La confusión del Sr Vallory

Por sugerencia de un amigo, decido  leer la disertación de Eduardo Vallory en el Foro Educativo de Brasil de la OMMS. Como algunas cosas me quedaron haciendo “ruido”- especialmente respecto a los binarismos que construye para determinar lo que él considera un Escultismo (romper la tradición) a diferencia de un  Escultismo (formalizado) – y se trataba de un Powerpoint, decidí googlear en búsqueda de mayor información que sirviera para aclararme los sentidos de algunos conceptos que utiliza y da por sentando que el público entiende, y  es allí donde encuentro que Brasil se trata de la repetición de un escrito publicado en una revista en el año 2012 y de una conferencia dictada en Argentina en 2015, lo que me permitía disponer de buen material para satisfacer algunas de mis dudas.

Soy más amante de las preguntas que de los Binarismos  tales como los que propone el Sr. Vallory. A diferencia de otros tiempos no tan lejanos, nuestra época produce subjetividades que ubican la producción como centro del lazo social por eso se corre el riesgo de que las necesidades de los modos de producción continua de novedad -de objetos de consumo- determinen el lugar que corresponde al escultismo. Es una verdad de Perogrullo que el escultismo es una actividad del “Tiempo libre” en la que participan los niños y adultos que deciden trabajar en ello ¿y que es el “Tiempo libre” sino la pausa que se establece dentro del sistema de producción laboral o escolar?.

Cuando comenzamos una disertación con estadísticas económicas, tecnológicas, anticipaciones futuras y comparaciones, preanunciamos que el punto de partida estará teñido por otra cosa que tiene nombre propio, el modelo de control social desde el que se intenta “colonizar” el “Tiempo libre” partiendo de un “hombre sin atributos” pero sobre todo cuantificable a efectos sea útil al modelo de productivo, cuestión que he abordado varias veces en estos años, siendo lo mas próximo la serie de textos“De la formación del Carácter a la Corrosión del Carácter”.

El Escultismo se relaciona con el Otium ¿Qué es esto? Jacques Alain Miller lo explica de la siguiente manera: Uno trabaja, se ocupa de sus asuntos, combate a los bárbaros, se activa para asegurar la construcción de las rutas romanas, en fin, todo eso que ven desplegarse en Astérix, por ej., para tomar una referencia erudita conocida por todo el mundo y después, en un momento dado, uno se desprende del cuidado de sus obligaciones y se consagra a sus propios asuntos: se ocupa de sus viñedos, bebe con sus amigos, bromea con sus siervos, se acuesta con su favorito, lee filosofía, charla en confianza como se ve en las Tusculanas de Cicerón… Esa era su manera de gozar”. La práctica del escultismo se da en la pausa o desconexión respecto del sistema productivo y escolar ¡por eso funciona!… ahora… si al Escultismo lo vestimos con los ropajes necesarios para que el sujeto tenga las habilidades, competencias y actitudes que necesita el modo de producción imperante ¿Qué tipo de escultismo proponemos? ¿No estaríamos colonizando la Pausa?

No hay dudas de que el Sr Vallory sabe de qué se trata el escultismo por eso dice en uno de sus textos que La mayoría de las veces, el escultismo se explica mejor por cómo le brillan los ojos a alguien cuando trata de describir sus cualidades que por las palabras que usa. Esto se debe a que el escultismo está mucho más relacionado con las experiencias vitales que con las explicaciones, así como a su naturaleza profundamente intuitiva”[1]  Comparto con Vallory que el escultismo esta mas relacionado con el goce que con las explicaciones, sino los niños y jóvenes sencillamente no participan o no se apuntan en los scouts… sencillo… no hay ninguna obligación para ello. Ahora, también el Sr Vallory sabe que lo que sigue después de la coma en tanto función de separación, es un indicio de teoría a la cual él adhiere. Allí agrega: “así como a su naturaleza profundamente intuitiva” y aquello que se relacionaba poco con las explicaciones de golpe ¡pasó a al terreno de una teoría educativa sin que el lector distraído pudiese darse cuenta!.

Acostumbrado por profesión a los vericuetos teóricos me encuentro con unainterpretación sospechosa[2] que llamó poderosamente mi atención  y  no puedo pasar de largo: “el escultismo fue concebido según los elementos de lo que dice la ciencia cognitiva hoy”. Claramente no se trata de la interpretación que da un autor de su obra o de la interpretación de la obra en sí, lo que está en juego son las expectativas del lector (Vallory) que busca en la obra lo que quiere ver, con un cuerpo teórico inexistente al momento en que se produjeron los textos. Estrictamente no interpreta a BP, sino hace uso de sus textos, sobreinterpreta.  Nuevamente me llamó la atención que alguien tan preocupado porque la gente busca la “autenticidad” en las tradiciones, pareciera correr tras ella al momento de justificar su posición teórica.

          Es comprensible que el Sr Vallory realice una relectura del escultismodesde el cognitivismo, válida como la que pueda realizarse desde otro marco teórico y que generalmente en los ambientes académicos, se aclara previamente. Donde el Sr Vallory coloca la “naturaleza intuitiva” que es la llave para su desarrollo teórico, un psicoanalista podría hablar directamente del goce para  desarrollar otra comprensión teórica desde el mismo hecho señalado.

Avanzando un poco más en el texto base de su conferencia, observará que“la acción educativa del escultismo no se puede ver en una fotografía fija, sino más bien en una secuencia: es el conjunto de elementos aparentemente modestos lo que hace que las actividades scouts se vivan como un universo paralelo, y que poco a poco conformen la personalidad de los chicos y chicas”  El Otiumpermite localizar  lo que denomina “universo paralelo” en tanto se trata de ladesconexión del sistema productivo – escolar e instauración de otra temporalidadla de la pausa… la de los tiempos del juego y la re-conexión de la producción con el propio deseo.  Es de suponer que no desconoce dicha temporalidad, simplemente elige denominarla de otra forma; me pregunto ¿ él mismo puede pensarse desconectado del modelo productivo – escolar, o la única alternativa es la que ofrece, una parafrenia de tipo fantástico como salida?

De distinta manera intenta nombrar ese lugar, por ejemplo dirá que “Hay algo universal y eterno en un adolescente, dice Jacques Moreillon: cualquiera que sea su país o su cultura, disfrutará con los mismos juegos, se enfrentará a los retos de las mismas situaciones, tendrá las mismas dudas y los mismos temores. Y el método scout tiene la capacidad de responder a todo ello.Es esta universalidad e intemporalidad lo que también explica no sólo por qué el escultismo se propaga con tanta naturalidad y facilidad en tantos países, sino también porqué se adapta tan bien a tantas culturas”… en síntesis… la relación con el Otium, el goce,  que no es intemporalidad sino  pausa y debe ser pensado como otra temporalidad.

Finaliza su texto haciendo la siguiente referencia Joseph Farrell añade que si se le pregunta a un scout, «como he hecho en muchas culturas por todo el mundo», porqué está en el movimiento, la respuesta más común es: «Es divertido. ¡Hacemos cosas fantásticas que otros chicos no pueden o no quieren hacer!». Así pues, para los chicos y chicas, el escultismo es libertad, amigos, emociones, diversión, aventura y un sentido de felicidad y de nuevo nos encontramos con el Otium… aunque Vallory pareciera insistir con  problemas que son del sistema escolar (cómo conectar la producción de saberes con el deseo) desde el paradigma con que lee la educación en general

Para no aburrir en demasía dejamos aquí, pero hay mucha tela para cortar respecto de los binarismos que propone y la relación que establece entre medios y fines, donde también pueden ubicarse con claridad los sesgos de su interpretación.

Existen distintas lecturas a las que realiza Vallory,  es bueno saberlo para no pontificar ninguna de ellas y con ello poder ubicar cuáles son las opciones teórico – ideológicas en juego.

 

 

[1] Eduardo Vallory (2012). “El escultismo y el carácter intuitivo de su acción educativa” Educación Social. Revista de intervención socioeducativa, 50 pp 80-90

[2] Umberto Eco. “Los límites de la interpretación”, Ed Lumen

Comparte con otros... Share on Facebook4Share on Google+1Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “La confusión del Sr Vallory”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario