La arcaica “Corte de Honor” – ¿De verdad usamos el Sistema de Patrullas? 4.

flin3Pues ya me tenéis aquí oooooootra vez.

Y como os dije el pasado jueves, hoy toca hablar de la denostada “Corte de Honor”.

“¿Por qué dices eso?”

Pues porque debido al desconocimiento de su verdadera función y a la imaginación de otros muchos… ha acabado casi por desaparecer (o cambiando de función en el mejor de los casos).
Pero vamos por partes.

Os he venido contando estas semanas que para ayudar a desarrollar el carácter y los recursos de los chavales es imprescindible darles responsabilidades y autonomía. La autonomía es un valor motivador y educativo de primer orden, así que en el desarrollo de nuestro Gran Juego debemos proporcionarla lo más posible. Y el escultismo cuenta para ello con el Sistema de Patrullas y dentro de éste con un elemento básico: La Corte de Honor (o Consejo de Guías, o Consejo de Tropa en según qué sitios).

Pero tiene un nombre muy feo, suena a algo desfasado…o incluso militar…”

Vamos a ver… ¿Qué creéis que es una Corte?

Pues una Corte es simplemente un conjunto de personas con una función representativa o que se reunen en torno a alguien importante (por eso hablamos de las Cortes en política, y también de la Corte del Rey o la Corte de un Tribunal), y que en este caso se encarga de velar por el buen funcionamiento y el honor de la Tropa.

“Pero la palabra “honor” suena arcaica…”

No veo dónde está el problema de llamarla así. Tal y como explica el viejo Jefe al hablar del 1ºartículo de la Ley Scout, el honor sólo implica ser fiable, ser digno de confianza. ¿Es eso tan malo?

delitos-contra-el-honor-4-728Si todos otorgásemos al honor la importancia que se merece no se verían las tropelías que se ven a diario. A mí me parece uno de los valores más interesantes y una de las mejores cosas que se pueden decir de una persona: que es honorable, que sabes que no te va a fallar. Esa persona sabe que esa reputación es su carta de presentación y se enorgullece y preocupa de que los demás conozcan que se puede confiar plenamente en él.

¿De verdad no pensáis que poder confiar en una persona así es estupendo?

El problema es que quizá algunos han visto demasiadas películas de duelos y lo asocian a un comportamiento estúpido o de un orgullo arcaico y desaforado. Y otros tantos lo identifican con tribunales de castigos y sanciones. Pero ahora veremos de qué se trata en realidad.

En todo caso el nombre NO es lo importante (así que no hay problema en llamarla “Consejo de Guías”, por ejemplo), sino su función. Y ésta sí que debemos conocerla a fondo.

“Bueno, pero ¿a quién se le ocurrió este invento?”

d9c28978aeb79f0f520b542d093ba4b0La Corte de Honor no surge con “El sistema de patrullas” de Roland Phillips, sino que es una idea del mismo BP (ya aparece en los fascículos de “Escultismo para muchachos“) y su finalidad es simplemente la de fomentar la RESPONSABILIDAD de los muchachos, haciéndoles participar en decisiones importantes.

De hecho la Corte de Honor es EL ALMA DE LA TROPA, pues es en esa reunión donde los Guías de cada patrulla plantean sus opiniones y propuestas para la Tropa. Es la herramienta DEMOCRÁTICA por excelencia. Los Guías representan a sus chavales, quienes previamente han planteado en su Consejo de Patrulla muchas de las cosas que luego trasladará su representante a la Corte.

“Pero se ha usado para imponer castigos o expulsiones…”

La cuestión de las penalizaciones es sólo una pequeña parte del método, y es algo completamente anecdótico, pues la Corte se encarga también de resolver todo tipo de problemas, incluidos los comportamientos inadecuados . En todo caso me parece muy interesante que los líderes de los muchachos sean capaces de participar también en ese aspecto.
Tenedlo claro: la finalidad real de la Corte de Honor no tiene NADA QUE VER CON LO MILITAR NI CON LAS SANCIONES.

Me gustaría incidir en el hecho de que la Corte fundamentalmente propone actividades. Es allí donde los chicos gobiernan su Tropa. El Jefe de Tropa sólo sugiere y encamina a los chavales por la buena senda pero son ellos los que deciden. Por tanto, su finalidad es simplemente la de fomentar la RESPONSABILIDAD de los muchachos, haciéndoles participar en decisiones.

“Pues eso no es lo que yo he vivido en mi grupo…”

140px-The_Patrol_SystemPues si no ha sido así… es porque sus responsables forman parte de los desconocedores del método. Simplemente.

La Corte de Honor está muy bien explicada en la literatura antigua. Y sí, es cierto que en los primerísimos días tenía una connotación tanto de premios y castigos, como de resolución de asuntos importantes de la tropa, tal y como nos cuenta el mismo Roland Philipps en “El Sistema de Patrullas”. Pero teniendo en cuenta que dicha obra se publicó en 1914 (anteayer mismo, vamos, je, je) y que la creación de la 1ª Sede Central de los Scouts británicos se remonta a 1909…vemos que en tan sólo 5 años ya se había perfeccionado el método y estaba completamente establecido en qué consiste esta magnífica herramienta.

Como os decía, la Corte de Honor NO tiene NADA QUE VER con ningún tribunal militar o similar. Eso es un malentendido de muuuuchos scouters de todas las épocas y de todos los lugares (leer siempre ha sido una asignatura pendiente) y que los dirigentes británicos trataron de aclarar por activa y por pasiva en multitud de libros y revistas de cada época.

200px-Court_of_Honour_CoverY como prueba de esto podéis ojear el librito que os enlazo aquí (la traducción al castellano de “Working the Patrol System”, 1946) de EE Reynolds, del que os traje un extracto en la primera entrega de este repaso al Sistema de Patrullas. En él se vuelve a aclarar todo esto que os cuento. Pero lo mismo ocurre con “La Corte de Honor” de John Thurman en los 50, “Running a Troop” de Stanley White en 1940…y muchíiisimos más.

La Corte de Honor es la clave del Sistema, pues hace recaer en los Guías la responsabilidad de dar forma a la visión general de la Tropa. Esa es su verdadera función, no tiene nada que ver con un tribunal.

“¿Y cuándo se hacen? ¿Con qué frecuencia?”

Pues lo habitual es que esas reuniones se realicen una vez cada quince días, aunque otros recomiendan hacerlas cada mes, y otros las realizan semanalmente. Pueden hacerse también durante los campamentos o incluso tras las reuniones de la tropa. La frecuencia la marca la necesidad.

La presidencia la ostentará preferentemente uno de los Guías mayores, y el Jefe de Tropa asiste pero su papel no es otro que sugerir, dar ideas, informar de aspectos no adecuados y mantener el sentido de la reunión. El adulto sólo guiará a los chicos, no hace el programa ni decide lo que se hace o no. Se mantiene en segundo plano, aunque por su responsabilidad ante los muchachos, sus padres y el movimiento tiene lo que se denomina “derecho de veto” si considera que alguna actividad no es adecuada. En todo caso en la práctica no es necesario usarlo nunca si los chicos tienen las ideas claras y se les informa correcta y abiertamente sobre los asuntos.

corte de honor02

La Corte de Honor es el pilar en el que los chicos aprenden a utilizar una de las herramientas principales de la vida: la planificación, que es la clave del éxito.

¿Por qué digo esto?
Pues porque la mayoría de nosotros nos dejamos llevar en nuestro día a día. En general reaccionamos ante las cosas y las afrontamos según nos van llegando, casi improvisando.
Sin embargo lo que nosotros enseñamos mediante el escultismo es diferente. Les enseñamos a ser activos, a marcarse un objetivo, trazar un plan para conseguirlo…y llevarlo a cabo. Y precisamente este esquema tan sencillo es el que utilizan los chicos a través de la Corte de Honor para desarrollar su propio programa. Por eso es tan importante.

La Corte planifica las actividades, incluyendo las acampadas. Las ideas provienen de todas las patrullas (que se han reunido en sus Consejos de patrulla) por mediación de sus Guías. Lo mismo ocurre con los proyectos de servicio y demás salidas. Las decisiones se toman democráticamente, en un ejercicio de aprendizaje estupendo.

yr-00Y no sólo planifica sino que también plantea los problemas con que se van encontrando cada patrulla y en general: falta de espíritu, falta de uniformidad, problemas de convivencia, etc. Analizarán el problema, tratarán de averiguar sus causas, la manera de corregirlas y la manera de evitar que vuelvan a aparecer en un futuro.

Por último cada Guía representa a cada uno de sus scouts, y por lo tanto puede plantear allí los problemas que estos tengan: quejas, preocupaciones, sugerencias…y también su progresión (promesa, insignias…).

Existen dos cuestiones muy importantes:
La primera es la privacidad de todo lo que se hace en ella, salvo aquello que deba darse a conocer.

“Ummm….eso suena a elitismo, a reunión de los iniciados, de los selectos de las patrullas…”

Pues estáis equivocados. El que sólo asistan los representantes de cada patrulla no tiene nada que ver con “iniciados” sino con representación, con democracia.
Esa confidencialidad es fundamental y contribuye a que todos los chavales le den a la Corte de Honor un grado de importancia, a que piensen que es algo importante y especial.

Y segunda, que ya os comenté antes, el jefe de tropa no vota aunque sí tiene derecho de veto, pues al fin y al cabo el responsable último es él mismo y no puede rehusar dicha responsabilidad. El sentido común dicta el fino equilibrio entre esa supervisión y la necesaria libertad a los scouts.

En resumen, hemos de tener claro que, al utilizar el Sistema de Patrullas, la mayor parte de la planificación y ejecución del programa deben llevarla a cabo los chicos, dejando a los adultos sólo ciertos detalles (comprobar que se hace en los límites de la seguridad y la corrección), y eso se hace en gran parte a través de la Corte de Honor.

smt-01Debemos lograr que nuestros Guías sientan la responsabilidad que conlleva. Que sientan que su labor es importante y que en sus manos está realmente el funcionamiento principal de la Tropa. Es SU TROPA, no la nuestra.

Deben sentir su responsabilidad, el sentido de lealtad a los que formaron parte de la Tropa antes que ellos, el orgullo de formar parte de ella, y la confianza de depositan sus compañeros en sus hombros. De lo contrario, y como decía quien fuese durante muchos años el Jefe de Campo de Gilwell Park, John Thurman:

La Corte de Honor no será lo que pretendió el fundador, sino una simple reunión de comité. Los comités, por supuesto, tienen su lugar en el escultismo, como en todas las instituciones democráticas, pero la Corte de Honor está en un plano muy superior, pues se ocupa de algo difícil de plasmar con palabras aunque muy real: emociones, sentimientos y sensibilidades de las personas. El espíritu de la tropa mana y florece en la Corte de Honor

Porque, como ya os conté en los artículos anteriores, las Patrullas no pueden serlo sólo “de nombre”, aunque al principio es difícil conseguir ese espíritu. Y lograrlo es un proceso continuo de crecimiento y aprendizaje por parte de todos. Tener una visión clara de lo que se pretende nos facilitará la labor y logrará sacar lo mejor del sistema. Sistema que sólo tiene un claro objetivo: hacer progresar y mejorar la vida de cada uno de los scouts de cada patrulla.

Por supuesto que todo esto rara vez se hace bien desde el principio. Habrá muchas dudas, muchos errores…pero conforme los vamos superando aprendemos TODOS.

ten-ways-to-frustrate-a-youth-leader

Al principio, en las Cortes, los chavales no saben exactamente lo que se espera de ellos y será necesario guiarlos y animarlos. Muchos se mantendrán callados y pensarán que tienen poco que decir, pero eso no implica que nosotros nos dediquemos a soltarles grandes charles y darles el trabajo hecho. Con el tiempo y el buen hacer nuestro papel acabará quedando en un segundo plano.

Y esto es en realidad la “maligna” Corte de Honor. Los que no trabajan así el método….simplemente no están utilizando el Sistema de Patrullas, porque todo esto forma parte de él. Lo que ocurre es que, como os contaba, SIEMPRE ha habido grupos en los que no se ha sabido utilizar.

Y no os mareo más por hoy. La próxima semana repasaremos los aspectos básicos de la labor de los Guías en nuestro método.
Hasta entonces.

Comparte con otros... Share on Facebook2Share on Google+0Tweet about this on Twitter6Print this pageEmail this to someone

2 Respuestas a “La arcaica “Corte de Honor” – ¿De verdad usamos el Sistema de Patrullas? 4.”


  • Angel Garcia Javier

    La verdad estupendamente explicado y me da pena que de a poco se vaya dejando de lado el metodo porque “hay que modernizarse”. En mi pais (Argentina) venos mucho de eso desde la formación, en algunos cursos de formación de dirigentes se ha llegado a decir que la corte de honor es una reunión donde los chicos se juntan a hablar de sus cosas y si esa linea nos bajan a los futuros dirigentes el metodo scout esta en vias de extinción

  • Juan J Pérez-Gato legendario

    En realidad, tal y como os cuento muchas veces, la falta de aplicación de muchos elementos del método no es nada nuevo. Ha ocurrido en todo tiempo y lugar, bien sea por falta de literatura, de formación, de ganas, por scouters que transmitieron ideas equivocadas sin saberlo, etc. Pero…siempre podemos aprender y utilizar todos estos elementos que son esenciales en el escultismo. De hecho muchos siguen utilizándolos, porque no depende de asociaciones sino de los responsables de cada Tropa. Pongamos nuestro granito de arena para enseñar a los demás y para animarlos a probar lo que ha demostrado con creces que funciona. Un apretón de zurda.

Añade un Comentario