Relatos Scouts Distópicos. El Gran Secreto

Luego del festejo nocturno y preparándose para la vuelta, las patrullas se reúnen con el Abad para que les explique cómo iban a volver. Luego de decirles que viajarían como peregrinos que concurrieron a un retiro espiritual, el Abad se ofreció a responder las preguntas que se les ocurriera realizarle, siempre y cuando las pudiera responder.

–          Sacha. Abad ¿Qué ha llevado al mundo a que sucedan estas cosas?

–          Abad. El egoísmo chicos. Siglos atrás dos sistemas sociales estaban en pugna, uno de ellos que privilegiaba la libertad individual y dejaba a su suerte la vida y la muerte de las personas, el otro que privilegiaba lo colectivo pero anulaba las libertades individuales. El primero de ellos justificaba la riqueza en el egoísmo y en la competencia feroz entre seres humanos, el otro sostenía que la riqueza era de todos porque si bien las personas ocupaban lugares distintos en el trabajo todos favorecían la producción.

–          Sacha. ¿Y qué pasó?

–          Abad. Por la puja de los dos sistemas surgieron los derechos individuales y sociales, los primeros buscaban garantizar las libertades de las personas, los segundos trataban de garantizar un mundo con condiciones de vida dignas para todos. Cuando triunfa el individualismo el terreno para la Corporocracia se consolida.

–          Alina ¿por qué? ¿no es mejor que cada uno sea libre?

–          Abad. Depende en qué lugar social te encuentres. Para acumular más dinero menos personas tienen que tener derechos sociales como salud, educación, posibilidad de ascenso social. Hubo un proyecto que intentó corregir las distorsiones de uno y otro sistema pero fue duramente cuestionado por los representantes de los dos sistemas. En la nueva y novedosa modalidad se producía garantizando las libertades individuales, y se corregían las distorsiones que el sistema producía distribuyendo la riqueza a partir de impuestos y gravámenes a quienes mayores ingresos tenían, protegiendo el trabajo y limitando la acción de las grandes corporaciones. Los grandes empresarios y los medios de comunicación llamaron “clientelismo”, “falta de reglas claras”, “obstáculos al desarrollo” a la corrección de la distorsión que el sistema producía

–          Maximiliam ¿y qué pasó entonces?

–          Abad. Haciendo uso de su poder real en la generación de opinión y por medio de la compra de la justicia, fueron persiguiendo y desprestigiando a cada uno de los gobiernos y países que pretendían cuidar los intereses generales y distribuir parte de la riqueza. Esto genero gobiernos que en primer lugar obedecían a las corporaciones y luego, directamente, el gobierno de las Corporaciones, la pobreza y la caída de derechos de los más vulnerables como la posibilidad de ascenso y movilidad social recibió un golpe mortal.

–          Mariah ¿y que tiene que ver la muerte programada con esto?

–          Abad- Todo se convirtió en negocios corporativos, que para cumplan su función deben generar grandes utilidades. Las pensiones de vejez son aportes que las personas realizan durante toda su vida de trabajo para poder vivir bien en su vejez, pero ¿qué pasa si mueren antes de jubilarse o al poco tiempo? El dinero pasa a ser ganancia neta para las Corporaciones, de allí la muerte programada. Lo mismo ocurre con la salud, comenzaron a crearse enfermedades para vender los fármacos para curar las enfermedades que los mismos laboratorios creaban, en la práctica la mayoría del dinero de quienes trabajaban volvía de una u otra manera a las corporaciones. La muerte programada, casi fulminante, se produce luego de que el sistema de salud enfermó cientos de veces a la población para venderles sus tratamientos, cuando ya no puede producir utilidad no es necesario que viva, y menos que recupere el dinero que se le fue quitando como seguro de vejez.

–          Sacha. ¡¿cómo es posible que esto suceda?

–          Abad. Toda sociedad tiene formas de administrar la vida y la muerte, esta es la manera de la Corporocracia, que a su vez mantiene gente fuera del sistema, en las colonias como amenaza para quienes están en las grandes ciudades creando historias terribles, generando temor al “colono”, siendo una forma de controlar la seguridad interna de las Ciudades

–          Mariah ¿Tan poderosa es la Corporocracia?

–          Abad. Uds lo han visto. Controlan sus comunicaciones, los sueños, les dicen qué es lo que hay que desear, castigan a quienes tienen material prohibido como libros, cambiaron las verdades de la historia, definen los programas de educación donde lo que es contaminante no existe, demonizan las colonias que somos los que finalmente recuperamos la tierra que ellos destruyen ¿Cómo aprender que no están destruyendo el mundo ni matando personas si no es en una escuela controlada en sus contenidos, con los medios de comunicación orientados a ocultar la verdad? La mayoría de los que viven en las ciudades son casi autómatas manejados por una gran central computarizada. Uds gracias a los scouts han podido comunicarse por fuera de los sistemas controlados y pudieron conocer el mundo gracias a nuestros Hackers… y ahora nos han traído una fórmula que suponíamos pero que no podíamos dilucidar con nuestros equipos

–          Sacha . ¿Y un mundo mejor es posible?

–          Abad. Eso queremos construir desde la resistencia. Un mundo habitable para todos, que no sea el negocio de unos pocos que por más dinero que acumulen no pueden eludir su propia muerte.

Se subieron en un camión del monasterio que los llevó hasta la estación. Todo estaba arreglado… pasajes, nombres, motivos del viaje; los hackers del Monasterio eran excelentes en su trabajo, garantizándoles un viaje placentero en primera clase. Ya en el tren luego de ubicarse cómodamente Sacha dijo

–          Sacha ¿En qué mundo estamos viviendo? ¿Cómo hemos crecido sin ver la realidad durante estos años?

–          Alina. No lo sé. Quizás se trate de que empezemos a pensar cómo construir un mundo mejor, dejarlo mejor de lo que se encuentra.

Se hizo un largo silencio mientras chicos y chicas miraban por la ventana hacia la montaña que quedaba cada vez más lejos, donde se encuentra enclavado el monasterio, como si un pedazo de cielo hiciera puente con la tierra invitando a construir un mundo distinto.

Comparte con otros... Share on Facebook
Facebook
0Share on Google+
Google+
0Tweet about this on Twitter
Twitter
0Print this page
Print
Email this to someone
email

0 Respuesta a “Relatos Scouts Distópicos. El Gran Secreto”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario