Por qué son tan importantes para la Humanidad estas Lobatas de 10 años

Mi hija tiene diez años y por el momento es una feliz Lobata en un grupo de Scouts et Guides de Francia. Mi hija y las demás Lobatas de 10 años forman parte de esos 60 millones de niñas que tienen la misma edad en el mundo y que si nuestra actitud, la de los adultos y especialmente la de los adultos varones no cambia, lo va a tener muy difícil en el futuro próximo, de aquí a unos 15 años.

tres Guías Scouts et Guides de France

10: Nuestro futuro depende de las niñas que cumplen esta edad decisiva . Es el título del último informe de la UNFPA (Fondo de Naciones Unidas para la Población y el Desarrollo) sobre el estado de la población en 2016. En él tenéis algunas respuestas.

Este informe es optimista. Yo al menos así lo veo. Formula promesas de futuro, un futuro que podría ser brillante. Pensad en ello tanto si lo léeis como si no. Podemos cambiar el mundo, con nuestra actitud, nuestros actos y nuestros comentarios (o en algunos casos con la ausencia de ellos). Yo para mi hija de diez años y para sus amigas quiero un futuro como el que cualquier mujer se merece, que le permita actuar en su sociedad en igualdad de condiciones, como debe corresponder a este ya menos del 50% de personas que habitamos el planeta, por el simple hecho de ser PERSONAS y habitar en el planeta.  Apelo aquí a la noción de igualdad, pero sobre todo, de dignidad y a la de oportunidad.

“Tiene 10 años. Capacitada para absorber rápidamente la sabiduría y el conocimiento de quienes la rodean, está lista para convertirse, algún día, en una líder carismática, una trabajadora productiva, una profesional innovadora o una madre atenta, o para desempeñar cualquiera de las funciones que impulsan a una sociedad próspera y dinámica. Participará en la configuración del futuro de su comunidad y en el del planeta que todos compartimos.

Un aluvión de acontecimientos transformadores la empujan en múltiples direcciones, y su destino dependerá del apoyo que reciba y el poder que tenga para decidir su futuro.”

De esta introducción que hace el informe de la UNFPA, yo extraigo dos ideas trascendentales:  la noción de educación por la acción, como base del Escultismo y clave para una mejora de futuro, y la noción de empoderamiento de las niñas en sus pequeños grupos de convivencia.

Estado de la población mundial 2016 _ UNFPA

Para nosotros, responsables scouts, maestros o padres, se impone la precaución de evitar ciertos comportamientos (micromachismos incluídos) a la hora de relacionarnos con las personas del otro sexo; para los niños y niñas, nuestro ejemplo es una guía y el modelo a imitar. Lo deseable es que llegue un día en que esa cautela no sea necesaria, y que la manera en que tratamos al otro, al diferente, sea tan natural e igualitaria que se convierta en un reflejo, en una habilidad social innata. Muchas herramientas nos pueden ayudar: un lenguaje inclusivo, una composición paritaria de los equipos de trabajo en contacto directo con los niños y las niñas, un reparto de las funciones de representación y liderazgo más equitativo entre los Scouters del grupo, un reparto también equitativo de las tareas llamadas “domésticas” evitando la asignación sistemática en función del sexo (ejemplo: el educador scout enciende el fuego y la educadora cocina)… Para muchas y muchos de vosotros esto puede parecer una perogrullada, pero para otras y otros estas propuestas son inviables, impensables o, en el mejor de los casos, raras.

Los ejemplos citados antes me sirven para enlazar con la noción de empoderamiento infantil. Si una niña sólo efectúa labores denominadas como “propias de su sexo”, no podrá nunca aspirar a más. Lo que estamos trabajando en la mente del niño y la niña es el mantenimiento de las estructuras sociales heteropatriarcales. “Lo tuyo es el fogón, no pretendas organizar ni proponer más allá del menú que comeremos en la acampada”. Y esto no es justo. No es justo ni es real, porque una niña tiene tanto potencial como un niño para hacer cualquier cosa que se proponga; es una persona con capacidades y múltiples centros de interés. Que las niñas elijan el color rosa o disfrazarse de princesas sólo se debe a que hemos elegido previamente por ellas; si se las escucha y se las deja expresarse libremente nos sorprenderían.

“Cuando una niña no desarrolla su potencial, todos salimos perdiendo”. Dr. Babatunde Osotimehin, Secretario General Adjunto de Naciones Unidas y Director Ejecutivo del Fondo de Población de Naciones Unidas.

No somos quienes para imponer nuestros deseos. Imponer una preconcepción del mundo es coartar la libertad de estas niñas y niños y, no nos olvidemos, tienen una voz y un derecho a hacerse oír (artículos 12y 13 de la Convención Internacional de los Derechos del Niño).

“Imaginemos a esas niñas en un mundo que las valora, nutre y protege de verdad.”

Día del Pensamiento 2017

Las niñas de 10 años constituyen hoy un poco más de 60 millones de personas en el mundo (los niños de esa edad las superan en número: 65 millones de personas). Son nuestro capital humano en la futura generación de adultos. En 15 años van a ser las artífices de nuestra historia como raza humana: serán madres que transmitirán conocimientos y tradiciones a sus hijos, o no lo serán, porque esto es una decisión que sólo a ellas concierne; serán astronautas que explorarán probablemente otros planetas para que el ser humano los habite una vez devastado el que ahora tenemos; o serán las descubridoras de vacunas para combatir la pandemia del VIH; o serán las encargadas de formar a futuros premios Nobel en sus escuelas rurales; podrían ser las dirigentes de las naciones que tendrán en sus manos la clave para acabar con la guerra y el hambre o para instaurar nuevas formas de gobierno más participativas; algunas de ellas serán también las responsables Scouts de otra generación de jóvenes ciudadanos del mundo. Podrán ser lo que deseen si respetamos eso, sus deseos, y colaboramos en que se hagan realidad, sin poner trabas en el camino, condiciones sociales o prejuicios adquiridos. Los expertos coinciden en señalar que de estas niñas dependerá en gran medida el éxito de la Agenda Mundial para el 2030 y la consecución de sus 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible. Junto con sus hermanos de 10 años, estas niñas y niños, son lo que ya se conoce como “generación ODS” , la cohorte de jóvenes más numerosa de la historia de la humanidad.

Objetivos de Desarrollo Sostenible

¿Y qué están haciendo las niñas de 10 años en estos momentos?

Las niñas de 10 años de hoy – tanto si viven en países en desarrollo o desarrollados, en ciudades, pueblos o campos de refugiados como si proceden de familias ricas o pobres— tienen esperanzas y sueños para el futuro. Ahora bien, cada una de ellas se enfrentará a dificultades distintas en su paso por la adolescencia de camino a la edad adulta.

10: Nuestro futuro depende de las niñas que cumplen esta edad decisiva

Estas niñas que veis, ¿qué contestan cuando se les pregunta por sus deseos?

“Mi único deseo es … visitar lugares bonitos de la India y viajar a América”. Aditi, 10 años, Bangladesh.

“Mi único deseo es … que mi familia viva en paz y reunida”. Daline, 10 años, Camerún.

“Quiero ser doctora y curar a los enfermos. Me gustaría que todo el mundo gozara de buena salud”. Christine, 10 años, Uganda.

“Mi único deseo es … que mi padre esté con nosotros”. Hiba, 10 años, Jordania.

“Mi único deseo es … vivir bien y gozar de buena salud”. Ingeborg, 10 años, Noruega.

“Mi único deseo es … que haya paz en este mundo”. Isabelle, 10 años, Estados Unidos.

“Quiero educación de calidad para todos”. Gloria, 10 años, Uganda.

“Mi único deseo es… tener mi propia bici”. Ortilia, 10 años, Guatemala.

“Mi único deseo es… que mi familia y yo podamos ir a Francia o Alemania”. Rosita, 10 años, Albania.

“Me gustaría ser agente de policía”. Samantha, 10 años, Brasil.

“Cuando tenga 25 años, me gustaría ser independiente. Quiero ser abogada”. Milena, 10 años, Mozambique.

“Quiero convertirme en una persona responsable”. Temawelase, 10 años, Swazilandia.

“Me gustaría tener una bicicleta para poder ir con mis amigos a la escuela”. Tuong Anh, 10 años, Viet Nam.

Nuestro futuro puede depender de cómo acompañemos en este momento a unas niñas de 10 años. A esta edad es cuando van a empezar a encontrar innumerables obstáculos en el camino hacia la edad adulta y hacia sus sueños: aumentarán los riesgos y vulnerabilidades, los impedimentos para la salud y el bienestar, la exposición a la violencia (no sólo la física o la sexual, también la psicológica y la emocional), el acceso a la educación comenzará a verse limitado, habrá obstáculos económicos distintos a los que afrontarán los niños. A ello hay que sumar que la protección de sus derechos humanos de las niñas es desigual, porque, a pesar de que la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer y la Convención sobre los Derechos del Niño son instrumentos jurídicos internacionales que defienden los derechos relativos al género y los jóvenes, no existe ninguna norma jurídica específica para las niñas que, siendo a la vez mujeres y jóvenes, se enfrentan a desafíos dobles y transversales a la hora de ejercer sus derechos.

Del informe del que os estoy hablando me ha llamado mucho la atención el epígrafe “Una niña, dos caminos. Su mañana depende de que hoy se hagan las inversiones correctas“. Plantea el ejemplo hipotético de Gayatri, una niña de 10 años que vive con su familia en un pueblo de la India. Tanto ella como su país se encuentran en un momento decisivo de su vida y su desarrollo y ante ellos se despliegan dos caminos diferentes: en el camino 1 se llevan a cabo inversiones que favorecen a la familia de Gayatri y a ella misma que podrá permitirse continuar yendo a la escuela; en el camino 2 no existen esas inversiones y los padres de Gayatri deciden favorecer a sus hermanos varones por considerar que tendrán más oportunidades de éxito. Si os apetece profundizar en este ejemplo lo encontraréis a partir de la página 52 del informe.

Al principio os dije que el informe me parece optimista y que nos puede aportar respuestas. Hablamos de “desencadenar el potencial” así como de “la mejor inversión del mundo”. Así se ha descrito la educación de las niñas, como la mejor inversión del mundo, porque “aumenta las oportunidades económicas de las mujeres y las niñas, así como la productividad y el crecimiento económico de una nación, y deriva en un ciclo de niños más sanos y mejor capacitados”. Y en este punto los responsables scouts tenemos mucho que aportar y debemos hacerlo además. Aunque cuando se habla de educación se suele tener en cuenta sólo la educación reglada o formal (escolarización en los tres niveles de enseñanza: primaria, secundaria y superior), no podemos obviar la educación no formal, de la que nuestro trabajo forma parte. Nosotros también podemos dar acceso a la información y a determinados servicios, nosotros podemos colaborar activamente a la prevención de la violencia y la discriminación, podemos derribar las barreras de la igualdad de género poniendo al alcance de nuestras Lobatas de 10 años la posibilidad de ser las guías de su futura Patrulla, potenciando sus competencias y habilidades naturales que no son por fuerza coincidentes con las sociales, empoderando a nuestras niñas en su propio entorno de la misma manera que aupamos a nuestros niños de 10 años, fomentando su participación como única vía posible a una ciudadanía activa. Nosotros estamos en un lugar privilegiado para…

“Imaginar y actuar: transformar el mundo para todas las niñas de 10 años”.

El informe nos ofrece 10  medidas esenciales para estas niñas de 10 años en su página 90 que también nos atañen puesto que “todas las niñas de 10 años deberían recibir el apoyo de las personas que las rodean”, de sus educadores Scouts también, por supuesto.

10 medidas esenciales para las niñas de 10 años de edad

Es una tarea muy difícil, pero posible; sólo tenemos que preguntar a nuestras niñas de 10 años dónde quieren verse dentro de 15 y luchar por que se haga realidad. Como podéis ver en la pequeña muestra del planeta que hoy os traigo, los deseos de una niña no son muy diferentes a los de un niño de la misma edad y distan mucho de los estereotipos de ser princesa o la mujer de un hombre rico e importante.  Escuchemos a nuestras Lobatas y Lobatos porque al final se trata de su vida, la que ellos van a vivir.

Nuestra Lobata de 10 años, la que vive con nosotros en casa, comienza el año que viene la educación secundaria en un Collège. Se ha apuntado ya al taller científico que su centro ofrecerá y nos ha pedido practicar esgrima; todavía juega con juguetes y le encanta la compañía de su mejor amiga, Erine;  ya hace tiempo que desechó el rosa como color único en su vida; no le importa ensuciarse cuando juega con los Scouts y defiende con sus propios argumentos las cosas que quiere y que no; ya tiene suficiente edad para decidir todas estas cosas por sí misma, como así lo ha hecho. Ha comprendido también que no es necesario hacer las mismas cosas que sus amigos para ser aceptada por el grupo y no le importa que se rían de ella por creer en la magia o por no saber montar en bici; le encanta dibujar y escribir sus propias historias de cómic y sueña con ser ilustradora y escritora cuando sea mayor. Nosotros la respetamos y le deseamos que sea una persona libre, actora de su mundo y feliz. Ella tiene derecho a un lugar en el mundo, SU lugar en el mundo, que es el mismo derecho que asiste a su hermano más pequeño. No somos ningún ejemplo de virtud pero somos conscientes de que está en nuestras manos, como educadores y padres suyos, contribuir a un mundo verdaderamente mejor. La clave de ese mundo mejorado es la educación que damos ahora.

60 millones de niñas

Por segundo año consecutivo, mi pensamiento scout va por las Lobatas del mundo, y sus amigas no Scouts, de las que va a depender nuestro planeta y nuestra comunidad humana en el breve lapso de 15 años. A todas ellas y a todos los que tenemos la responsabilidad y el honor de acompañarlas hasta esa cumbre, buena caza.

Paloma Pimentel García, Akela.

Puedes consultar y descargar el informe completo aquí y en presentación multimedia aquí.

Comparte con otros... Share on Facebook30Share on Google+2Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Por qué son tan importantes para la Humanidad estas Lobatas de 10 años”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario