No dejemos solos a los colibríes.

En varias culturas de América se cuenta la historia de un colibrí y un gran incendio en la selva. Todos los animales huían despavoridos, pues era un fuego terrible. De pronto, el jaguar vio pasar sobre su cabeza al colibrí… en dirección contraria, es decir hacia el fuego. Le extrañó sobremanera, pero no quiso detenerse.
Al instante, lo vio pasar de nuevo, esta vez en su misma dirección.
Pudo observar este ir y venir repetidas veces, hasta que decidió preguntar al pajarillo, pues le parecía un comportamiento harto estrafalario:
– ¿Qué haces colibrí? le preguntó.
– Voy al lago, respondió el ave, tomo agua con el pico y la echo en el fuego para apagar el incendio.
– ¿Estás loco? le dijo el jaguar, ¿Crees que vas a conseguir apagar lo con tu pequeño pico tú solo?
– Bueno, respondió el colibrí, yo hago mi parte.
Y tras decir esto, se marchó a por más agua al lago.

Hace unos días guías y scouts se enfrentaron cara a cara con neonazis en la ciudad checa de Brno, La Roca fuimos los primeros en contároslo. La foto que ilustraba el post fue tan impactante que enseguida su historia se hizo viral pero ya no eran “scouts y guías” sino solo Lucie Myslíková, la guía de 16 años de la foto, la protagonista única y apareció incluso en grandes medios como la BBC y hasta el nuevo secretario de la OMMS, Ahmad Alhendawi, la llamó por videoconferencia.

Tampoco es de extrañar, los seres humanos nos sentimos más identificados con las acciones individuales que con las colectivas. Aunque esto suponga para Lucie necesitar hoy protección policial. En otros países directamente le hubiera valido una visita a comisaría

Al igual que Lucie, las imágenes de otras personas se han hecho virales por su postura firme contra la intolerancia. Maria-Teresa Tess Asplund, que se enfrentó a una manifestación neonazi en Suecia, Saffiya Kahn, la joven británica que respondió con una sonrisa a la provocación o Danuta Danielsson, que en 1985 golpeó con su bolso a un manifestante neonazi protagonizando una impactante fotografía.

Como el colibrí del cuento, Lucie, Maria-Teresa, Danuta o Saffiya decidieron que tenían que hacer su parte. Y más allá de nuestro apoyo virtual estas imágenes nos tienen que hacer reflexionar y aferrarnos a nuestra promesa Scout para oponernos pública y abiertamente al odio y no dudar en salir a defender los derechos humanos en este mundo que a veces parece volverse más inhumano. He iniciado este artículo con un vídeo de Dani Luján cuyo contenido comparto plenamente y que espero que hayáis visionado. Como dice Dani en el vídeo, hay Scouts que han protestado por esa imagen y rechazan que una Guía de 16 años pueda participar en una manifestación. Yo veo otro problema, y es la facilidad con la que admiramos a los colibríes y la dificultad que tenemos para apoyar acciones como las que realizan.

Comparte con otros... Share on Facebook7Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

1 Respuestas a “No dejemos solos a los colibríes.”


  • Como dice un viejo tema musical de mi pais… claro como el agua

Añade un Comentario