Ciudadanía activa en los tiempos de la globalización

En textos anteriores habíamos trabajado sobre la evolución del concepto de “ciudadanía activa” a lo largo de la historia del movimiento hasta los inicios las luchas sociales de la década del 60, la posterior instauración del “Terrorismo de Estado” y el comienzo del experimento neoliberal  continental. La complejidad de la post dictadura con la caída del Muro de Berlín y el inicio de la globalización económica – informacional generaron un vértigo conceptual tanto que, lo que antes se consideraban “palabras” ligadas a las derechas, casi sin darnos cuentas pasaron a formar parte de las izquierdas.

educacion capitalista

La vuelta de la democracia viene acompañada de la marca que dejaron las dictaduras en los distintos países en la población en general y en el escultismo en particular a partir de la recuperación paulatina del estado de derecho en la Región. Un dicho que perduro en sus efectos prácticamente durante una década fue el “no te metas”. En las instituciones scouts las posiciones más conservadoras fueron predominantes, quedando algunas las experiencias críticas un tanto aisladas de  los contextos asociativos.

Las Organizaciones son rápidas para decir “fueron scouts” notables políticos o personalidades de la música y la TV a la hora de hacer propaganda, y silenciosas para nombrar a los scouts víctimas del terrorismo de Estado, y si algo se dice del tema es general evadiendo asumir que fueron muchos scouts los scouts secuestrados, torturados y asesinados y que las Organizaciones nada hicieron para recuperar ese agujero de la historia.

Al retorno de las democracias en parte del continente, se le suma la “caída del muro de Berlín” anunciando la supuesta muerte del socialismo y el supuesto fin de la historia mostrando un triunfante y naciente capitalismo global… al menos así se lo creía. La caída de la URSS golpea al socialismo mundial que queda un poco a la deriva buscado como reordenarse ante la crisis desatada.

Lo que llamamos globalización lo entendemos como un conjunto de elementos que funcionan como totalidad, lo podemos caracterizar por distintos momentos

Momento político: Cómo se definirá el rol del Estado y su relación con las clases sociales, y con ello como quedan posicionadas ante el mercado de capitales y del trabajo.

Momento jurídico: Cuáles son las regulaciones que se establecen en el modelo de producción, la propiedad de los medios de producción, y lo que elegimos denominar producción y distribución de la riqueza.

Momento ideológico: Es la forma en la que nueva variante del capitalismo tardío se transmite y reproduce, las normas morales, religiosas, legitimación del poder político y social.

Momento cultural: la promoción de los “estilos de vida”, prácticas y comportamientos, formas de producción y consumos, modelos educacionales, etc.

Complicados 90’

Si bien los distintos momentos pueden aislarse a fines de la clasificación, nos toca pensar en cómo desde el nuevo Orden Mundial se operó sobre distintos ámbitos desde lo ideológico a los fines de la reproducción social del modelo. Haremos hincapié en lo cultural porque trataremos de analizar algunos aspectos de la categoría nominada “escultismo comercial” definida en el documento “El Escultismo Crítico Popular” del Instituto Escultista Crítico de Investigaciones Pedagógicas Populares

Es importante visualizar que gran parte de los desarrollos que cristalizan en los 90´ no surgen en forma espontánea sino que sus planteos o perspectivas son conocidas en décadas anteriores. El viraje de las sociedades discilinarias a las sociedades de control y el Biopoder o fabricación de subjetividades que comienza a plantearse en los 70´, como otras teorías que vamos a ir señalado en el texto que no aparecerán de forma espontánea sino que recibirán un apoyo determinante por parte del sistema Académico y de Salud que como sabemos tiene que ver con aquello que brinda el sustento “científico” a la producción ideológica.

¿Cómo se realiza el pasaje de producir objetos y riqueza cuyo reparto nunca conforma  las sociedades a producir  subjetividades que convengan a los nuevos modos de acumulación de la riqueza? Se hace necesario erradicar cualquier perspectiva crítica e histórica en las ciencias  a efectos de generar un velo lo suficientemente importante que permita  que las subjetividades fluyan de igual manera que los flujos de capital, que no sea resistentes a los  cambios, que prescindan de identificaciones firmes o de la idea de pertenencia a una clase social que debe organizarse en función de la transformación social y económica.

La única Identidad sólida, cohesionada y organizada permitida será la de lo que se denomina comúnmente Clase Dominante… para el resto liquidez, término que reciclara el recientemente fallecido Zygmunt Baumann, que permite pensar en la fluidificación del capital y los mercados y la necesariedad de corroer el carácter tal como lo planteara Richard Sennet.

¿Cómo fue ocurriendo esto? Veamos… prepárense a conocer algunas cosas que posiblemente lo que no sabían…

La década del cerebro:

                La década del cerebro fue una iniciativa del Presidente norteamericano George Bush presentada al Congreso el 10 de Julio de 1990. Contaba con el apoyo de la Biblioteca Nacional del Congreso y el Instituto de Salud Mental.

La década del Cerebro fue el punto de partida para privilegiar las investigación en Neurociencias por sobre cualquier otro tipo de investigación, partiendo de aquello que permitían los nuevos aparatos tecnológicos (La imágenes que tanto nos fascinan). En lo concreto la neurología pretende desplazar a la psiquiatría (y de alguna manera lo logra) retomando disimuladamente los postulados de Paul Broca y John Huglhins Jackson (neurólogos) planteados a mediados de 1880 volviendo a adquirir un nuevo estatuto a partir de tomógrafos por emisión de positrones que no hacen más ni menos que confirmar dar sustento a la teoría de las localizaciones cerebrales planteadas por Broca, junto a la teoría de la producción del lenguaje Jacksoniana… las hipótesis que Freud como neurólogo abandonara vuelven “recargadas”, ¡incluso retoman postulados Freudianos de su época de neurólogo clínico!.  La tecnología asiste a los nuevos estudios y el dersarrollo de nuevos fármacos con menores efectos adversos beneficia enormente a la industria farmacéutica que pone en su eje conquistar el mercado tan cuidado de la infancia donde prácticamente no se recetaban fármacos. La psicología necesaria para la Industria es aquella que trabaja en el tiempo de adaptación del paciente al fármaco, entendiéndose como “resto mórbido” aquello que la molécula no puede solucionar, de allí las famosas terapias breves (breves en tanto complementaria de la farmacoterapia)

La década del cerebro, además de generar nuevas moléculas con menores efectos adversos, vino acompañada por una terapéutica especial que se convertiría en el nuevo paradigma a impulsar en virtud entre otras cosas prescinde de la historia del sujeto y sus determinantes sociales: Las ciencias cognitivas, que como tal no tienen una terpaéutica ni una pedagogía (son modelos de investigación) asumiendo generalmente el viejo comportamentalismo agiornado el nombre de “terapias cognitivas comportamentales”. Ya no se trata de las relaciones del sujeto con lo social en su historia personal y cultural, sino del cerebro y las distintas combinatorias que se producen en relación a sí mismo y lo social. Es digno de notar que tanto las neurociencias y las ciencias cognitivas carecen de una teorización válida de cómo la multiplicidad de elementos constituyentes del organismo realizan la síntesis que conformaría un Yo.

La subjetividad en juego del trabajo en Equipo

El sociólogo Richard Sennet señala que en el año 1991 la Secretaría de Estado de Trabajo (SCAN) de EEUU culmina un estudio realizado a pedido de su gobierno, ya que por el cambio de las condiciones de producción se hacía necesario flexibilizar las condiciones de trabajo y reducir el conflicto social, en tanto las fábricas comienzan a migrar hacia otros países con mejores condiciones para aumentar sus ganancias, lo que llevaría años después a la mítica quiebra de la ciudad industrial más importante y con mayor ingreso por cápita: Detroit.

El SCAN propondrá impulsar la Teoría de Equipos donde los miembros que lo conforman hacen de todo un poco, no hay convenio laboral que regule la actividad, se busca lograr la adhesión a los objetivos de los proyectos de la empresa y que los individuos se adecúen a los cambios continuos de trabajadores y trabajos en función de los distintos “proyectos”… por ello cada equipo será una situación nueva que presenta un “desafío” y de la misma manera que cuando un partido de fútbol  termina un partido no es seguro que en el próximo estén los mismos jugadores, lo que hace que los trabajadores no puedan lograr una identidad ocupacional ingresando en una vorágine de continuas capacitaciones y revalidaciones de sus conocimientos.  La promoción del trabajo de equipo será utilizada empresarialmente e incorporada rápidamente en el seno de la ONU, mecanismo reproductor de ideología de gran potencia por su prestigio. Una frase que no nos dejará de resonar en los scouts es que “los jugadores descubren y construyen las reglas”

La des-diferenciación de las identidades pasa a ser esencial para la globalización ¿qué significa esto? Si la diferenciación implica autonomía y esta sería la base para un supuesto sujeto libre (dicho de una manera scout, lo que determina su carácter), la des- diferenciación provoca el mezclete, es el reino de lo hibrido, del nacimiento de las nuevas “identidades grupales” con mayor asiento en lo corporal y con menor asiento en el pensamiento crítico social. Comienzan a conformarse distintas agrupaciones ordenadas a partir de modos de goce/sufrimiento personal que brindan un “falso ser” a los sujetos: Los nombres de las personas pasan a ser formas de decir sobre su modo de gozar/sufrir: Panicoso, esquizofrénico, skater, Dark, homosexual, heterosexual. Desde el punto de la salud mental observamos el surgimiento de las agrupaciones por patologías: grupos de fóbicos, panicosos, depresivos, esquizofrénicos, obesos, anoréxicos, etc conversando y asesorándose en cómo lidiar con aquello que les sucede prescindiendo de la historia personal y  las relaciones en las que fueron constituyéndose –mientras consumen y reclaman civilmente por los fármacos correspondientes que deben ser cubiertos por sus respectivos seguros sociales-. También surgen las agrupaciones por modalidades de consumo de objetos de mercado, artísticos  o de sustancias, generando “comunidades de estilo”. Finalmente aunque la lucha por la inclusión dentro del derecho es importante, toman un nuevo auge las agrupaciones conformadas por la diversidad de las identidades sexuales. El pluralismo pasa a ser una manera de nombrar, pero también puede constituirse en una trampa.

La ventaja de las “identidades fragmentarias” es que atraviesan todas las clases sociales por lo que se constituyen al decir de Zizek, en  verdaderos sustitutos del análisis crítico del modelo de producción de riquezas y ahora de subjetividades necesarias para dicho modelo, como bien lo señala la muy recomendable película BRANDED. En psicoanálisis en los 90 comienza a hablar de “comunidades de goce”, legítimas en tanto cada cual tiene el derecho de vivir como quiera pero y realizar sus reclamos, pero  a su vez obturantes de las dos preguntas básicas que el sujeto debe realizarse: sobre el síntoma social (modelo de producción) y sobre el síntoma personal asumiendo la responsabilidad de preguntarse qué es lo que tiene que ver con lo que le pasa.

¿Y los Scouts?

En EL AÑO 1993 la Oficina Scout Interamericana produce el documento “Un salto adelante” donde comienza a utilizar estos dos elementos nombrados para  el armado del nuevo programa regional y una metodología de trabajo que se conoce con la sigla de MACPRO donde se produce una torsión de conceptos que dan fundamento al escultismo desde un nuevo modelo pedagógico sostenido en una serie de Objetivos Cognitivos Comportamentales clasificados por grupo de edad, lo que implica el logro individual de determinadas conductas según el estándar planteado. Por otra parte se reconfigura el sistema de Patrullas al considerarlo como “sistema de equipos” y “proyectos” con apreciaciones muy similares (para no decir casi idénticas) al Sistema de Equipos y el trabajo por proyectos planteados por la SCAN.

Como ya he comentado en una serie de textos, quizás no con la distancia y los conocimientos actuales sino con poca espacio temporal, comenzé a advertir y señalar estas cuestiones ayudado porque en mi profesión (el ámbito de la salud) no eran temas que pasaban por alto en la “década del cerebro” invadía con modalidades actuariales, los protocolos cognitivos – comportamentales, y presión para cambiar las prácticas profesionales volviendo a ubicar al psicólogo como una especie de ayudante del médico que garantice que el paciente tome la medicación y que se lleve bien con su familia.

La pregunta obligada fue (y sigue siendo) ¿Acaso el alineamiento de la Oficina con la ideología de la globalización no termina repitiendo la historia de las continuas escisiones respecto a lo que hemos definido con Baden Powell como “ciudadanía activa”?. Por el momento, en esta década (la del 90) no es seguro afirmarlo con seguridad, el panorama no era claro para nadie, lo que sí es un hecho es que las políticas que empieza a impulsar la OMMS producen como respuesta el nacimiento de nuevas organizaciones mundiales que han ido creciendo de manera constante como la WFIS (5 millones de miembros)  fundada en 1996 por Lawrie Dring quien lideraba en ese momento la BPSA (Baden Powell Scouts Association)

 

Esperaremos en el próximo artículo poder analizar la complejidad del concepto de “ciudadanía activa” en un contexto donde algunas cosas se van aclarando, que es en la primera década del 2000, donde se acentúa la globalización económica e informativa, el aplastamiento de la diferencia a partir de su disolución y la difuminación de las identidades individuales. Las primeras respuestas son el rescate de las diferencias (sean cuales sean) y de alguna manera el paradigma es “lo importante de todos juntos, es que se escribe separado” lo que permite por un lado mantener la diversidad y por otro el trabajar juntos, una manera sencilla de hablar del surgimiento de los movimientos alter-globalizadores.

Comparte con otros... Share on Facebook1Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Ciudadanía activa en los tiempos de la globalización”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario