Para cumplir mi deber para con Dios, por John Thurman

El siguiente es un artículo publicado en la revista Scouting Magazine, por John Thurman, por ese entonces el Jefe Scout de Gilwell Park, cumplió esa tarea de 1943 a 1969. El articulo se publicó el 10 de diciembre de 1962. Thurman encargó y aprobó el aro de Gillwell, escribió Manual para el guía de patrulla, El Scout y su hacha y muchos libros más. Baden Powell le otorgó cinco Insignias de Madera. Esta traducción la hice apurado pero tratando de que estas palabras lleguen a más adultos en el movimiento, espero haber hecho un buen trabajo. Tigre Perseverante.

Para cumplir mi deber para con Dios

(por John Thurman, Jefe Scout de Gilwell)

Nota del autor: Esto es una adaptación de mi carta carta antes de la 18° Conferencia de la Oficina Scout Internacional.

Baden Powell una vez dijo “Una organización como la nuestra fallará a menos que les lleve a sus miembros el conocimiento de la religión”.­

Al inicio de la Organización Mundial del Movimiento Scout, la Conferencia Internacional de 1924 declaró: “El escultismo no tiene la intención de debilitar las creencias personales, al contrario, quiere fortalecerlas. La Ley requiere un scout que practique su religión de forma real y verdadera”.
En 1957, la 16° Conferencia Internacional publicó una resolución que reafirma la Fe como un principio fundamental del escultismo, poniendo el deber para con Dios como el primero de esos principios.

Entrar al movimiento es enteramente voluntario pero realizar la Promesa Scout es una condición para ser miembro tanto para adultos como para jóvenes.

Si nosotros creemos y aceptamos todo lo expuesto anteriormente en el desarrollo del Escultismo, entonces vemos como es obvio que solo podemos admitir y hacer uso de aquellos adultos que están preparados para aceptar esos principios, incluidos los religiosos, sobre los que el escultismo está basado. Cada líder tiene que mostrar su Fe, animar a los chicos a sobrellevar las obligaciones religiosas y guiar al muchacho que no ha tenido catecismo o cualquier otro tipo de acercamiento (a la religión).

Apertura del articulo publicado en The Scouting Magazine

Seria hipócrita encomendar a los muchachos tareas y obligaciones si los adultos no se preparan para aceptar las propias. Es imposible inculcar la fe a otros a menos que la tengamos nosotros.
Entiendo y tengo mucha simpatía por los jóvenes que creen en el escultimo pero que todavía están en una búsqueda religiosa. Siempre recibí al que está en esa búsqueda espiritual y que en el trabajo en rama encuentra el camino correcto para si mismo. Aquel que busca la religión de forma genuina, aquel que podemos usar (y creo que deberíamos hacerlo) pero si permitimos que los muchachos tengan contacto con la militancia agnóstica, el ateísmo declarado, o la desidia espiritual propia de la adolescencia es injustificado, incluso injusto, para los jóvenes y sus padres y una traición a los principios del escultismo.

La creencia religiosa es nuestra regla principal, y si no lo aceptas no eres apto para ser parte. Somos un movimiento voluntario, pero “voluntario” significa que tenemos la libertad para hacer y creer de acuerdo a nuestros deseos más egoístas entonces no quiero ser parte. Seguramente pensaras, libertad para unirte y libertad para dejarlo, libertad para aceptar los principios y ser parte; libertad para rechazarlos y permanecer afuera del Movimiento Scout.

Entonces ¿cómo educar al muchacho? Te voy a dar algunas sugerencias, pero primero recuerda la plegaria que dijo una pequeña muchacha: “Oh, Dios, haz a la gente buena agradable y a la gente agradable, buena”. El pensamiento detrás de esta oración es tremendamente importante porque al menos que los jóvenes vean en sus dirigentes bondad (y la definición de los jóvenes no será necesariamente la misma que la nuestra) no es probable que los sigan.

  1. Dale a los muchachos un líder que acepte los principios del escultismo.
  2. Forma al dirigente para que tenga certeza de sus convicciones. Aconsejale en los caminos que puede ayudar al joven (y a su Unidad) para adquirir un entendimiento creciente de su religión.
  3. Respeta la autoridad de todas las religiones.
  4. Usa la Ley Scout para lo que fue creada, es decir, como un llamado positivo a la acción.
  5. Impregna un espíritu misionero en nuestros dirigentes, eso sostendrá sus esfuerzos en llevar el escultismo a los jóvenes que lo necesitan más. La mitad de los chicos en el primer campamento de Brownsea provenían de barrios marginales y callejones de Londres.
  6. Muéstrales apoyo en el esfuerzo de hacer algo difícil, que los apoyamos cuando fallan y los aplaudimos cuando tienen éxito. Mi mayor miedo es que el escultismo muera por ser respetable, se pierda en la urgencia de la dificultad y termine como un movimiento de clase media. Es mas importante estar orgulloso de lo que el escultismo hace por la juventud que estar orgulloso del escultismo en si mismo.
  7. Trata de mostrar a los Educadores Scouts como relacionar el Programa con la Promesa. ¿Enseñas primeros auxilios para que el muchacho obtenga una insignia, o enseñas primeros auxilios para que el joven este listo para servir a otros, como parte de sus obligaciones religiosas? Cada Insignia que los muchachos usan muestran como vivencia su promesa y seguramente no muestran cuan hábiles son para obtenerlas y como los ayudamos a ganarlas.
  8. ¿Es la buena acción una realidad o parte de una leyenda? ¿se toma desde un motivo religioso o secular?
  9. Usa el Consejo de Guías (actualmente Consejo de Unidad) como el custodio y estandarte de todas las cosas, incluida la espiritualidad de la misma.
  10. Trata de facilitarle a los jóvenes el contacto con lo mejor de la vida, y al mismo tiempo de protegerlos de toda tentación innecesaria.
  11. Usa la vida al aire libre, el woodcraft y la naturaleza (y en definitiva todas las actividades al aire libre) como una pista para entender las maravillas del Creador.
  12. Esta Siempre Listo para charlar con los scouts sus dudas y problemas en su relación con Dios.
  13. Esta listo para ayudar al joven que está en la búsqueda religiosa a encontrarla y al joven que duda, a resolverla.
  14. Donde sea apropiado usa oraciones en las reuniones de Unidad y en los campamentos, cuidadosamente elegidas para que sean de entendimiento de los jóvenes.
  15. SI es apropiado, usa el “Scouts’s own” como puente entre la ignorancia y la última convicción. (nota del traductor: el “Scouts’s own” es una celebración ecuménica que se realizaba antes de las fogatas nocturnas, todavía se realiza en muchas asociaciones de países del norte)
  16. Siempre relaciona las actividades con la Promesa Scout.
  17. Lleva a la vida de Unidad a aquellas personas (sean scouts o no) que son genuinamente religiosos y a aquellos, que por sus acciones y presencia, les dará una respuesta a los jóvenes.
  18. Manten la Promesa Scout como base del escultismo y hazlo en forma progresiva, teniendo en cuenta la edad y desarrollo de cada joven. El chico promete “Hacer cuanto de mi dependa”, no “hacer”, hacer la promesa un compromiso razonable y a la vez un reto considerable para tratar de hacer mejor hoy lo que hicimos ayer.

Queda una cosa que necesita ser trabajada: como le mostramos a los chicos a disfrutar su religión, como le mostramos disfrutar su relación con Dios. No le hagamos ver ver que su “deber para con Dios” es como una píldora que los adultos insistimos que se tome para ser scout. Podemos llevar al joven a disfrutar su religión solo si le mostramos que nosotros disfrutamos la nuestra.
He dicho que debemos fortalecer nuestras creencias, y quiero apelar también a fortalecer nuestra tolerancia a otras religiones. Nadie tiene el monopolio de la verdad.
Tolerancia no quiere decir debilidad o debilitar nuestra propia Fe, para decir “esto es en lo que creo pero respeto tu derecho a creer en algo diferente”. No es lo mismo mismo que tolerar el derecho a ser  espiritualmente holgazán o a no creer en nada.
Ahora existe una pobreza de espiritualidad mas grande que en cualquier momento previo en la historia de escultismo. Ninguna nación puede darse el lujo de vivir del capital espiritual generado por sus antepasados.
Nuestro fundador nos dio una Promesa en un orden de prioridades: Dios, patria, los demás. Ese orden permanece vital. Nuestros esfuerzo debe mantenerlos.

Articulo original publicado en The Scouting Magazine

Final del articulo original publicado en The Scouting Magazine

Este artículo fue visto en Boy Scouts of America. Scouting, Volume 50, Number 10, December 1962, periodical, December 1962; New Brunswick, New Jersey. (texashistory.unt.edu/ark:/67531/metapth331737/: accessed April 12, 2017), University of North Texas Libraries, The Portal to Texas History, texashistory.unt.edu; crediting Boy Scouts of America National Scouting Museum.  

Aclaración Pertinente: La traducción fue hecha para difundir. Concuerdo mucho con las palabras de Thurman; los modismos usados (Unidad en vez de tropa, Adultos en vez de Scouters etc) se deben a que pertenesco a Scouts de Argentina, más allá de los téminos utilizados espero sea de su agrado.

Comparte con otros... Share on Facebook84Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

3 Respuestas a “Para cumplir mi deber para con Dios, por John Thurman”


  • Te felicito. Rescatar este tipo de aportes es lo que creo necesario para no desviar el espíritu original de BP en cuanto a qué es el escultismo y qué persigue. Abrazo

  • Scout de Europa

    ¡Vaya! ¿Ahora ya sí que aceptáis que la UIGSE es scout 100%? Después de este artículo no queda ninguna duda. Muchas gracias por el artículo, que es estupendo. Siempre volver al origen es bueno.

  • Daniel Maidana

    Hola! Gracias Agustín, estoy rescatando de a poco material para la Unidad que dirijo y de a poco aporto a los demás.
    Siempre es bueno recordar, pero recordar el ecumenismo que nos dejó el Fundador.

Añade un Comentario