Unos padres ejemplares

¿Quiénes? ¿O se trata de algunos de esos consejos de manual?”

Pues no.

Ya sabéis lo que me gusta contaros batallitas (¿o creéis que lo de ‘Gato Legendario’ me lo pusieron al azar?, je, je), así que hoy os contaré algo referente a unos padres y unos hijos muy especiales: el matrimonio Baden-Powell y sus retoños. En concreto os hablaré del primogénito: Peter Baden-Powell.

“Una biografía…¡No, por favor!”

Je, je, …. ya  sé que suena a tostón, pero es que… ¿nunca os habéis preguntado qué resultado tuvo el escultismo en el mismísimo hijo del fundador? ¿Cómo sería tener como padre a todo un héroe nacional?

Porque  después de conocer a los personajes, su obra en el Movimiento Scout y Guía, su conocimiento sobre educación de jóvenes y sobre la naturaleza humana, los múltiples escritos del fundador… seguro que  muchos de vosotros podríais pensar que la tarea de la paternidad para ellos sería más sencilla.

Por lo menos yo pensaba así, imaginando que como B-P tenía unas vivencias extraordinarias, un conocimiento enciclopédico del método, y una evidente conexión con los chavales… la vida de aquel niño habría sido maravillosa.

Pero lo cierto es que un buen día se me ocurrió leer un libro del que os he hablado a menudo: la biografía del fundador escrita por Tim Jeal.

Personalmente soy de los que cree que en ocasiones el trabajo de Jeal es especulativo, pero de lo que no cabe duda es que su libro está documentadísimo, pues contó con una enorme cantidad de información nunca antes utilizada. Entre ella un gran número de cartas privadas del propio BP que ahora pertenecen a los archivos privados de los scouts norteamericanos. Y además de eso su punto de vista siempre es interesante, al ser una persona no relacionada con el escultismo.

“Bueno leíste a Jeal ¿Y qué?”

Pues que me di cuenta de que las cosas no fueron tan estupendas como imaginaba.
Trataré de no ser rollero, así que vamos por partes.

Aquel niño nació exactamente un año después del matrimonio de BP, en 1913, cuando el fundador tenía nada menos que ¡¡¡56 años!!! Su nombre completo: Arthur Robert Peter (por falta de nombres no iba a quedar, je, je).

Arthur por el Duque de Connaught (hijo de la Reina Victoria, amigo de BP desde su estancia en India, y quien se ofreció a ser su padrino), Robert por su padre y Peter… por Peter Pan (personaje que siempre había fascinado al fundador).

La familia con el pequeño Peter

Podéis imaginar las expectativas que había sobre aquel chiquillo. El primogénito nada menos que del fundador de los ‘Boy Scouts’. Evidentemente debía ser el ejemplo, el hijo y scout perfecto…y aquello no debió ser fácil de digerir. Y para su padre tampoco, seguro.

No sólo eso sino que muchos de los convencimientos de BP se tambalearon ante la realidad de las cosas.

Para empezar Olave no era el prototipo de madre ideal. Su instinto maternal dejaba bastante que desear.

“¡Anda ya! ¿De dónde te has sacado eso?”

Pues por sus propias palabras:

Para ser franca he de admitir que nunca fui una madraza. Amaba a mis hijos, pero mi querido Robin (apelativo cariñoso con el que se dirigía a B-P, y del que ya os hablé aquí) era la persona que más me importaba en la vida. Siempre lo puse en primer lugar, y muy por delante de los niños, que ocuparon siempre un segundo puesto en mi cariño.

De hecho, conforme crecieron podríamos decir que pasaron a un tercero, pues para entonces estaba completamente inmersa en el Movimiento Guía” (‘Window on my heart‘, OlaveBaden-Powell, 1973)

Pero para ilustrarlo sólo tenemos que analizar un hecho: 4 meses después de nacer su primera hija (Heather) dejó a los bebés con su madre y se fue a Francia, como BP, para ayudar en una de las cabañas de recreo de los soldados británicos que combatían en la 1ª Guerra Mundial. Y allí estuvo durante ¡¡¡3 meses!!!, hasta el punto de que cuando regresó a Londres su hijo Peter, que entonces tenía sólo 2 añitos, no los reconocía.

Katharine, la madre de Olave, no podía entender cómo su hija ponía por delante a los scouts y prefería ir a servir bebidas con su uniforme de Guía a estar con sus retoños (en realidad su madre nunca soportó que su hija tuviese nada que ver con aquellos ‘scouts’, y aún les tomó más manía).

Y la cosa aún se entiende menos si tenemos en cuenta que Peter era un niño muy frágil y enfermizo. Padecía de raquitismo, por lo que su crecimiento se vio alterado. Además sufría crisis de fiebre, calambres estomacales y vómitos (lo que le hacía perder peso y estar muy delgadito y muy débil), y debía recibir masajes en su abdomen a causa de estos últimos.

B-P con Peter

Sabiendo todo lo anterior sus ausencias durante meses en dicho periodo tienen difícil justificación , y la propia Olave admite en su biografía que pueda verse así, aunque sea cierto que en aquel tiempo era lo habitual que a los hijos de las personas de clase media-alta los criasen las niñeras. Ella misma se educó de esa manera.

El caso es que aquel raquitismo hizo que Peter no comenzase a andar hasta los 3 años y condicionó su desarrollo. Su estatura era inferior al promedio, hasta el punto de que a esa edad… ¡¡¡pesaba menos que su hermana de 18 meses!!!, y sufría de debilidad de espalda y de las piernas, lo que le hacía cojear. La cura que le recomendaron para aquellos problemas fue aire puro, buena comida y ejercicio (en aquel tiempo la medicina tenía bastantes limitaciones)…lo cual le facilitaron durante muchos meses… pero la mayor parte en una institución, alejado del cariño y contacto de sus padres.

Imaginad la reacción de un niño pequeño “abandonado” por sus padres y encima ¡¡con su madre esperando otro hermanito!! (que por fortuna para él fue otra chica, Betty). No hace falta ser muy listo para adivinarlo, aquellas separaciones, unidas a las de los compromisos relativos al desarrollo del escultismo por todo el mundo, probablemente contribuyesen a hacerle un chico inseguro.

Él mismo recordaba que:

“antes y durante mis primeros años de escuela, sufría mucho cuando mis padres se marchaban a largos viajes al extranjero”.

Peter con Heather y Betty

Pero además de ser un chico físicamente frágil también lo era intelectualmente. Aprendió a leer muy tarde, dibujaba y montaba a caballo peor que su hermana Heather (que a ojos de sus compañeros pasó a ser la favorita del Jefe), pero lo que más preocupaba a sus padres era su gran timidez. Sí, a ojos de los observadores Heather era la favorita de B-P, y Betty (la tercera y última hija) lo era de Olave, quien trataba al niño con bastante severidad.

“Pero… ¿Cómo es posible que su madre no se volcase con el primogénito y más desvalido? Eso es lo que suele ocurrir cuando uno de los hermanos es más débil…”

La respuesta quizá la podemos encontrar en la opinión de Annie, la niñera. Ella estaba convencida de que aquella fragilidad y timidez de Peter habían hecho que Olave se sintiera culpable por no haber dado a su adorado esposo un hijo fuerte y sano. De algún modo aquello condicionó su relación con el pequeño.

Por supuesto que Katharine, la madre de Olave, echaba toda la culpa a la avanzada edad del fundador (estas suegras… je, je), opinión que al parecer era compartida por la mayor parte del servicio doméstico.

El Duque de Connaught y Peter en uniforme de Lobato.

De lo que no cabe duda es que a B-P le preocupaba bastante el desarrollo y la formación del chiquillo, porque todo el mundo esperaba que fuera “digno hijo de su padre” y que demostrase las bondades de una correcta educación y del método scout en su propia sangre. Se esperaba que fuese el perfecto ejemplo de scout: viril, con fuerte carácter y sólidos principios. Si el escultismo era una ‘escuela del carácter’… aquel era el momento de probarlo.

Y Peter sentiría aquella carga sobre sus hombros durante toda su infancia, con el agravante de su fragilidad física y sus limitaciones intelectuales (incluso en las competiciones con sus hermanas pequeñas en ‘rastreo y deducción’ solía ser el último).

Hemos de tener en cuenta que para Baden-Powell el carácter de los jóvenes podía ser formado mediante las actividades apropiadas. En su esquema las principales facultades de la mente: el intelecto, la voluntad, la consciencia y la emoción, podían ser desarrolladas con las artes scouts: observación, deducción, buena acción diaria, buenos hábitos, ejemplos apropiados, etc.

Los Baden-Powell con Peter y Heather

Si el esquema fracasaba en su propio hijo… ¿qué conclusiones podían sacarse de eso en relación a las virtudes del escultismo?

De modo que desde bien pronto trató de hacer todo lo que estuvo en su mano para ‘fortalecer’ a Peter en todos los sentidos.

Y la verdad es que según relata su hermana Heather en “A family álbum” (1986) era todo un padrazo: jugaba mucho con ellos, imitaban a los animales, inventaba historias extraordinarias, estimulaba sus habilidades artísticas (el dibujo, las actuaciones, la música…), los llevaba de paseo a aprender rastreo, a montar a caballo, jugaba a que le hiciesen informes de las excursiones, les enseñaba las estrellas…

Pax Hill

Todo eso en una casa, Pax Hill, en la que siempre estaban rodeados de animales: gatos, perros, palomas, conejos, patos, gallinas,caballos…y de gente que les tenía gran aprecio (los Baden-Powell debían ciertamente ser encantadores porque todas las personas a su servicio los adoraban, de eso no hay duda porque está muy documentado).

“¡Vaya, pues no parece que el entorno fuese tan malo! ¿Y no le ayudó su paso por el escultismo?”

Bueno, lógicamente aquel niño estaba ‘obligado’ desde el nacimiento a pertenecer al movimiento scout, en el que sus padres tenían puestas muchas esperanzas a fin de formar su carácter y que le ayudase a crecer en todos los sentidos. A los 8 años entró en Lobatos, pero el muchacho siguió manteniendo su extrema timidez, hasta el punto de desesperar a B-P, pues no veía avances a pesar de sus esfuerzos.

Ponerlo en el centro de los focos tampoco ayudó.

“¿Por qué dices eso?”

Pues porque al año siguiente de su entrada en Manada se celebró un gran evento nacional de Scouts y Lobatos en el Alexandra Palace. Todos pensaron que sería una buena idea que Peter acompañase al Príncipe de Gales al centro del lugar de la ‘Ceremonia de Bienvenida’, y por tanto lo escogieron para ello. Pero aquella experiencia ante decenas de miles de chavales, no fue lo que esperaban. El chico estaba absolutamente aterrado:

“Lo único que me reconfortaba era notar que la mano del Príncipe temblaba más que la mía”, recordaba Peter.

Eso sí, desde entonces sus hermanas ya lo llamaban el “Lobato Jefe”.

Un aterrado Peter acompañando al Príncipe de Gales

“¿Y en el colegio? ¿Qué tal le fue?”

Pues allí las cosas tampoco fueron mejor.

B-P eligió para él CourtLane, una escuela primaria (en la que permanecían entonces hasta los 14 años) famosa por su ambiente relajado y de amistad, frente a la mayoría de instituciones basadas en la disciplina férrea y los castigos. Pero a pesar de eso sus logros académicos eran realmente pobres. Por no hablar de los deportes, donde no se le consideraba apto debido a su débil constitución.

Su pequeño tamaño y delgadez le hacían especialmente vulnerable ante los abusones, pero no se dejaba amilanar y los enfrentaba con valentía.

El chico era intelectualmente muy limitado, y además no excesivamente diligente ni constante en el trabajo. Si una palabra calificaba su comportamiento a ojos de sus padres era ‘dejadez’.

Pero por hoy no os canso más. Como veis aquel chiquillo supuso todo un reto para sus padres.

El próximo día os invito a seguir indagando en la vida del que debía ser “el scout ejemplar”: Peter Baden-Powell.

Comparte con otros... Share on Facebook45Share on Google+1Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

3 Respuestas a “Unos padres ejemplares”


  • Impresionante. En menor medida yo viví eso de los hijos de con varias personalidades del Escultismo local en Andalucía. Guardando las distancias con tu historia, para algunos chicos, y para sus padres, no era nada fácil. Gracias de nuevo, Gato, por traer ese cachito de Historia.

  • Juan J Pérez-Gato legendario SPAIN

    De nada Darzee…pero espera que la historia aún no ha acabado…

  • Harold Agudelo Orozco

    Saludos Jefe, le escribo desde Colombia Sur américa
    Jefe estuve leyendo su muy interesante articulo acerca de Lone scout, me paresio como una revelación tanta información , le agradezco con el corazón que nos contara acerca de esta interesante técnica scout.
    Jefe con mi alma le pido un muy gran favor , según tengo entendido usted posee una copia en francés de Lonecraft, podría por favor ,por favor compartirme la copia en Pdf , no soy experto en sistemas , pero e visto que hay documentos que al ser escaneados y convertirlos en pdf , se dejan seleccionar total o párrafo a párrafo , par así poder copiar y con ayuda de google traductor tener acceso ala información en el idioma requerido, por favor Jefe de corazón le pido este gran favor ya que e buscado en muchos lugares y no se encuentra nada de este documento.
    en la pequeña ciudad donde vivo , hay una minuscula oficina scout , pero no tiene la menor idea de lone scout , es decir es una oficina donde no se practica ni promueve el scoultismo , es mas como una figura para uso politico y comercial
    es por ello que con las uñas estudio acerca del “verdadero ” scoultismo, y me considero un LONE SCOUT !
    POR FAVOR Jefe espero me pueda cooperar , en realidad espero algun dia tener en mis manos el libro como tal ,Dios proveera , pero mientrastanto me conformo con poderlo estudiar en pdf .
    Jefe muchas muchisimas gracias , por su atencion
    SIEMPRE LISTO !

Añade un Comentario