Relatos Distopicos. Desayuno en agripolis (11)

Ubicados en una mesa junto con otros muchachos, los Huemules se disponen a probar el desayuno que les habían ofrecido y que tan bien les vendría. Esperaban ansiosos la presencia de Pierre que se había marchado con Johny y la planta de maíz en dirección al laboratorio. Mientras tomaban una infusión de color verde a la que llamaban “matecocido”, comían unas galletas muy ricas que tenían algo dulce en la parte superior. En eso vuelve Pierre.
 

maiz andino 1

  • Muchachos, espero que les guste nuestro desayuno. Aprovecho para contarles que estamos muy contentos por su descubrimiento, sin quererlo colaboraron con los objetivos de la Colonia.
  • ¿y cuáles son los objetivos?
  • Cuando la Corporocracia asumió el poder los únicos alimentos que se podían consumir eran los que se producían con las semillas Tomonsan, patentados y garantizados. Ello llevó a la suspensión del proceso evolutivo de la naturaleza en función de intereses económicos. Al eliminarse la diversidad se generó uno de las catástrofes más importantes en nuestro planeta.
  • Si… algo nos habían dicho… pero ¿qué tiene que ver eso con la colonia y con nosotros?
  • A colonia Agrípolis llegan semillas de todas partes del continente, los distintos eco-agricultores nos envían muestras de semilla que producimos en nuestros invernaderos, las usamos para alimentarnos y comerciar pero el objetivo principal es reconstruir un banco de semilla para recuperar la biodiversidad. Uds hoy encontraron una variedad que considerábamos extinta de maíz, el chapalote, proveniente de la zona montañosa que fuera destruido por el herbicida Dapround cuando se impuso el uso de la semilla de la corporación por sobre las otras. Como Uds sabrán los transgénicos sobreviven porque tienen la defensa contra el herbicida, ya que  en igualdad de condiciones el maíz no transgénico sobreviviría y el de Tomononsan moriría.
  • Ruben ¿Y que va a pasar con esa planta que trajimos?
  • La llevamos al laboratorio para hacerla crecer en un ambiente mejor controlado y que la planta produzca semillas para ser sembrada. De cada mazorca de esa planta obtendremos 500 semillas que el año próximo sembraremos en invernadero, lo mismo haremos por 5 años y la enviaremos a los agricultores. Esa es la manera en la que estamos recuperando la biodiversidad.
  • ¿lo mismo pasa con la otra planta?
  • No. Terminen de desayunar y vamos hacia otro lugar

Una vez satisfechos los Huemules van con Pierre. Luego de un viaje de una hora llegan hasta una zona extraña, había agua pero parecía un desierto

  • Este es un campo abandonado de la Corporocracia. Durante años produjeron maíz transgénico y utilizaron dapround para que pueda crecer eliminando la plaga. Hoy las tierras están contaminadas del herbicida y casi nada crece en ellas
  • Sacha ¿Casi nada quiere decir que algo crece?
  • Si. El Amaranto… una planta muy nutritiva. Uds comieron masas de nuestros campos de Amaranto, que son los abandonados por la corporación por inservibles y nosotros los volvemos a recuperar con esta siembra, porque ya nada crece allí. Durante unos años realizamos el proceso de curación de la tierra, la Corporación lo permite siempre y cuando no utilicemos la semilla en sus zonas de siembra, aunque es inevitable que  algunos eco-anarquistas realicen ataques colocando semillas en terrones de barro que lanzan en los campos en el tiempo de siembra, al momento de la germinación y crecimiento el amaranto compite con las transgénicas y se generan enormes problemas porque es imposible de combatir a no ser que se pierdan hectáreas de soja y maíz. El Amaranto es una planta que quisieron extinguir, la corporación pagaba a grupos especiales para ubicarlas por medio de sus satélites y destruirlas en el lugar donde se encontraban, de allí que comenzamos a producirla bajo invernáculos o en condiciones especiales. Con los años al ver que los desiertos que  TOMONSAN producía podían ser “curados” con esta planta dejaron de tratar de extinguirla y vigilan satelitalmente en qué lugares se encuentra.
  • Lo que no entiendo es por qué la corporación no destruye las colonias.
  • Es que la marginalidad es necesaria para los sistemas económicos corporocráticos, ya que los “desenlazados” sabemos hacer con lo que ellos destruyen y nuestra existencia es esencial para la propia corporocracia. La elite corporocrática necesita de los siervos, los esclavos, y los desenlazados sino el sistema caería. Cuando la Corporocracia tomó el control mundial tenían muy en claro que los excesos de unos se sostenían en las carencias de los otros. Pero bueno… ese es otro tema, ahora volvamos y sería bueno que compartan experiencias con nuestros jóvenes, mañana partirán a Basurópolis… tienen que aprovechar el poco tiempo que les queda antes de volver a la Ciudad.

 

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter3Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Relatos Distopicos. Desayuno en agripolis (11)”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario