Raiderismo y encrucijadas metodológicas: la empresa y un malentendido permanente

Desde sus inicios el raiderismo en Argentina se definió como “una empresa permanente”. Este modo de nombrarlo no ha sido sin consecuencias en una metodología que se instalaría con un malentendido propio de la falta de elaboración de material especifico produciendo una serie de confusiones que se traducen ciertas disfunciones metodológicas, que la primer patrulla Raider y posteriormente la primera tropa Raider no padecieron, pero si afectarían quienes abrían ramas Raiders sin nunca haber vivido la experiencia o en aquellos grupos que por las crisis propias que se dan en determinados momentos perdían las referencias de trabajo relacionadas con la experiencia de los viejos maestros, que posteriormente se transmiten al hueso del sistema de trabajo. ¿A qué apunto con esto? A introducir un dato que muchos desconocen: la definición del sistema de Empresa no es contemporánea a la definición de raiderismo como empresa permanente, sino posterior.

raiders cordoba argentina

Conversando con uno de los miembros de la primera tropa Raider del país, recordaba que en los primeros tiempos el Concejo de la Empresa conformado por la jefatura, los Guías y los Sub Guías intervenía sobre todo aquello que tenía que ver con la planificación de las actividades de la rama, por lo que podría decirse que existía un paralelismo entre el Concejo de Guías de la Tropa Scout y el Concejo de la Empresa entendido uno como  continuidad del otro, ajustándose perfectamente a la idea de raiderismo como empresa permanente.

En estos primeros tiempos La empresa existía como una parte de la actividad orientada por los intereses de los participantes que a veces no coincidían con las necesidades de la progresión formal de la rama (conocimientos que implicaban determinadas enseñanzas y prácticas en salidas, juegos y campamentos). A lo largo de los años se formaliza el sistema de Proyectos que es conocido con el nombre de Sistema de empresas siendo el Concejo de la Empresa un organismo que cumplía una función específica dentro del mismo caracterizándose la rama Raider como una continuidad de Empresas (3 a 5 en el años) lo que también se ajustaba perfectamente a la definición de Raiderismo como empresa permanente. Caramba ¿Acaso la denominación de Concejo de la Empresa para el organismo que cumplía una función específica en el sistema de Proyectos y en las actividades comunes del escultismo no fue el origen de un problema? Algo de eso hay, ya que El Concejo de la Empresa fue subsumido por el Sistema de Empresas  originándose un vacío respecto de lo metodológicoque generó ruido continuamente, porque  algo no cerraba bien ya que  el organismoqueda signado al sistema de proyectos conocidos produciéndose un efecto que se conoce con el nombre de sinécdoque lo que significa que una parte se toma por el todo cuando no lo es, un ejemplo común es “vela” por “barco”. Como resultado con un Concejo de Empresas que funciona solamente con Empresas, la actividad de la rama queda reducida a la presentación de empresas sobre salidas, campamentos y arreglos de la Base Taller  incidiendo de forma directa y negativa sobre las actividades de ciudadanía o de otro tipo, no comunes a la práctica del escultismo, objetivos básicos del sistema de Proyectos.

Gracias a este malentendido en algunos lugares se diluyó la actividad de Patrullas reduciéndose el sentido de su existencia a la preparación de los Proyectos de Empresa y el Concejo de la Empresa se limitó a ejercer sus funciones con posterioridad a la elección del Proyecto, esto nos lleva a preguntarnos ¿Qué ocurre con la actividad de Patrulla por fuera de la Empresa, ya que esta permite no solo el trabajo en la Progresión Personal sino en el caso de las actuales ramas coeducativas que cada sexo tenga un espacio privilegiado para su desarrollo? ¿Qué sucede con las actividades en el tramo de preparación y debate hasta que el Proyecto elegido comienza a realizarse? ¿Quién organiza las actividades de la Rama? ¿Siempre que se quiera hacer un campamento o salida tiene que hacerse mediante el Sistema de Empresa o el Concejo de la Jefatura lo hace cuando lo considera? Cualquiera podrá notar la encrucijada: de acuerdo a cómo interpretemos al organismo “Concejo de la Empresa”, dependerá el Raiderismo que practiquemos.

¿Qué ocurrió con ese vacío metodológico que se produce casi sin ser percibido? En muchas Tropas Raiders las actividades generales cotidianas fueron “cubiertas” por el Concejo de la Jefatura y los que se animaban un poco más hacían partícipes a los Guías y Subguías pero no de forma orgánica sintiendo muchas veces que hacían algo fuera de lugar. También se observa no solo una merma de la actividad de patrulla (lo que es razonable) sino su tendencia a la desaparición induciendo la formación del “grupo grande” y el “parlamentarismo asambleario” cuando en la práctica las Patrullas bien definidas son condición para que el otro sistema – el de Empresas – funcione de forma óptima, para poder crecer y divertirse en las actividades por fuera de la empresa, como por ejemplo en la faz deportiva  el campeonato interno de “scout ball”que se hace necesario para armar el Equipo de la rama que enfrentará a Raiders de otros grupos en actividades distritales, regionales o nacionales. La confusión provocada fue tal que impactó directamente en el Sistema de Empresas confundiéndose la“Misión de las Patrullas” como único lugar posible donde articular los dos sistemas, más allá de que tempranamente en “Raiderismo en marcha” (1968) se afirmaba de forma clara que los  equipos ad hoc constituidos a partir de un proyecto determinado eran una práctica posible (y esperable) finalizando su  existencia una vez concluida la Empresa.

Algunos pensarán ¿por qué empezar a conversar de metodología Raider por este lugar?… sencillo… con esto claro lo demás es mucho más sencillo.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter4Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Raiderismo y encrucijadas metodológicas: la empresa y un malentendido permanente”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario