.
Todo chico de 16 años o más, que haya conseguido un empleo debe suscribir un seguro. La Asociación está homologada y ofrece todas las ventajas que establece la Ley (se refiere a la Ley Nacional de Protección) a aquellos que se suscriban. La Asociación también es una Asociación de Ayuda Mutua y ofrece un seguro de vida (también en el caso de muerte de la esposa), que la Ley de Protección no garantiza. Conforme la Sociedad crezca se añadirán muchos otros beneficios, conforme los propios miembros establezcan.

En un principio sus miembros se inscribirán en las Oficinas Centrales (en el 116 de Victoria Street, Londres), pero tan pronto como su número lo permita, en cualquier centro se instaurará un “Campamento”, el cual funcionará como Registro de Distrito, y proporcionará la posibilidad de mantener agradables reuniones mientras se esté afiliado y se paguen las cuotas.

En dichos encuentros de “Campamento” se elegirán los Delegados que dirigirán los asuntos de la Asociación. Podrán adoptar sus propios reglamentos y tasas de suscripción, y allí donde sea posible se reunirá en los Locales Centrales de los Boy Scouts.
Se pretende que estos “Campamentos” se conviertan gradualmente en Clubes cuyos miembros puedan intercambiar su afiliación, de modo que un Miembro de la Sociedad quede asegurado automáticamente en cualquier gran ciudad que pudiese visitar.

En verano los Encuentros proporcionarán la oportunidad de ir de Campamento durante una o dos semanas, o salir de excursión con espíritus afines, y de este modo refrescar las habilidades de campo aprendidas como Scouts.

Se admitirán Miembros Honorarios, los cuales no tienen por qué estar interesados en el Seguro o los demás beneficios, pero que pueden muy bien ayudar a levantar el club.
No es preciso que dichos miembros hayan sido Scouts, pero en dicho caso podría requerirse que hiciesen una declaración, en la que se comprometan:
1) A honrar a Dios y al Rey.
2) A hacer una buena acción diaria.
3) A hacer todo cuanto puedan para ayudar a los Boy Scouts mediante el ejemplo, la formación o cualquier otro apoyo.
4) Hacer todo lo que puedan para hacer de sus metas, o sus aficiones, algo de servicio para el Estado.

Una vez Scout, siempre Scout”, de modo que esta promesa no será necesaria para cualquier muchacho o cualquier hombre que haya sido Scout, pero el “Campamento” puede imponer la realización de una ceremonia de iniciación a sus Miembros.

Conexión con la Asociación de los Boy Scouts.
La Asociación trabajará en contacto directo con la Asociación de los Boy Scouts, y a sus Miembros se les ofrecerá la oportunidad de formarse como Scouters o de llegar a ser Instructores en cualquiera de sus aficiones particulares.

Perspectivas Futuras.
Más adelante es posible que este Esquema se instaure una Agencia de Empleo y Emigración.

Uniforme
Los Miembros pueden portar el uniforme de Scouter y la Insignia de Afiliación.

Solicitud

Hago un llamamiento a todos los responsables de la Asociación de Boy Scouts para que hagan todo lo posible con el fin de asistir a los Agentes de Distrito, a animar a sus Scouts a suscribirse a esta Asociación, y a que se inscriban ellos mismos.

Firmado R. B-P.”

Como veis la idea parecía muy interesante: crear un Club de Antiguos Scouts, que pudiese resultar atractivo. Aquello debía ir acompañado de insignias, títulos y demás parafernalia que hiciese a aquellos chicos sentirse especiales… unido a los beneficios de una Mutua para cuando la euforia de los primeros momentos se fuese diluyendo.

“¿Y cuajó la idea?”

Pues lo cierto es que a pesar de los esfuerzos y los comienzos prometedores, la idea nunca acabó de despegar. Nunca llegó a tener demasiados miembros y a pesar de que los primeros años tuvo un buen superavit monetario (lógico, eran chicos jóvenes y sanos por lo que las prestaciones eran pocas) poco a poco fue decreciendo, dando pérdidas año tras año. Pérdidas que debían ser cubiertas por los Boy Scouts.

Baden-Powell planteó la posibilidad de disolverla definitivamente, con el fin de emplear aquel dinero en algo más útil para el Movimiento, pero lo cierto es que se mantuvo hasta bastante después de su muerte.

La puntilla llegaría tras la 2ªGuerra Mundial, cuando en 1948 el Gobierno Británico estableció la protección oficial del Servicio Nacional de Salud. Aún así aquella Asociación sobrevivió hasta los años 80, soportada por sus miembros más nostálgicos.

En 1916 ya era más que evidente que este planteamiento no era suficiente para abordar el problema de los chicos mayores. El año siguiente aparecería el esquema de los Senior Scouts, para muchachos de más de 15 años y medio. En Agosto de 1918 surgió por primera vez el término de Rover Scouts, y vino acompañado de un esquema completamente diferente… pero esa es otra historia que quizá os cuente algún día.

El artículo de la Gaceta de la Dirección está publicado y traducido con permiso de la UK Scout Association.

La información complementaría, así como la mayoría de imágenes, está tomada de la fantástica página del historiador Colin Walker “Scouting Milestones”.

Comparte con otros... Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email

3 Respuestas a “1914 ¿Qué hacer con los scouts mayores? La Mutua Scout”


  • Gustavo Alvarez ARGENTINA

    Estimado Gato Legendario: no dejas de sorprendernos. Esta información es fantástica y completamente nueva para mí. Un trabajo muy interesante, como siempre.

  • Actualmente trabajo en la rama de manada. Pero la lalta de dirigentes hace que comience a leer un poco mas sobre otras ramas. Gracias por la información. Agradecería más y estrategias de trabajo. SL

  • A very nice article and that is why there is an organisation for adult scouts, the International Scout and Guide Fellowship. ISGF is a worldwide organisation for adults in support of Scouting and Guiding and who want to strengthen the dialogue between communities through community-oriented projects worldwide.
    It is open to former members of the World Association of Girl Guides and Girl Scouts WAGGGS and the World Organization of the Scout Movement WOSM, and to adults who did not have the opportunity to be Scouts or Guides and active Scout/Guide leaders but who believe in their ideals.
    Created in 1953 and supported by WOSM and WAGGGS, ISGF has National Scout and Guide Fellowships in 66 countries and more to follow. Furthermore, it is also represented in 39 countries with members (individuals or groups) of Central Branch. For more info or become a member write to worldbureau@isgf.org

Añade un Comentario