Adivina…

Pues eso: adivinad.

Hace poquito estaba echando un vistazo a un libro de un Scouter de indudable prestigio que escribía lo siguiente:

Primeros Principios

“Es muy bueno brindarle un buen rato a la generación venidera, pero si observamos a nuestro alrededor, y si miramos hacia delante, no podemos dejar de sentir que que se necesita algo más que acostumbrar a los muchachos a disfrutar sin responsabilidad y dándoles todo hecho.

Si “observamos a nuestro alrededor” ¿qué vemos? Guerras, asesinatos, y muertes súbitas, con toda la brutalidad de los tiempos primitivos. Y la religión completamente ignorada por personas que se denominan civilizadas pero que carecen totalmente de auto-control, influenciadas por la opinión de las masas, y sólo dispuestas a ser gobernadas por la fuerza a manos de dictadores.
Todos tenemos en mente suficientes ejemplos en el mundo a nuestro alrededor que nos muestran que lo que se necesita es el carácter adecuado en las personas si queremos una nación libre, pacífica y feliz.”

¿Quién es el autor de estas frases? ¿Lo adivináis?

Pues sí. Aunque podrían estar escritas ayer mismo… las escribió en 1936 un tal B-P.

Como creo que merece la pena os voy a traer estas semanas algunos extractos de sus publicaciones en la revista “The Scouter”, de la que os hablé en su día y que constituía el principal medio de intercambio de información en aquellos años.

No os voy a bombardear con ellas. Sólo os traeré unos pocos de aquellos artículos que publicaba el viejo Jefe en dicha revista en su propio apartado denominado “The Outlook”, la Perspectiva. Tras la muerte del fundador la editorial scout por antonomasia, Pearson, publicó una selección de aquellas contribuciones, y lo hizo con ese mismo nombre en 1941: “La Perspectiva de B-P”.

El artículo continúa así:

Nosotros “lo hemos estado advirtiendo”, pero… ¿estamos haciendo algo al respecto? Las traicioneras fuerzas del mal están ya trabajando, incluso entre nuestra propia gente. Afortunadamente la tranquilidad británica es difícil de eliminar. Existe un germen de sentido común imperturbable en la manera de ser del británico promedio. Pero el desarrollo de las prisas y tensión modernas, y la creciente comunicación entre las naciones del mundo nos aporta una sensación de desasosiego, y con ello el riesgo de contagio allí donde las mentes sean objeto de una hipnosis de masas.

Hoy día existen algunas señales entre nuestra gente de una creciente falta de ese autocontrol que fue en el pasado un atributo de nuestra nación. El número de asesinatos y suicidios, el ansia de notoriedad, la morbosidad o la histeria que lleva a multitudes a un funeral trágico o a la llegada de una estrella de cine, todos ellos son indicadores que señalan en ese sentido. Todos ellos son rasgos negativos en una persona, verdaderamente asociados a producir una grave crisis nacional en un futuro cercano, en el que el autocontrol unido a la lealtad serán vitales.

Por lo tanto corresponde a los Scouts desarrollar con la línea que nos hemos establecido para educar el CARÁCTER de la generación venidera de modo que mantenga y desarrolle ese autocontrol personal y el sentido de servicio a la comunidad, lo que caracteriza al buen ciudadano. Queremos educar al chico de una manera práctica para que saque lo mejor de la vida. “Donde vive la alegría, el comunismo muere”.

He utilizado la palabra “educar” en vez de “enseñar” porque quiero decir que debemos inspirar a cada muchacho en particular para que desarrolle estas cualidades por sí mismo, en lugar de una mera instrucción impuesta sobre él.
Apenas considero necesario insistir sobre nuestros viejos principios, que han permanecido iguales desde que comenzó el Movimiento. Pero cuando comenzó fue en forma de un esquema muy simple, y con el crecimiento a lo largo de los años se han añadido a él muchas nuevas interpretaciones y muchas líneas paralelas, de modo que existe el riesgo de cubrirlo con éstas de manera que perdamos de vista la idea y método originales. Crece el peligro de que el Movimiento llegue a ser demasiado académico, solicitando altos estándares de eficiencia, pruebas y todo eso. Debemos tener cuidado con esto.

Yo pediría a los Scouters que considerasen seriamente los planes para desarrollar nuestros dos elementos principales, esto es, la Salud Física y el Carácter. Para la Salud Física, no mediante una instrucción física, sino más bien mediante actividades y juegos que despierten el entusiasmo de los muchachos. Y también media la sugerencia práctica de ejercer su propia responsabilidad a la hora de mantener su salud, mediante una dieta apropiada, descanso y ejercicio. Para el Carácter, principalmente mediante el atractivo del Campamento y de la Patrulla.

Durante el Campamento el Scouter tiene la gran oportunidad de observar y llegar a conocer las características individuales de cada uno de sus muchachos, y luego aplicar la orientación necesaria para su desarrollo. Mientras los mismos muchachos adquieren las cualidades que conforman el carácter inherentes a la vida en el campamento, donde la disciplina, el ingenio, la inventiva, la auto-confianza, la habilidad manual, las habilidades de los hombres del bosque, el arte de la navegación, el sentido de equipo, el conocimiento de la Naturaleza, etc., pueden todas ser absorbidas bajo la dirección alegre y empática del Scouter comprensivo.

La Patrulla es la escuela del carácter para el individuo. Al Guía de Patrulla le proporciona práctica en Responsabilidad y en cualidades del Liderazgo. Al Scout le ofrece la oportunidad de subordinar el ego a los intereses del grupo, los elementos de sacrificio y el auto-control ligados al espíritu de equipo de la cooperación y la buena camaradería.

En este momento tenemos cientos de miles de muchachos y muchachas en nuestras manos, y existen muchos centenares de miles más que necesitan la formación a condición de que podamos encontrar suficientes líderes para manejarlos, y ofrecerles suficientes alicientes para integrarlos.

Hay un inmenso campo abierto para nosotros, en el cual podemos servir de guía hacia mayores desarrollos. No hay necesidad de desanimarse por complicaciones o decepciones temporales. Estas llegaran por fuerza de cuando en cuando. Son la sal que da sabor a nuestro progreso. Sobrepongámonos a ellas y démonos cuenta de la gran trascendencia de nuestra labor. Nos hemos impuesto una noble tarea que sólo precisa de un poco de coraje y perseverancia para llevarlo hacia el éxito. Afrontémoslo, con toda la alegría de la aventura en estos tiempos difíciles, para educar con la ayuda de Dios a una valiosa estirpe de jóvenes ciudadanos para la futura seguridad, el honor y bienestar de nuestra nación.

Octubre, 1936

El libro completo, en una nueva traducción realizada íntegramente por un servidor, y completado con una selección de textos sacados de la revista “The Scout”, dirigida a los muchachos, con el nombre de “Historias del Jefe Scout” podréis descargarlo desde un enlace que os facilitaré al final de esta pequeña serie.

Comparte con otros... Share on Facebook14Share on Google+1Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

3 Respuestas a “Adivina…”


  • Como siempre amigo… excelente trabajo…

    Me llamaron la atencion algunas cosas que merecen ser repensadas

    1)BP ya estaba muy apiolado (como decímos los argentos) del papel de los medios de comunicación como influencia en los jovenes y lo que en esa epoca se denominaba hipnosis de masa, o psicologia de las masas. El otro día circulaba una foto de BP haciendo una selfie jaja… nadie puede decir que afirmaria el fundador en esta epoca, pero la opinion sobre la suya da una orientacion.

    2)El segundo punto es que ya hablaba de los “viejos valores”, lo que es una muestra que toda generacion considera viejos los valores en que vive, no es la exclusividad de nuestra epoca

  • Gustavo Alvarez ARGENTINA

    Muy Bueno Juan. Y mejor aún que hayas decidido echar mano a The Outlook. Tus lectores esperaremos ansiosos el final de la serie para hacernos de tu traducción.

  • Juan J Pérez-Gato legendario

    Muchas gracias a vosotros.
    Búho, es verdad que la historia parece repetirse una y otra vez. En cierta ocasión leí que en unas tablillas (sumerias quiero recordar) de más de 5000 años de antigüedad se podía leer una frase que venía a decir: “el fin de los tiempos está cercano, los jóvenes ya no respetan a los mayores”…creo que queda todo dicho, je, je. En todo caso estoy muy de acuerdo con B-P en cuanto a la influencia enorme que pueden ejercer los medios de comunicación, para bien o para mal.
    Gustavo, me alegro que te guste. Estoy terminando la traducción de la parte correspondiente a las ‘historias del jefe’, así que no tardaré mucho en pasártelas.
    Un apretón de zurda para ambos.

Añade un Comentario