Yo no quiero ir a hacer turismo a Azerbaiyán. Es más, no quiero que los Scouts vayan

Leo con tristeza un articulo publicado en la web de Scouts de España titulado “¿Quieres ir a Azerbaiyán?“, donde se habla de la celebración de dos eventos scouts mundiales.

Azerbaiyán, ¿Sabes de que pais estamos hablando?

¿QUIERES IR A AZERBAIYÁN? Scouts de España

captura de la web de ASDE.

AZERBAIYÁN 2016/2017

Algunos presos y presas de conciencia quedaron en libertad, pero al menos 14 continuaron en prisión. La mayoría de las organizaciones de derechos humanos obligadas a suspender sus actividades en años anteriores no pudo reanudar su labor. Persistieron las represalias contra activistas y periodistas independientes. Se negó la entrada en Azerbaiyán a observadores internacionales de derechos humanos. Hubo denuncias generalizadas de tortura y otros malos tratos y de detenciones arbitrarias de personas críticas con el gobierno.

Información general

La economía de Azerbaiyán, dependiente del petróleo, resultó profundamente afectada por la caída de los precios de esta materia prima y por la depreciación de la moneda nacional, el manat, a la mitad de su valor. Aumentó el precio de los alimentos sin que hubiera subidas equivalentes de los salarios. Desde los primeros días de enero se extendieron por todo el país las manifestaciones espontáneas, pacíficas en la mayoría de los casos, contra la devaluación del manat y las consiguientes subidas de precios. La policía y las fuerzas de seguridad reprimieron las protestas. El 18 de enero, el presidente Aliyev firmó un decreto que establecía una subida del 10% de las pensiones y salarios mínimos de los empleados del Estado. La medida resultó insuficiente para paliar el descenso de los niveles de vida.

En abril hubo una escalada de las hostilidades entre Azerbaiyán y la escindida región de Nagorno Karabaj, respaldada por Armenia. Los combates, que duraron cuatro días, se cobraron víctimas civiles y militares en ambos bandos y se saldaron con pequeñas conquistas territoriales de las fuerzas azerbaiyanas.

En septiembre se aprobaron en referéndum varias enmiendas a la Constitución que otorgaban atribuciones adicionales al presidente, ampliando su mandato y facultándolo para convocar elecciones presidenciales anticipadas y disolver el Parlamento.

En noviembre, el Consejo de la UE aprobó un nuevo mandato para la negociación de un acuerdo integral con Azerbaiyán en sustitución del Acuerdo de Asociación y Cooperación de 1996, que regulaba las relaciones bilaterales entre la UE y Azerbaiyán. El diálogo político en virtud de este acuerdo se había estancado en los últimos años mientras el historial de Azerbaiyán en materia de derechos humanos seguía empeorando.

Presos y presas de conciencia

Se siguió encarcelando a personas críticas con el gobierno. Al comienzo del año quedaron en libertad varias personas que habían sido declaradas culpables en juicios de motivación política y cuyos casos habían alcanzado gran resonancia; entre ellas había al menos 12 presos y presas de conciencia. No se retiraron los cargos contra ninguna. Tras visitar Azerbaiyán en mayo, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria determinó que continuaban las detenciones arbitrarias de defensores y defensoras de los derechos humanos, periodistas y líderes políticos y religiosos.

Algunos presos y presas de conciencia liberados, como la periodista Khadija Ismayilova y el abogado de derechos humanos Intigam Aliyev, tenían prohibido viajar al extranjero; la mayoría no pudo continuar en la práctica con su trabajo.

Al concluir el año seguían abiertas las causas penales iniciadas en 2014 y 2015 contra un grupo de destacadas ONG y que se usaron como pretexto para detener a varias personas —consideradas presos de conciencia— por fraude y evasión de impuestos.

El 10 de mayo, los activistas juveniles Giyas Ibrahimov y Bayram Mammadov fueron detenidos por cargos falsos relacionados con drogas tras hacer pintadas políticas en una estatua del ex presidente Heydar Aliyev. Fueron condenados a 10 años de prisión el 25 de octubre y el 8 de diciembre, respectivamente.

El 18 de noviembre, el Tribunal Supremo desestimó el recurso de apelación presentado por el preso de conciencia Ilgar Mammadov y confirmó su condena a siete años de prisión, a pesar de una resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que establecía que había sido detenido sin pruebas de ningún tipo, y de los reiterados llamamientos del Comité de Ministros del Consejo de Europa en favor de su liberación.

Al final del año, al menos 14 presos de conciencia continuaban en prisión. Más de 100 personas, según calculaban activistas locales de derechos humanos, permanecían encarceladas por cargos de motivación política.

Libertad de expresión

Todos los medios de comunicación de gran difusión continuaban sometidos al control del gobierno, y los medios independientes seguían sufriendo presiones de las autoridades. Los periodistas independientes eran objeto de intimidación, acoso y violencia física por difundir información crítica con las autoridades.

El 20 de abril, las autoridades abrieron una investigación criminal sobre Meydan TV, plataforma informativa independiente en Internet de lengua azerí, acusándola de actividad empresarial ilegal, evasión de impuestos en gran escala y abuso de poder. También fueron investigados 15 periodistas de Meydan TV, algunos de los cuales informaban desde el extranjero. A los que trabajaban en Azerbaiyán les impusieron restricciones para viajar que les impedían abandonar el país. Las investigaciones criminales contra ellos seguían abiertas al final del año.

En noviembre, Afgan Sadykhov y Teymur Kerimov, periodistas que informaban sobre asuntos sociales, fueron detenidos y acusados de agresión tras ser atacados por personas sin identificar.

Zamin Gadji, periodista del periódico de oposición Yeni Musavat, fue citado y amenazado por la policía en la comisaría de Bakú el 28 de noviembre por una publicación en Facebook en la que había criticado que el gobierno no investigara unos casos de asesinato de gran resonancia.

El 29 de noviembre, el Parlamento aprobó reformas del Código Penal que penalizaban las injurias al honor y a la dignidad del presidente a través de Internet. La nueva legislación disponía multas y penas de hasta tres años de prisión.

Libertad de asociación

La mayoría de las principales ONG de derechos humanos azerbaiyanas no pudieron reanudar su actividad tras la congelación de sus activos y el hostigamiento constante de sus miembros, incluso mediante procesamientos penales. Varios dirigentes de ONG que habían sido declarados culpables de cargos falsos continuaron en prisión; otros se vieron obligados a exiliarse por miedo a sufrir persecución.

A principios del año, el gobierno descongeló las cuentas bancarias de ocho ONG que participaban en la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas, grupo internacional que promovía la gestión responsable de los recursos extractivos. La decisión se tomó después de que la Iniciativa degradara a Azerbaiyán a la categoría de país candidato en 2015 debido a la represión gubernamental de la sociedad civil.

Libertad de reunión

La policía continuó empleando fuerza excesiva para reprimir y disolver manifestaciones pacíficas.

Durante las manifestaciones celebradas en todo el país en enero, en al menos dos casos la policía usó fuerza excesiva para dispersar a una multitud pacífica y detuvo a decenas de manifestantes pacíficos. Además, en todo el país, las autoridades citaron para interrogarlos a varios activistas políticos y los detuvieron, acusándolos de organizar las protestas.

Las reformas constitucionales aprobadas tras el referéndum de septiembre, que otorgaban aún más atribuciones al gobierno para restringir el derecho a la libertad de reunión pacífica, limitaban los derechos de propiedad y permitían imponer restricciones a la libertad de reunión si quebrantaba la “moral pública”.

Tortura y otros malos tratos

Los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley seguían cometiendo tortura y otros malos tratos con impunidad.

Defensores y defensoras de los derechos humanos denunciaron tortura y otros malos tratos a miembros del movimiento Unidad Musulmana que habían sido detenidos en el curso de enfrentamientos con las fuerzas de seguridad del gobierno en el pueblo de Nardaran en 2015. Se acusó a activistas de este movimiento de intentar cambiar a la fuerza el sistema constitucional y crear un grupo armado organizado.

Los activistas juveniles Bayram Mammadov y Giyas Ibrahimov denunciaron haber sufrido tortura y otros malos tratos bajo custodia. Tras visitarlos en el lugar donde se hallaban detenidos, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria confirmó que presentaban lesiones que coincidían con sus denuncias. Los jueces hicieron caso omiso de sus conclusiones durante las vistas celebradas para ordenar su prisión preventiva y para examinar la causa. Otro activista juvenil, Elgiz Gahraman, contó a su abogado que había sufrido tortura tras ser detenido el 12 de agosto. Permaneció 48 horas recluido en régimen de incomunicación y fue obligado a “confesar” cargos de posesión de drogas. Al final del año continuaba privado de libertad en espera de juicio.

Conflicto armado

En abril se registraron enfrentamientos armados durante cuatro días entre las fuerzas gubernamentales y las fuerzas de la autoproclamada República de Nagorno Karabaj. Azerbaiyán informó de la muerte de 6 civiles y 31 militares; por su parte, el Ministerio de Defensa armenio informó de la muerte de 93 personas en su bando, 4 de ellas civiles. Ambos bandos se acusaron mutuamente de minimizar el número de víctimas militares y exagerar el de víctimas civiles en sus comunicaciones. Según los informes recibidos, ambos bandos dirigieron ataques contra escuelas y otros bienes civiles.

Este articulo esta copiado íntegramente del informe 2016/2017 de Amnistia Internacional sobre la preocupante situación de los derechos humanos en Azerbaiyán. Pais donde se va a celebrar los próximos eventos de la Organización Mundial del Movimiento Scout y al que están invitados los jóvenes scouts a participar y donde podrás aprender en un ambiente de educación multicultural, adquirir conocimientos sobre el escultismo en el mundo, practicar tu conocimiento de idiomas, tomar parte en actividades de equipo. Los scouts de Azerbaiyán te ayudarán a explorar su cultura, tradiciones y la Historia de la antigua península de Absheron, y te guiarán a través de las mejores rutas y escenarios, en las que además tendrás oportunidad de degustar la cocina nacional en un pais donde no existe libertad de expresión ni se respetan los derechos humanos.

Si todo lo anterior te importa poco tienes la oportunidad de hacer turismo con todos los gastos pagados y conseguir fotos de lugares lejanos para tu Instagram.

Comparte con otros... Share on Facebook18Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Yo no quiero ir a hacer turismo a Azerbaiyán. Es más, no quiero que los Scouts vayan”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario