La sencillez del método. Repaso de los principios básicos.

b3b9b011bf071b1f796f7b715af8b8a8Bueno, pues ya hemos llegado al final de esta serie de artículos en las que os invitaba a “redescubrir el escultismo”, a repasar todos sus elementos esenciales.

Todo esto que os he contado no me lo he sacado de la manga, ni es la opinión de alguien concreto. Ha sido la base del método desde prácticamente los principios, y ha sido utilizado y comprobado por montones de hermanos scouts a lo largo de los años.

Sin embargo una gran cantidad de responsables jamás los pusieron en práctica o lo hicieron de modo muy parcial. La literatura original, en inglés, era entonces difícil de conseguir y por ello trabajaban con refritos, intuiciones e ideas que pensaban eran las originales sin serlo.

Eso ha ocurrido en todo tiempo y lugar, incluso en la misma Gran Bretaña, como ya os conté con los artículos de la serie “¿Cualquier tiempo pasado…?”  Y desde luego también en nuestro pasado reciente. Cuando intercambias información con antiguos Scouters de los años 70 u 80 te das cuenta de esa misma realidad.

Como os he contado, el método scout NO es un entramado de normas, protocolos y complejas teorías psico-pedagógicas, sino un JUEGO, un Gran Juego con unas grandes posibilidades a la hora de ayudar en la educación de los jóvenes.

Sí, el escultismo es más un arte que una ciencia. No nos perdamos con protocolos y objetivos múltiples. Centrémonos en su sencillez:

1)La Ley y la Promesa como eje vertebrador, como la guía de todo el método.

6ffb5486c2b58f69e930c270694372caEl conjunto de valores en los que deseamos educar a los jóvenes de las nuevas generaciones en busca de un mundo mejor. Pero teniendo en cuenta que esto NUNCA va a ser lo que traiga a los chicos al nuestro movimiento ni lo que los motiva de inicio.

Para eso debemos utilizar el resto de elementos, sabiendo también que no basta con los valores, sino que es necesario formar EL CARÁCTER de los chicos para que sean personas con criterio, con confianza, personalidad, emprendedoras, dispuestas a ACTUAR para lograr lo que desean, en lugar de esperar a que todo se lo den hecho o conformarse con “ser buenos”.

Hay que utilizar el Gran Juego para crear esos hábitos de observación, planificación y ACCIÓN que serán los que nos permitan “cambiar el mundo”.

scouts2)-Un marco simbólico genuino.

Aplicado de modo sensato, sin tradiciones absurdas, que da sentido a todo el juego y contribuye a crear un espíritu de grupo. Y desde luego con unas actividades que deben revestirse de ese aire mágico y genuino todo lo que se pueda.

Y sí, el uniforme forma parte de este esquema y nos ayuda a que se metan en el juego y a crear ese espíritu cuerpo. Está más que contrastado. Si a otros les funciona ¿por qué a vosotros no?

Usemos una vez más el EQUILIBRIO Y EL SENTIDO COMÚN. Usad nomenclatura que recuerde a nuestro marco, que se complemente y ambiente en él, no que suene a rollo pedagógico. Suena mucho mejor un “Guardián del Tesoro” que un simple “tesorero” ¿O no?

3)-Nada de peroratas en el local, ni actividades aisladas sin finalidad. Es imprescindible que se “aprenda haciendo”, y dando un uso lógico a aquello que se realiza.

9d8d7215e62a72bfa85a79cd081937c7Un montón de nudos con palitos en un local es un tostón insufrible para cualquier chico. Sin embargo un refugio PARA DORMIR EN ÉL es una motivación poderosa. Poneos en su piel, recordad vuestros años de juventud y todo será más fácil. El marco nos proporciona multitud de actividades interesantes, no las obviemos. El esquema que ha funcionado a lo largo de muchas generaciones es la lógica misma:

  • Historias que ilustran e introducen un tema, creando el interés.
  • Demostración práctica y breve de lo que se quiere enseñar.
  • Juegos o actividades en las que utilicemos dichas habilidades.

Y esto vale tanto para el rastreo como para recaudar fondos con fines solidarios.

4)-Usemos bien el Sistema de Patrullas.

62811_10151411963818651_756137022_nNo hagamos de él una simple distribución de los chicos en equipos. Eso supone dar responsabilidad a los Guías, que deben ser los líderes naturales de cada grupo (la clave está en descubrirlos planteando las actividades adecuadas para ello), y sobre todo al uso de los Consejos de Patrulla y sobre todo de la Corte de Honor, como herramienta para que sean los propios chavales los que dirijan la nave. Utilicemos a los Guías para jugar bien el juego, que ellos sean los que organicen y formen a los chicos en su patrulla.

Dediquémosles el tiempo necesario para ello, incluyendo reuniones y acampadas de una Patrulla de Guías, en la que aprenderán realmente a dirigir las suyas. Se cometerán errores constantemente, pero esa es la manera de aprender. Recordad:

“El sistema de patrullas es un sistema compuesto de muchos pequeños detalles. Es por eso que surgen dificultades al desarrollarlo y por lo que no es tan sencillo de entender”. (John Thurman).

5)-El Scouter debe disfrutar del juego como un hermano mayor, guiando y sugiriendo.

007Su ejemplo es su mejor arma. La capacidad de escucharlos, de conectar con ellos, de preocuparse por sus cosas, de animarlos… nos hará ganarnos su afecto y confianza. Con observación, sentido común a la hora de controlar las actividades y conocimiento del método el éxito llegará.

Por supuesto es fundamental la existencia de una relación fluida y de confianza con los padres. Las reuniones individualizadas con ellos nos proporcionan mucha información y contribuye a crear esa confianza.

6)-Trabajemos esencialmente en el campo.

rema tu propia canoa2013Lejos de la seguridad y confort que proporcionan la ciudad y los padres, pues es la manera de sacar lo mejor de ellos e imprimir confianza y autoestima. No se puede lograr el mismo resultado haciendo actividades en un parque, es algo de cajón.

Y no, las actividades hiper-guiadas en complejos multiaventura son divertidas pero NO desarrollan los recursos. La Naturaleza es una escuela incomparable, no lo dudéis.

7)-La progresión y las especialidades son fundamentales para motivar a los chavales y deben adaptarse a sus capacidades y a su ritmo, pues pretendemos sacar lo mejor de cada uno.

Snoopy_learning-the-ropes-root-1495qxi2556_1470_1La clave está en tratar de potenciar las virtudes que cada uno posee, para que ganen confianza y auto-estima y crezcan desde ahí. Pero no es inteligente usar sistemas en los que prácticamente se regalen.

Sin esfuerzo, sin dificultad…las insignias pierden su valor y por tanto su capacidad de motivación. Los chicos no son tontos y no concederán importancia alguna a aquello que cualquiera puede conseguir. Es así.

Todas estas son cosas básicas que todos decimos conocer…pero que no acabamos de utilizar en su totalidad por multitud de excusas. El método es sencillo pero llevarlo a cabo supone un desafío y un esfuerzo continuos. La recompensa bien valdrá la pena.

Precisamente eso fue lo que le ocurrió a Enoch Heise (el scout norteamericano que sirvió de inspiración a esta serie), quien entendió a sus 15 años (en los BSA permanecen en Tropa hasta los 17) la importancia de la actividad en el medio natural, el liderazgo y la formación del carácter, leyendo la obra de BP, de Bill Hillcourt o el propio John Thurman.

11039913_1060867387261490_2337011412880887977_nFascinado por lo que leía, trató enseguida de incorporar aquellas ideas a su propia patrulla, pero al principio no fue fácil. Él esperaba un éxito inmediato a sus esfuerzos, y algunas cosas verdaderamente funcionaron muy bien… pero otras no fueron como esperaba por alguna u otra razón.

Aquello lo desanimó, pero hizo lo que se supone que hacen los scouts: no rendirse, perseverar, utilizar el sentido común y aprender de los errores.
Muchos responsables hubiesen abandonado u optado por soluciones más actuales, aunque no mejores. Pero él estaba convencido de lo que había aprendido e insistió.

¿Sabéis por qué?

mqWof3rBmXHamz4QjeH1eBQPues porque en aquello viejos libros se explicaba que eso mismo que estaba viviendo, también con aquellos problemas y sinsabores, ya había sido observado y explicado mil veces en el siglo pasado.

Porque en ellos se contaba que una buena Tropa se consigue con tiempo, crece como un árbol, de manera lenta pero fuerte, siempre y cuando reciba los cuidados y atención adecuados.

Sí, una buena Tropa es una micro-cultura, compuesta por un puñado de chicos con ESPÍRITU SCOUT. Cada uno anima a los demás a progresar y con el tiempo pasan este espíritu a los nuevos chicos que se acercan. Pero este espíritu debe ser cuidado y compartido con los scouts de modo constante, a través del ejemplo, de la motivación, de la enseñanza, del entusiasmo. Una Tropa que trabaja de esta manera marca realmente a los chicos que forman parte de ella.

13263782_464365317105528_3453021881091481560_n

Una Tropa puede ser popular, tener éxito, tener muchos chicos en el último grado de progresión, realizar muchas actividades y dominar muchas técnicas, pero si no posee el verdadero espíritu scout… NO PODRÁ SACAR TODO EL POTENCIAL DEL ESCULTISMO.

Así que no os desaniméis. No dejéis de aplicar los principios genuinos del escultismo ni vayáis a lo sencillo. Pensad a largo plazo, porque todo ese esfuerzo, frustraciones y paciencia merecerán la pena.

Muchos responsables se calientan la cabeza pensando sobre lo que nos deparará el futuro: cómo cambiará, cuál será su significado para los jóvenes y hombres del mañana, etc. Sin embargo el verdadero futuro del escultismo NO lo va a decidir la cultura, ni las distintas asociaciones, ni los políticos. Lo vais a decidir vosotros: los scouts y los scouters.

12295485_10153178123838021_4435061604445370744_nPorque… ¿Os habéis parado a pensar por qué somos scouts hoy? ¿Por qué podemos mirar atrás y ver nuestra inmensa herencia?

La respuesta es clara: porque a lo largo de esa historia ha existido un  montón de hombres y mujeres que dieron lo mejor de sí para hacer grande al escultismo, para dotar a sus Tropas del auténtico espíritu scout.

Sí, esos scouts, esos scouters, lo implantaron, lo regaron y cuidaron de él. No se limitaron a sentarse o a mostrar sus buenos resultados en números. Se concentraron en desarrollar e implementar un programa fantástico y atemporal.

Os repito: ¡No os desaniméis! No abandonéis esta manera de desarrollar el escultismo sólo porque sea difícil o lenta. De ello depende el futuro de muchos jóvenes y el del movimiento.

Y termino por fin con una frase del fundador que creo que viene al pelo:

El Escultismo es una medicina compuesta de varios ingredientes y, a menos que ellos sean mezclados en sus proporciones apropiadas según la receta, los usuarios no deben culpar al doctor si los efectos en el paciente son poco satisfactorios. (Baden-Powell, Jamboree, 1922).

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter3Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “La sencillez del método. Repaso de los principios básicos.”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario