Scouts fuera de lo común. Capítulo 4.2: El drama de Perros-Guirec

Vuelvo hacia atrás una vez más para contaros la historia del Escultismo Marino en Francia. Hoy una historia trágica pero imprescindible para comprender el Escultismo Marino hoy en Francia.

Perros Guirec es un pequeño pueblo de la Bretaña francesa. Un paraje natural precioso en las costas del Océano Atlántico. En aquel lugar, más conocido por sus balnearios y sus tranquilas playas, es donde cambiaría por siempre el rumbo del Escultismo francés.

Perros Guirec

Ocurrió el 22 de julio de 1998. Hace diecinueve años un velero de cuatro metros y medio de eslora partía del puerto de Port-Béni para llegar hasta Perros-Guirec, 30 kms al oeste. En esta embarcación viajan siete adolescentes, siete scouts marinos de la asociación francesa de scouts y guías católicos, una asociación con nombre parecido pero independiente de la conocida Scouts et Guides de France.

Siete adolescentes navegando solos en una embarcación preparada para seis personas. Ninguno de ellos tiene la formación ni los conocimientos como para tal travesía. Ningún adulto les acompaña, los chicos tienen la consigna de llamar por teléfono al jefe de grupo, a su casa, cuando arriben a Perros-Guirec, su destino o a algún sitio. Pero no alcanzarán jamás su destino.

Cuatro de ellos morirán ahogados ese mismo día al no conseguir controlar su barco en el fuerte oleaje: tres de estos scouts tenían 13 años, Damien Lasnet-Delanty, Antoine Buchet y Antoine Gérard, el cuarto, el mayor de la tripulación, Jean-Baptiste Pruvost, tenía 16 años. Un velero que les encontró por casualidad consiguió rescatar a los otros tres adolescentes. Guillaume Castanet, un joven de 31 años que colaboró en el salvamento también fallecerá al tratar de rescatarlos.

El abad Jean-Yves Cottard era entonces el responsable del grupo. El dia del drama este abad, que tenia bajo su responsabilidad directa a los jóvenes scouts, no alertó a los servicios de emergencia hasta las diez de la noche cuando en realidad esperaba su regreso a las tres de la tarde.
Fue detenido tres días después e imputado por la justicia por “homicidio y heridas involuntarias por una falta deliberada a las normas de seguridad y de prudencia” y “falta deliberada de asistencia a persona en peligro” por no avisar de la desaparición de los muchachos.

A estas acusaciones se sumaba la acusación del ministerio de la juventud y el deporte. La asociación del abad estaba en situación irregular y había sido advertido por le ministerio por ello el año anterior.

Desgraciadamente era una tragedia anunciada. Tras el drama el periódico Ouest-France entrevistará a un pescador que rescató a estos mismos siete scouts sobre el mismo barco, solo dos días antes:

Regresaba de pescar, hacia las diez y media de la noche, cuando en la oscuridad observé el mástil del velero, atrapado entre las rocas, luchando contra la corriente. Los chicos hubieran podido remar, maniobrar con el timon para salir del paso pero visiblement no sabían como hacerlo.

El pescador continua contando como respondió a los gestos de socorro del mayor de los Scouts y se acercó para remolcar el velero hasta la orilla, a la altura de Beg ar Vilin, a 20 kilómetros al oeste de Perros-Guirec. Solo el chico mayor hablaba, los demás estaban como compungidos. Allí se encontraron con el abad Cottard que dijo haber seguido al velero por la carretera con su furgoneta. El testigo explico como el abad ordeno que sacaran de la furgoneta una baca para improvisar un refugio con el que los chicos pasarían la noche en la propia playa de piedras, relevándose para impedir que el velero fuera llevado por la corriente.
“Están acostumbrados” habría respondido el abad ante la duda del pescador de si no seria mejor amarrar el velero y que pasaran la noche mas arriba en la hierba de un prado cercano.

La mañana siguiente el velero partía al amanecer y era llevado, probablemente por la corriente, hasta el cercano puerto de Port-Béni, puerto bendito, donde los chicos volvieron a dormir al raso antes de embarcar para su ultimo viaje.

Los testigos fueron tajantes: Aquel dia la mar no estaba para que unos chicos, incluso si fueran experimentados, que no lo eran, navegaran. Otro testigo afirmaría al periódico le Télégramme de Brest que un chico, muy joven, temblaba sin parar y que les desaconsejó hacerse a la mar.

Partieron el miércoles hacia una mar sobre la que jamas habríamos dejado navegar a nuestros hijos.

portada del libro sobre el dramaEl 22 de julio de 1998 el pais entero se paralizó con la noticia del drama. El Escultismo Marino así como las escuelas de navegación quedaron suspendidas sine die, marcadas por un accidente cuyas responsabilidades, bien definidas por la justicia, acabarían por contaminar todo el Movimiento. A lo largo de los cinco años siguientes el Escultismo francés perderá hasta el 40% de sus efectivos. Al año siguiente se suspenden, sin distinción, todos los diplomas marinos concedidos por las asociaciones scouts y guías.

El funeral y el juicio al abad Cottard y los demás jefes de la asociación dividen al pais; a la Iglesia Católica en Francia y al escultismo tradicional. La Hermandad San Pio X, de corte tradicionalista, está detrás de la asociación y uno de sus máximos representantes en Francia, el padre Jacques Berrou, no duda en afirmar durante los funerales que lo sucedido es voluntad de Dios y que en la vida hay circunstancias difíciles, hay que aceptarlas como vienen. Llama también la atención que ninguno de los padres de las víctimas se une a la acusación particular. El padre de Jean-Baptiste Pruvost, fallecido en el mar, incluso declarará que su hijo es un héroe y que el abad Cottard es su pastor. Casi diez años después una madre se desmarcará del silencio autoimpuesto de las familias para denunciar la situación prácticamente de secta que vivían las familias: Seguimiento diario, visitas a sus casas, consejos continuos sobre que decir, que hacer. Repetición como un mantra que lo sucedido había sido voluntad de Dios. Todo ello venía del entorno religioso del abad Cottard, la Hermandad San Pio X.
El abad Cottard es condenado finalmente a cuatro años de cárcel en 2002, declarado responsable único de la muerte, evitable, de cuatro personas. Hasta la fecha ha rechazado siempre tener nada que ver en lo sucedido, agarrándose él también, a la decisión del Altísimo.

La asociación scouts a la que pertenecían, Association française de scouts et guides catholiques, desaparecerá poco después al hacerse a la luz pública la falta total de formación entre los jefes. Pese a tener bajo su responsabilidad casi 2000 menores la mayoría de los jefes no tenían títulos oficiales que les habilitaran para actividades al aire libre. La prensa se hará eco también de las inclinaciones filofascistas de algunos de los promotores de esta asociación que se declaraba a si misma triplemente fiel, al Escultimo, a la Iglesia y a Francia y donde las derivas militaristas y los discursos de la extrema derecha estaban a la orden del día (1).

En nombre de nuestros hijos es la película que narra los hechos. Muy dura, sin duda, pero que puede servirnos para que los responsables scouts nos acordemos de la responsabilidad que entraña nuestra labor, que la formación es imprescindible y que los padres nos confían lo más preciado que tienen: sus hijos.

La semana que viene os hablaré de como el Escultismo francés aprendió de este drama y como relanzaron, unidos, el Escultismo Marino.

Comparte con otros... Share on Facebook8Share on Google+1Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

4 Respuestas a “Scouts fuera de lo común. Capítulo 4.2: El drama de Perros-Guirec”


  • Juan J Pérez-Gato legendario

    ¡Madre mía! ¡Cuánto inconsciente!
    Y todo esto parte de un ERROR DE CONCEPTO. El escultismo es una escuela para formar el carácter de los chicos, pero desde luego NO SE TRATA de someterlos a pruebas espartanas y a riesgos estúpidos. El Gran Juego consiste simplemente en poner a los chavales en un entorno “hostil” CONTROLADO (en este caso el medio natural) y con herramientas limitadas para SACAR LO MEJOR DE ELLOS: la colaboración, el ingenio, la habilidad, autoestima…
    Así se acostumbran a tomar decisiones en común, a planificar las cosas y a llevarlas a cabo, que es como se actúa en la vida misma.
    Es cierto que a veces tendrán que enfrentarse a situaciones incómodas (lluvias, mal tiempo, errores de cálculo en cuanto a los alimentos, cansancio…) y que así es como más se aprende, pero desde luego SIN PONER EN RIESGO A NADIE, porque eso sólo conlleva TODO LO CONTRARIO, además de ser un crimen para con los chicos, sus tutores y para con el Movimiento Scout.

  • Tuvimos un caso parecido en España pero no tuvo el mismo impacto que este drama. Carezco de suficiente información para hablar de ello en el Blog pero la inconsciencia y la falta de formación de los scouters también fue la causa de varias muertes en un accidente horrible.

  • He quedado muy impresionado con esta historia. Tengo interés en la película pero no localizo los subtítulos. ¿Alguien sabe donde conseguirlos?

  • No sabría decirte, Xulio. La película nunca fue traducida a otros idiomas creo. Quizás en una web-comunidad de subtítulos…

Añade un Comentario