Las Chicas Scouts norteamericanas y el ahorro de energía.

GSUSA_ForeverGreen_Patch_2012_0Hace unas pocas semanas nuestro amigo Darzee me puso sobre la pista de una publicación acerca de la estupenda labor que realizan las Chicas Scouts norteamericanas (ya sabéis que en los EEUU los Boy Scouts y las Girl Scouts tienen programas muy diferentes, y por eso mantienen los nombres originales).

El artículo hablaba de una interesantísima investigación que demuestra que las Chicas Scouts norteamericanas ayudan realmente a sus padres a tomar medidas de ahorro energético en sus hogares.

“¿Investigación? ¿Dónde?”

Pues esa investigación la han desarrollado ni más ni menos que en la Universidad de Stanford, en California. Esta Universidad es una de las más prestigiosas de los EEUU (y del mundo). Para que os hagáis una idea os diré que por sus aulas han pasado la friolera de 27 profesores galardonados con el Premio Nobel.

El caso es que los investigadores de dicha universidad descubrieron en su estudio que cuando las Chicas Scouts participaban en programas de ahorro de energía, mejoraban claramente sus comportamientos en relación al uso de la misma…y además influían en sus familias para hacerlo también.

photoY es que los adultos se llevan la mayor parte del reconocimiento a la hora de estructurar y gestionar el mundo, pero los investigadores se están encontrando con que los niños juegan un papel mucho más importante en la sociedad de lo nos pensamos.

El equipo de investigadores de Stanford usó rigurosos protocolos de investigación, teorías de comportamiento y otras herramientas de la Sanidad Pública, para medir y valorar recientemente los efectos de un programa de educación energética dirigido a jóvenes entre las Chicas Scouts y sus familias. Y los resultados, que se publicaron en la revista Nature Energy, muestran sin lugar a duda que educar el comportamiento de las chicas en relación al ahorro energético conlleva evidentes cambios positivos tanto en las chicas como en sus familiares.

¿Y en qué lugares hicieron en el estudio?

53509c3d6edfe.imagePues en las poblaciones de alrededor de la Universidad, lógicamente.
Las participantes pertenecían a 30 tropas de Girl Scouts del Consejo del Norte de California. Cada una de las tropas había tomado parte en el programa GLEE, las siglas en inglés de “Chicas Aprendiendo acerca del Medio Ambiente y la Energía”. Este programa se compone de cinco apartados y está enfocado en la educación de las niñas en el buen uso de la energía en sus hogares, así como enseñarles cómo se obtiene, cómo se transporta y cómo podemos optimizar todo ello para que no se desperdicie.

Las chicas y sus padres respondieron cuestionarios sobre el uso de la electricidad, producción y transporte de la misma, antes del programa, inmediatamente después y finalmente ocho meses más tarde. Así podían comprobar hasta qué punto los cambios en el comportamiento se mantenían en el tiempo.

Según comentaba Nicole Ardoin, una profesora asociada de la “Escuela Universitaria de Educación” y miembro del “Instituto de Stanford Woods para el Medio Ambiente”, el estudio mostró que los Programas Educativos de Ahorro de Energía cambiaron los comportamientos hacia mejor.

TrefoilsBasándose en los cambios de comportamiento observados en las Girl Scouts, los investigadores hicieron una estimación (por lo bajo) de un ahorro en las familias de entre el 3 y el 5% de gasto de energía eléctrica anual, y un ahorro adicional del 1 al 3% en el consumo de gas. Cuando se extrapolan los datos a la población global, esos pequeños cambios inducidos por las niñas pueden suponer una gran cantidad de ahorro energético en las comunidades.

Pero con el curso no sólo cambiaban las chicas, sino que aquello acababa convirtiéndose en un asunto familiar.
Porque aunque sólo participaron en el programa las niñas, su mayor entendimiento e interés en actividades medioambientales, así como sus nuevas capacidades en relación al ahorro de energía, afectaron positivamente a los comportamientos de sus padres también.

Girl-Scout-Troop-1000x450

Nos percatamos que implicar a la gente en la reconsideración del uso de la energía es un asunto familiar. Las niñas de cuarto y quinto de primaria compartieron sus nuevos conocimientos, intereses, entusiasmo y capacidades con sus familias. Esa información e interés calaron en sus padres”, dijo Ardoin.

Los padres apoyaron el aprendizaje de sus hijas haciendo cambios con ellas, y ayudaron a las chicas a realizar aquellos cambios que no podían hacer solas.

girl-scoutLos investigadores concluyeron que programas como el de las Girls Scouts tienen el potencial de llegar más allá del hogar familiar ya que las chicas comparten sus conocimientos y sus comportamientos con sus amistades, escuelas y comunidades lejanas.

Como dice Thomas Robinson, profesor de pediatría de la Facultad de Medicina de Stanford, implicar a las jóvenes generaciones en la acción medioambiental será crucial para progresar adecuadamente:

“Los niños son el grupo humano que va a sufrir en mayor medida los cambios medioambientales, y si adoptan modos de vida sostenibles ahora, será un grupo de personas que vivirán largas vidas”.

La prueba de la importancia de estos resultados está en que en la actualidad se está desarrollando este programa con las Girl Scouts de todo el país, llegando así a las chicas y familias de toda la nación.

Todo un ejemplo de cómo podemos hacer el mundo “un poquito mejor”.

 

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter4Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Las Chicas Scouts norteamericanas y el ahorro de energía.”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario