El Sitio de Mafeking: Viejos Temas, Nuevos Materiales

El Sitio de Mafeking como nunca lo has leído antes.
Suena un tanto pretencioso ¿no? Sin embargo es verdad.

Portadas Combinadas

El material que compartiremos  durante las próximas semanas –los libros Mafeking: Ciudad Subterránea (Parte 1)  y Contate Algo…de Mafeking–  es el producto de una exigente y rigurosa  investigación histórico-documental que llevo adelante desde hace varios años.

Es un trabajo que avanza y profundiza en materias y aspectos que la bibliografía Scout nunca había abordado, y que excede por mucho a las clásicas cronologías o descripciones edulcoradas del Sitio que se hicieron en los tradicionales libros que todos conocemos.

Me propuse reconstruir y  constatar  los hechos exclusivamente con documentos y testimonios, huyendo de las opiniones sin fundamento o tendenciosas de los biógrafos de Baden-Powell.

Para abordar este  trabajo recopilé una serie de fuentes inobjetables, que aportan datos de primera mano porque provienen de protagonistas del Sitio: la visión directa de los sucesos.

El propio BP dejó tres documentos imprescindibles: su reporte militar (Report on The Siege Of Mafeking – 1900), su narración del Sitio para el público en general (Sketches in Mafeking & East Africa, escrito en 1906 y publicado al año siguiente) y su testimonio ante una Comisión Investigadora del Parlamento Británico. (Minutes Of Evidence – Royal Commission of the War in South Africa 1903)  Los tres textos son previos a la creación del Movimiento Scout y por lo tanto fueron escritos libres de la necesidad pedagógica del autor de mostrar ejemplos moralizadores de cualquier tipo. Ese fue el punto de partida.

Para constatar, ampliar y analizar esa  información que suministra Baden-Powell obtuve y  traduje  una gran cantidad de documentos provenientes de fuentes públicas y privadas, registros oficiales, informes militares, mapas de campaña, datos periodísticos de la época -incluyendo los 152 números del diario local-, colecciones de distintos museos, y –fundamentalmente- los diarios personales de los participantes directos del Sitio y la correspondencia que los soldados enviaban a  sus familias. Los corresponsales de prensa que quedaron encerrados en la ciudad también ofrecen un material fascinante que suma muchas precisiones.

Estas fuentes –algo más de 150-  en algunos casos confirman el relato de BP y   en otros lo refutan, pero en todo caso aportan la variedad de matices que buscaba para describir el Sitio.

Un resumen de mi  “sistema” de trabajo podría ser el  siguiente

  • Tomo uno de los hechos que quiero analizar, y verifico que escribió BP al respecto en su reporte oficial y en la declaración que debió realizar ante la Comisión Bicameral del Parlamento, en la transcripción de su informe y de las 180 preguntas que le formularon los parlamentarios.
  • Corroboro si posteriormente BP escribió algo sobre el punto para los Scouts.
  • Chequeo los hechos con los diarios personales y cartas de los sitiados Generalmente obtengo matices interesantísimos sobre un mismo suceso. Los diarios y la correspondencia provienen de ciudadanos y militares de diversas extracciones sociales: una ama de casa, una enfermera, el gerente del banco, un fotógrafo, un soldado raso, el jefe del ferrocarril, un oficial de los rifleros, un suboficial, un Cadete, etc., etc. Esto aporta  un amplio abanico de opiniones.  La visión de los combatientes de las fuerzas bóers la aportan los diarios e guerra de tres de sus comandantes.
  • Analizó la información que ese día publicó el Diario de Mafeking en los 152 números que se editaron durante el Sitio.
  • Rastreo a las personas que estuvieron involucradas en los hechos, para eso utilizo los listado de la Oficina de Guerra, que aportan el nombre y rango de todos los que combatieron del lado británico en Mafeking. Luego busco su árbol genealógico y obtengo todas sus circunstancias personales. (Edad, estado civil,  lugar de nacimiento, etc.) De los registros parroquiales de Sudáfrica obtengo los datos de matrimonio, nacimiento y bautismos de sus hijos. Si la persona era británica uso los datos de los censos en Inglaterra. Si falleció en combate lo busco en el libro de Defunciones de Mafeking 1899-1900, las actas aún aportan más datos.
  • Para ubicarme en el espacio empleo el mapa que trazó el topógrafo de Mafeking durante el Sitio el cual tiene marcado los lugares de batallas, nombres de los fuertes, ubicación de las armas, distancias, alturas, etc. etc.
  • Rastreo a los lugares y protagonistas en la colección de fotografías del Sitio, he reunido una colección de más de 200 imágenes cuya autenticidad he podido confirmar, y unas 40 dudosas.
  • Uso la base de datos para chequear que publicaron los diarios británicos y de sus colonias sobre el incidente. Normalmente trabajo con los de Inglaterra, Australia, Nueva Zelanda y Estados Unidos que poseen digitalizadas sus colecciones 1899-1900. Generalmente las informaciones son erróneas, pero resultan útiles para agregar el punto de vista del mal informado público.
  • Para complementar la información, analizo lo que aportan (o esconden) los libros de historia especializados, tanto los que están a favor de los Británicos, como los que simpatizan con la causa bóer, normalmente doy preferencia a los que se escribieron apenas terminada la guerra en 1902. Lo mismo con la “versión oficial” británica que la Reina ordenó compilar al Mayor General Frederick Maurice.

En fin, lo que compartiremos próximamente es una profunda visión de Mafeking y su gente.  Abarca una serie de hechos prácticamente desconocidos (al menos para los Scouts) ocurridos durante el Sitio, con detalles sobre las personas que los protagonizaron, los lugares en los que sucedieron   y las circunstancias  en las que tuvieron lugar.

Algo sobre mí:

Gustavo AlvarezNací y vivo en Mar del Plata, Argentina, tengo  46 años y soy Scout desde hace unos 35.   Soy esposo de una Akela y padre de una Guía de Patrulla de 12 años  y una Caminante (Pionera) de 15.  Como Educador Scout he servido en diferentes y variadas funciones en diversas ramas y grupos. Investigo el Sitio de Mafeking de manera sistemática desde hace algo más de una década, y desde el año  2013 me he dedicado exclusivamente a escribir las conclusiones de ese trabajo. Actualmente también colaboro con algunas asociaciones scouts de Latinoamérica  en el diseño de actividades para jóvenes y adultos relacionadas con el Sitio de Mafeking. En estos momentos me encuentro en proceso de escritura de la segunda parte de Mafeking Ciudad Subterránea, que espero concluir para mediados del año próximo.

A partir del viernes 30 de septiembre, los invito a descubrir El Sitio de Mafeking -como nunca lo han leído antes- a través de los capítulos del primer volumen de  Mafeking Ciudad Subterránea. Todos los viernes aquí, en el Blog de La Roca.

Buen Campo y Buena Caza!

Gustavo Alvarez

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter6Print this pageEmail this to someone