Escultismo tóxico. Activo 2

Activo 2: el kraal que se “come” al kraal.

Hace unas semanas repasamos quizás el problema vertical del Escultismo, el activo tóxico que está de forma transversal en todos los demás: el tiempo. Hoy vamos a repasar un activo tóxico no menos importante. Puede que el título resulte un poco extraño pero tiene un sentido metafórico: ¿en qué momento el kraal engulle al kraal? Para mí hay una línea muy importante, la línea que diferencia la acción voluntaria Scout y la amistad.

Cuando utilizo el verbo “engullir” me refiero al momento en el que kraal no sabe cuáles son sus funciones, o sí, pero la línea entre el trabajo, la amistad y el paternalismo no dejan que la parcela de decisión para la que tiene que estar preparado este órgano quede  clara, dejando el horizonte del grupo muy difuminado.

Hay que tener en cuenta que nuestro Movimiento desde el punto de vista vivencial y emocional es muy poderoso, pudiendo crear una relación de dependencia importante entre el colectivo Scout y el responsable (voluntario). Las situaciones personales, los vacíos afectivos o la necesidad de amigos puede hacer que una persona voluntaria anule su propia capacidad de decisión. Para esto es muy necesario que el kraal no se envenene a sí mismo creando un límite difuso entre responsabilidad, participación y amistad, que incluso puede hacer que se acentúe metiendo en este activo tóxico un poquito de paternalismo y sobreprotección.

¿A qué me refiero con todo esto?

Me refiero a que en muchas ocasiones hay que tener mucho cuidado en la gestión del grupo Scout (para mí, la primera línea de batalla contra el Escultismo tóxico, me refiero al Grupo Scout). Seguro que en alguna ocasión hemos decidido cualquier cosa en un bar, o en la barbacoa de no sé quién o incluso viendo el espectáculo de nosecuantos. La gestión de un grupo (que es de lo que finalmente estamos hablando) necesita evitar que los adultos-responsables tengan tal carga de trabajo que el nivel de toxicidad negativa sea tan alto que finalmente dejen del Movimiento.

Me gustaría dejar claro en este artículo que el planeta no es el único recurso limitado, los responsables Scouts también, y como recursos limitados necesitamos que los niveles de toxicidad de los grupos (vamos, el trabajo que subyace) sean mínimos para que un adulto Scout sea sostenible el mayor tiempo posible. Por ello no vendría mal reflexionar sobre algunos de los activos más tóxicos de este problema:

1. La multiplicidad de cargos en una sola persona.
2. No aprovechar a cada adulto en el lugar que de verdad pueda ser útil y provechoso en cuanto a la fórmula: ganas + disponibilidad.
3. Trabajar en base a calendarios de trabajo y no trabajar por impulsos sin llegar a la reunionitis, pues ganar autonomía personal es parte del crecimiento Scout.
4. Hay que potenciar cada vez más la autonomía de las Ramas por una cuestión operativa pues al final un “Grupo todopoderoso” sólo hace limitar el poder de decisión y de actividad de las Ramas, por ello hay que saber que el papel del Responsable de Grupo es fundamental para encontrar un buen equilibrio en este modelo.

Y esto, es arena de otro costal pues si seguimos excavando podemos empezar a descubrir y oler otros activos tóxicos como la falta de liderazgo o el mito de la autogestión. Pero volviendo al tema:

  • ¿Quién se hace responsable de nuestros responsables?
  • ¿Pedimos características a nuestros responsables o simplemente tenemos la puerta permanentemente abierta?

Nuestro Movimiento debe modernizarse hacia un modelo de gestión de voluntariado eficaz pues este activo viene a avisar del problema que puede tener el paternalismo, el amiguismo y otros asuntos que pueden estallar en la cara si no afrontamos la gestión humana de un grupo Scout con parámetros pseudoprofesionales y es lo que va tocando si queremos ser en realidad un servicio social de calidad.

Por ello, cuidad el kraal, que funcione, que tenga organismos que funcionen, tareas definidas, perfiles y funciones claras pues puede llegar el momento en el que “el kraal se coma al kraal”.

Comparte con otros... Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
0Print this page
Print
Email this to someone
email

1 Respuestas a “Escultismo tóxico. Activo 2”


  • Muy acertivo el artículo hoy en día el voluntariado se alimenta de padres com hijos que inician en el movimiento, desafortunadamente les es complicado separar la autoridad de padre y de scouter, asi mismo se le exige al voluntario de tal forma que la estadística nos deja claro que un voluntario nuevo en el movimiento dura de 2 a 3 años en el cargo o en el grupo, si apoyacemos mas a nuestros voluntarios con materiales de trabajo y como bien lo decía con una vida de propia de sección el voluntario crecería mas, adoro su blog

Añade un Comentario