Enganchados al escultismo

Es agradable escuchar historias como la que os traigo hoy.

Porque sé que la mayoría de las veces os mareo un poco ( a veces mucho, je, je) con artículos sobre la manera de usar los recursos, la importancia de motivar a los chicos, de utilizar el marco simbólico para plantear una aventura interesante, de los trucos ‘de toda la vida’ para aumentar la retención de los chavales, de historia del escultismo, etc.

En algunos de esos artículos hemos visto que a pesar de que por nuestro Gran Juego pasan muuuuchos chicos…la verdad es que una gran cantidad de ellos se marcha con cierta rapidez. Por eso llama la atención lo que nos cuenta Bryan Wendell en un blog al que me he referido en otras ocasiones: ‘Bryan on Scouting’.

Y es que este grupo de 6 niños de Indiana (EEUU) es sin duda excepcional. Entraron juntos a la unidad de Tigres (que engloba a chicos 1º y 2º curso de primaria –equivalente a nuestros Castores- en los scouts norteamericanos) en el año 2006. Jacob, Mark, Connor, Brad, Luke y Dillon siguieron su andadura como Lobatos y luego como Scouts en su Tropa: la 307.

No sólo eso, sino que todos ellos fueron superándose y progresando hasta llegar a conseguir el más alto escalón dentro del sistema de los BSA, el de ‘Eagle Scout’.

Y una de las cosas más bonitas de esta historia de más de 10 años de duración es la prueba fotográfica que la acompaña. Aquellos chiquillos se hicieron una foto juntos, la que habéis visto más arriba, durante su primer año como Lobatos…y han vuelto a repetirla el pasado 2 de Enero, después de que el último de sus miembros consiguiese su insignia de Eagle.

“Pero ¿Cómo es posible que hayan pasado 10 años? Eso significaría que tienen 17 y acabas de decir que están en Tropa….”

Je, je, je…es cierto, pero os recuerdo que en los scouts de los EEUU los chicos permanecen en Tropa Scout hasta los 17 años. Durante todo ese tiempo estos chicos fueron capaces de cumplir con un montón de requisitos necesarios para llegar al máximo grado de progresión, en lo que ellos llaman “the trail to Eagle” (el camino hasta la insignia de ‘Eagle Scout’): pasaron por las pruebas de ‘Pie tierno’, la 2ª clase, la 1ª clase, ‘Scout Estrella’y  ‘Scout de Vida’ hasta alcanzar a ser ‘Scout Águila’.

Los chicos deben hacer gala de su espíritu scout y su entusiasmo por superarse, ganando un total de 21 insignias de especialidades (los requisitos han ido variando con los años, claro, pero deben incluir las de ‘primeros auxilios’, ‘civismo’, ‘medio ambiente’, ‘acampador’, ‘cocina’ o ‘comunicaciones‘, entre otras),… pero sobre todo destaca la de planificar y dirigir un proyecto de servicio a su comunidad.

La tarea es todo un reto, pues sólo el 3% de los chicos consigue esa insignia, y habla bien claro sobre la estupenda labor de apoyo que han tenido que llevar a cabo con ellos sus padres y todos sus Scouters.

Y ahora… ¡no me digáis que no os da envidia!

Comparte con otros... Share on Facebook27Share on Google+1Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Enganchados al escultismo”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario