Ciudadanía activa: retorno y tensión del concepto en las décadas del 30 y 40

21 de Agosto de 1942, En plena ocupación Nazi Los Clanes de la Francia libre

realizan por medio de una peregrinación una manifestación en pedido de la

libertad de los prisioneros de guerra y la vuelta de los heridos sanos y salvos.

 

En artículos anteriores señalaba que en el escultismo se produjo una lucha de intereses sectoriales para apropiarse del método que se esparció por el mundo en países con realidades muy diferentes. Baden Powell como buen hijo de un reverendo Anglicano creía firmemente en los valores de ladignidad humana y la igualdad entre los hombres de una religión que se definía católica y reformada, con todo lo que ello implicó en la conformación de un Imperio donde la Corona es la única cabeza suprema de la Iglesia. No debemos olvidarnos que el motivo de la edición en capítulos de Escultismo para Muchachos fue el pedido las Boys Brigade´s para reforzar las actividades de ciudadanía, así que por más vueltas que algunos le quieran dar al tema, de eso siempre se trató el escultismo.

En la época de los inicios del movimiento, para un inglés  participar de la vida política de su país, de su religión y de los scouts no planteaba contradicción alguna. Las ideas socialistas eran congruentes con los valores religiosos y se desarrollaban a través de los partidos políticos y las cooperativas por lo que no sería correcto suponer un “antisocialismo” inherente al escultismo, máxime teniendo en cuenta que dirigentes comoRoland Phillipps eran miembros activos de la religión, la vida política, el sindicato y los scouts. Lo que hace tope (y perdonen la insistencia en los distintos artículos) es la decisión de Lenín para avanzar en la dictadura del proletariado sobre territorio Inglés – atacando los valores políticos y religiosos en tanto la Corona era a su vez cabeza de la Iglesia. Ello explicaría el cambio que Baden Powell produce respecto de lo que había denominado “ciudadanía activa”, para llegar a un temor o paréntesis respecto de lo político que atribuimos al contexto de época, donde los Rovers podrían “ser presa” del comunismo leninista que no es el socialismo democrático, con la colaboración de países donde el escultismo se hizo fuerte como EEUU donde se podría decir no era un ejemplo en derechos civiles, basta recordar que si bien la esclavitud había sido abolida el problema con la negritud recién comienza a solucionarse en la década de 1960 por lo que de derechos mejor no hablar.

En el artículo anterior planteábamos como Gilcraft – complemento de “Roverismo hacia el éxito”- profundiza estas cuestiones reduciendo el servicio Rover a una acción casi eclesial en armonía con lo que hoy pensadores como Alvaro García Linera denomina “Ongeísmo”, que es el lugar que elliberalismo calvinista deja a los particulares en su relación con el Estado produciéndose en los últimos años un viraje para que muchas de las ONGs se conviertan brazos de intereses políticos corporativos. El viraje producido puede pesquisarse en los escritos de época  y en las producciones de investigaciones que desde la sociología y la Educación física fueron realizadas por profesionales no pertenecientes al movimiento y que analizaron los movimientos de juventud de la época –entre ellos el escultismo – y su relación con la élites de  lo que comúnmente llamamos la “derecha” de los distintos países, lo que nos brinda un punto de apoyo externo a los planteos que realizo sobre el tema en cuestión, que no es lo mismo que el movimiento scout cuenta sobre  sí mismo a través de algunos de sus personeros.

Que las condiciones de los sistemas legales en las democracias liberales obliguen a ubicar al escultismo bajo la forma de ONG no es condición necesaria  y suficiente para que el escultismo se convierta en un apéndice del Estado Liberal alterándose en sus fines, ni que sea brazo corporativo de determinados intereses políticos hegemónicos. Esto introduce en primer lugar una tensión provocando la confusión entre el Movimiento Scout y una forma de Organización legal determinada que impone un “para todos lo mismo” operando a la manera de una multinacional no permitiendo las conformaciones Federativas que después de 100 años son aquellas que permiten pasar a hablar del Escultismo en singular al plural: los escultismos, señalando los necesariedad de los puntos de unión, respetando las diferencias.

Que lo político en el roverismo queda reducico a una “investigación”  – que encuentra su continuidad en los actuales Foros Juveniles de la OMMS – donde se indaga, debate y se concluye pero nada de esto  tiene que ver con las acciones políticas concretas en la comunidad, no será sin consecuencias. En la actualidad la participación del dirigente scout en distintos ámbitos de lo político más que ser bien vista, a la hora de estar a cargo de jóvenes se convierte en obstáculo. Sin dudas Gilcraft triunfa imponiéndose una Hegemonía que va de la mano de los sectores políticos liberales imponiendo una manera de entender el Escultismo que dista de los orígenes del movimiento, proponiendo una juventud sana y dócil. Como todo lo que se reprime encuentra la forma de colarse y volver, la “ciudadanía activa” como objetivo cercenado retornó de forma parcial y no sin dificultades

.

La ciudadanía: un problema político disfrazado de religioso

Quizás dentro del marco de la OMMS los Scouts de Francia son quienes retoman el diluido concepto de “ciudadanía activa”. Para evitar confusiones y discusiones estériles tendremos en cuenta dos  variable ideológicas muy importantes:

1)      Liberalismo y capitalismo

2)      Declaración Universal de los Derechos humanos

Max Weber aísla en su estudio sobre las raíces del capitalismo la enorme influencia que ejerce la reforma protestante, en especial la calvinista, que alcanzará sus máximos desarrollos en EEUU donde al producirse la revolución liberal por parte de los terratenientes que no querían enviar su dinero a Inglaterra exigen “Libertad”, y por ende la ruptura con la corona, lo que implica el abandono de la Iglesia Anglicana dando lugar a una mas “acorde”. Cuando digo revolución Liberal es porque suele pasarse de largo la enorme diferencia existente con la revolución francesa  en tanto su lema era “Libertad, igualdad y fraternidad”. Podríamos preguntarnos sin equivocarnos si acaso la tensión en el  concepto de “ciudadanía activa” no se basa en esta tensión entre dos maneras de entender el mundo, la humanidad y la democracia.

Las discusiones sobre el escultismo católico de los primeros tiempos por su componente “religioso” sirvieron de mascarada para una cuestión ideológica más profunda, en este caso lo que corresponde al ciudadano. El folclore de cada país contará las anécdotas donde grupos scouts de distinta procedencia se esperaban en las esquinas, se corrían unos a otros y se golpeaban con banderines de patrullas… es mucho más sencillo para la mayoría ver la cuestión a la manera de hinchadas de fútbol que se enfrentan, que reflexionar si lo que sustenta esas luchas no es reflejo de la visión social que cada uno de los sectores tiene el escultismo siendo la referencia común los conceptos de Baden Powell. Los problemas de más o menos nudos, aventuras, excursiones no han hecho mella en los distintos escultismos pero a la hora de hablar de la Misión del es la “ciudadanía activa” la que provoca enfrentamientos, tal es así que no hace muchos años atrás quien fuera Secretario General de la OMMS Eduardo Misonni es forzado a renunciar de su cargo en tanto reintroduce de otra manera la discusión sobre la misión social del escultismo y justamente desde el poder Hegemónico y económico se lo retira.

El Escultismo francés desde su origen y especialmente en la década del 30 asume una posición político-social clara. Es un Roverismo en acción. Si por un momento podemos poner entre paréntesis la critica a lo religioso y a algunas de las acciones de época, es innegable afirmar que mientras otros Rovers investigaban y conversaban en sus clanes, los Rovers de Francia salían a hacer acciones en función de realzar su país. Es histórico comoen plena ocupación Nazi los clanes de la Francia Libre organizan una peregrinación a una Iglesia a pedir por la liberación de los prisioneros de guerra y la vuelta de los heridos, lo que permite a cualquiera que tenga mínimos conocimientos de historia darse cuenta de la valentía de dicha acción. M.D Forestier en su libro “Escultismo ruta de libertad” ubica que “en la edad de rover todo muchacho tiene la secreta ambición de realizar grandes cosas” siendo lo que SdeF supo capitalizar. Si el temor a Lenín sobre 1920 hizo retroceder el compromiso, Forestier no tiene ningún prurito en citarlo como ejemplo… en más… da que pensar que lo haga. Veamos “Soñemos, decía Lenín en un Congreso del Partido, pero con la condición de creer sinceramente en nuestro sueño, de examinar atentamente la vida real, de confrontar nuestras observaciones con nuestro sueño, de realizar escrupulosamente nuestra imaginación. Hay que soñar. Desgraciadamente, esta clase de sueños son demasiado raros en nuestro movimiento, a causa de aquellos que más se enorgullecen de su buen sentido, de su exacta aproximación de las cosas concretas”

La propuesta del Clan no solo era técnica sino explorar y descubrir el mundo en todo sus aspectos, incluso el político – social a fin de establecer acciones. Forestier señala a diferencia de Gilcraft que los Rovers quieren un mundo fraternal sin injusticia social y señala que “muchos se apartan de las tareas políticas y sociales, se encierran en su porvenir personal, gozan de la prisa en un universo amenazado, las humildes alegrías de la vida o los placeres menos inocentes. Sería preciso devolverles la confianza y persuadirlos de que, a pesar de todo, de sus esfuerzos puede salir un mundo mejor (…) Con esta intención el Equipo de la Ruta después de la guerra forzó la orientación hacia las tareas políticas al servicio de la juventud.”.  Opone el realismo scout de los SdeF donde los debates de los Congresos Nacionales de la Ruta desembocan en realizaciones concretas a la idea de estilo parlamentario donde los debates terminan en si mismo tal como se vislumbra en Gilcraft.

1948 será un año fundamental para comprender algunos giros del movimiento scout prescindiendo de reducir el problema al de una concepción religiosa. La Declaración Universal de los Derechos Humanos intenta reconstituir la conexión entre el derecho y la vida, estableciendo una concepción que va más allá de las diferencias religiosas lo que nos permite releer en ella una orientación  del concepto de “ciudadanía activa” que venimos trabajando. Como es de público conocimiento este tema es muy sensible en aquellos países donde el movimiento scout es fuerte y económicamente sostenía y sostiene Organizaciones Internacionales como la OMMS, donde los derechos humanos –especialmente los sociales – dejaban y dejan mucho que desear, sin contar los sectores que históricamente se habían apropiado del movimiento. Una buena pregunta sería ¿Cómo impacto la Declaración de Derechos humanos en el escultismo?

Hasta ahora tenemos dos cuestiones que pueden orientarnos y lo podemos reflejar en el siguiente cuadro

Ciudadania activa Ciudadanía pasiva
Realismo scout Parlamentarismo scout

 

Seguiremos avanzando poco a poco con los vericuetos de estos conceptos, que es determinante para los fines del escultismo o los escultismos, porque no todo termina en la posguerra ya que la incidencia de los movimientos revolucionarios también hizo mella en las organizaciones scouts.

21 de Agosto de 1942, En plena ocupación Nazi Los Clanes de la Francia libre

realizan por medio de una peregrinación una manifestación en pedido de la

libertad de los prisioneros de guerra y la vuelta de los heridos sanos y salvos.

 

 

En artículos anteriores señalaba que en el escultismo se produjo una lucha de intereses sectoriales para apropiarse del método que se esparció por el mundo en países con realidades muy diferentes. Baden Powell como buen hijo de un reverendo Anglicano creía firmemente en los valores de ladignidad humana y la igualdad entre los hombres de una religión que se definía católica y reformada, con todo lo que ello implicó en la conformación de un Imperio donde la Corona es la única cabeza suprema de la Iglesia. No debemos olvidarnos que el motivo de la edición en capítulos de Escultismo para Muchachos fue el pedido las Boys Brigade´s para reforzar las actividades de ciudadanía, así que por más vueltas que algunos le quieran dar al tema, de eso siempre se trató el escultismo.

En la época de los inicios del movimiento, para un inglés  participar de la vida política de su país, de su religión y de los scouts no planteaba contradicción alguna. Las ideas socialistas eran congruentes con los valores religiosos y se desarrollaban a través de los partidos políticos y las cooperativas por lo que no sería correcto suponer un “antisocialismo” inherente al escultismo, máxime teniendo en cuenta que dirigentes comoRoland Phillipps eran miembros activos de la religión, la vida política, el sindicato y los scouts. Lo que hace tope (y perdonen la insistencia en los distintos artículos) es la decisión de Lenín para avanzar en la dictadura del proletariado sobre territorio Inglés – atacando los valores políticos y religiosos en tanto la Corona era a su vez cabeza de la Iglesia. Ello explicaría el cambio que Baden Powell produce respecto de lo que había denominado “ciudadanía activa”, para llegar a un temor o paréntesis respecto de lo político que atribuimos al contexto de época, donde los Rovers podrían “ser presa” del comunismo leninista que no es el socialismo democrático, con la colaboración de países donde el escultismo se hizo fuerte como EEUU donde se podría decir no era un ejemplo en derechos civiles, basta recordar que si bien la esclavitud había sido abolida el problema con la negritud recién comienza a solucionarse en la década de 1960 por lo que de derechos mejor no hablar.

En el artículo anterior planteábamos como Gilcraft – complemento de “Roverismo hacia el éxito”- profundiza estas cuestiones reduciendo el servicio Rover a una acción casi eclesial en armonía con lo que hoy pensadores como Alvaro García Linera denomina “Ongeísmo”, que es el lugar que elliberalismo calvinista deja a los particulares en su relación con el Estado produciéndose en los últimos años un viraje para que muchas de las ONGs se conviertan brazos de intereses políticos corporativos. El viraje producido puede pesquisarse en los escritos de época  y en las producciones de investigaciones que desde la sociología y la Educación física fueron realizadas por profesionales no pertenecientes al movimiento y que analizaron los movimientos de juventud de la época –entre ellos el escultismo – y su relación con la élites de  lo que comúnmente llamamos la “derecha” de los distintos países, lo que nos brinda un punto de apoyo externo a los planteos que realizo sobre el tema en cuestión, que no es lo mismo que el movimiento scout cuenta sobre  sí mismo a través de algunos de sus personeros.

Que las condiciones de los sistemas legales en las democracias liberales obliguen a ubicar al escultismo bajo la forma de ONG no es condición necesaria  y suficiente para que el escultismo se convierta en un apéndice del Estado Liberal alterándose en sus fines, ni que sea brazo corporativo de determinados intereses políticos hegemónicos. Esto introduce en primer lugar una tensión provocando la confusión entre el Movimiento Scout y una forma de Organización legal determinada que impone un “para todos lo mismo” operando a la manera de una multinacional no permitiendo las conformaciones Federativas que después de 100 años son aquellas que permiten pasar a hablar del Escultismo en singular al plural: los escultismos, señalando los necesariedad de los puntos de unión, respetando las diferencias.

Que lo político en el roverismo queda reducico a una “investigación”  – que encuentra su continuidad en los actuales Foros Juveniles de la OMMS – donde se indaga, debate y se concluye pero nada de esto  tiene que ver con las acciones políticas concretas en la comunidad, no será sin consecuencias. En la actualidad la participación del dirigente scout en distintos ámbitos de lo político más que ser bien vista, a la hora de estar a cargo de jóvenes se convierte en obstáculo. Sin dudas Gilcraft triunfa imponiéndose una Hegemonía que va de la mano de los sectores políticos liberales imponiendo una manera de entender el Escultismo que dista de los orígenes del movimiento, proponiendo una juventud sana y dócil. Como todo lo que se reprime encuentra la forma de colarse y volver, la “ciudadanía activa” como objetivo cercenado retornó de forma parcial y no sin dificultades

.

La ciudadanía: un problema político disfrazado de religioso

Quizás dentro del marco de la OMMS los Scouts de Francia son quienes retoman el diluido concepto de “ciudadanía activa”. Para evitar confusiones y discusiones estériles tendremos en cuenta dos  variable ideológicas muy importantes:

1)      Liberalismo y capitalismo

2)      Declaración Universal de los Derechos humanos

Max Weber aísla en su estudio sobre las raíces del capitalismo la enorme influencia que ejerce la reforma protestante, en especial la calvinista, que alcanzará sus máximos desarrollos en EEUU donde al producirse la revolución liberal por parte de los terratenientes que no querían enviar su dinero a Inglaterra exigen “Libertad”, y por ende la ruptura con la corona, lo que implica el abandono de la Iglesia Anglicana dando lugar a una mas “acorde”. Cuando digo revolución Liberal es porque suele pasarse de largo la enorme diferencia existente con la revolución francesa  en tanto su lema era “Libertad, igualdad y fraternidad”. Podríamos preguntarnos sin equivocarnos si acaso la tensión en el  concepto de “ciudadanía activa” no se basa en esta tensión entre dos maneras de entender el mundo, la humanidad y la democracia.

Las discusiones sobre el escultismo católico de los primeros tiempos por su componente “religioso” sirvieron de mascarada para una cuestión ideológica más profunda, en este caso lo que corresponde al ciudadano. El folclore de cada país contará las anécdotas donde grupos scouts de distinta procedencia se esperaban en las esquinas, se corrían unos a otros y se golpeaban con banderines de patrullas… es mucho más sencillo para la mayoría ver la cuestión a la manera de hinchadas de fútbol que se enfrentan, que reflexionar si lo que sustenta esas luchas no es reflejo de la visión social que cada uno de los sectores tiene el escultismo siendo la referencia común los conceptos de Baden Powell. Los problemas de más o menos nudos, aventuras, excursiones no han hecho mella en los distintos escultismos pero a la hora de hablar de la Misión del es la “ciudadanía activa” la que provoca enfrentamientos, tal es así que no hace muchos años atrás quien fuera Secretario General de la OMMS Eduardo Misonni es forzado a renunciar de su cargo en tanto reintroduce de otra manera la discusión sobre la misión social del escultismo y justamente desde el poder Hegemónico y económico se lo retira.

El Escultismo francés desde su origen y especialmente en la década del 30 asume una posición político-social clara. Es un Roverismo en acción. Si por un momento podemos poner entre paréntesis la critica a lo religioso y a algunas de las acciones de época, es innegable afirmar que mientras otros Rovers investigaban y conversaban en sus clanes, los Rovers de Francia salían a hacer acciones en función de realzar su país. Es histórico comoen plena ocupación Nazi los clanes de la Francia Libre organizan una peregrinación a una Iglesia a pedir por la liberación de los prisioneros de guerra y la vuelta de los heridos, lo que permite a cualquiera que tenga mínimos conocimientos de historia darse cuenta de la valentía de dicha acción. M.D Forestier en su libro “Escultismo ruta de libertad” ubica que “en la edad de rover todo muchacho tiene la secreta ambición de realizar grandes cosas” siendo lo que SdeF supo capitalizar. Si el temor a Lenín sobre 1920 hizo retroceder el compromiso, Forestier no tiene ningún prurito en citarlo como ejemplo… en más… da que pensar que lo haga. Veamos “Soñemos, decía Lenín en un Congreso del Partido, pero con la condición de creer sinceramente en nuestro sueño, de examinar atentamente la vida real, de confrontar nuestras observaciones con nuestro sueño, de realizar escrupulosamente nuestra imaginación. Hay que soñar. Desgraciadamente, esta clase de sueños son demasiado raros en nuestro movimiento, a causa de aquellos que más se enorgullecen de su buen sentido, de su exacta aproximación de las cosas concretas”

La propuesta del Clan no solo era técnica sino explorar y descubrir el mundo en todo sus aspectos, incluso el político – social a fin de establecer acciones. Forestier señala a diferencia de Gilcraft que los Rovers quieren un mundo fraternal sin injusticia social y señala que “muchos se apartan de las tareas políticas y sociales, se encierran en su porvenir personal, gozan de la prisa en un universo amenazado, las humildes alegrías de la vida o los placeres menos inocentes. Sería preciso devolverles la confianza y persuadirlos de que, a pesar de todo, de sus esfuerzos puede salir un mundo mejor (…) Con esta intención el Equipo de la Ruta después de la guerra forzó la orientación hacia las tareas políticas al servicio de la juventud.”.  Opone el realismo scout de los SdeF donde los debates de los Congresos Nacionales de la Ruta desembocan en realizaciones concretas a la idea de estilo parlamentario donde los debates terminan en si mismo tal como se vislumbra en Gilcraft.

1948 será un año fundamental para comprender algunos giros del movimiento scout prescindiendo de reducir el problema al de una concepción religiosa. La Declaración Universal de los Derechos Humanos intenta reconstituir la conexión entre el derecho y la vida, estableciendo una concepción que va más allá de las diferencias religiosas lo que nos permite releer en ella una orientación  del concepto de “ciudadanía activa” que venimos trabajando. Como es de público conocimiento este tema es muy sensible en aquellos países donde el movimiento scout es fuerte y económicamente sostenía y sostiene Organizaciones Internacionales como la OMMS, donde los derechos humanos –especialmente los sociales – dejaban y dejan mucho que desear, sin contar los sectores que históricamente se habían apropiado del movimiento. Una buena pregunta sería ¿Cómo impacto la Declaración de Derechos humanos en el escultismo?

Hasta ahora tenemos dos cuestiones que pueden orientarnos y lo podemos reflejar en el siguiente cuadro

Ciudadania activa

Ciudadanía pasiva

Realismo scout

Parlamentarismo scout

 

Seguiremos avanzando poco a poco con los vericuetos de estos conceptos, que es determinante para los fines del escultismo o los escultismos, porque no todo termina en la posguerra ya que la incidencia de los movimientos revolucionarios también hizo mella en las organizaciones scouts.

Comparte con otros... Share on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on Twitter5Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Ciudadanía activa: retorno y tensión del concepto en las décadas del 30 y 40”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario