¿Qué destino para el escultismo en nuestra época?

bm-15-millones-creditos

“La cultura es algo impuesto a una mayoría recalcitrante
por una minoría que ha sabido apropiarse de los medios de poder
y de compulsión”

Sigmund Freud

Los últimos tiempos he estado reflexionando sobre preguntas que desde hace años me realizo sobre la/s institución/es scouts y su relación con la época. ¿Cuál es el destino de la invención de BP en las diferentes prácticas que se han ido constituyendo a lo largo de 100 años? ¿Y el de las construcciones institucionales que rodean y establecen cuáles serían las buenas prácticas?

Un derrotero posible que lleva a la producción de este pequeño escrito es la serie de textos que hace años atrás escribiera (ente el 2000 y el 2006) algunos reeditados en el blog. Los títulos vienen a la memoria bajo los nombres de “globalización educativa y escultismo”, “El 100 % de bueno”, “apostar al 5 %”, “Educación por protocolos”, la serie “efectos de torsión en los Conceptos fundamentales del escultismo, capítulo I, II y III”, “Escultismo soft, Escultismo clásico”, “desglobalizar el Programa” y otros. El contexto de producción fue el cambio de Programa planteado a nivel regional por la OSI y una lectura sobre los peligros para el movimiento scout en tanto estaba ocurriendo lo que a mi entender era lo peor: la Institución a la que pertenecía en ese momento decidía implementar el programa de control social Biopolítico más importante en una organización que no pertenecía al Estado, adhiriendo a un protocolo cognitivo-comportamental que impactaba directamente en la práctica del escultismo tal como lo conocíamos, e incluso introducía variaciones conceptuales produciendo sutilmente un cambio de fines.

La base de las construcciones que realizaba en esa época se sostenían (y sostienen) en una lectura del Poder invisible pero eficaz, para la generación de lo que hoy se denomina subjetividad neoliberal incidiendo directamente en el lazo social ya no desde la opresión clásica, localizable, sino desde la naturalización de las ideas dominantes que convienen al Poder real. Esta operación es denominada en la actualidad por Jorge Alemán[i], como creación de dispositivos de fabricación de subjetividades configuradas bajo el paradigma empresarial y gerencial de la existencia y si esto es posible, es porque se tiene el poder de decisión de Organizaciones que por estructura no pueden responder rápidamente ya que si bien pueden enunciarse como democráticas, en la práctica real funcionan de modo autocrático imponiendo los paradigmas desde la punta de la pirámide hacia abajo (como en el modelo empresarial o de los Medios de comunicación concentrados) creando lo que se denominan “falsos consensos”, ficciones institucionales, ya que lo que se vive como elección en realidad es imposición de un cambio. Cuanto más grande y vertical son las Organizaciones, más fácil “marcarle la cancha”… las Capacitaciones harán el resto, máxime en las organizaciones con alta rotación por ser de trabajo voluntario, en ellas los participantes incorporarán el marco teórico-ideológico nuevo para convertirse en transmisores, en un vértigo de cursos y talleres infinitos que exigen novedad constante (aunque no haya nada nuevo) generando por un lado autosegregación y por otro afianzamiento del dispositivo de poder, apuntando al convencimiento producido generando una postura “proseletista” de las “nuevas ideas” que posibilitaran a quien lea este artículo y esté dentro de la esctructura circular y de refuerzo establecida, pensar que quien escribe delira o fue abducido por extraterrestres (por las dudas aclaro que no habrían usaro sondas).

Debemos tener en cuenta que como se trata de una actividad voluntaria y al no existir la presión que el trabajo rentado genera para el cumplimiento de los objetivos y la adhesión a las prácticas planteadas, queda un remanente marginal importante que funciona como “resistencia”, muchas veces intentando organizarse y hacer algún tipo de cambio de rumbo en estas cosas, pero la renovación de los cuadros dirigenciales y el tiempo van haciendo su trabajo, ya que es muy difícil invertir el dispositivo porque si se llega a los lugares donde existe una verdadera posibilidad el tránsito convierte a los dirigentes en funcionarios, entendido como aquellos que tienen que hacer funcionar lo que hecho… como se diría… el “crimen perfecto”.

En este tipo de sistemas los que resisten simplemente son segregados.

Ustedes pensaran ¿acaso una organización como el escultismo podría convertirse en un dispositivo de fabricación de subjetividades? Si, ya ha ocurrido. El escultismo surge en la época de lo que Michel Foucaultdenominó “sociedad disciplinaria” donde la cuestión era bastante clara en tanto externa al sujeto, en cambio la reforma de Programa asume el paradigma de la “Sociedad de Control” apuntando directamente a la constitución del sujeto y de las subjetividades. Esto no sucede en cualquier momento sino a principios de la década del 90 donde el Poder pone especial atención en el universo de las grandes ONG´s que se convierten en destinatarias de una política de inmixion (o “infiltración” en el sentido médico-psicologico del término) de los marcos teóricos en los que basaban su trabajo de manera de generar lo que en Estrategia se denomina “viabilidad cognitiva” para producir cambios; lo que impacta fuertemente derivando en la respuesta de creación de otras Organizaciones “paralelas” o alternativas (La Cruz Roja por un lado, Médicos sin fronteras por otro) siendo común que a la  práctica de Foros, se agregaran los contra-foros de las ONGs alternativas

Veamos cuáles son las características de dicha operación de inmixión de los Marcos Teóricos en  distintas  Organizaciones promovidos desde principios de la década del 90:

  • Se produce desimbolización institucional, regional y grupal
  • Se elimina lo heterogéneo imponiendo lo homogéneo
  • Se desestiman legados históricos, simbólicos, memorias, biografías y la propia tradición que formaban un entramado de sostenimiento de los sujetos en la institución.
  • En  su lugar se introduce el  paradigma “empresarial” con sus modelos de gestión, couching para gerentes, evaluaciones de desempeño y objetivos para quienes no lo son. El paradigma del sujeto como “empresario de sí mismo” y su devenir como autoexplotado, siempre en falta, que culmina en la desilusión, la autoexclusión o la segregación.
  • Se presentan los cambios institucionales como si fueran democráticos cuando no lo son, logrando adhesión en una nueva versión deservidumbre voluntaria que convierte al adherente en transmisor apasionado.
  • La cuestión social queda por fuera ya que no hay lectura política del conflicto, menos del Poder  por lo que seproduce una política de despolitización de las prácticas que puedan poner en discusión el sistema productor de Poder.
  • No existe crisis dentro del dispositivo de producción de subjetividades sino en las personas que  son las herramientas para su implementación. Las crisis son personales, grupales o institucionales, NUNCA del sistema de control que funciona como excepción que no entra en discusión.
         

Scouts alter -globalización

En sus orígenes el escultismo no fue pensado como Organización. En un lapso de muy pocos años, tuvo que buscarse un modo de estructurarción entre quienes adhirieron al Programa de forma institucional (primeros destinatarios) y quienes lo hicieron de manera espontánea. El debate presente en los primeros tiempos en el fondo es similar a los debates actuales. Por un lado encontrábamos a las instituciones que fueron las primeras destinatarias del Programa (aquellas que trabajaban con niños en riesgo, grupos confesionales, no confesionales, escolares y deportivos) a las que se sumaban los grupos espontáneos que requerían cierto Ordenamiento y soporte. El debate duro fue si el gobierno de la instituciónrecaería en un sistema democrático de elección directa de los representantesregionales o la designación de “personalidades” – figuras de la comunidad- que determinarían el devenir institucional designando cargos desde la punta de la pirámide hacia abajo. Esta última perspectiva ganó la pulseada, replicándose en distintos lugares del mundo, entre ellos Argentina donde un grupo de personalidades de época (el nombre más conocido es el Perito Moreno) “fundaran” la primer Asociación y con el tiempo por medio de una Ley la cristalizaran como UNICA obligando a quienes pertenecían a otros agrupamientos a encuadrarse “dentro de la legalidad”. Fuera de estos esquemas a nivel internacional casi en todos los países quedaron elididas las propuestas organizativas basadas en liderazgos locales y la promoción de derechos (como en el caso de los BBS de Vane en los primeros tiempos).

Con los años y la conformación de la OMMS se producirán cambios en el movimiento, acompañados de crisis, aunque generalmente se respetaban mínimamente las trayectorias de los distintos países que conformaban distintos estilos (en Europa son comunes las federaciones) hasta que se impuso el mandato de Una Asociación por País descartándose las opciones federativas que eran la garantía de que se conservara algo de la diversidad en aquellos que querían estar en una misma Organización. UN Programa por país se convirtió en el “huevo de la serpiente”,  el “Caballo de Troya” que permitiría la imposición del cambio programático… es que todo Universal por definición (Pierce) aplasta lo particular y lo singular.

¿Cuál ha sido la lógica de las segregaciones, autosegregación y la conformación de nuevas organizaciones locales, regionales y mundiales? Es muy interesante ver que prácticamente se enuncian en contrapunto con lo que denominamos subjetividad neoliberal, aunque para la creencia general serían “conservadoras” incluso fascistas… el problema es que para ser definidas de esa manera debieran plantearse como los únicos y ser una “institucion total”, cuando observamos claramente es que ALBERGAN LA DIVERSIDAD lo que de hecho, elimina la posibilidad de pensarlas de esa manera. Hagamos el contrapunto, con WFIS (que posteriormente también sufrió un quiebre del cual derivó WOIS) que es la segunda Organización Scout más grande del mundo, que asume en su origen una posición alter-globalizadora siendo su modo de conformación democrático, dando lugar a las diferencias regionales y locales.

  • Se reconoce la trayectoria de grupos, lugares y regiones sin considerarla “accesoria”, sino producto de la relación socio-histórica del escultismo con cada uno de los lugares (pensemos que en 100 años de existencia hay un saber cultural y social acumulado) representado en distintas modalidades. Se da lugar a la historia asociativa y se respeta en su papel de transmisión del escultismo de los distintos actores a lo largo del tiempo (Viejos Maestros Scouts) siendo todos estos elementos, parte del entramado simbólico que sostiene a comunidades y los sujetos.
  • Se favorece lo heterogéneo por sobre lo homogéneo. Para participar de una Federación no es necesario un Programa único sino partir de los textos fundantes del movimiento, por lo que nos encontramos con distintos formatos presentes en cada asociación, productos de las variables socio-históricas, que se sientan en la una misma mesa para establecer acuerdos Federativos.
  • Se sostiene el formato básico de Gilwell en la formación de los dirigentes. Cada asociación de las Federaciones pueden a su vez agregar otros tramos de formación de acuerdo a las necesidades. Los cursos se realizan bajo la modalidad de aprender el escultismo y la formación técnica se considera fundamental porque de ello depende no solo la realización de buenas actividades, sino la seguridad de niños y jóvenes
  • Las decisiones de las Federaciones son un voto por país y las decisiones se centran en los aspectos de coordinación, ya que cada organización determina su plan y derrotero.
  • La cuestión social no está “dentro” ni “fuera” ya que depende de las políticas de cada una de las asociaciones. Hay organizaciones que deciden trabajar con formatos de Escultismo Crítico (Educación Popular), otra en los aspectos de ciudadanía activa transformadora, finalmente otras en formatos más clásicos ligados a la línea de los viejos documentos donde se hacía hincapié más en la actividad técnica
  • Las asociaciones pertenecen libremente a las Federaciones y de la misma forma que comenzaron a formar parte pueden dejar de hacerlo cuando quieran
  •   Se sabe que trabajar con diversas sensibilidades genera conflictos, pero estando advertidos de ello la respuesta es la inclusión de las diferencias dentro del marco Federativo¿Alguien podría considerar a esta modalidad “fascista”? ¿Acaso estaforma de construcción no es  mas cercana al concepto de hegemonías según las lecturas que realizan Ernesto Laclau y Jorge Alemán, que es justamente  constituirse como actores a partir del respeto por las diferencias y los puntos en común definidos previamente?

    Merece pensarse.

Quisiera terminar este breve texto con una vieja reflexión que leí hace muchos años no recuerdo donde:

Dos muchachos decidieron jugarle una mala pasada al Maestro. Se acercarían al él con una rana oculta detrás de su cuerpo y le preguntarían si la rana estaba viva o muerta. Si el Maestro le contestaba que estaba muerta, mostraban la rana viva; y si respondía que estaba viva, con un solo movimiento la matarían y se la mostrarían muerta. Al llegar se da la siguiente situación.

–          Maestro. Tenemos una rana detrás de nosotros. Ud. que tanto sabe ¿está viva o está muerta?

La respuesta no se hizo esperar

–          Chicos… la respuesta está en sus manos.

De igual manera, el escultismo que decidas practicar está en tus manos y en la de los que te acompañan.

 

[i] Jorge Alemán. “Horizontes neoliberales en la subjetividad” Ed Grama. 2016

Comparte con otros... Share on Facebook12Share on Google+1Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “¿Qué destino para el escultismo en nuestra época?”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario