¿Participamos en un grupo -club o en un grupo-comunidad?

               Al menos dos formas de practicar el escultismo se encuentran en tensión cotidiana, ambas presentes en el Escultismo Comercial y en el Escultismo tradicional que  implican concepciones distintas sobre el grupo scout, la realidad social, los límites de las acciones y de la relación de los distintos actores de una comunidad. Una de ellas es lo que denominaremos el grupo-club, la otra el grupo-comunidad.

El Grupo – Club

                Una señora que participa del Club donde su hijo practica Básquet forma parte del grupo de padres que apoyan con su trabajo la actividad de los niños. La condición de los niños y adolescentes para la participación en el equipo es el pago de la cuota social y los gastos derivados de la actividad como los viajes, camisetas y demás. Los niños y adolescentes que no pueden pagar su membresía directamente no ingresan, considerando que la misma es la primera obligación del socio… las excepciones existen cuando un niño o adolescente demuestra que su capacidad deportiva es excelente, el club lo toma y lo forma también a la espera de un posible futuro negocio con el pase a otro Club más importante.

                La tarea del grupo de madres consiste en un puesto de ventas de gaseosas en el Club cuando hay partidos, la producción de sorrentinos caseros, empanadas y pizzas caseras que venden a la comunidad y algunas veces venden minorista fideos frescos de una fábrica de pastas. El producto de lo recaudado generalmente va hacia el club que decide el destino de parte del dinero, porque no todo va para el equipo de Básquet de los adolescentes ya que el club también tiene otras necesidades. Elevando queja por este tema, las autoridades del Club les dijeron que si no les gusta la administración que hacen de los fondos abandonen el Kiosko y realicen las otras actividades fuera del club y que cada chico pague lo que le falte para realizar la actividad.

                La relación del club con la comunidad se acota a quienes pueden pagar la cuota social para realizar las actividades; y la del grupo de madres es extractiva estableciendo una relación unidireccional (no  de intercambio) donde la comunidad debe hacerse subsidiaria de la actividad de sus hijos… allí es donde parientes, vecinos y otros miembros del barrio por las relaciones afectivas compran distintos productos muchas veces solo para colaborar con los hijos de sus amigos que juegan al Básquet. Por otra parte el club no tiene relación con la comunidad donde se encuentra ubicado y sus dirigencia se acota a ser la de la práctica que realizan, en este caso Basquet pero también fútbol, hockey, etc.

                ¿Acaso gran parte de los grupos scouts no funciona de esta manera? Los dirigentes se nuclean en relación a la práctica del escultismo eximiéndose de cualquier cuestión que se relacione con la comunidad; los niños y jóvenes que participan lo hacen pagando su cuota de membresía que es una obligación individual y entienden a partir del testimonio de sus dirigentes cuáles son los límites del escultismo respecto de lo social; la labor de los padres es la de obtener fondos para realización de salidas y campamentos manteniendo una relación extractivapara con la comunidad, tanto en relación con la entidad patrocinante – ”Kiosko exclusivo” donde vender sus productos para un público cautivo – como con la comunidad en general (vecinos, parientes, amigos). Las discusiones de los dirigentes se reducen a la práctica de la actividad en los distintos niveles (el club, la liga de básquet), lo mismo que la de los niños y jóvenes; y la de los padres a proveer lo necesario económicamente para realizar la actividad constituyendo a la comunidad en subsidiaria de la actividad de sus hijos. Para la práctica de un deporte y en un club con eso alcanza ¿En los scouts también? ¿no nos habremos quedado en la “carnada” olvidándonos del fin?

En grupo – comunidad

                Desde una concepción liberal no hay dudas que es el niño quien ingresa al grupo a practicar escultismo… y como dice el eslogan hecho para no pensar “el movimiento scout es de los niños y de los jóvenes”  ¿acaso esta sentencia no valdría para el equipo de Básquet al que hacíamos referencia… podríamos decir “el Básquet es de los jugadores” y el Director Técnico se limita a su función de facilitar el juego y los padres de que estén las condiciones económicas para jugar.

                El dirigente scout tiene una doble tarea. Por un lado es un miembro de la comunidad que testimonia con sus actos los deseos de dejar el mundo en mejores condiciones de las que lo ha encontrado y por eso, su participación en la vida comunitaria se hace imprescindible; por otro, debe ocuparse de que el Gran Juego se pueda realizar en las mejores condiciones posibles, sin inhibirse en sus funciones. Afirmar que el dirigente scout es un miembro de la comunidad es ni más ni menos que dar la ubicuidad que corresponde: Es parte del conjunto de dirigentes comunitarios dentro de un contexto social determinado y determinante.

                Incluir al dirigente scout y por ende al Concejo de Grupo en un conjunto más vasto de actores socio- comunitarios nos permite entender que en la comunidad existe una realidad concreta que no es indiferente de la cual los niños, jóvenes y sus familias son parte; de la misma manera que otras instituciones. La práctica del escultismo en los sectores medios de la población tiene desafíos distintos a la de los sectores que están al borde (la mitad de los niños en Argentina) donde como decía en el escrito anterior, no tienen las Necesidades Básicas cubiertas para poder crecer en el amor y desear un futuro ¿puede practicarse un escultismo donde el pago de una membrecía individual sea condición de participación? ¿Puede aplicarse una política extractiva de recursos de la comunidad donde no hay recursos para las Necesidades Básicas? ¿Puede practicarse un escultismo que anestesie a los niños y jóvenes respecto del contexto que viven? Hace muchos años que soy scout… cuando tenía 10 años pregunté en el grupo de la parroquia si había que pagar una cuota para ir, el curita tercermundista me dijo que no… si la respuesta hubiera sido otra nunca habría sido scout y seguramente mi vida hoy sería muy distinta.

                Los niños y jóvenes vienen a participar del Gran Juego y está perfecto… de hecho la sola existencia de un lugar donde jugar permite la construcción de una cobertura imaginaria que protege un poco de ese real imposible de pensar, pero no alcanza. Es el Concejo de Grupo quien además de participar en la vida comunitaria debe trabajar para construir comunidad con los padres y las organizaciones sociales del lugar. El escultismo brinda herramientas valiosísimas al momento de construir futuros posibles; los dirigentes y los jóvenes deben poder elaborar programas específicos orientados a impactar sobre problemas específicos de sus comunidades que como un modo de ordenamiento posible organizaremos en distintos ejes: Cultural, laboral, educativo, salud comunitaria, promoción comunitaria, derechos humanos, laboral –juvenil, laboral – familiar, medio ambiente, redes sociales.

                Desde una posición burguesa alejada de los sectores postergados cuesta darse cuenta del valor de los proyectos comunitarios, a modo de ejemplo les contaré sobre un Proyecto que implica producción para el autoconsumo, venta de excedentes, impacto ecológico, salud comunitaria (alimentación), trabajo en red, asociativismo.

Programa ReVerdeSer

                El programa grupal tiene como objetivo que en cada uno de los hogares las familias puedan implementar una pequeña huerta urbana para el autoconsumo. Los pasos a seguir son los siguientes.

–          Presentar la actividad a los niños y jóvenes como una posibilidad de obtención de especialidades y del reconocimiento de “patrulla Kim” a aquellos que decidan ahondar en el proyecto. El planteo inicial es la producción de plantines de huerta que una parte será repartido para las familias de los participantes y la otra se destinará a la venta con el objeto de recaudar fondos.

  • –      En la actividad scout se preparan cajones por especies que se repartirán con los participantes para ser llevados a sus hogares donde las familias los cuidarán
  • –         Mientras germinan se trabajará técnicas de construcciones para huertas urbanas y reciclado de distintos materiales (estantes, macetas, etc)
  • –     Con las familias que quieran realizar la huerta urbana en su hogar los dirigentes realizarán algunas actividades de aprendizaje
  • –     En período de división de plantas vuelven los cajones al grupo y el 50 % se divide entre los participantes del programa y el otro 50% es destinado a la venta para recuperar la inversión en las semillas y obtener recursos para la patrulla /rama /grupo.
  • –      Los participantes tendrán en sus hogares una huerta urbana con la que se cumplirán los objetivos planteados al inicio.

                El Concejo de Grupo anima y si el programa de huertas urbanas es exitoso, se puede avanzar con las familias en la ampliación de las producción y las ventas de excedentes de forma cooperativa, como así –de acuerdo a la comunidad- otro tipo de producciones. ¿Esto complica las actividades scouts? Para nada… de hecho inicia como actividad scout y después si es exitosa continúa trabajando con los actores familiares, los niños obtienen sus reconocimientos y seguramente algunos de ellos presentarán proyectos a partir de la experiencia… porque para inventar hace falta conocer… no se inventa de la nada.

                Seguiremos avanzando sobre estos temas, tan importantes en la realidad de los grupos que trabajan en el borde. Está en nosotros realizar una práctica del escultismo construyendo grupos – Clubs o grupos – Comunidades.

Comparte con otros... Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
0Print this page
Print
Email this to someone
email

0 Respuesta a “¿Participamos en un grupo -club o en un grupo-comunidad?”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario