¿De verdad podemos cambiar el mundo? – La Ley y la Promesa

51LD-AVKp+L._SY355_La Ley y la Promesa son lo que nos definen como scouts”, “son los valores lo que importa”…

…estas son frases que se oyen con frecuencia en los círculos scouts y con las que por supuesto todos estamos de acuerdo. O quizá no tanto.

A ver si me explico. No digo que no sean fundamentales, sino que en el Gran Juego del escultismo van de la mano con el resto de elementos esenciales de los que os he venido hablando estas semanas. Es el CONJUNTO DE DICHOS ELEMENTOS lo que define al Movimiento. NO podemos prescindir de ninguno de ellos sin alterar la esencia del mismo.

Esto es así porque es evidente que la única manera de educar a los chicos es desde su interior, desde su convencimiento, y el viejo Jefe se dio cuenta que para conseguir eso debía plantear la educación como un juego atractivo. Un juego en el que los chavales participasen con verdadero interés, con el deseo de vivir emociones y aventuras.

La opción de plantear algo aséptico estaba condenado al fracaso: “no podemos llamarlo ‘Sociedad para el desarrollo de los atributos morales’ ” que diría el fundador, consciente de que para motivar a los muchachos era imprescindible pensar como ellos.

12299188_10153783400789579_7590899209072075964_nPor tanto para desarrollar adecuadamente el método debemos prestar atención A TODOS LOS ELEMENTOS.

Esto no lo digo yo por decir, tal y como podéis comprobar en las propias palabras del fundador:

la aplicación inteligente del conocimiento del bosque y de la naturaleza proporcionan la motivación y la herramienta, mientras que la Promesa y la Ley son la fuerza que guía”.

Sí, la Ley establece una guía de comportamientos positivos, de valores, que definen a los scouts. Y mediante la Promesa cada uno decide voluntariamente hacer todo lo posible para cumplir con esa guía.

Pero al final… ¿qué es lo que se pretende con ello?

Algo bien sencillo: LA FELICIDAD.

¿Cómo que la felicidad? ¿No era hacer buenos ciudadanos y dejar el mundo algo mejor?”

Efectivamente. Pero es que para el viejo Jefe todo estaba muuuuy relacionado.
El fundador tenía bien claro por su experiencia de vida que sólo existía una felicidad auténtica, y era la que se lograba mediante el amor y el servicio a los demás.

frase-la-verdadera-manera-de-obtener-la-felicidad-es-haciendo-felices-a-los-demas-robert-baden-powell-102380

¿Ahora te pones filosófico?”

Lo podéis llamar como queráis pero… ¿nunca habéis experimentado en el pecho una sensación de satisfacción cuando habéis ayudado a alguien que lo necesitaba? ¿O cuando veis la cara de alegría de vuestros seres más queridos al procurarles alguna satisfacción? ¿O habéis salvado la vida de algún animalito (y no digamos de alguien) en apuros?
¿Qué creéis que significa esa sensación?

Es difícil de definir pero ‘ESO’ es algo que llevamos en nuestro ser y cuando lo cultivamos logramos un grado de felicidad muy superior al que se logra con la satisfacción momentánea , con el placer efímero, con la más pura expresión del egoísmo.

ñkfpwfpEl viejo Jefe decía ser el hombre más feliz del mundo porque había aprendido a apreciar la belleza y la maravilla en todas las pequeñas cosas de la vida. Su capacidad de observación, esa que tanto insistió en enseñar a sus muchachos, le ayudó en ello. Se dio cuenta de que la felicidad NO es una meta a conseguir sino que se encuentra EN EL CAMINO, en todos esos pequeños momentos, y que el mayor grado de la misma se conseguía ayudando a hacer felices a los demás.

Para él la buena ciudadanía consistía simplemente en hacer que todos los que te rodean disfruten de una vida más feliz y mejor.

Y NO. No hacen falta grandes obras para hacer el mundo mejor. Basta simplemente con que cada uno de los jóvenes de las nuevas generaciones tenga esos valores y ese espíritu activo. Lo demás viene solo.

Sé que la primera imagen que nos viene a la mente cuando hablamos de “cambiar el mundo” es la de grandes actos, campañas de salvar a las ballenas, o el Ártico, o de recogida de alimentos, de fondos para tal o cual causa…y todo eso está muy bien, pero el verdadero objetivo es la educación de los jóvenes. Como dice la canción “Man in the Mirror”…si quieres hacer del mundo un sitio mejor empieza por ti mismo (“el hombre que refleja el espejo”, je, je), cambia tu manera de pensar y luego actúa.

El mismo BP en sus primeros años pensaba que para hacer el bien debía uno irse de misionero. Lo cuenta así:

Porque cada individuo joven, cuando está creciendo, tiene grandes ideas en la cabeza, hasta que su sombrero se vuelve demasiado pequeño para ella.
11220940_972299246125703_9092100571012871186_nEn esa etapa de la vida casi todo el mundo piensa que va a convertir al mundo entero a su religión, o que va a traer libertad a todos a través de su política o su revolución.

Cuando uno se recupera de esa fase, generalmente quiere matar a alguien, o a sí mismo. Más tarde soporta su propio peso y sólo piensa en lo tonto que fue.

Por mi parte estaba especialmente predispuesto a convertirme en misionero y a ser martirizado por el calor bajo las palmeras. Pero mi ambición romántica fue cortada por mi práctica madre que me dijo que no fuera un tonto, sino que entrara en el Ejército e hiciera algo por mi país, y viera algo de mundo para empezar. Si entonces quisiera seguir siendo misionero habría mucho trabajo real de ese tipo esperando en casa, en las grandes ciudades de Inglaterra, sin necesidad de ir a buscar palmeras.

12508777_578164908997734_1978999589967869511_nPero cuando un hombre joven recibe estos golpes de brillantez, piensa que está en lo correcto, y que cualquier otro, aun su madre, debe estar equivocada; así que nunca escuchará el otro punto de vista de la cuestión.

Bueno, eso es por lo que fallan muchos sujetos; he ahí por lo que hay muchas huelgas; muy a menudo los patrones no pueden ver el punto de vista de los obreros. He ahí porqué mucha gente es infeliz en su vida, sólo pueden ver lo que les gusta a ellos, y no pueden ver el punto de vista de otros sujetos.

Esas personas que siempre están alborotando por sus derechos son bastante infelices todo el tiempo, porque no pueden ver que los otros tienen derechos también, y así se construyen un perfecto infierno para ellos mismos. Llorar por la luna es algo absurdo según los adultos, pero es justo lo que miles de hombres están haciendo.

No necesitas esperar al próximo mundo para darte el cielo o el infierno, puedes obtener ambos en este si tan solo entiendes el camino correcto de hacerlo.
Así que aquí está mi consejo para ti si quieres hacer del mundo un lugar feliz para ti mismo así como para otros: observa siempre alrededor y ve el punto de vista del otro y encontrarás que siempre hay algo que decir de su lado, así como del tuyo. (Baden-Powell, “Lo que pueden hacer los scouts”, 1921).

gt3Pues ya veis. Ese era el camino que veía el fundador para construir un mundo mejor para todos, un mundo en el que imperase la felicidad y la concordia.

Mediante el escultismo los chicos adquirirían valores, aprendían a ver el punto de vista de los demás, a tener un espíritu crítico y no dejarse llevar por la masa…pero eso no basta para cambiar las cosas.

El viejo sabía que hacía falta algo más: EL CARÁCTER. Esa era la clave. La disposición de los chicos para afrontar las cosas, para subirse las mangas y pasar a la acción. El mundo necesita ciudadanos ACTIVOS, no simplemente hombres buenos, y por eso todo el método scout está basado en DESARROLLAR EL CARÁCTER DE LOS MUCHACHOS.

Por eso el Gran Juego pone mucho énfasis en otorgar responsabilidad a los chicos, a ponerlos en un medio incómodo para que exploten sus recursos, por eso huye de los artilugios modernos y busca el contacto con la naturaleza. Por eso les pone retos, estimula y motiva sus relaciones, sus sentidos y su espíritu. Los que entienden esto… saben jugar bien el juego.

Y para desarrollar la ciudadanía, para que los chicos sean capaces de ponerse manos a la obra, debemos crear los hábitos adecuados. ESA ES LA RAZÓN POR LA QUE NACIÓ “la buena acción”.
Sí, la famosa buena acción forma parte del plan del fundador. BP la ubicó en el 3º artículo de la Ley Scout:

3.- El Scout es útil y ayuda a los demás sin pensar en recompensa.
Deberá cumplir con su deber, sobre todo, aunque tenga que sacrificar su placer, su comodidad o su seguridad. Cuando encuentra difícil saber cuál de dos cosas debe hacer, se preguntará a sí mismo: ¿Cuál es mi deber?, es decir, ¿Qué es lo mejor para los demás? Y ejecutar esa. Deberá estar siempre listo para salvar una vida o para ayudar a un herido y deberá hacer cuanto pueda para ejecutar una buena acción diaria en favor de alguna persona.”

b.a.

La intención era clara: CREAR HÁBITOS, acostumbrar a los muchachos a ser activos, a no contentarse con ser buenos. “Obras son amores y no buenas razones” que reza el dicho español.

El Jefe insistía constantemente en que los chavales no olvidasen hacer aquella buena obra cada día, y por eso les enseño a hacerse un pequeño nudo en la punta de sus pañoletas como recordatorio. Una vez cumplida la misión podían deshacerlo, aunque un verdadero scout siempre estaba atento y nunca se conformaba con una sola.

Sí, BP pensaba que cuando todos esos muchachos adquiriesen aquellos valores y aquellos hábitos…el cambio estaría garantizado. Aquellos muchachos iban a ser los hombres del mañana y en su día a día demostrarían el valor del método. Serían ciudadanos con carácter, hombres que no se conformarían con su destino sino que lucharían por mejorar y dar lo mejor de sí para sus familias y para sus comunidades.

goodturnLos que llegaran a los más altos estamentos se comportarían de forma justa, anteponiendo el bien común al egoísmo. Gobernarían y harían las Leyes de acuerdo con sus valores. Dirigirían sus empresas teniendo en cuenta las necesidades de sus empleados y siendo conscientes de que cuando uno es justo en las retribuciones los trabajadores se esfuerzan más. Y además si disponen de más ingresos serán capaces de adquirir más bienes de su empresa…y de las empresas de los demás, poniendo en marcha una noria de distribución y generación de riqueza.
Y los empleados se esforzarían en hacer su trabajo lo mejor posible por el bien de todos.

Aquel simple juego podrían ayudar a generar el cambio necesario en las mentes de los hombres del mañana, apartando la lacra del egoísmo e infundiendo el espíritu de la cooperación, el entendimiento de los demás y del trabajo bien hecho. ASÍ es como el escultismo pretende “dejar el mundo algo mejor”.

12661940_950992294955811_7994519441627379378_nY es que a arreglar el mundo se empieza por casa. Y se empieza, como dijo Kennedy en su famoso discurso, “por dejar de pensar lo que tu país puede hacer por tí y comenzar a hacerlo sobre lo que puedes hacer tú por él”.

Comienza por dejar de esperar que el “papá Estado” solucione tus problemas y poniéndose manos a la obra para tratar de ayudar en todo lo que esté en la mano de uno. Aunque sean pequeñas cosas.

“Cuando los chicos aprenden a dejar de lado el egoísmo, a dejar de pensar sólo en su interés y su beneficio, cuando se cultiva en ellos el desarrollo de la comprensión y el espíritu de servicio hacia los demás, lo que significa que Dios está dentro de uno, sobreviene un cambio total en el corazón del individuo y con él, el resplandor del verdadero Cielo. Hace de él un ser diferente.

La pregunta que se hará entonces el muchacho no será ‘¿qué puedo obtener?’ Sino ‘¿qué puedo dar en la vida?’” (Baden-Powell, “Guía para el Jefe de Tropa”).

10299070_972385592816481_8410141916210448929_nEn definitiva, que el scout se distingue por su espíritu activo. Piensa en hacer cosas y las realiza. No se limita sólo a “ser bueno”.

En las manos de los responsables, y de los Guías está el desarrollar una actitud inspiradora para sus chicos. Deben trabajar con ellos la idea de que tienen entre manos “una misión”, en cada tarea.

Como nuestro hermano Enoch Heise expresó muy acertadamente en su blog:

“Debemos salir y hacer cosas atractivas. Somos los caballeros de la formación, los soldados de campo de la civilización. BP lo sabía y por eso describió a sus scouts entre aventuras, valor, afrontando peligros, adversidades…en una gran misión de paz”.

Y por hoy no os canso más. La semana que viene repasaremos todo lo aprendido y sacaremos conclusiones.

Hasta entonces.

13494855_653741848106706_1766200572609630871_n

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter5Print this pageEmail this to someone

2 Respuestas a “¿De verdad podemos cambiar el mundo? – La Ley y la Promesa”


  • Joaquí Antonio Melo Castillo

    Excelente. Soy dirigente, Jefe de Grupo del Grupo Scout 8 Mafeking y este maravilloso y profundo artículo será la lectura en nuestra próxima reunión de jefatura y consejo. Muchísimas gracias.

  • Juan J Pérez-Gato legendario

    Gracias a vosotros por seguirnos, hermano J.A.Melo. Y encantados de aclarar conceptos y aportar cosas que puedan ayudar al desarrollo del Juego. Un apretón de zurda.

Añade un Comentario