Bullying: Adapta el exitoso método finlandés a tu entorno scout y guía

Con la iniciativa KiVa, Finlandia está logrando frenar el acoso escolar y el ciberbullying en sus aulas a unas cifras que son la envidia de toda Europa.
bullying
¿Y porqué debería preocuparnos el tema a los Scouts? Aquí somos gente sana, sociable, con un ideal de vida y comportamiento…
Las estadísticas de infancia y juventud son embargo nos plantean otra realidad: en España un alumno de cuatro sufre acoso escolar. En Latinoamérica es prácticamente uno de cada dos. Eso quiere decir que nuestros Scouts tienen muchas probabilidades de ser acosados por alguien de su entorno… O de ser acosadores.

Una clase antibullying en Finlandia from Mayra Zepeda on Vimeo.

Y es que el acoso puede estar socialmente aceptado en un entorno infantil o juvenil. Hace unos años en mi Manada, unos lobatos nos contaron con absoluta serenidad una “costumbre” entre ellos que consistía básicamente en vejar al más pequeño la primera noche de campamento. Se daba la circunstancia que uno de los acosadores reconocía que el fue acosado cuando entró en el grupo. Pese a tratarse de una acción claramente vejatoria ellos lo consideraban natural. El hecho de hablarlo en un Consejo de Roca, por su propia iniciativa, sin ánimo de buscar culpables sino soluciones, acabó con una “costumbre” que duraba ya más de cinco años y de la que ningún adulto había tenido conocimiento.

Simplemente hablar del tema, sin buscar culpables o castigos, hizo que todos tomarán consciencia de la incongruencia entre La Ley de la Manada y este acoso.

Lo primero que debemos hacer en nuestro grupo es dejar claro que estamos radicalmente en contra de toda discriminación.

¿Cómo abordan en Finlandia el acoso escolar?

A diferencia de otros modelos que se centran exclusivamente en la víctima y el acosador, “KiVa intenta cambiar las normas que rigen el grupo”. Dentro del grupo están los otros, esas personas que no acosan, que observan, que son testigos y que se ríen.
A través de esa comunicación no verbal transmiten el mensaje de que lo que pasa es divertido o está bien, aunque tengan una opinión diferente.

No hay que cambiar la actitud de la víctima, para que sea más extrovertida o menos tímida, sino influir en los testigos. Si se consigue que no participen en el acoso, eso hace cambiar la actitud del acosador. El objetivo es concienciar de lo importante de las acciones del grupo y empatizar, defender y apoyar a la víctima.

Así pues, lo primero que debería hacer el Grupo Scout es identificarse claramente “contra el acoso” frente al “aquí no pasa eso” de muchas organizaciones y entornos infantiles y juveniles.

Prevención.

Como os decía en otro artículo, la primera reunión, el primer encuentro, es fundamental que esté bien preparado. Y no sólo para los educadores.

A menudo los educadores estamos tan enfocados en el programa que hemos creado que no nos fijamos en el nuevo que acaba de llegar. Lo primero es, por supuesto, no llamarlo “el nuevo” sino acogerlo desde el minuto con su propio nombre. Ese sería un detalle.

El primer amigo

En los Scouts tenemos algo que funciona francamente bien, una técnica que lleva más de cien años demostrando su eficacia. Se llama “vida en pequeños grupos”. Ya sabemos como va eso, no? Ahora vamos a sazonar nuestra metodología con la metodología KiVa:

“Los estudiantes reciben una veintena de clases para reconocer las distintas formas de acoso y mejorar la convivencia.”

Empezad a aplicar el método KiVa en vuestro grupo sin esperar que lleguen los nuevos ni a tener “realmente problemas de convivencia”. Fijad una serie de talleres con una periodicidad fija y actividades muy concretas:
– dinámicas para desarrollar la empatía, el respeto.
– video forum sobre las diferencias culturales, étnicas, sociales,
– debates sobre resolución de conflictos

Estos talleres deben realizarse en la sección pues vamos a apoyarnos en el pequeño grupo, la seisena, la Patrulla, el Equipo, para reforzar la empatía y el diálogo y detectar posibles conflictos. Un taller mezclando personas que habitualmente no comparten actividad, mezclando secciones por ejemplo, carece de utilidad.

Además de estos talleres vamos a realizar también un encuentro entre los scouters y los padres en el que abordaremos el tema del acoso. Ojo: monográfico. Hacer una reunión para hablar del próximo campamento y colar el tema del bullying no es buena idea.

Poned un buzón virtual.

Sin cortapisas, por ejemplo acoso@migruposcout.com
A algunos niños puede que les cueste hablar cara a cara. Un espacio virtual específico ayudará. Y digo específico porque presuponer que el formulario de contacto de la web de grupo sirve para eso es un error grueso. El buzón contra el acoso no puede remitir al monto de las comunicaciones de grupo, mezclado con las peticiones de información, los avisos de actividades, el spam y los correos asociativos.

Los vigilantes

“KiVa establece que los vigilantes del recreo usen chalecos reflectantes para aumentar su visibilidad y para recordar a los alumnos que su tarea es ser responsables de la seguridad de todos.”

En un grupo scout no vamos a necesitar chalecos reflectantes. Nuestros “vigilantes de patio” van a ser los seiseneros, los guías de patrulla, los jefes de equipos.
Pero si será necesario hacerlo público. Que todo el mundo en el entorno del grupo scout sepa que ellos son los vigilantes.
Con ellos también organizaremos talleres para darles las herramientas necesarias que les permitan actuar rápida y espontáneamente con el acosado como con el acosador.

Sabemos que el sistema de Patrulla es el principal motor de éxito en el Movimiento Scout. No hace falta desmontarlo ni tratar de crear una estructura paralela. Si los guías se preocupan de evitar las situaciones de acoso, de cumplir con aquello de “el fuerte protege al débil”, tendremos ganada la primera batalla.

El equipo KiVa.

“En cada colegio hay un equipo KiVa, formado por tres adultos que se ponen a trabajar en cuanto tienen conocimiento de un caso de acoso escolar o ciberbullying en el centro”

Las situaciones de acoso se producirán mayoritariamente en edades de 7 a 17 años. En los colegios finlandeses los equipos KiVa están formados por tres personas. En nuestros grupos scout el equipo KiVa debería estar formado por un educador de Lobatos, otro de Tropa Scout y un tercero de Unidad. Son las ramas donde más riesgo de acoso podemos tener.

“Primero actúan como filtro, para reconocer si es un acoso sistemático o algo puntual. Después se reúnen con la víctima para dale apoyo, ayudarla y tranquilizarla. También hablan con los acosadores para que sean conscientes de sus acciones y las cambien”.

Los Scouters del equipo KiVa se entrevistan con el o los acosadores, la víctima y a cuantos miembros del grupo scout crean conveniente encontrar; sopesan en qué momento es mejor comunicar la situación a los padres y hacen un seguimiento del caso.

¿Habeís hecho ya algo de esto en vuestro entorno scout o guía? Coméntanos tu experiencia y ayuda a otros a luchar contra el acoso.

fuente: El método finlandés para acabar con el acoso escolar y ciberbullying que esta revolucionando Europa.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter5Print this pageEmail this to someone

3 Respuestas a “Bullying: Adapta el exitoso método finlandés a tu entorno scout y guía”


  • Hay un articulo en el que escribia sobre este tema: https://blog.larocadelconsejo.net/2014/01/escultismo-y-bullying/.
    en el escultismo e muy importante trabajar sobre los educadores, que avalan que sucedan estas cosas por tradicion, por un malentendimiento de lo que es iniciatico, o por pensar que el sistema de patrullas o equipos implica que ellos se manejen sin ningun tipo de intervencion del adulto y solucionen sus problemas. Si el adulto tiene muy en claro este tema, la corte de honor es el lugar natural para trabajar sobre este tema.
    Hace 20 años trabajaba en escuelas rurales de alternancia, donde los chicos estaban una semana en la escuela y dos en la casa (asi es el sistema originado en Francia y tambien aplicado en España). Como joven docente y scout propuse ante situaciones de acoso (en ese momento se lo nombraba de otra manera) y en base a mi expriencia con los scouts, armar un Concejo de Convicencia, con un alumno por aula, elegido por los compañeros mas la presencia de dos docentes tambien elegidos por los cursos… el sistema funciono muy bien… y era desde el escultismo que se colaboraba en la educacion formal y no al reves…
    Si los nuevos dirigentes toman este tipo de abordaje (Kiva) como novedoso, es para pensar seriamente cuál es la fomacion que la asociacion a la que pertenecen les está brindando respecto del escultismo. Saludos

  • Por supuesto que las potencialidades del Método Scout permiten la protección de la infancia, y aún más en su seno. Pero también es verdad que la realidad es implacable y nos dice que:

  • 1.- uno de cada cuatro niños y jóvenes de entre 7 y 17 años sufre acoso,
  • 2.- esto ocurre en todos los entornos sociales de los chicos.
  • Creo que en ocasiones las estructuras scouts pueden ser demasiado rígidas, de la misma forma que tú creaste un concejo de convivencia externo a la estructura existente, los Scouts vamos a necesitar un punto de vista diferente si queremos reducir el acoso y que nuestras Manadas, nuestras Patrullas y Unidades sean un espacio desde donde se luche contra el acoso tanto interior como exterior.

  • En Scouts MSC ya hicieron un proyecto hace un par de años, del que surgieron materiales y ponencias varias por la federación.

    Todo aquí: http://scouts.es/safe-from-harm/

  • Añade un Comentario