Con esperanza

Así es como todos deberíamos afrontar el futuro.

Y la verdad es que no resulta sencillo. Cuando uno conecta el televisor, la radio o el ordenador se ve apabullado por un millar de noticias a cuál más inquietante. Guerras, bombardeos, atentados, catástrofes naturales, barbaridades ecológicas, accidentes, delitos, miserias… le ponen los pelos de punta a cualquiera.

Parece que TODO vaya mal, y sin embargo siempre existe algo bueno, incluso en las mayores de las desgracias. Cuando me fijo puedo ver acciones valerosas, gente ayudándose en la adversidad, sonrisas reconfortantes, regalos de ilusión.

Paseo por la calle y veo los carteles de los grupos scouts locales en sus campañas de recogidas de alimentos o juguetes para los que no pueden permitírselos. Me conecto en internet y compruebo que en todo el globo se suceden este tipo de acciones de los scouts: cuidado de personas mayores, recogidas de fondos, organización de cenas o comidas de navidad para desfavorecidos…

Sí, es un rayo de esperanza en las vidas de muchos. Buenas acciones que llevan alegría o felicidad a los corazones de los demás, pero también una sensación de felicidad a quien las ejecuta. Porque la mayor sensación de felicidad se experimenta haciendo felices a los demás.

Así que, aunque a veces las cosas nos parezcan terribles: no os desaniméis.

Con estas mismas palabras se dirigió Baden-Powell a los Scouters en la revista Jamboree de 1940, justo un año antes de su muerte.

Creo que vale la pena leerlas:

No os desaniméis

Feliz año nuevo a todos, hermanos Scouters, y que 1940 nos traiga la Paz mundial que todos, y desde luego en nuestra Hermandad Mundial, contemplamos como uno de nuestros principales objetivos.

Y aunque la parte más espectacular de nuestra tarea, los Jamborees y los Cruceros de la Paz de los buenos tiempos, hayan quedado en suspenso por la duración de la guerra, nos queda todavía la parte más importante de nuestro programa: la de inculcar lenta y regularmente en nuestros jóvenes, mediante el ejemplo y la práctica, los hábitos de buena voluntad, tolerancia y comprensión de los demás. Si éstos se implantan en nuestros scouts de hoy, conseguirán que en el futuro sean impensables las guerras.

Así que no os desaniméis. El mundo nunca ha necesitado tanto los buenos scouts como hoy día, y aquellos de vosotros que los estáis formando podéis descansar satisfechos de estar haciéndole al futuro del mundo una valiosa contribución.”

Y es que a pesar de que los tiempos y las circunstancias hayan cambiado, me resultan absolutamente aplicables a la actualidad.

Que tengáis todos un 2017 lleno de felicidad… y de esperanza.

PD: El de la foto soy yo. Siempre agrada ponerle rostro a quien está al otro lado de unas letras, je, je.

Comparte con otros... Share on Facebook15Share on Google+1Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

2 Respuestas a “Con esperanza”


  • Gracias Gato por tus buenos deseos. Yo siempre comparo la vida a un raid en la montaña. Por muy mal tiempo que haga, por muy difícil que se haga el sendero, no nos queda otra que caminar hacia nuestro siguiente punto de descanso y cuando lleguemos probablemente nos alegremos y nos sintamos orgullosos de haber superado la adversidad.

    ¡¡Feliz entrada de año a ti también!!

  • Gustavo Alvarez ARGENTINA

    Gracias Juan. Bellísimo artículo. Que tengas un Feliz 2017!!!

Añade un Comentario