Una respuesta increíble

51acf4b7feb36e5bbae1ab6d987f4a8cO por lo menos a mí me lo parece.

Porque cuando al final del campamento alguien anima a los scouts a responder por escrito a algo como:

“¿Qué fue lo que más te gustó del campamento de verano?”

Uno se prepara para escuchar respuestas del estilo:

“Dormir en tiendas de campaña con mis amigos”.

scouts-practice-with-their-new-hike-tents-007-200x200

“Hacer una cabaña nosotros mismos y pasar la noche en ella”.

sc-shelter24

“Poder hacer pan nosotros mismos en un horno improvisado y cocinar”.

aroundcookingfire

“Los juegos acuáticos a la hora de bañarnos”

drag-swim

“Las veladas nocturnas”

4823921db2d0b1a65528ddb4563f7fb4

 

“Las excursiones y juegos”

dscn1629

“La visita que hicimos a…”

029_18_-_copy

“Cuando ganamos el juego de la bandera a la patrulla…”

93mpsc08-300x214

 

“Los buenos momentos que pasas con los compañeros y las risas que hicimos todos juntos

ep_06132015_boyscouts_hero_6x4

o incluso un:  “La lluvia de estrellas y las historias del scouter”…

campfire-1

… ¿No?

Pues el fantástico Blog “Bryan on Scouting (dirigido a los Scouters norteamericanos de los BSA), nos cuenta que el pasado verano uno de los chicos dio una respuesta que (a mí por lo menos) impresiona:

“Pude sentir la libertad en mi alma”

glad-i-went-to-scout-camp-becauseSeguido de un mucho más mundano:

Y había comida” (por lo que se ve el chico esperaba pasar hambre, je, je).

Desde luego la primera respuesta resulta chocante. Y es que quizá tendemos a pasar por alto que hay aspectos mucho más profundos en el programa scout.

Ya os he hablado de esto en otras ocasiones (como en este artículo), pero aquí tenéis un ejemplo claro de la influencia del medio natural sobre el espíritu humano.

Creo que sobran más palabras.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

2 Respuestas a “Una respuesta increíble”


  • Una noche de campamento celebrábamos un Consejo de Patrulla en un árbol. A través de la copa veíamos el firmamento y nos lamentábamos de no haber cogido una cámara de fotos. Entonces uno de los chicos dijo “no tenemos cámara pero tendremos nuestro recuerdo” y todos le dimos la razón para después quedar en silencio mirando el cielo y atesorando dicho momento e nuestras memorias.

  • ¡Hereje! ¡Seguro que cambiaste los datos! ¡a estos chicos le gusta hacer escultismo! ¿Que diran los grandes “pedagogos” del movimiento?

Añade un Comentario