Relatos distópicos (13). El Bibliotecario

En la entrada de la colonia los Huemules fueron recibidos por un guardia que los conduciría al Bibliotecario. Mientras caminaban por las calles veían montañas de objetos similares, máquinas elevadoras en la que distintas personas iban revisando lo que había en la cima, para enviar algunos objetos hacia abajo por medio de ascensores mientras quienes los recibían los limpiaban y colocaban en carros que tenían distintos carteles.

relatos distopicos - la biblioteca

–         Sacha. ¿Qué están haciendo?

–         Guardia. Basurópolis tiene distintos grupos de trabajo, la basura que proviene de Ciudad Centro que se recicla para que en otras colonias se produzcan objetos de uso, y aquello que se encuentra en las ciudades abandonadas y pueden tener un fin útil. Las montañas que ven ahora tienen distinto tipo de objetos, entre ellos libros en formato papel y revistas que son revisados cuidadosamente para ver si son necesarios para la joya de este lugar, la Gran Biblioteca de Basurópolis, lugar de consulta e investigación de la red de colonias “desenlazadas”

–         Maximilian. ¿Y con los otros objetos que se hace?.

–         Guardia. Ciudad Centro es un lugar de todo tipo de excesos que produce basura en cantidades gigantescas. Parte de ella es destinada para realizar abono orgánico para las colonias agrícolas, ladrillos sintéticos para construcciones, recupero de partes que funcionan de distintas máquinas, herramientas, computadoras  siendo su destino un depósito general para uso de las distintas colonias… hay verdaderamente mucho trabajo.

La entrada de la Biblioteca los sorprende. Un edificio imponente como las grandes Iglesias de la antigüedad a las que se hacía referencia en el Sistema Educativo de Ciudad Centro, pero sin imágenes religiosas. Enormes pasillos con habitaciones gigantescas donde se veían miles de libros en formato papel acomodados en estantes, mientras gente sentada en pequeñas mesas leía y tomando notas. El guardia golpea la puerta de una sala.

–         Guardia. El bibliotecario ya viene, los dejo

–         Kemal. Gracias!

Al abrirse la puerta un hombre alto, de avanzada edad, los recibe sonriente

–         Bibliotecario. ¡Buenas tardes Huemules! ¿Quién es Sacha?

–         Sacha. Yo

–         Bibliotecario. Fui dirigente de tu abuelo!!

–         Sacha. Si, me dijo ¿pero cómo sabe de mi abuelo?

–         Bibliotecario. Porque con él preparamos este viaje… una buena carnada a veces permite atrapar al pez. Nos mantenemos comunicados con un sistema alternativo, y nada de lo que han vivido hasta ahora fue casual, lo preparamos y hubo amigos que los cuidaron durante todo el camino.

–         Kemal. ¿¿¿Qué???

–         Bibliotecario. Mejor vamos a tomar un té y hablamos un rato.

Dentro de la sala los huemules se acomodaron en una mesa que tenía masas y unas hermosas tazas de un material distinto al acostumbrado plástico aporcelanado. Una muchacha simpática los saluda y les sirve té, para luego retirarse.

–         Bibliotecario. ¡Sírvanse! Son distintas tortas hechas con recetas recuperadas, son muy ricas, hacía muchos años en algunos lugares a la tarde se tomaba té con variedades de tortas… coman tranquilo, les aconsejo disfrutarlas a todas

–         Huemules. ¡Gracias!

–         Piero. Disculpe… ¿por qué existe este lugar?

–         Bibliotecario. Podría resumirse la historia de la humanidad al saqueo primero por el uso de la fuerza directa, luego a partir de las organizaciones políticas democráticas y no democráticas donde el cumplimiento de las leyes sustituyen la violencia física hacia las personas institucionalizando el saqueo entre países a partir del intercambio de productos y dentro de los países a partir de lo que podía producir cada uno de ellos. La historia de las máquinas tiene un origen similar, las primeras investigaciones se utilizaron para reemplazar al trabajador especializado que era el que estaba en mejores condiciones de exigir retribución por su tarea; la prioridad de la tecnología financiada por lo que en esa época eran grandes empresas no era reemplazar el trabajo que empleaba fuerza bruta, sino aquel que ahorraba salarios especializados permitiendo vender a menor precio los productos a costa de dejar en la pobreza a los que antes eran sus obreros. En segundo lugar se busca la invención de máquinas que disminuyan la cantidad de obreros no especializado.
Ustedes en el camino habran visto los campos de la Corporocracia donde solo máquinas siembran, fumigan, fertilizan y cosechan prácticamente sin trabajo humano, hace solo un siglo y medio ese trabajo era realizado con una enorme cantidad de trabajadores Esto provoca una lucha comercial entre países que buscan quedarse con la riqueza producida por el trabajo de los otros países a partir de manejar los precios en lo que se compraba y vendían las mercaderías agregando el manejo de créditos para el desarrollo que generaban deudas impagables lo que repercutía a partir de la generación de impuestos en los precios finales de los productos. Cuando los países ya no tuvieron sentido las grandes corporaciones comenzaron a atravesar la vida de cada lugar utilizando a quienes llegaban al poder político a través del manejo de los medios de comunicación que orientaban la vida y el voto de las personas. Las corporaciones para maximizar la ganancias promovieron tratados donde ningún país pudiera proteger a las personas y a sus productos provocando una lucha suicida para reducir el valor del costo laboral aumentando dramáticamente la pobreza y la cantidad de excluidos. Finalmente las corporaciones desplazaron a los partidos políticos y se creo la Corporocracia, pero cuando se dieron cuenta que con la maximización de sus ganancias y la destrucción de los países cada vez tenían menos clientes ya era tarde, la naturaleza estaba destruida y la gente en constantes luchas fratricidas. El poder de las corporaciones no había tenido límite, en algunos lugares donde las personas producían su energía a partir del sol o alimentos a partir de huertas se les cobraba impuestos por no estar integrados al sistema comercial, ellas son el antecedente de los “desenlazados”.
Por medio de leyes prohibieron semillas que no fueran patentadas por SONMANTO por considerarlas “malezas” peligrosas que había que exterminar, las llamaban “plantas terroristas”, la diversidad vegetal fue destruida. La destrucción fue tan importante que al dejar de existir  los países se crearon Ciudades Estado con un sistema de castas dentro de la población vivido como si fuera natural y sostenido por la Policía Corporativa… solo los necesarios para que las máquinas funcionen. Las personas dentro de esos lugares acceden a los lujos tecnológicos pero sin dinero y se produce una inversión: el ser humano pasó a ser una aplicación necesaria para las máquinas, y de ser su creador pasó a ser su esclavo. Fuera de las Ciudades – Estado comenzó a organizarse la vida de otra manera, los “desenlazados” se avocaron a recuperar las semillas naturales que quedaban para reproducirlas, los conocimientos que no fueron censurados para que puedan ser útiles. Reciclamos el material que ellos no usan, y se ven obligados a no molestarnos porque si los desenlazados desaparecieran ellos también lo harían, y si ellos desaparecen las máquinas no tienen quienes las construyan, usen y reparen.

–         Sacha. ¿Y Usted pudo ver como sucedió eso?

–         Bibliotecario. El proceso duró unos pocos años, casi no nos dimos cuenta porque la crisis económica fue global y todos nos preocupábamos por tener trabajo, de hecho fui el Ingeniero que diseñó digitalización de todo el material educativo de Ciudad Centro. En un momento me comenzaron a pedir que suprima documentales y libros mientras un grupo de especialistas escribía los nuevos donde aquellos que querían salvar al mundo de las corporaciones eran los malos, y los que buscaban su máxima ganancia económica los buenos. Con algunos amigos comenzamos a guardar los libros en formato papel y el material documental, ese fue el comienzo de lo que hoy es la Gran Biblioteca. No solo se buscaba eliminar la historia de la humanidad, sino los conceptos que hacían referencia a la agricultura no-transgénica y la diversidad animal que por alimentarse de la naturaleza, disminuían las ganancias de las empresas al comer los productos sembrados.

–         Piero. Guau!!!! Y ¿qué pasó con la Organización Scout de su tiempo?

Bibliotecario. Los scouts de mi tiempo… toda una historia que se las contaré en otro momento. Ahora es tiempo de que colaboren con la tarea de la Colonia, aquí todos trabajamos y estudiamos…

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter3Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Relatos distópicos (13). El Bibliotecario”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario