Scouts fuera de lo común. Capítulo 4.1: el nacimiento del Escultismo en Francia, obra de marinos y deportistas

Un miércoles más regreso con los Scouts fuera de lo común. Siento el retraso en continuar con la colección pero la información no es sencilla de conseguir. Os prometí hablar de Francia y aquí estoy:

Empieza la historia en 1910, un teniente de navío de la marina francesa, Nicolas Benoît, se encuentra en Inglaterra para perfeccionar su inglés y obtener el título de Intérprete Militar. Allí descubre el escultismo naciente. Se documenta sobre las ideas de Baden-Powell e incluso llega a encontrarse con él. Toma notas que enviará personalmente a modo de informe a Théophie Delcassé, entonces ministro francés de la marina, bajo el epígrafe: “Exploradores de Francia (Boyscouts franceses) Proyecto de organización”.

Scouts Marins de France 1959

De regreso a Francia el teniente Benoît se reune con varios pedagogos, entre otros con Georges Berthier, director de la prestigiosa École des Roches, en Normandía, con Pierre de Coubertin, si, el fundador de los Juegos Olímpicos modernos, y con Georges Hébert, otro marino e instructor de educación física, inventor del Método Natural o Hebertismo (los más jóvenes pensarán que el parkour es un invento moderno pero no, no es más que una adaptación del Método de Hébert).

Así nace la primera asociación scout en el país, Éclaireurs de France, a la par que la Liga de la Educación Nacional, presidida por Pierre de Coubertin, que daría lugar a los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna.

Pero entonces llega La Primera Guerra Mundial, que dejará sin fundador, y sin muchos scouters y rovers, a los exploradores franceses: Nicolas Benoît muere en combate en 1914. Pero el movimiento scout creado por él, ya estructurado y funcional, no se detiene.

Y llegamos a los Scouts Marinos. Pero no, pese a contar con dos marinos en su fundación no fueron los Eclaireurs los primeros en lanzarse en la aventura marina propuesta por Baden-Powell en su Scouting for Boys sino la asociación católica del Padre Jacques Sevin, les Scouts de France. En este punto hay que contar que pese a ser Francia un país con mucha tradición marinera y contar con numerosos ríos y canales navegables lo cierto es que la navegación de recreo prácticamente nació con los Scouts. Y la documentación, y su legislación por cierto.

portada libro Embarque... Garçons

edición de 1958

El libro Embarque… Garçons, que podríamos traducir como “Hazte a la mar, Chicos” publicado en 1937 no sólo es el primer manual de Scouts Marinos editado en Francia sino también es el primer manual de navegación de recreo en el país. De ahí su tremendo éxito, tras ocho ediciones aún se puede comprar y continúa siendo un libro de referencia para la navegación de recreo.

Son los Scouts de France los que inician los cursos para el certificado de navegación sobre la goleta El Angel amarrada en el río Sena, en Paris.
Durante la Segunda Guerra Mundial son numerosos los testimonios de Scouts colaborando en rescate de personas. Los scouts franceses destacan por su arrojo salvando heridos tras la batalla de Mers-El-Kébir. En recompensa el almirante Jarry, comandante de la marina en Oran, regala a los Scouts un barco ballenero bautizado “Bretaña” en homenaje al acorazado hundido en dicha batalla.

Al final de la guerra la marina francesa ayudará a los Scouts Marinos que tratan de reorganizarse. El 3 de junio de 1945 el gobierno vuelve a autorizar la navegación de recreo y el 8 de abril de 1946 se firma la circular que regula la participación de la marina en el Escultismo francés:

El personal de la marino puede solicitar la práctica de las actividades scouts a condición que esto no suponga ninguna desviación.
Si bien la constitución de unidades [scouts] sobre los barcos y los servicios están proscritas, animamos a los oficiales deportivos a inspirarse en el método scout durante las excursiones organizadas para distracción de las tripulaciones.
Prestar ayuda a los Scouts Marinos, susceptible de descubrir una vocación marítima y de dar una formación inicial en la marina a los jóvenes. Los centros naúticos, creados por el ministerio de la educación nacional en convenio con la marina, son invitados a ayudar, en la medida de lo posible, a las agrupaciones de scouts marinos que lo solicitaran. En aquellos lugares donde tales centros no existieran, los prefectos marítimos y comandantes de marina deberán proveer las ayudas siguientes:
– Cesión de instructores durante la semana para enseñar reglas de navegación, señales y tecnología.
– Facilitar el amarre y la vigilancia de las embarcaciones en los diques de los puertos de guerra.
– Facilitar la posibilidad de acampar en los terrenos militares.
– Facilitar la visita de embarcaciones e instalaciones.
– Prestar embarcaciones y, si fuera necesario, de un patrón de barco cualificado.

En 1947, durante el Jamboree de la Paz celebrado en Moisson, el Ministro de la Marina y el Almirante Ortoli, director del personal militar de la marina, visitaran a los Scouts Marinos acampados. Un detalle que muestra todo el interés que la institución portaba hacia el movimiento scout.

Al inicio de los años cincuenta los Scouts franceses cuentan ya con una estructura sólida para el desarrollo del escultismo marino. La llamada “Pasarela” es un equipo de expertos marinos creado y dirigido en sus inicios por Raymond Schlemmer, Cisne de la Cruz del Sur, y que se ve repetido en equipos regionales para el apoyo, la formación y la seguridad de las unidades navales.

En los años noventa el Escultismo francés sufre de una crisis y todas las asociaciones notan una seria bajada de efectivos. En paralelo sucede una dispersión y numerosas asociaciones minoritarias aparecen en todo el territorio. Hoy se cuentan más de ochenta asociaciones registradas como asociaciones scouts y/o guías en el país.

El 22 de julio de 1998 es una fecha clave en el escultismo marino francés. Aquel día, en la mar frente a las costas bretonas de Perros-Guirec cuatro adolescentes, cuatro scouts marinos fallecen ahogados así como una quinta persona que trató de socorrerles. Una historia trágica que detuvo completamente el movimiento scout en Francia y de la que aprenderían, con dolor, todos los scouts franceses. Es un relato largo y necesario que desarrollaré en el próximo episodio.

Para la realización de este y los próximos artículos sobre los Scouts Marinos franceses he contado con la inestimable ayuda de varias personas. El artículo de hoy es un compendio de la conferencia de Frédéric Vittori quien ha tenido la gentileza de envíarmela para esta redacción.

Comparte con otros... Share on Facebook17Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Scouts fuera de lo común. Capítulo 4.1: el nacimiento del Escultismo en Francia, obra de marinos y deportistas”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario