Zippo, el famoso encendedor, también en versión Scout.

Cualquier Scout que sea o haya sido fumador ha tenido alguna vez en sus manos un encendedor Zippo. Fue un tal George G. Blaisdell, en 1932, quien creó el especial diseño que hace que la llama de estos mecheros resista encendida aunque sople el viento o el mechero se mueva bruscamente. Un diseño que no ha cambiado desde que el primer encendedor saliera de su fábrica de Bradford, Pensilvania, hace casi noventa años, y que es el principal responsable del éxito de los Zippo entre los Scouts.

Iinsignias de zippo. Colección de Marc Grubic

Marc Grubic es un coleccionista estadounidense que atesora más de tres mil Zippo y entre los mismo podemos encontrar una buena colección de Zippo de temática scout.

¿Cómo empecé a coleccionar mecheros Zippo?

Todo comenzó el funesto día de mi 21 cumpleaños, cuando todavía estaba en la Universidad. Asistía a una fiesta organizada para mí por mi novia de aquel entonces, sin saber que era una fiesta de despedida puesto que me dejó después del pastel. Decidí celebrar mi nueva libertad yéndome de cervezas, y de camino a los bares, me detuve y pillé un paquete de cigarrillos (no era fumador en aquel momento) pero necesitaba un encendedor. Siendo el tipo de persona que soy, un mechero ‘Bic’ no me valía y vi una pequeña caja de Zippos y compré uno, un modelo sencillo de color negro mate con el logo de Zippo en la esquina, en color blanco. Lo llevé y utilicé diligentemente, juré por él y dependí de él. Fui fumador de Camel desde el primer día y en aquella época había menos restricciones referentes a productos promocionales del tabaco… y coleccioné los billetes de Camel (los famosos Camel C notes) y empecé a conseguir Zippos con los programas de puntos. Mi favorito era el color Naranja Fluorescente con el logo de Camel. Aquel se convirtió en mi EDC (pequeña carga de cada día) y lo utilicé en muchas aventuras y demostró su valía en muchas clases de biología bajo todo tipo de condiciones meteorológicas.

Tras graduarme en 1999 conseguí un trabajo como Doctor en un Zoo y cuando en el otoño pusimos un stand en la Feria local del Condado, me quedé sin cigarros. En el pabellón contiguo había un stand de una estanquera local. Tenía un enorme expositor de cristal lleno de toda clase de Zippos, la mayoría de los juegos (Corvette, NASCAR, etc…) completos y con sus tarjetas de exposición junto con los ‘coches del año’. Admiraba aquellas pequeñas joyas y ella me dijo…’deberías empezar a coleccionarlas… ¡van a seducir!’. Acepté su consejo y al día siguiente casi compro toda la caja. Estaba enganchado. Comencé a ir a los almacenes Flea, a mercadillos de jardín y a subastas para encontrar más que añadir a la colección. Compraba sin medida y fácilmente podía gastarme unos 100$ y volverme a casa con una bolsa llena de Zippos.

El punto de inflexión llegó en 1995, cuando me enteré del ‘Encuentro de Intercambios de Zippo’ en Bradford. Hice una reserva y me encaminé hacia allí…un auténtico novato. Me abrió los ojos en cuanto a lo que allí había y decidí que aquello era algo que podía y quería hacer durante el resto de mi vida. Al año siguiente descubrí los productos ‘no-encendedores’ y conocía a mi mejor y más duradero amigo en el mundo Zippo, Mike Grimaldi, cuando tropezamos el uno con el otro en mi mostrador y a él le llamó la atención la variedad y selección de mi material ‘no-encendedor’, el cual también coleccionaba con el mismo fervor que yo.

A lo largo de los años mi colección se ha hecho más fluida y en la actualidad estoy en la tercera etapa de mi colección. Con los años he conseguido de casi todos los tipos posibles, estilos y épocas de los encendedores y/o productos relacionados que se hayan producido alguna vez. Muchos fueron vendidos con el tiempo por distintas razones, algunos han vuelto a mí, de otros sólo tengo recuerdos vanos…conforme progresaba hacia una colección más definida. Como estudioso de todo lo que hago, aprendí todo lo que pude a lo largo de los años y me gustaría transmitir esa información a cualquiera a quien pueda ayudar.

Mi especialidad son los objetos Zippo que no son encendedores, los anuncios de Pensilvania y las ciudades del Condado de York, los anuncios de los Boy Scouts, anuncios de vendedores y de carteles de pared (unos pocos tipos), y piezas de gráficos realmente limpios. Con los años he tenido algunos de mis artículos expuestos en unos pocos libros, en ambos volúmenes Grimaldi (de los cuales también adquirí parte de otra colección de coleccionistas) y en el libro de Zippo ‘Fiorella Viet-Nam’.

En cuanto a cifras estoy bastante por debajo de mi máximo de colección, cuando tuve más de 10.000 objetos. Hoy calculo que ando por los 3500-4000 objetos, incluyendo anuncios de periódico y artículos Zippo promocionales. Para mí ya no importa la cantidad, sino lo que prefiero coleccionar conforme me hago mayor, las condiciones de las piezas usadas. Mi meta es llegar finalmente a las piezas en la mejor condición posible que me pueda permitir. He hecho muchos amigos de todas partes del mundo y espero ver el potencial que nuestro hobby tenga en el futuro.

Thanks Mark for giving us this interview!!

Tenéis la colección completa en este enlace.

Comparte con otros... Share on Facebook33Share on Google+1Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Zippo, el famoso encendedor, también en versión Scout.”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario