Del llamado Concejo de la Empresa ¿What?

Veníamos diciendo que el Concejo de Patrulla Raider en función de las necesidades de progresión y los intereses de sus participantes trabajaba en tres niveles:

(1)    El primero el de las actividades de la Patrulla, pudiéndose planificar juegos, salidas, campamentos, conformarse como una patrulla especializada en un área (Kim) o en una Cime.

(2)    El segundo de ellos, en función del diagnóstico de la rama las necesidades e intereses comunes, las propuestas de actividades: juegos, salidas, campamentos.

(3)    El tercero de ellos, la elaboración y presentación de un Proyecto de Empresa que generalmente se relaciona con actividades de civismo, servicio o aquellas que no son típicas en la rama pero que pueden vehiculizarse a  través del sistema de Empresas… por ejemplo un recital de Bandas de rock en el barrio.

Concejo de Empresa

Podríamos decir que corresponde al Concejo de la Empresa (a) La planificación de las actividades de la rama en función del diagnóstico que realiza la Asamblea Raider  y las necesidades e intereses expresados por parte de los guías producto de sus Concejos de Patrulla, y (b) la dirección de las Empresas elegidas por la Asamblea, cuestión que nos ocuparemos en otro artículo.

Este punto es muy importante porque en este lío de los organismos que se produjo en la USCA, donde el Consejo de Guías pasa a denominarse Consejo de la Empresa  y la Asamblea asume las funciones de un Consejo de Patrulla, a partir de allí la actividad de la Patrulla en sí pierde orientación. Posiblemente la insistencia por parte de los dirigentes que desconocían el método y abrían tropas Raiders entendiendo el trabajo como una continuidad de la tropa, sumado a las dificultades para pensar en la realización de empresas tuvo mucho que ver con el desplazamiento del nombre Concejo de Guias y la puesta de Concejo de la Empresa en función de lo que se consideraba método del Raiderismo pero que los grupos se hacían los osos para implementar; pero como todo síntoma de formación si a la falta de conceptualización le cerramos la puerta y entra por la ventana, de allí lo que ocurriera a partir de los 80 donde en la mayoría de los grupos scouts había dos empresas típicas, casi estandarizadas “arreglo de base taller, campamento, o salida”… ¡Todas actividades que se deberían hacer y no por el sistema de empresas que es para la actividad de Ciudadanía o aquellas actividades no típicas de los Scouts!

Por ello debemos tener siempre en cuenta que los dirigentes Raiders y los Raiders (a diferencia de la Tropa Scout) trabajan en dos niveles distintos con dos sistemas articulados…uno el de la Patrulla propiamente dicha, el otro el de la “banda” o grupo que se nuclea a partir del sistema de Empresas y la vida en comunidad. Quien no tiene claro esto, podrá practicar una modalidad de escultismo tipo tropa scout (sistema de patrulla) o de un asambleísmo permanente (tipo “Banda”)… pero no Raiderismo.

El Concejo de la Jefatura forma parte del Concejo de la Empresa.

El título parece una verdad de Perogrullo, pero en la práctica la posición que ocupa el Concejo de la Jefatura dentro del Concejo de la Empresa es fundamental. La pregunta básica que los dirigentes deben saber formularse y formular a los guías es ¿cómo convertimos las actividades que queremos en un hecho educativo?… por supuesto que no lo formulamos de esa manera sino que en las propuestas concretas vamos formando a los Guías y Sub- Guías en las habilidades requeridas para la planificación y organización que importan para el método scout, que no es ni más ni menos que agudizar la mirada para poder elaborar actividades que permitan el crecimiento progresivo de los Raiders, o descubrir en las propuestas en qué cosas van a progresar nuestras chicas y muchachos.

La posición del Concejo de la Jefatura dentro del Concejo de la Empresa es variable en función de las circunstancias de la rama. En los inicios o con Guías y sub Guías nuevos la participación activa será fundamental (y está bien dicho, porque se trata de cimentar los fundamentos de la forma de trabajo). Cuando los Guías y Sub Guías tienen incorporado el modelo de análisis y diseño de las actividades, la posición del Concejo de la Jefatura es más del orden del acompañamiento. Lo que los Guías aprendan en el Organismo se transmitirá automáticamente a los Concejos de Patrulla que comenzarán a tener pautas de diseño de las actividades de Patrulla, de la Rama e incluso el Proyecto a presentar en  la empresa donde se debe apuntar a que el progreso de cada uno de los miembros sea un elemento esencial al momento de definir la elección.

Para entender un poco la posición de los dirigentes y la de los Guías y Sub Guías, voy a remitirme a la introducción del “Manual de Raiderimo”, libro  que nunca llegó a editarse porque fue robado del auto del Comisionado Nacional de la Rama Raider de USCA, perdiéndose un trabajo impresionante de los Maestros Scouts de la rama (era la época de la máquina de escribir, no había computadoras) ¿Qué decía en este primer capítulo?

“El escultismo está hecho para los muchachos y el adulto es en sí importante, pero en la medida que ayude, y no moleste. Se puede correr el riesgo que el adulto piense, para que luego trabajen los muchachos, y caer así en una suerte de paternalismo. Las cosas son muy distintas. Hay que pensar con ellos para crear y seguir, no de afuera sino de adentro, toda la natural dinámica del movimiento, puesto que la misma exige  de todos los aportes personales  y la plena integración en el conjunto. Además, si el muchacho tiene que aprender todos los días algo nuevo en el movimiento, esto no será simplemente copia o imitación mecánica sino descubrimiento personal y del grupo.”

Muy claro… pensar con ellos, no de afuera sino de adentro… no es el “dirigente planificador” del modelo de la escuela donde la maestra presenta su programa anual para el director y los pibes no son partícipes… esto es en conjunto, todos son partícipes con distinta responsabilidad. El Dirigente en el pensar con ellos, en la misma situación, es donde aprovecha para formar a los Guías y Sub, para transmitir algo nuevo… y si todo funciona bien para acompañar simplemente alentando. Veamos que más dice este documento inédito.

                “El ejercicio maduro de la libertad es el término de toda la educación scout. Téngase presente el siguiente esquema psicológico para comprender el proceso que lleva a elegir maduramente en libertad: Inteligencia (conozco) + voluntad (quiero) = Libertad.”

               “Inteligencia: Es la facultad natural por la que yo estudio, conozco, descubro todo un mundo de hombres y cosas. El escultismo es un sistema que no improvisa, enemigo de la improvisación, que, tarde o temprano, conduce a un fracaso. Por eso, en su método, da su debida importancia a la inteligencia exigiendo su esfuerzo en todas las partes del sistema, teóricas y prácticas.”

                “Voluntad: Es la facultad por la cual yo quiero actuar de acuerdo a mi conocimiento. No  puedo querer nada sin conocerlo de antemano. El raider también quiere realizar sus conocimientos haciendo las cosas concretas que el escultismo le propone y que él acepta libremente y elige finalmente entre muchas otras cosas que podría elegir. Si ha elegido ‘ser Scout’ su libertad se moverá concientemente y en las grandes directrices de la Ley”

                “Libertad: Hablamos de la libertad moral, que deriva de la libertad natural como todas las libertades. Libertad moral es en última instancia ‘ser libre del mal’ y elegir concientemente los fines y los medios para el bien. Para el Scout la libertad es elegir, ‘ser Scout’, y aceptar concientemente las reglas del juego, de tal modo que la Ley se haga para él una forma de vida, hasta que el raider, como ideal, personifique la Ley, comprometiendo cumplirla plenamente”

Un Concejo de la Jefatura que no forma a sus chicas y muchachos los abandona. Cuando digo brindarles las herramientas de análisis y diseño no es ni más ni menos que colaborar al desarrollo de su inteligencia tanto en lo teórico como en lo práctico, de eso se trata pensar con ellos, invitarlos a salirse de sí mismos y sus problemas personales para identificarse con su lema: “Salvar”… solo se salva salvando… en el Concejo de Empresa  encontramos la posibilidad de que sedescubran los valores de cada uno de los miembros de la tropa y cómo los Guías, su propia Patrulla y la Rama pueden aportar a que la experiencia sea más rica, fraterna y constructiva. ¿Cómo preparamos una actividad? ¿qué necesitan nuestros compañeros? ¿qué nos gusta y les gusta a ellos? ¿de qué manera ayudamos a los otros a crecer y por ende, nos ayudamos a crecer a nosotros mismos? ¿Cómo logramos programar incluso teniendo en cuenta algunas contingencias?

 

Comparte con otros... Share on Facebook4Share on Google+0Tweet about this on Twitter0Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Del llamado Concejo de la Empresa ¿What?”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario