La técnica Scout y la formación del carácter

Tercera parte “De la formación del carácter a la corrosión del carácter

Hemos aprendido a decir – y lo que es peor- estar convencidos de que lo rutinario es lo que nos mata, que las jerarquías impiden el desarrollo de las personas, que esto es lo que no funciona en lo social. Hemos confundido la Creatividad con Invención. La primera surgiría de la nada (ex – nihilo), la segunda de lo conocido cuando podemos hacer que con ello surja lo novedoso.

barbacoa

Nos han dicho que lo rutinario es displacentero y lo novedoso placentero. Insistimos en repetirlo aunque no dejamos de esperar con ganas el partido de futbol de los jueves con nuestros viejos amigos, no dejamos de hacer el asado una y otra vez, o ir al gimnasio… Esperamos con ansia la bicicleteada que todas las lunas llenas une a los ciclistas de la ciudad. Hacemos “actividades manuales” para “despejarnos”, estudiamos un instrumento musical o vamos a un grupo de teatro para “desestresarnos”; todas actividades con técnicas y rutinas que no pensamos que son tales… entonces… ¿es seguro afirmar que la rutina es algo malo? ¿o podremos pensar con Sennet que existe una rutina que tiene su dignidad y conviene al sujeto, que se diferencia de otra destructiva?

En “La corrosión del Carácter”[1] se afirma que la  rutina puede degradar, pero también puede proteger; puede descomponer el trabajo, pero también puede componer una vida” y esto tiene una lógica.

Anterior a la fábrica, el modelo de producción era artesanal, existían roles específicos como procesos de aprendizajes y todo ello dentro de un clima de fraternidad que incluía muchas veces el vivir y comer juntos. Diderot en su “Enciclopedia” consideraba que la rutina sufre una alteración constante en tanto implica que quien trabaja la aprende y a partir de ello comienzan las variaciones y el desarrollo de nuevas prácticas. No existen las recetas “muertas” de allí que decimos sin tapujos frases como “cocinar es un arte”.

Baden Powell al momento de establecer las actividades scouts es muy claro al hablar de ”artes scouts” como aquellas que colaboran en la formación del carácter. En otro texto[2] señale la influencia que el movimiento“art & crafts” ejerció sobre el fundador y posiblemente sobre el concepto de lo artístico que algunos en función de sus prejuicios sobre qué es y qué no es arte, restan valor al afirmar que se trata “una forma de decir” cuando en realidad BP hace referencia a una forma de ser.

Las artes scouts son nuestra “rutina protectora que tiene su dignidad y puede componer una vida”, dentro y no fuera del mundo, posibilitando a partir de ella el establecimiento de puntos de anclaje beneficien al sujeto, y por ende a su comunidad.

Arte & técnica scout

“¿Por qué el fundador eligió la mano y no la lengua?”

Aristeguieta Gramcko. “El Gran Juego”

Aristiguieta Gramko[3] se pregunta de manera no inocente por quéBaden Powell eligió la vía de la mano, del hacer, de las artes de scouts por sobre la vía de la lengua ¿Es acaso el escultismo un lugar donde prima el blablablá, o un sitio donde arte & técnica ocupan un lugar fundamental en la formación del carácter? Forestier[4] dice que podemos hablar de dos escultismos, uno “parlamentario” y otro “realista” y esto implica dos posiciones del ser distintas respecto del mundo. Podría pensarse que esa tensión siempre se encontrará presente, entre un escultismo “blablabla” relacionado al narcisimo y otro de acción concreta, materialista (no en el sentido del consumo) con intervención efectiva en la realidad.

 

Desde “Escultismo para muchachos” escrito en la época de las grandes fábricas y explotación de las clases trabajadoras, infancias abandonadas o en la calle, Baden Powell plantea “las artes scouts” como punto de amarre. Posteriormente en “Guía para el Jefe de Tropa” directamente la trata como área que aporta directamente a la “Formación del carácter”. Es interesante ver como en la niñez y juventud en riesgo y a la deriva, la apuesta no es al blablablá sino al hacer que se centra en el trabajo de la patrulla y las relaciones entre sus miembros, orientado por lo técnico y el servicio.

En nuestra época ya no es la fábrica sino la multinacional con capitales golondrina y “trabajadores golondrina calificados” quien marca los pasos. El sujeto además de ser un objeto mas en el “mercado laboral” se lo desamarra de sus rasgos identitarios teniendo que cambiar de lugar o trabajo provocando un efecto corrosivo que si no se remeda opera exponiéndolo a él y su familia a las patologías de época, tanto los padres como hijos que, salvando las distancias, viven realidades similares a la época del nacimiento del movimiento, incluso peor, por el impulso a los excesos de todo tipo y la carencia de lazos sociales firmes. La propuesta de brindar una pausa que involucre al cuerpo y un modo de producción subjetivante sigue siendo la vía reggia de la técnica scout.

En un texto posterior al que estamos trabajando, Richard Sennet parte de afirmar “Hacer es pensar”[5]; pero no se refiere al hacer de cualquier manera sino a la producción de objetos concretos de forma artesanal, lo contrario al trabajo de las grandes mayorías que no solo padecen los desplazamientos laborales sino que tienen enormes dificultades para establecer cortes con él, en tanto la tecnología permite que  “lo lleven a la casa” de diversas formas, por ejemplo en un pendrive respondiendo los distintos tipos de requerimientos que se le realizan desde los lugares de trabajo por fuera de los horarios formales. Los servicios tecnológicos y el wi-fi se convierten en enemigos de la intimidad. Un amigo me dijo “mirá lo que me dio la empresa, una compu y un celular de última generación”… al poco tiempo se dio cuenta por qué… no había sido un acto de donación, sino deintrusión en su vida cotidiana.

Aristeguieta Gramcko en su libro “El gran juego” dedica un apartado a“la mano creadora” resonando en su texto aquello que Friedrich Engels trabajara y  titulara como “el papel de la mano en la transformación del mono en hombre”. El trabajo artesanal entre otras cosas localiza en el espacio – tiempo, y lo más importante tiene un fuerte efecto sobre el ser; en cambio la empresa “multinacional” hoy podrá estar y mañana mudar una parte de ella hacia donde más le convenga, o simplemente cerrar y localizarse en otro sitio de acuerdo a que las condiciones de producción le sean altamente beneficiosas. Muchas veces decide cerrar porque obtiene más ganancia circulando el dinero por el sistema financiero que en la producción, lo que muestra la volatilidad del trabajo que deja de ser un derecho social. La tendencia al borramiento de las fronteras que importa al poder económico es la de los aranceles para permitir la libre circulación de los productos y del dinero. Los capitales deben circular libremente, no las personas. Las fábricas se establecerán en los lugares donde más baratos sean los salarios ya que son la variable de ajuste que permite aumentar la renta empresarial, pero el país donde la fábrica cerró tendrá que permitirle que su consumariado compre sin aranceles los productos realizados en el nuevo lugar donde decidió localizarse.

La técnica scout

Es interesante ver cómo los Scouts cuando nos encontramos con Scouts de otros países comenzamos a hablar sobre el hacer, compartimos saberes, nos enseñamos mutuamente, tanto los adultos como niños y jóvenes. La técnica scout decididamente es un punto que hace comunidad… podemos no hablar el lenguaje del otro peros sí enseñar un nudo. La técnica scout es saber hacer y la invención que surge de su aplicación es poesía sin palabras.

En el hacer scout está involucrado el cuerpo, no son palabras que se siguen unas a otras en un deslazamiento interminable que caracteriza al parlamentarismo, sino una conversación sobre las maneras de abordar los objetos concretos. Casi sin darnos cuenta operamos sobre el error sin connotarlo negativamente, conversamos con quienes más saben, buscamos rodeos con aquello que nos desafía, aprendemos y nos sorprendemos al ser capaces de encontrar una utilidad o salida novedosa de aquello que hemos diseñando e inventando para que el lugar de campamento sea “como en nuestra propia casa”.

La habilidad será definida por Sennet como “práctica adiestrada”donde cobrarán especial importancia las nociones de ritmo y organización de la repetición permitiendo una equilibración entre repetición y anticipación. Las alicaídas “recetas” son necesarias porque ellas provienen de lo transmisible de incontables experiencias que se realizaron antes. El pro-ducto será el objeto concreto que se da a ver y que muchas veces partió de un esquema hecho en papel; un dibujo donde palos, maderas, cacharros, banderas se entremezclan generando una imagen que nuestras propias manos van a hacer realidad.

Es en el trabajo de patrulla donde se trataran las cuestiones de autoridad cara a cara,  siendo los distintos responsables de los cargos y sus habilidades las que brindarán el liderazgo en distintos momentos del trabajo y la vida de la patrulla. El reconocimiento de la habilidad dignifica los distintos liderazgos y colabora al afianzamiento del Carácter de cada uno de los miembros, de esta manera no es “quien mejor habla” el que lidera sino“quien mejor hace sobre el tema”, colaborando a eliminar de esta manera las barreras culturales que suelen perjudicar a quienes se encuentran en una situación desfavorable respecto de su educación formal, generalmente los más humildes.

Quizas pueda pensarse ¿cuál es el destino de un escultismo donde la técnica no ocupa el lugar que Baden Powell le asignó? ¿Sigue siendo escultismo?

 

 

[1] Richard Sennet. “La corrosión del carácter”

[2] http://apuntadalto.blogspot.com.ar/2009/07/estetica-y-etica-en-las-construcciones.html

[3] Aristiguieta Gramko. “El Gran Juego”

[4][4] Forestier. “Escultismo ruta de libertad”y

[5] Richard Sennet. “El artesano”

Comparte con otros... Share on Facebook71Share on Google+1Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “La técnica Scout y la formación del carácter”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario