Baden Powell… ¿¿populista??

El título del artículo seguramente hará que algunos opinen de él sin siquiera leerlo… a los que llegaron hasta aquí, los invito a seguir leyendo para repensar algunas cuestiones con relación a trazos de la visión política de Baden Powell que se evidencian desde cómo pensó el campamento de Brownsea con posterioridad definido como acto fundacional del movimiento scout, hasta algunos textos que en función del contexto oscilan entre el compromiso político  y ciertos topes que podrían ser considerados momentáneos aunque en algunas lecturas son considerados definitivos.

Baden-powell populista

Analizar Brownsea sin tener en cuenta el contexto sociopolítico es un error, por eso partiremos desde allí. Con posterioridad a la época victoriana se reconoce en la Inglaterra de principios del siglo XX un período que se llamó Eduardiano que se extendió hasta 1910. El rey Eduardo formaba parte de una elite firmemente clasista, donde el desequilibrio generado por la riqueza y el poder los ubicaba como los actores más importantes respecto a la responsabilidad en la exclusión social de una parte muy importante de la población. Que BP convocara a participar de un campamento a muchachos pertenecientes a distintas clases sociales verdaderamente era un desafío al rígido e imperante sistema de clases de la época, dato que muchas veces se suele pasar de largo.

¡Y qué pensar entonces de su decisión económica respecto el pago por la participación del campamento!

Los niños de clases acomodadas pagaban un valor (para tomar una referencia, digamos 100 pesos), los chicos de una incipiente clase intermedia pagaba el 60% del valor máximo (60 pesos) y los chicos más humildes que participaban en escuelas públicas un 30% del valor máximo (30 pesos). Si se piensa en este dato “duro” y en el contexto nos damos cuenta de que para alguien con su reconocimiento social era una posición desafiante en lo político, muchas veces disfrazada por los relatores que hacen historia de los inicios del escultismo sin en cuenta el contexto social del campamento o presentando a Brownsea como un “experimento social”

Baden Powell provenía de una familia vinculada con la Universidad y había crecido rodeado de importantes figuras de la época, muchos de ellos pertenecientes a los movimientos progresistas (de corte socialistas) de la Inglaterra de mediados/fines del XIX. Con una formación más allá de la militar, es difícil pensar que la importancia política de Brownsea fuera algo que se le haya escapado. No solo “mezclaba” clases sociales sino que introducía un criterio poco común en esa época (y la nuestra) que es el de equidad en lo económico, haciendo viable la participación en el campamento de chicos con diferentes posibilidades de pago, con “descuentos” de hasta el 70%.

En los tiempos de los inicios no tuvo ningún reparo en que los dirigentes del movimiento participaran en política partidaria, de hecho Roland Philipps, quien fuera en palabras de BP “un fanático de los ideales scouts” no abandonó su actividad política y no solo escribió ese librito complementario a “Escultismo para muchachos” que se conoció en el mundo como “El sistema de patrullas” sino que siguió presentándose a elecciones mientras desarrollaba una enorme tarea en los barrios bajos del Este de Londres donde funcionaban 48 tropas scouts… si… 48 en los barrios más humildes, de inmigrantes, de pibes que hacían sus reuniones de patrulla de noche cuando sus padres volvían del trabajo y recién podían dejar de cuidar a sus hermanos en la casa. En Wikipedia encontramos que  Ser niño en el este de Londres era peligroso ya fuera por el crimen o por los riesgos de salud inherentes a la naturaleza de los alrededores. Había muchas madres y padres (particularmente madres) que tenían grandes expectativas para sus hijos y a quienes les daban una educación de la que estaban orgullosos. Sin embargo las pocas áreas verdes estaban a varias millas de distancia del este de Londres, de tal forma que el único contacto existente era con callejones obscuros y calles transitada”.

La ciudadanía activa  propuesta por BP se encontrará en el reino de los fines ya que en GPJT – escrito para los dirigentes y no para los beneficiarios – plantea el escultismo como método que apunta a “mejorar la calidad del ciudadano”  entendiendo que “Un mal ciudadano es aquél que sólo ve su provecho; el buen ciudadano es aquél que está listo para tender la mano a la comunidad en cualquier momento”. .En palabras de BP “El propósito de la instrucción o adiestramiento de scouts es mejorar la calidad del ciudadano futuro, particularmente en lo que se refiere al carácter y a la salud; sustituir el Yo por Rendir Servicios; hacer de los mozalbetes individuos eficientes, moral y materialmente, con el objeto de que esa eficiencia pueda ser aprovechada en servicios al prójimo”… La ciudadanía o civismo ha sido definida en pocas palabras así: ‘Lealtad activa a la comunidad.’ En un país libre es cosa fácil, y nada fuera de lo común, considerarse uno como buen ciudadano con sólo acatar las leyes, ser trabajador y expresar opiniones sobre política, los deportes o actividades de índole general, y dejando que otros se preocupen del bienestar nacional. Esto se llama ciudadanía pasiva; mas esta clase de ciudadanía no es suficiente para mantener en alto, en el mundo, las virtudes de libertad, justicia y honor. Únicamente la ciudadanía activa puede conseguirlo”

En “Roverismo hacia el éxito” se producirá un viraje hacia el desaliento de la actividad política…es un texto destinado a los muchachos y fue escrito en 1922 mientras ocurrían importantes crisis en el mundo. En Octubre de 1917 la revolución rusa conmueve el planeta; el comunismo tardará un tiempo en instalarse definitivamente, dado que luego de la revolución de Octubre se sucede una revolución civil que comienza en 1918, y culmina en 1921 con la asunción de Lenin al poder. Entre 1919 y 1922 la “Internacional comunista” decide promover los soviets y realizar un frente único que avanzaría sobre algunas alianzas con socialdemócratas y con la clase trabajadora a partir de los sindicatos, que en Inglaterra en muy pocos años habían duplicado sus afiliados. El propio Lenin se refiere a la situación de Inglaterra hacia 1920: “En Inglaterra no existe todavía Partido Comunista, pero entre los obreros se advierte un movimiento comunista joven, pero extenso, poderoso, que crece rápidamente y autoriza las más radiantes esperanzas. Hay algunos partidos y organizaciones políticas (‘Partido Socialista Británico’[20], ‘Partido Socialista Obrero’, ‘Sociedad Socialista del Sur de Gales¡, `Federación Socialista Obrera’[21]) que desean crear el Partido Comunista y llevan ya a cabo negociaciones entre sí con este objeto. En el periódico ‘El Dreadnought de los obreros’ (t. VI, núm. 48 del 21. II. 1920), órgano semanal de la última de las organizaciones mencionadas, dirigido por la camarada Sylvia Pankhurst, aparece un artículo de esta última titulado: ‘Hacia el Partido Comunista’. Se expone en él la marcha de las negociaciones entre las cuatro organizaciones citadas para la formación de un Partido Comunista unificado, sobre la base de la adhesión a la III Internacional, del reconocimiento del sistema soviético en vez del parlamentarismo y del reconocimiento de la dictadura del proletariado.”

El libro tiene por objeto que los muchachos no sean coaptados por lo que BP consideraba el peligro del comunismo que amenazaba Inglaterra. Basta leer los títulos para darse cuenta hacia dónde estaba dirigido… Si bien BP por un lado alentaba el trabajo entre las distintas clases sociales, no pretendía un igualitarismo a la manera del impuesto por la Revolución Rusa. Si no leemos el contexto corremos el riesgo de ubicar frases en una línea de tiempo guiándonos por “lo último que dijo” como si fuese una verdad bíblica (que no está mal recordar, también tiene sus contextos de escritura). El texto Roverismo hacia el Éxito fue utilizado para desalentar la participación política y en muchos lugares reducir la potencia del movimiento hacia una labor de “servicio” a secas. Todavía resuenan en algunos viejos dirigentes objetivos del escultismo como “líderes del mañana”, con escasa presencia en la vida comunitaria del hoy, excepto alguna catástrofe que necesite de quienes reciban las colectas.

La apoliticidad se convertirá en regla Institucional ( y está bien, no corresponde la adhesión del escultismo a un partido político determinado) pero a diferencia de la participación religiosa como algo que corresponde a la vida de cada dirigente, la participación política es vivida como amenaza, lo que paradójicamente señala a la “ciudadanía pasiva” como paradigma del dirigente asociativo. En esta dirección, Roland Phillipps sería una persona muy peligrosa y no podría estar a cargo de muchachos, menos de 48 tropas en un distrito pobre…

Si pensamos en el desarrollo histórico no es comprensible sin preguntamos por los sectores sociales que verdaderamente cooptaron las organizaciones scouts. Es imposible dar respuesta país por país, pero por ejemplo en la historia del escultismo en Argentina, fue la burguesía local y las clases altas quienes toman el poder de las Organizaciones aplastando grupos espontáneos que surgieron en distintos lugares. Dentro de los fundadores de la ASA – INSA hay figuras notables por su visión política, histórica y el papel que ocuparon en la historia del país, tanto a la hora del genocidio aborigen como a la de los grupos paramilitares de choque como la Liga Patriótica Argentina, conocida por salir a golpear a los obreros, socialistas y anarquistas que reclamaban por sus derechos. La USCA constituida en 1937 como opción, no fue lo que podría decirse progresismo scout, basta estudiar un poco la vida y posición política de Julio Menvielle figura destacada para el mismo sector social, pero católico conservador… paradójicamente los más progresistas fueron los “exploradores de Don Bosco” quienes a condición de no poder usar el nombre “scouts” y gracias a la enorme labor educativa y social de los salesianos en Argentina, pudieron practicar el “escultismo” siendo incluso muchos más en número que los “Scouts Oficiales”

¿Baden Powell era populista? Respuesta difícil máxime cuando el populismo no existía como tal… pero al menos, despierta muchas preguntas en una época donde el poder de las corporaciones ha sustituido a los totalitarismos constituyéndose en uno de los problemas más importantes que atraviesan la subjetividad de nuestro tiempo. Quizás la clave esté en repensar la “ciudadanía”… ya que cuando  se retrocede se convierte en servidumbre, para luego ser esclavitud… si el objetivo sigue siendo la Ciudadanía Activa es hora de comenzar a redefinir ciertas cosas ¿o no les parece?

 

Comparte con otros... Share on Facebook14Share on Google+0Tweet about this on Twitter4Print this pageEmail this to someone

0 Respuesta a “Baden Powell… ¿¿populista??”


  • Ningún Comentario

Añade un Comentario