¿Tiene el escultismo católico entidad propia?

“El servicio más hermoso y más  grande,
es brindar  alegría a los que no la tienen.
La única alegría, es el mismo Cristo.
Aquel que logra formar una Patrulla,
verdadera pequeña comunidad, ardiente de Caridad,
es el que les brinda a los jóvenes,
sus hermanos, la oportunidad de conocer a Cristo”.

Michel Menú

Hacer una nota sobre el Escultismo Católico antes que nada es hablar de mi vivencia como niño, joven y dirigente. Merece la pena aclararlo porque más allá de las palabras que pueda usar que no apuntan a la precisión teológica, las mismas expresan antes que nada experiencias vividas hasta lo que fuera la fusión que diera origen a Scouts de Argentina. Hoy participo en una Asociación Laica pero las marcas con las cuales vamos construyendo nuestras historias siempre son profundas en tanto signan una forma de ver el mundo, más allá de si seguimos participando o no de la religión.

Es importante tener puntos de partida que se reflejen en hechos históricos comprobables, sino podemos sacar conclusiones por lo que nos han contado y lo escrito desde la mirada de una Organización, como que el escultismo es laico y nada tiene que hacer la religión allí. La religiosidad no es ajena al objeto inicial del escultismo en tanto Baden Powell la creara pensando en un programa de apoyo y sostén para los Brigade Boys, organización inglesa cristiana de niños muy extendida en la época de BP ya que que contaba con 54000 miembros siendo su objetivo “El avance del reino de Cristo entre los muchachos y la promoción de los hábitos de Obediencia, Reverencia, Disciplina, Autoestima y todo lo que tiende hacia una verdadera virilidad cristiana”.

El proceso de institucionalización del escultismo vendrá después y como sabemos forma parte de un grupo de decisiones tomadas en una pulseada ideológica que solo el revisionismo histórico nos permite señalarlas. Lo cierto es que en virtud de las decisiones políticas que se fueron tomando, en Francia y Bélgica el escultismo nace católico y en argentina los exploradores de Don Bosco surgirán como respuesta al laicismo obligadoque la Ley Irigoyen impone al escultismo y con posterioridad surgira laUnión Scouts Católicos Argentinos. La tensión laico – religiosa estuvo presente desde el inicio de los procesos organizacionales, aunque es claro que el Programa Scout surge como sostén a otras instituciones, básicamente religiosas que trabajaban con la niñez, y laicas con el mismo objetivo.

Desde mi punto de vista el Escultismo Católico tiene entidad propia, por supuesto derivada de una Identidad común marcada bajo el nombre de “Escultismo”, señalando en el atributo “católico” una operación sobre el sustantivo, veamos los que serían sus rasgos distintivos.

1)      A Dios se llega por dos vías, que no son una sin la otra: Por la participación en la vida sacramental y por el amor activo al prójimo. No es sin el prójimo, no es sin la comunidad y esta es una diferencia superlativa respecto de otras religiones cristianas. No alcanza con leer las escrituras y portarse bien desde el punto de vista de lo socialmente instituido; el compromiso debe ser activo en la comunidad en dirección a la promoción de una sociedad más justa, con especial dirección a los desposeídos, a los que hoy el Papa Francisco ubica hoy como “periferias existenciales”.

2)      La narrativa ocupa un lugar central. Es de corte épico hilvanando conceptos y valores en lo cotidiano, invitando a niños y jóvenes a la aventura cuyo destino es el otro, el prójimo, necesitando por ello acciones concretas. Es importante señalar que el Escultismo Católico no es de “citas Bíblicas” sino marca una posición concreta en la vida. Los textos del Escultismo Católico Francés como los clásicos de Forestier y de Menú son claros… no es catecismo, tampoco paralamentarismo de foros, es acción con relación al otro y surge deVer la realidad, Juzgarla en función de los valores y Actuar para el cambio… si se quiere desde un punto de vista no creyente,ciudadanía activa a full.

3)      Si bien existen un número de sacramentos donde Dios se hace presente, lo sacramental implica la presencia real que se sirve de lo simbólico. La propia vida es entendida como sacramento donde el sujeto esta autoimplicado. Leonardo Boff lo dirá de esta manera Volví a contemplar el paisaje que había tenido siempre ante mis ojos. Lo cotidiano está lleno de sacramentos. En la arqueología de lo cotidiano crecen los sacramentos vivos, vividos y verdaderos. Es el vaso de mi familia; la polenta que hacía mi madre; la última colilla del cigarrillo de picadura dejado por mi padre con todo cariño; la vieja mesa de trabajo; una gruesa vela de Navidad; el jarrón con las flores encima de la mesa; aquel sector de la montaña; el viejo camino pedregoso; la antigua casa paterna, etc. Esas cosas dejaron de ser cosas. Se convirtieron en gente. Hablan. Podemos oír su voz y su mensaje. Poseen un interior y un corazón. Se han convertido en sacramentos. En otras palabras: son señales que contienen, exhiben, rememoran, visualizan y comunican otra realidad diversa de ellas, pero presente en ellas”[1]. Esta posición particular del escultismo católico, que siempre es comunitaria, es incomprensible, reducida a “Pensamiento mágico” y desestimada para otras versiones religiosas judeo-cristianas occidentales, estas últimas basadas en la “doctrina de la experiencia” donde se apunta a un éxtasis del Yo y la Divinidad puramente individual; desde allí se entiende a la mística del Escultismo Católico como Idolatría, aunque dicha critica obvie su punto de partida órfico y autoidólatra caracterizado por la infatuación del Yo y la Conciencia

4)      Lo simbólico para el Escultismo Católico se relaciona con laapertura a la experiencia mística. De esta manera cobran especial interés ceremonias y actividades orientadas a que sus miembros tengan la posibilidad de acercarse a dicha vivencia – si se quiere nombrar de otra manera, experiencias de “alto voltaje” donde se vivencia la unión personal y comunitaria con la totalidad, los ideales, lo divino – . El sacerdote y viejo amigo Daniel Yanny decía que los seres humanos necesitamos del rito para acercarnos a la experiencia de Dios por la imposibilidad de su producción de forma directa, lo que equivaldría a mirar el sol de frente. En el Escultismo católico la promesa, un logro de progresión, un pase a otra rama, una actividad en la naturaleza son ocasiones en las que cada uno de los miembros puede encontrarse consigo mismo y con la totalidad, siendo una diferencia fundamental con otras religiones no se trata de la “doctrina de la experiencia” en tanto busca crear las condiciones de orientación desde lo simbólico, para que la experiencia mística sea posible en un contexto comunitario.

5)      Paradójicamente el Catolicismo no es una religión Bíblica en el sentido de que el sujeto está atrapado en un sinnúmero de preceptos morales. Amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a si mismo son los mandatos centrales de la Fe. Esto posibilita que teniendo en cuenta dichos Mandamientos y la Ley Scout los Scouts Católicos no persigan “objetivos yoicos” de conducta en tanto la doctrina no está ligada a una infatuación o inflación del Ego como en otras corrientes religiosas (especialmente las americanas). La Caritas (caridad) y la Pietas (piedad) son esenciales y NO se ejercen como relación de poder, sino como un relación de amor entre personas que se encuentran por medio de Cristo las unas con las otras, ambas carentes.

 

Estas son algunas de las características que pude aislar del Escultismo Católico, que no apuntan a verdades teológicas, sino a expresar de forma ordenada un modo particular de práctica. Es un error pensar que al funcionar en una parroquia un grupo scout realiza una práctica de Escultismo Católico… aunque todos los miembros del grupo sean católicos. El Escultismo Católico no necesita de una Pastoral porque el Concejo de grupo es una comunidad de Fe, Baden Powell dice que la religión esta dentro de la propia práctica del escultismo y esto en lo esencial es la vida de la comunidad. Cuando hablamos de “Pastoral” es porque no practicamos Escultismo Católico sino otro formato del Escultismo que hace necesario ingresar desde fuera del programa rasgos de la concepción católica, con el riesgo de que se convierta en una especie de “catecismo” alejado de esta práctica que surge desde y con los inicios del escultismo.

Comparte con otros... Share on Facebook24Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “¿Tiene el escultismo católico entidad propia?”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario