¿Por qué y cómo nacieron los scouts?-1. Buenos ciudadanos para un Imperio

902576_645748878792867_1185187867_oNo. Nos os voy a contar otra historia ñoña sobre Brownsea, je, je.

Es simplemente que me resultó sorprendente.

¿El qué? ¿De qué va esto?” 

Pues de la explicación que daba el antiguo presidente de la principal asociación de scouts de España (ASDE), Julio del Valle, acerca del origen de los scouts.

La ofreció hace ya algún tiempo, durante la presentación del libro “Hay huellas scouts por Valladolid, y venía a decir que la aparición del tiempo libre en la sociedad británica de principios del siglo XX fue la clave para el origen de los scouts. B-P se habría dado cuenta de que ese “nuevo factor”, que hacía que muchos chicos y chicas deambularan por las calles sin nada bueno que hacer, podía utilizarse para proponer un novedoso método basado en el autoaprendizaje.

Bueno ¿y qué? Si lo ha dicho alguien tan relevante…”

Pues que entiendo que puede haberse tratado de una explicación simplista dirigida a un público muy determinado… pero desde luego no responde a la realidad.

“Ya estamos, y según tú ¿cuál es esa realidad?”

No. no es que lo diga yo. No se trata de mi opinión, sino de la realidad histórica de las cosas.

Así que os ruego que me permitáis hablaros hoy sobre el origen del escultismo y sobre la formación del carácter, porque os garantizo que esto último fue el pilar maestro sobre el que se apoyó el método.

“¿El carácter?”

scouting-for-boys-by-robert-baden-powell_grandeSí. El propio fundador lo contó una y mil veces en sus libros. Y escribió un buen montón, aunque muchos contemplen su obra como algo caduco, desfasado o con poco aprovechamiento actual. De hecho es difícil encontrar responsables que hayan leído con detenimiento alguno más que “Escultismo para muchachos” o su “Manual de lobatos”, y se aproximan a ellos como una curiosidad histórica, sin pararse a analizar la genialidad de la exposición, del planteamiento de los temas (a modo de historia amena o ejemplar para despertar el interés inicial), o su manera de llegar a los lectores.

El caso es que en esos antiguos libros refleja su pensamiento con bastante claridad y nos permite entender cuál fue el origen de la idea.

Durante sus campañas por las Colonias británicas, el viejo Jefe ya se había percatado de las graves carencias de sus compatriotas. Sus propios soldados eran un claro ejemplo de ello: individuos con poca iniciativa, pocos recursos, y aún menos agallas en su gran mayoría. Disciplinados por el temor a las consecuencias de la desobediencia militar en lugar de por convencimiento, confianza en los oficiales o amor a la labor bien hecha.

kaiserY en la sociedad civil no era muy distinto. A su juicio los británicos se estaban acomodando demasiado, vivían esperando que los gobernantes solucionasen sus problemas (mmmm….esto me suena) y se estaban convirtiendo en sujetos con poco sentido de grupo (a él le gustaba poner el ejemplo de los ladrillos de un muro), incapaces de sentir un sano orgullo por todo lo bueno que habían logrado y de lo que podían seguir haciendo juntos.

En definitiva… sin patriotismo e incapaces de pasar a la acción (limitándose a mirar, inoperantes) o prepararse para hacer frente a posibles amenazas (como la que podía suponer la creciente tendencia armamentística del Kaiser alemán- en especial su potente flota-  y que muchos en aquella época, incluyendo a BP, contemplaban con temor). Ello se traducía también en individuos poco capaces de arriesgarse a salir de su entorno y aprovechar las grandes posibilidades que ofrecían aquellas tierras casi despobladas del Imperio.

Eso era lo que preocupaba de verdad al fundador. El ver cómo unos granjeros holandeses (los famosos Boers) eran capaces de prosperar y buscarse la vida sin apenas ayuda de nadie, hasta el punto de poner en jaque al mismísimo ejército imperial. Y sin embargo, en casa, los británicos parecían preferir deambular por las calles de aquella sociedad industrializada en la que muchos de ellos no eran capaces de conseguir un trabajo digno (en gran medida por su actitud y su aptitud) y ahogaban sus penas en el alcohol u otros vicios estériles.

“Normal, era una sociedad muy clasista y de grandes desigualdades”

Sí. Es cierto que en la sociedad de entonces las clases eran más estancas, pero no es menos cierto que, como indicaría el fundador, las personas con carácter y determinación conseguían mejorar su suerte.

fogata266

“¿Pero el fundador no era de clase alta?”

Baden-Powell pertenecía a la clase media-alta, pero durante toda su vida había visto prosperar a los individuos que contaban con esas virtudes. Su propio ascenso en el mundo militar (llegando a ser el General más joven de la época) era el ejemplo más directo.

Sabía que cambiar a los adultos es tarea casi imposible, pero era consciente de que si se formaba el carácter de aquellos pequeños que deambulaban por las calles de las grandes ciudades, en un ambiente insano, las cosas mejorarían.

12741908_591366427677582_6333943265579860922_n
Era preciso cambiar aquella tendencia. No se podía dejar a los chavales en aquella dinámica perniciosa en la que tras la escuela se lanzaban a vagabundear por las calles, fumando cigarrillos o bebiendo a imitación de sus mayores, o maquinando alguna que otra gamberrada, echando a perder su salud y su futuro.

errand-boyY conforme crecían la cosa era aún peor (la educación era obligatoria hasta los 14) porque para ganarse algún dinero acababan de ‘chicos de los recados’, vendedores de periódicos u otro tipo de trabajo con escaso futuro y que les conducían a un callejón sin salida.

BP sentía que desperdiciaban aquellos años en labores que no les servían para una formación futura y los condenaba a la mediocridad perpetua.

Su experiencia en el ejército, con la creación del cuerpo de exploradores (cuyo emblema era la flor de lis, insignia que llevaría después a sus Boy Scouts) en su regimiento, el ‘5º de Dragones’, le sirvió para darse cuenta de lo beneficioso que podía ser un esquema en el que se estimulasen los recursos, la atención individual, el trabajo en mki5hahvhz6driisck34ecapequeños equipos y el reparto de responsabilidades. El éxito de ese esquema y el entusiasmo con lo que lo acogieron sus hombres (consiguió mejorar el funcionamiento y acabar prácticamente con las deserciones) le hizo pensar después que podría servir de base en la formación de los chavales.

Y fue así como surgió la idea de ofrecer el esquema de un Gran Juego a los muchachos, un juego que les resultase absolutamente irresistible y que de modo indirecto ayudase a formar aquel carácter e inculcar los valores que pudiesen hacer de ellos hombres capaces, activos, felices y de provecho para sus comunidades… y para el Imperio Británico (en un principio era la finalidad última, aunque no tardaría en convertirse en un movimiento internacional).

the_empire_needs_men_wwi

Así de simple.

Aquella idea de ayudar a las nuevas generaciones no era algo nuevo. Ya en aquellos momentos existían multitud de asociaciones y clubes que pretendían hacer algo para mejorar las perspectivas de los jóvenes, cada una con sus características propias. Por eso os he hablado otras veces de las más importantes: YMCA, los Cadet Corps, los Church Lads’ Brigades, o de las Boy’s Brigades….

Lo que Baden-Powell pretendió en un principio fue proporcionarles a todas ellas un marco de trabajo atractivo, integrado en su propio programa y que ayudase a potenciarlas, tal y como había ocurrido con su esquema de exploradores en el ejército. La idea era hacerlas más atractivas y que los chicos disfrutasen tanto durante su adiestramiento que deseasen recibir aquella preparación, y además sin pensar en abandonar. Es evidente que pocos pudieron prever el éxito que tendría aquella propuesta, aunque el fundador intuyó que aquello podría tener un recorrido de forma autónoma, y por eso apostó por la creación de unidades independientes en aquellos sitios donde no existiesen asociaciones dispuestas a integrar el esquema.

¿Os gustaría echar un vistazo a todo esto que os cuento?

scheme2-2Pues no dejéis de leer el siguiente texto. Se trata del escrito titulado “Boy Scouts, una sugerencia”, y no es sino la carta introductoria al primer “Boy Scouts- Resumen de un esquema” (esquema inicial del que os hablaré otro día). Se redactó a primeros de 1907 e iba dirigido a todos aquellos que pudiesen echar una mano en el desarrollo de la idea original: directores de centros escolares, de clubes, de asociaciones…y a personajes relevantes que pudiesen compartir el anhelo de una generación de chicos sanos que pudiesen cambiar su destino y el del Imperio.

Podéis encontrarlo en el estupendo libro de E.K.Wade titulado “21 años de escultismo”.

Dice así:

“Las mismas causas que llevaron a la caída del Imperio Romano están apareciendo hoy en Gran Bretaña”
Estas palabras las pronunció el otro día uno de nuestros políticos más conocidos, y su verdad es prácticamente admitida por aquellos que han estudiado y comparado las condiciones generales de ambos países.

caida-de-romaLa principal causa de la caída del Imperio Romano fue el declive de la buena ciudadanía entre sus súbditos debido la carencia de un patriotismo vigoroso, el auge de la opulencia y la ociosidad, y la exagerada importancia de los partidos políticos locales, etc.

Personalmente no soy tan pesimista como para pensar, como dicen algunos, que estamos tan cuesta abajo que ya no tenemos esperanza. Por el contrario, creo que sólo estamos cerca del cruce de caminos donde se hace forzoso a cada uno de los que tenemos el patriotismo suficiente como para ayudar seriamente, aunque sea en pequeña medida, a llevar a las nuevas generaciones por el buen camino que conduce a la buena ciudadanía.

chico-de-bpCon este fin se ofrece el siguiente esquema como una posible ayuda para sentar el desarrollo, moral y físico, de los chicos de toda clase y credo, sobre una base firme y por unos medios que despierten su interés mientras hieren lo menos posible la susceptibilidad de sus mayores.

Está diseñado para aplicarse, y no en oposición, a cualquier organización de muchachos existente, tales como Escuelas, Brigadas de Muchachos, Mensajeros, Clubes de Cricket, Cuerpos de Cadetes, etc., o puede facilitar una organización propia donde no existan ninguna de las anteriores, ya que en la actualidad hay en el país un millón setecientos cincuenta mil muchachos fuera del alcance de estas buenas influencias, en su mayor parte condenados al gamberrismo, necesitados de ayuda.

1318277216_badenpowellaidstoscoutingtheart3Muchos dirigentes de dichas organizaciones me han pedido sugerencias para desarrollar y mantener el interés de sus muchachos durante su formación. Me he encontrado con que un pequeño libro, el cual publiqué para enseñar las tareas de la exploración en la Caballería (se refieren al libritoAyudas para la exploración”), se ha estado utilizando de modo considerable para enseñar a los niños de este país. Por este motivo se me ha ocurrido desarrollar un esquema de escultismo como éste, pero adaptado especialmente para los muchachos.

Bajo el término ‘escultismo’, con sus connotaciones de misterio y aventura, sugiero la formación de muchas y valiosas cualidades que contribuyen a hacer un buen ciudadano así como a un buen explorador. Estas incluyen la observación y la deducción, la caballerosidad, el patriotismo, el sacrificio personal, la higiene, el salvamento de vidas, la autoconfianza, etc.

Una idea muy similar la inició el Sr. Ernest Thompson Seton en América hace poco tiempo, y ya ha obtenido un éxito extraordinario (a finales del año anterior se había reunido con el mismo Seton y habían intercambiado impresiones).

Adjunto al presente un pequeño resumen del esquema para su consideración.

Me propongo dar todos los detalles en un pequeño manual que tengo intención de facilitar como libro de texto para los responsables o como libro de auto-educación para los chicos mismos.

Mientras tanto les quedaré muy agradecido por sus sugerencias o sus críticas.”

brownsea

Y ese resumen de esquema, anterior a su experimento de Brownsea, se puede considerar el mismo comienzo de la historia del escultismo. En él ya se hace referencia al que sería después su obra cumbre. Aquellos fascículos quincenales titulados “Escultismo para muchachos”, cambiarían la vida de multitud de aquellos chicos, y su éxito fue tan rotundo que en la portada de la cubierta de la 3ª entrega quincenal apareció la siguiente nota:

“Tan grande ha sido el éxito de este Manual ‘Escultismo para Muchachos’, que el General Baden-Powell ha decidido completarlo con una sexta entrega y ha hecho los acuerdos necesarios para que en su lugar se publique una revista semanal dirigida a los jóvenes y que se titulará “El Scout”, con la intención de mantenerse en un contacto más rápido con las numerosas Patrullas Scouts que se están formando. Más adelante daremos más detalles”.

Pero por hoy no os canso más.
La semana que viene os invito a acompañarme en un interesante viaje. Un pequeño viaje en el tiempo, a una época muy distante…pero no adelantemos acontecimientos.

Os espero.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

6 Respuestas a “¿Por qué y cómo nacieron los scouts?-1. Buenos ciudadanos para un Imperio”


  • Excelente texto.
    Dos cuestiones que me parecen de una importancia superlativa
    1) La ciudadanía activa está desde el comienzo, y no es simplemente cumplir las normas. Algo de esto he trabajado en algunos de los escritos publicados en la Roca y en apuntad alto
    2) El escultismo es un formato PARA TODOS AQUELLOS QUE QUIERAN USARLO, al menos en el impulso inicial del fundador no se trata de una “franquicia” sujeta a controlo de una organización que se apropie de ello.

    Teniendo en cuenta estas dos cosas, es bueno poder evaluar en qué estado se encuentra el movimiento scout

  • Y ese Tiempo Libre que nació a principios del siglo veinte, ¿tenía madre o padre? ¿En que hospital nació? ¿Fue bautizado? Jajajaja

    Lo siento, estoy “Susanita” hoy ^_^

  • Gustavo Alvarez ARGENTINA

    Estimado Juan José: has escrito un artículo impecable (una vez más) Comparto tu idea: el contraste que observó BP entre los impresionantes bóers y la tibieza de carácter de los británicos de ese momento, sin duda lo hizo cuestionar y cuestionarse. Cuando en enero de 1914 escribió en The Scouter: “Los Boers jamás fueron tumbados, ya que contaban con buenos combatientes y se mantuvieron al pendiente con sus tropas por cerca de dos años. ¿Por qué lo hicieron?, porque contaban con el suficiente carácter para su trabajo, se mantuvieron creativos, practicando el mejor uso de su coraje, el sentido común y la astucia; esos hombres solo necesitaban un paso final para contar con una disciplina un poco más robusta con el fin de hacerlos mejores soldados.” No hay dudas que estaba comparando a las debilidades de su propio pueblo con las fortalezas de los “Holandeses Del Cabo”, que por otra parte conformaban un pueblo excepcional.
    Creo que también Horacio acierta (nuevamente) cuando señala que la ciudadanía activa está enraizada en la idea seminal del Movimiento, o como lo llamó BP: “El Esquema de los Boy Scouts”. Yo agregaría –aunque no hace falta- que BP era un obseso del desarrollo del carácter; y que desde su concepción, esa ciudadanía activa sólo podía ejercerse por personas que hubieran desarrollado y formado su carácter. En mi humilde opinión ambos conceptos se entrelazan desde la génesis del Método Scout: Intentamos colaborar en el desarrollo del carácter (el desarrollo integral de la personalidad, según la actual definición) para posibilitar el ejercicio de la ciudadanía activa. Excelente artículo. Gracias.

  • Todo esto me hace pensar en la facilidad con la que hoy desactivamos las iniciativas de los jóvenes…. Una pena.

  • Juan J Pérez-Gato legendario

    Gracias a todos por compartir vuestras impresiones.
    Es cierto Búho, resulta muy curioso comprobar como al comienzo de la aventura el programa pretendía estar a disposición de quien quisiese utilizarlo.
    Sí, Darzee, me parece que las explicaciones de Julio se aplican más a la actualidad que a la historia. Imagino que mezcló las cosas y le salió así.
    Y efectivamente hermano Gustavo, yo también creo que estaba tan convencido de las posibilidades de la formación del carácter que llegó a ser casi una obsesión. Su hijo Peter quizá lo bajó de nuevo a la realidad, y a darse cuenta de que la personalidad de cada uno condiciona mucho los resultados. No todo se puede modificar desde el exterior. En todo caso aquella idea pasó a mirarse con ojos muy diferentes a partir de la 2ª Guerra Mundial. Como expliqué en los artículos acerca de los cambios en el escultismo: “La idea de una “formación del carácter”, pasó a ser para muchos algo arcaico, incluso cómico o siniestro. La fe en la “fuerza de voluntad” y “auto-control” personal, característicos de la época victoriana, cedió gran parte de su fuerza al pensar que ello podía conllevar a la inhibición emocional, a la decepción, el resentimiento y el odio hacia uno mismo por no aceptar lo que uno es.”

  • Muy buen punto señalas Juan.
    Para pensar en los nuevos cambios del escultismo… ¿acaso la idea de “fuerza de voluntad” y “autocontrol” no retornan en las nuevas visiones del programa scout donde el chico es algo así como “empresario de si mismo”?.
    Hay que ser muy cuidadoso con estas cosas, porque la subjetividad neoliberal rompe el lazo social, y cuando nos dirigimos a ese lugar deja de importar el cómo nos relacionamos con otros, construimos proyectos, dividimos responsabilidades y todo aquello que tiene que ver con el espiritu de patrulla
    Baden Powell abreva la idea de personalidad no de las teorías psicologicas de epoca sino de la concepción aristotélica y la lectura que se hacía en la Inlgaterra de esa epoca, de alli que conceptos como Felicidad son conceptos puramente politico – sociales y no individuales como muchos pretende… ser feliz en lo individual. El escultismo actual (omms) sostiene los valores victorianos… incluso en la negación de la sexualidad infantil como lo muestran las bases de los programas actuales.

Añade un Comentario