Los Relatos Scouts Distópicos de Buho Terco. T2: Cegando a Argos

Segunda Temporada de Los Relatos Scouts Distópicos de Buho Terco. Imagen original de Simone Acquaroli,, CC, fuente: Unsplash.com            Un dron geoestacionario ubicado a 5000 metros de altura sobre la muralla de Ciudad Centro tiene un barrido de 12 kms, obstaculizado por edificios o accidentes naturales produciendo una sombra triangular que ciega al ojo del Dron, ensanchándose a medida que nos alejamos del ojo del de la cámara y del punto – obstáculo intermedio.

Cien drones geostacionarios ubicados a 5000 metros de altura sobre la muralla de Ciudad Centro tienen un barrido de 12 Kms obstaculizado por edificios o accidentes naturales produciendo una sombra triangular que ciega al ojo de la cámara de cada uno de los Drones, ensanchándose a medida que nos alejamos de los drones y los puntos obstáculos intermedios.

Si trazamos cien líneas con la proyección de barrido de todos los drones, de un lado a otro de la Ciudad, podemos establecer los puntos de obstáculo y los triángulos de oscuridad que se genera en cada uno de ellos. Aplicando la teoría de conjuntos podremos determinar a partir de los puntos de intersección de las distintas “sombras” proyectadas, cuáles son los puntos ciegos. Errar en el cálculo implica inevitablemente ser vistos y de acuerdo a lo que el sistema Argos detecte en poco tiempo Drones móviles se harán presentes a los efectos de inmovilizar a una persona o disuadir una actividad que involucre a varias y que sea considerada peligrosa.

La situación no es distinta respecto de la palabra. Toda palabra pronunciada en la red comunicacional es almacenada en las supercomputadoras cuánticas que a partir de un algoritmo en el cual establece determinadas relaciones del lenguaje, detecta e informa inmediatamente cuando las personas que se comunican pueden llegar a estar expresando ideas contrarias a los intereses de la Corporocracia o promoviendo actividades no permitidas. De la misma manera los Drones móviles tienen por objeto ubicar e inmovilizar a las personas y con posterioridad, de acuerdo a lo determinado por la legislación corporocrática, se establecen los castigos pertinentes que van desde la quita de créditos para intercambio alimenticio, beneficios sociales y en el caso de gravedad puede producirse el destierro o la confinación a campos de trabajo poco cualificado fuera de los límites de Ciudad Centro, con la única garantía de acceder a comida, bebida y salud básica.

El ojo del dron enfoca al anciano con gorra que camina por la calle Bolívar; lleva un clásico gorro de época y se ayuda en su desplazamiento con un bastón láser. En sus manos un sospechoso cilindro de 1, 5 mts es detectado por la computadora cuántica que  aplica la subrutina de escaneo de objetos para detectar la presencia de algún arma. Al comenzar determina que el cilindro es de cartón y no presenta ningún tipo de riesgo. Al dar vuelta la esquina por la calle  Adolfo Alsina otro Dron hace relevo y escanea el interior del cilindro encontrando por análisis de espectofotometría de masas que el material que hay en el interior es compatible con telas y con dos finos barrales para cortinas. El resultado del análisis revela posible presencia de algún cortinado o lienzo que no reviste peligrosidad alguna. A pocos metros se encuentra la Iglesia de San Ignacio. El anciano sube las escaleras e ingresa al Templo para dirigirse a rezar ante la imagen del Santo. Las cámaras internas captan su imagen que al comienzo de la Misa se confunde con la del resto de los fieles. En ese momento el anciano se dirige en dirección de la secretaría y pasa de largo, como para salir del templo, pero abre la puerta que conduce al campanario por las escaleras. Luego de subir los seis tramos que no tienen vigilancia virtual llega finalmente a  destino.

En el campanario saca de uno de los bolsillos gafas-binoculares y comienza a mirar en dirección a San Telmo buscando algo. A unos kilómetros de distancia otro anciano vestido de igual manera se encuentra realizando una maniobra similar en la terraza del un antiguo edificio histórico, pero bajo un alero fotovoltaico que funciona a su vez como  pequeño techo. En un momento dado las miradas a las distancia se encuentran, uno de ellos saluda, y el otro responde. En los distintos lugares los dos se agachan y toman los cilindros para extraer de ellos telas rectangulares, cada una de ellas dividida en dos triángulos: uno rojo y otro azul. Anudan las telas en los barrales y vuelven a encontrar sus miradas a la distancia. Los dos están ubicados en puntos ciegos de Argos. El viejo que se encuentra en la Iglesia de San Ignacio comienza a transmitir.

U – R –G – E – N – T- E   //  R – E – U – N – I – O- N   //    M – A – Ñ – A – N – A   //   A       L – A – S   //   1 – 4   //   E – N   //    E – L    //  A – T – E – L – I – E – R . //  R – E – T – R – A – N – S – M – I – T – I – R

El viejo que se encontraba en el edificio de San Telmo dirige su mirada hacia el remodelado Hospital Garraham y comienza la retransmisión hacia otro “punto ciego” donde se encuentra otro anciano a la espera. Mientras tanto, en San Ignacio, en un descanso a mitad de las escaleras Sacha se quita el sombrero, la barba, da vuelta su ropa que tiene otro color, guarda las banderolas en el cilindro y con una especie de soguin la ata para ya no llevarla en la mano sino al costado de su cuerpo de forma vertical, para en el momento en que culmina la Misa salir con todos los fieles en dirección hacia la calle Perú para retornar a su casa.

(Continuará…)

Primera temporada en version ebook para descargar y en el blog para leer on line.

Comparte con otros... Share on Facebook12Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Los Relatos Scouts Distópicos de Buho Terco. T2: Cegando a Argos”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario