Mafeking: Ciudad Subterránea. Capítulo 13 Parte 3

TRABAJAR CON LOS CADETES: ¿PREMIO O CASTIGO?

Continuamos recorriendo la historia de Lord Edward Cecil y el comienzo del Cuerpo de Cadetes de Mafeking

Baden-Powell (izquierda) y el Mayor Edward Cecil (Derecha) sentados sobre las bolsas de protección en una trinchera de la línea de defensa

Puertas adentro de Mafeking Cecil se desempeñó como miembro de derecho en los diferentes Consejos de Guerra o Cortes Marciales que se celebraron al personal militar durante el Sitio,  y como Presidente de la Corte de Jurisdicción Sumaria de Mafeking, un órgano mixto de administración cívico-militar creado por BP para resolver:  “ el juicio de todos los casos que no eran  directamente susceptibles a la ley militar

A pesar de su mal estado de salud, el Mayor se las arregló para presidir una importante cantidad de esas sesiones que tuvieron lugar durante los largos meses de bloqueo.

La Corte fue uno de los organismos más activos y atareados de Mafeking. El 5 de abril de 1900 (día número 174 del Sitio) alcanzó su sesión número 100 y continuó  funcionando –al menos- hasta el 7 de mayo. Su incumbencia abarcaba un amplio espectro de asuntos que debían ser evaluados en forma conjunta por  Cecil, en su calidad de Jefe del Estado Mayor, el Comisionado Residente, el Magistrado Residente, el Comandante de la Ciudad y Comandante del Regimiento de Protectorado. El funcionamiento del tribunal permitió administrar los asuntos internos de la ciudad, aplicando una dura disciplina a los sitiados. Tal como surge de la lectura de las actas de reuniones, el Mayor se vio obligado a evaluar y expedirse sobre una amplia y disímil variedad de asuntos:

  • Lunes, 20 de noviembre de 1899: Seakeco, acusado de ser sospechoso de espionaje, fue encontrado inocente. Julius y Diamond, acusados de robo de aves, dijeron que Johannes robó las aves de corral de la casa de un indio cerca del camino a Bulawayo y se las entregó a ellos. Los tres son condenados a doce latigazos”
  • Viernes 22 de diciembre de 1899 “Corte de Jurisdicción Sumaria “Sentencia de muerte.- Se publica para información general que Tolegelo, un Kalahari Baralong, fue hoy juzgado  por violación de domicilio  y robo, y condenado por el Tribunal de Jurisdicción Sumaria a sufrir la muerte.”
  • Miércoles 7 de marzo: el ciudadano Jim Phuthego, fue encontrado culpable de obtener mercancías pagándolas con billetes del banco sin sellar (presuntamente extraviados o robados antes de que entren en circulación) El acusado hizo una declaración al efecto diciendo que encontró las notas en la Plaza del Mercado. Es condenado a recibir 20 latigazos y tres meses de prisión con trabajos forzados

En su calidad de Jefe de Oficiales, firmó la mayoría de las más de 100 Ordenes Generales que BP ordenó publicar durante el Sitio, Cecil –por delegación del Comandante Baden-Powell- suscribió las indicaciones diarias que se emitían para dirigir la marcha de los asuntos de la ciudad y su defensa. Un repaso por algunas de ellas,   nuevamente pone de relieve que sus tareas  le requerían estar informado de una amplia diversidad de temas.

  • 09-11-1899 Armas. Se  advierte a los Comandantes de los  Cuerpo que deberán prestar  especial cuidado en cuanto a la custodia de las armas, municiones, bandoleras, etc., de los heridos o muertos en acción. Los hombres deben ser instruidos en lo que sea necesario para que puedan dejar sus armas desactivadas En el caso de los rifles  Lee-Metford, sacando el perno de modo que pueda  en las manos del enemigo. Esto es necesario en vista de los diversos movimientos de avance que puedan hacer frente a los puestos de avanzada del enemigo.
  • 22-12-1899 Recompensa. Ha llegado a conocimiento del Coronel al mando de que ciertas personas han traído desde sus puestos al ganado que se desvió hacia las líneas enemigas y están aguardando una recompensa por su recuperación. Recompensas por este servicio no se pueden entregar,  ya que después de todo se considera  sólo están cumpliendo sus deberes para con el bienestar general de la población.
  • 10-01-1900 Manipulación de proyectiles sin estallar. En vista del lamentable accidente sufrido ayer por el  Graham, se recuerda un vez más Orden General No. 2, del 8 de diciembre de  1899. Todas las personas son advertidas  de que serán declaradas responsables de los daños a la vida, la integridad física o la propiedad de otros, derivados de la manipulación no autorizada de los proyectiles sin explotar. Cualquier persona que  encuentre  un proyectil de artillería sin estallar,  debe informar inmediatamente Comandante del Puesto más cercano,  que será el responsable enterrarlo  a la vez un una distancia de seguridad por debajo de la superficie
  • 05-04-1900 Copia de la Órdenes.  Como no se puede obtener más papel, será imposible, a partir de hoy distribuir nuevas órdenes.  Todos los Cuerpos y Unidades deberán  por lo tanto en el futuro enviar diariamente un ordenanza  a la Oficina de la Sede a las 5 p.m. para copiar las órdenes.
  • 07-04-1900 Designación: El Sr. Millar es nombrado Comandante del Refugio de Mujeres  con el pago de una tasa de 10 Chelines por día desde el 13 de octubre 1899, inclusive. El Sr. Millar no tendrá derecho a recibir la indemnización de trincheras además de ese pago.

No hay –o no he hallado- ningún testimonio en contra de Cecil, salvo el del propio BP.
Tal vez sólo se tratara de una enemistad personal, tal vez el Coronel esperara más del Mayor.
Por supuesto no hay manera de saberlo.
La documentación muestra que Lord Cecil se ocupó de una gran cantidad de temas importantes e hizo su aporte al Sitio.
Algunos años después cuando un periodista le comentó a que su ex jefe se había mudado cerca de su casa, Cecil le respondió “no quiero saber nada de Baden-Powell ni de Mafeking”.

Lord Edward Cecil –sin sombrero, a la derecha- en la entrada de de uno de los refugios antibombas. Capitán Gordon Chesney Wilson -parado a la izquierda (con los brazos cruzados) Esposo de Lady Sarah Spencer y Ayudante de Campo de BP-

Fue Cecil quien- preocupado por la falta de soldados- pensó en ocupar a los chicos  que habitualmente se reunían en la plaza.
Para  relevar a los hombres de la ciudad del cumplimiento de  algunas tareas menores, dejándolos disponibles  para que se ocuparan de  combatir en las trincheras, propuso asignar funciones de ordenanzas, correos y vigías al grupo de chicos que formaban el improvisado grupo de Cadetes  que holgazaneaba alrededor de la Plaza del Mercado. El Mayor aprovecharía  un pequeño cuerpo de niños que ya estaba conformado antes de la guerra, asignándole nuevas funciones, organizándolos en una estructura de jerarquía militar y aportándole un nuevo adiestramiento para trabajar durante el Sitio.
Baden-Powell no creó la agrupación de niños ni tampoco –corresponde señalarlo- se arrogó su fundación, como se aprecia en sus propias palabras, siempre fue absolutamente sincero al respecto y no reclamó para sí mismo ese mérito, un hecho que inexplicablemente varios autores se empecinan en adjudicarle.
En 1907 en su libro  Sketches in Mafeking & East Africa, explicó:

“Esta Compañía fue organizada por Lord Edward Cecil entre los chicos de la ciudad para el trabajo de ordenanzas,  para  liberar a todos los hombres para que cumplan sus funciones en la defensa.”

 Un año más tarde vuelve sobre el tema en Scouting For Boys y amplía la historia:

“La importancia de un hombre en tales circunstancias era inmensa y cuando disminuyó nuestro numero con los muertos y heridos, el trabajo de los combatientes y de los que tenían que montar las guardias creció en proporción. 
“Fue entonces cuando Lord Edward Cecil, el Oficial del Estado Mayor, reunió a los muchachos de la plaza y los organizó en un cuerpo de cadetes, dándoles un uniforme y enseñándoles el ejercicio.” 

En Lesson´s Of The Varsity Of Life también recordó a la agrupación de cadetes, en 1933 escribía:

“Durante la Defensa de Mafeking, a Lord Edward Cecil, mi Jefe de Estado Mayor, se le ocurrió la idea de utilizar a los muchachos del pueblo para tomar el lugar de los hombres empleados como ordenanzas, mensajeros, etc.., y así liberarlos para su deber en las trincheras. Los muchachos fueron organizados como un cuerpo bajo el comando de uno de ellos mismos: el Sargento Mayor Goodyear”  

La documentación indica que el 10 de febrero de 1900, el Mayor Cecil fue puesto a cargo del modesto Cuerpo de  Cadetes de Mafeking.
Pero una cosa es ser el autor de la propuesta y otra muy distinta es tener que ocuparse de hacer que la idea funcione.
Cecil, formalmente era segundo al mando en Mafeking, por ello resulta un tanto extraño que se le encomendara un asunto menor, teniendo en cuenta las múltiples exigencias que la situación demandaba y su alta graduación como Jefe del Estado Mayor.
Realmente  una tarea nimia para ser supervisada el hijo del Primer Ministro.
Las posibilidades son muchas y todas caen en el terreno de la especulación.

  • No existen constancias que aclaren si Cecil se ofreció voluntariamente para el trabajo o si este le fue impuesto por Baden-Powell.
  • Organizar un grupo de 14 chicos, (la cantidad que BP anunció en el periódico el 31 de marzo de 1900) parece ser más un castigo que una asignación acorde a sus responsabilidades militares.
  • Tal vez a Baden-Powell no le convenció mucho la idea, o no la consideró viable, entonces Cecil debió hacerse cargo de su sugerencia.
  • Por el contrario, quizás a BP la idea le pareció tan buena que comisionó a su funcionario más importante para ponerla en marcha.

De todas maneras resulta completamente inusual que se le efectuara ese encargo dada la asimetría existente entre su jerarquía y la irrelevante incidencia de la cantidad de miembros  en el número total de la guarnición: 14 niños no combatientes, en un destacamento de unos 1300 combatientes: una cifra cercana al 1%

Asimismo queda en evidencia  que Baden-Powell no tenía ninguna pretensión pedagógica en relación a la  agrupación de niños, ya que Cecil –adicto al juego y  deudor moroso- distaba mucho de ofrecer un buen ejemplo formativo como los que BP reclamaría más adelante a los dirigentes  de su futuro movimiento juvenil.

LA PRÓXIMA SEMANA : BP PARECE HABER ENLOQUECIDO: DESIGNA  A UN BORRACHO COMO  NUEVO AYUDANTE PARA LOS CADETES  


Este artículo forma parte de la serie El Sitio de Mafeking: viejos temas, nuevos materiales que pueden leer cada viernes en el Blog de La Roca del Consejo.
El primer capítulo lo pueden encontrar aquí.
Las fuentes documentales en las que se basan las investigaciones se pueden consultar en el listado aqui.
Los impacientes y los curiosos pueden adelantarse a la lectura descargando mis libros de  investigación documental sobre el Sitio de Mafeking, disponibles en el Wiki de La Roca:

Mafeking Ciudad Subterránea (Parte 1)

Contate Algo… de Mafeking

 

Comparte con otros... Share on Facebook24Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Mafeking: Ciudad Subterránea. Capítulo 13 Parte 3”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario